29 de setembre 2009

Decálogo telegráfico sobre impuestos



Se quejan los empresarios hoteleros, los taxistas, los filósofos en paro, los asesinos a sueldo, los taxidermistas vocacionales, don Julián del segundo tercera, los árbitros de Segunda B, los curas con crisis de fe y los que siempre suben al sidecar. La subida de los impuestos nos lleva a la ruina. Para no ser menos, algunos de mis vecinos de Las ideas están que trinan con la propuesta impositiva que ha presentado el Gobierno. Presiento que esto es el inicio de un intercambio de golpes dialécticos, propios de la Primera Guerra Mundial con sus líneas Maginot y todo.

Ya tendremos tiempo, por lo tanto, de entrar en matices y lanzarnos porcentajes los unos a los otros como si fueran granadas de mano. Pero para ir abriendo boca, me van a permitir que les remita mi particular decálogo, escrito a ritmo de twitter, esto es, de 140 carácteres por barba. Abran fuego.

1. Este Gobierno ha hecho dos apuestas en medio de la crisis: medidas keynesianas y cobertura social. Y eso se paga con más impuestos.

2. Si el incremento de dos puntos en el IVA supondrá (nos dicen) una caída del consumo, ¿por qué una inflación en negativo no ha estimulado el consumo?.

3. Ya saben que el 50% del IVA se va a las comunidades autónomas, de manera que es una forma de dotar de recursos a la estructura territorial.

4. Para los que vaticinan una caída de la compettividad, puedo tranquilizarlos: Seguimos siendo uno de los países europeos con el IVA más bajo.

5. Si la dichosa medida de los 400 euros era un inmenso error, eliminar la medida debería ser un acierto.

6. Cuando hablamos de la clase media, hablamos de la inmensa mayoría de la sociedad. Y si el objetivo es recaudatorio, de alguna forma hay que tocar los bolsillos de esa clase media.

7. Quiero recordar que los que sufren (de verdad) la crisis no son las clases medias, sino los que han sido excluídos del sistema laboral. Y me gustaría pensar que el Estado se ocupa esencialmente de ellos.

8. El incremento en el impuesto de capitales es un acierto. Modificar el SICAV sería, simplemente, un gesto de cara a la galería sin trascendencia recaudatoria.

9. España no puede permitirse un déficit que ponga en peligro su credibilidad internacional. El daño que haría una pérdida de confianza en las cuentas públicas sería irreparable.

10. Como bien dice Roger Senserrich, lo que da carácter redistributivo a un modelo fiscal no es la forma cómo recaudamos los impuestos, sino el gasto público.

Otros posts en Las ideas. verán ustedes que por primera vez, y sin que sirva de precedente, don Royo no sólo no tiene razón sino que además ha realizado hasta dos faltas tipográficas lo que le resta toda credibilidad.

1. José Luis Prieto en Así no.
2. José Carlos en Impuestos.
3. Maripuchi en La subida del IVA para dummies
4. José Rodríguez en Una rápida de la modificación de impuestos
5. Don Royo en Hay que subir los impuestos, pero ya
6. Franesco en ¿Buenos presupuestos?. Según los pactos
7. Marta Pastor en Vamos apañaos
8. Jéssica en Subir los impuestos es necesario, ¿cómo y a quién?
9. Javier Mesonero en Marchando una de impuestos
10. Carlos Guadián en Impuestos ¿sí o no?
11. Luis solana en No analiceis los impuestos
12. Rut Carrasco en De presupuestos e impuestos

18 de setembre 2009

Deu respostes sobre Arenys de Munt

Alguns dels meus amics, independentistes ells, m'han criticat el meu silenci davant de la consulta popular d'Arenys de Munt. Avui he rebut un correu d'un lector fidel que se situa als antípodes de la consulta, demanant (gairebé exigint) la meva distància respecte l'acte del diumenge. Com és habitual, crec que les meves respostes no satisfaran ni els uns ni els altres. Aquest és el meu argumentari particular, obert com és natural a les seves sàvies aportacions.

1. Estàs a favor de les consultes?

Absolutament a favor. Crec que fem molt poques consultes, quan en realitat són una forma de participació directa molt sana. Particularment, m'agradaria que féssim molts més referenda (que és el plural de referendum).

2. Són les consultes un mecanisme de política 2.0?

No necessàriament. L'ideal seria una consulta basada en els processos de democràcia deliberativa, en els que l'opinió fos el resultat final d'un intercanvi de posicions, arguments i informacions. Però és evident que fins i tot la més opaca de les consultes és un mecanisme de política activa i directa.

3. Hauríem de fixar algunes regles del joc per a les consultes?

Jo només en fixaria una: Les consultes haurien de ser vinculants. Només té sentit una votació sobre el traçat d'una variant, sobre l'adscripció a un protocol internacional o sobre la declaració de Belén Esteban com a filla adoptiva si hi ha una relació directa entre l'opinió de les urnes i el resultat efectiu. Dono per fet que es respecten totes les garanties d'accés, universalitat i control extern.

4. És antidemocràtic votar contra una consulta?

No ho és. Si ho fos, hauríem de dir que sí a qualsevol proposta. Podem arribar a l'acord que hi ha preguntes que no volem ni tan sols formular-nos com ara els efectes d'insultar el teu cap, l'obligatorïetat de complir els compromissos post-mortem o els mètodes d'aparellament dels panda gegants. Es pot decidir que no és necessari fer una consulta per varis motius, com ara que no té cap validesa efectiva o que els ciutadans ja s'han manifestat sobre aquest tema en una altra consulta. Certament es pot utilitzar aquest argument com a coartada per a evitar que les urnes evidenciïn un resultat no desitjat. Davant del dubte, el millor és votar.

5. Et sembla bé la consulta d'Arenys de Munt?

Em sembla un error, pel que he manifestat en el punt tercer. No es pot desfigurar un element simbòlic tan rellevant com les consultes populars i transformar-lo en un simulacre, un procés que té l'aparença de les consultes (les urnes, les paperetes, el recompte...), però que en realitat no ho és. Només té sentit una consulta popular sobre la independència si el resultat de la consulta marcarà veritablement la independència. Una votació sense efectes reals és una paròdia, benintencionada, però paròdia.

6. Per què la Constitució no permet la independència?

Cap Constitució no ho permet. L'article 3.1. de la Constitució romanesa diu que el territori romanès és inalienable; l'article 2.1. de la Constitució d'Estònia afirma que el territori estonès (inclòs l'aeri i el marítim) són inseparables i indivisibles; l'article 1 de la Constitució noruega afirma que el regne de Noruega és lliure, independent, indivisible i inalienable; Luxemburg és d'acord amb l'article primer de la Constitució un estat individible... I l'Estatut de Catalunya no preveu que una part del país pugui adscriure's a un altre territori o reclamar la seva independència.

Aquest és un dèficit del model d'estat - nació heretat del segle XIX. El gran avenç de les societats modernes és atorgar als pobles la sobirania que abans era propietat d'uns pocs. Però des dels inicis d'aquest model (avui evidentment caduc), s'evindencià els problemes de fixar els límits d'aquest poble: Qui és el poble?. La resposta és que el poble són els habitants que viuen a l'Estat, de manera que la sobirania popular queda adscrita a un territori sempre "inalienable" i "indivisible".

7. És el dret d'autodeterminació un dret universal?

En moltes ocasions s'ha esmentat la famosa Resolució 2625 de les Nacions Unides de 1970 com a el marc jurídic (per sobre dels estats) que avala qualsevol procés d'independència. En realitat, la R 2625 esmenta explícitament les colònies i el dret dels pobles colonials a decidir el seu futur, més enllà del criteri de les metròpolis. Els partidaris de la independència utilitzen de forma incorrecta el concepte de l'autodeterminació, que és un terme circunscrit al procés de descolonització. En sentit oposat, i per la pressió dels estats que integren les Nacions Unides, la mateixa R. 2625 considera que "la integritat territorial i la independència política de l'Estat són inviolables".

8. Per què no es convoca un referèndum?

Hi ha tres motius fonamentals. El primer és que totes les enquestes sense excepció demostren que la voluntat d'esdevenir una nació independent és encara un fet residual a Catalunya. En segon lloc, l'únic partit que proclama obertament la independència obté un percentatge de vots rellevant, però lluny de la majoria. I en tercer lloc, perquè la societat catalana s'ha manifestat massivament a favor de la Constitució Espanyola, de l'Estatut de Sau i del nou Estatut de Catalunya.

En el procés de Quebec, complex i no reeixit, el Partit Quebecois rebia el recolzament majoritari dels votants i les enquestes reflectien una predisposició a la independència superior al 60%. Aquests eren els arguments que empraren els partidaris dels dos referenda (1980 i 1995), que finalment acordaren el manteniment de l'status quo.

9. Quina és la rellevància de l'Estatut?

Les constitucions i els estatuts són documents excepcionals. Són contractes socials, acords col·lectius realitzats amb la voluntat de marcar les regles del joc i fixar els drets i els deures dels ciutadans. Les societats pròsperes són molt geloses de les seves cartes magnes i les mantenen pràcticament inalterades durant decennis, fins i tot segles. La societat catalana ha acordat un pacte, refrendat en les urnes, en una consulta popular que atorgà una majoria inqüestionable al sí. Hem reclamat durant varis mesos al Govern Central que respecti la legalitat d'un acord avalat per les Corts Catalanes, per les Corts espanyoles i per les urnes. És aquesta la consulta popular vàlida, la que marca el quadern de ruta col·lectiu del país que hem somiat.

10. I ara què?

Ara es dibuixen dos escenaris. L'escenari del desenvolupament de l'Estatut, de l'execució del contracte social, o l'escenari de la ruptura. El PSC i ERC han definit molt bé quin és el seu projecte de país. La incògnita és definir el projecte de país de CiU, sense ambigüitats ni dreceres: Està CiU a favor de la independència de Catalunya?. Caldria que ho aclarissin i que adaptessin el seu programa polític a aquesta posició. Així de senzill.

09 de setembre 2009

Diez consejos sobre cómo no hacer un videblog político

Imaginen que trabajan en el gabinete de comunicación de un partido político importante. Imaginen que han oido hablar de los blogs, de las redes sociales y de esas cosas. Imaginen que su líder político tiene el carisma de un calamar congelado en el fondo del frigorífico, junto con los guisantes, los helados y la escarcha. Y puestos a imaginar imaginen que deciden editar un videoblog del candidato, como si fuera una versión cañí de Ségolène Royal con barba. No seré yo quien les diga cómo deben hacer el videoblog, pues para gustos colores, pero me atrevo a sugerir diez elementos que deberían evitar a toda costa:

1. Si crea categorías, evite que sólo haya una.

Esto de las categorías no es obligatorio, pero si deciden usarlas opten por más de una. Que haya 14 vídeos y una sola etiqueta ("General") es un poco triste. Algunas sugerencias para ampliar el campo semántico pueden ser "Váyase, señor Zapatero", "Piove, porco governo", "Sastrerías" o "Soy un campechano".

2. Vigile el audio

En un videoblog hay dos cosas muy importantes: la imagen y el sonido. Si el protagonista del vídeo está hablando, es aún más importante que se entienda nítidamente lo que dice. Por eso, si el político pasea por la playa campechanamente y sopla un viento del demonio, una de dos: o incopora un protector al micrófono o espera un ratito a que amaine. Lo que no debe hacer es dejar al pobre hombre que hable como si nada y llenar el vídeo de subtítulos.


3. Alerta con las bandas sonoras

Hay muchas músicas posibles para ilustrar la frenética actividad de su líder. Pero recuerde que cada música tiene un significado. Unos violines ayudan a crear una atmósfera de misterio y una orquesta in crescendo colabora en el carácter heroico de una escena. Por eso, si usted opta por un clarinete a ritmo de fox parecerá un remake de las películas de Harold Lloyd y la escena, un fragmento de cine cómico.

4. Permita los comentarios críticos

Abrir los comentarios es un sano ejercicio de transparencia política. Pero es poco creible que en 14 vídeos no haya ni un solo comentario disonante. La censura de cualquier crítica resta credibilidad a los comentarios: O todos o ninguno. Y, por cierto, que todo un líder de la oposición tenga cinco comentarios en un vídeo es bastante pobre. Abra las compuertas del diálogo, sin miedo.

5. No ate la cámara al rabo del gato

No critico el carácter amateur de los videoblogs. Las imágenes ligeramente mal grabadas tienen un formato youtube que aporta más verosimilitud que las imágenes editadas. Ahora bien, dentro de unos límites. Si está usted en una habitación y entra la luz desde una ventana, jamás se sitúe delante de la ventana porque la conferencia del líder va a parecer un akelarre. Evite que la cámara se mueva como si se le hubiera metido una lagartija en la camisa. Y no grabe columnas, farolas, zapatos o primeros planos de un ojo, como si la cámara estuviera atada en el rabo de un gato.



6. No se duerma

Que en 31 días del mes de julio sólo suba un vídeo crea una imagen de desidia. Es como si en un mes sólo hubiera tenido tiempo para visitar un pueblo. En esto de los blogs, lo más importante es la constancia.

7. Disimule los defectos de su candidato

No se trata de poner alzas a los zapatos o de adelgazar al candidato quitándole unos píxeles. Pero tampoco es necesario que la cámara busque siempre los puntos débiles de nuestro personaje. Imaginemos que el candidato luce un principio de alopecia en la coronilla; lo más recomendable es no abusar de los planos cenitales que enseñen el campo de aterrizaje a cada momento. Pongamos por caso que el protagonista tiene tendencia a desviar la mirada hacia Cartagena; entonces mejor no utilizar siempre el primerísimo primer plano, que recoge la díscola mirada de don Mariano.



8. Limpie la cámara de pelotas

La mayor parte de los políticos de alto rango están rodeados de pelotas. En algunos líderes políticos, la cohorte de lamebotas puede tener la longitud del Orfeón Donostiarra. Por eso, es recomendable editar las imágenes y descartar todos los golpecitos en el hombro y los grumos de caspa que invaden la pantalla.

9. Relacione el título con el vídeo

Los títulos son muy útiles. Si el título es "Un elefante baila un fandango con unas copas de más" esperamos ver un paquidermo con un pedal como si fuera Melendi tras desvalijar el minibar. Y si el título es "Rajoy web 2.0" debería haber algo así como don Mariano tras un teclado o con un móvil en la mano. Si entras en tu sede, te maquillan, te sientas en un taburete, dices cuatro cosas y luego miras con cara de circunstancias un PC con el resultado, eso no es Rajoy 2.0.

10. No exagere

Ser líder de la oposición implica tener una agenda cargada, no hay duda. Pero si se da la coincidencia cósmica que un mismo día hay ejecutiva nacional, posado con Sarkozy y conferencia no podemos titular el vídeo "Un lunes con Rajoy", como si eso fuese lo habitual. -"Soraya, ¿qué tengo mañana?". - "Pues mira, Mariano, tenemos entrevista con Ban Ki Moon a las 10, charla con el Papa a las 12, almuerzo con los jugadores de Tercera División de Galicia, golf con Obama a las 5, 500 abdominales con Aznar y fiesta en Cerdeña con Silvio". Como dijo León de Aranoa, los lunes al sol.

02 de setembre 2009

10 consejos para su primera conferencia



¿Qué da más pavor que enfrentarse por primera vez al dentista, a la familia política o al urólogo?. ¿Qué hace que te suden las manos como si tuvieras un aspersor en cada falange?. La primera vez que debes pronunciar una conferencia en público. Ese momento en que la lengua te va a quedar como si te hubieran introducido un calamar disecado en la boca y el corazón bailará al compás de We well rock you. Éstos son algunos consejos para saltar al ruedo con un poco de dignidad. ¿Quién dijo miedo?.

1. Pruébelo todo. Algo fallará

Lo más normal es que falle algo. Puede que la versión del powerpoint con el que hizo la presentación sea incompatible con la del ordenador. O que no dispongan del tipo de letra que usó y los textos bailen al compás 2/3. Casi en la mitad de los casos, las animaciones no funcionan o lo hacen mal. Y probablemente el micrófono inalámbrico convertirá su voz en un simpático pitufo. Mientras los asistentes prueban los canapés, usted dedíquese a probarlo todo.

2. Hable a la audiencia

Cada auditorio es un mundo. Es muy útil acudir antes y estudiar a la audiencia. Si alguien interviene antes que usted, siéntese en las filas de atrás y observe las reacciones. No se trata de decir a los asistentes lo que quieren oir, sino de modular el tono, el contenido y el mensaje al público. No es lo mismo una convención de ufólogos que unas jornadas culturales organizadas por un colectivo alternativo. Esto es lo más difícil y a la vez lo más importante: Saber dónde te has metido.

Hace unos años, me llamaron para sustituir con urgencia a un político que debía realizar un discurso en francés. Yo iba en coche y disponía de poco más de 30 minutos para llegar al hotel; llegué in extremis meintras dos personas me esperaban azorados a la puerta: "Monsieur Donaire?. Allez, allez". Me condujeron rápidamente por un pasillo que daba a la puerta desde donde accedí a una tribuna compartida con cuatro desconocidos. El presentador dio la bienvenida a los presentes en un francés muy cerrado y anunció la primera persona que diría unas palabras... Yo mismo. Todos aplaudieron y subí al atril sin saber si me dirigía a un grupo de taxidermistas, a una reunión de alcohólicos anónimos o a escritores noveles. No hace falta que les diga que fue uno de los instantes más surrealistas de mi vida. Y las caras de los asistentes, que resultaron ser agentes inmobiliarios, un auténtico poema.

3. Cuente una historia

¿Qué tienen en común las buenas novelas, las películas de éxito o los chistes que atraen la atención?. Que en todos ellos se construye un relato, lo que crea la necesidad de escuchar más. Lost funciona porque deseamos saber cómo acabará todo y cada capítulo es a la vez una respuesta y un nuevo interrogante. Las conferencias deben ser un relato y no una sucesión de ideas como un aspersor enloquecido. La estructura narrativa, la forma de decir las cosas, es casi tan importante como las cosas que se dicen. Como en las buenas películas, y en el apareamiento de las yeguas, necesitamos un buen montador.

4. Rompa el relato

Quizás uno de los mejores recursos para captar la atención sea el de romper por un momento el relato. Imaginemos que estoy escribiendo un post sobre cómo hacer una conferencia y que he decidido basarme en un esqueleto muy simple de diez ideas esenciales. ¿Cómo puedo alterar la monotonía de esta estructura?. Introduciendo por ejemplo una anécdota personal sobre un discurso surrealista a unos promotores inmobiliarios franceses. Abrir un paréntesis un instante es una forma de mantener la atención. Explique un caso personal o, mejor, explique alguna cosa con la que el auditorio pueda sentirse identificado. Hábleles por ejemplo del horror ante una cena de antiguos compañeros, de la sensación de ridículo cuando se descalzan en un aeropuerto o de las colecciones que se inician en septiembre y se abandonan en octubre. La complicidad es la mejor estrategia de empatía.

5. Muévase

La mayoría de las personas que hablan a un auditorio parecen haber sido unidas con loctite a una determinada baldosa. Uno se imagina que cuando acabe, vendrán unos obreros con un percursor y le arrancarán del escenario con los pies pegados a un trozo de suelo. No hay nada más tedioso que el inmovilismo. Por eso, rehúya las mesas alargadas y también los atriles. Úsese a sí mismo como agente de comunicación: la sonrisa, la mirada, las manos, los paseos también hablan. Y si es posible, rompa las fronteras invisibles que separan orador y auditorio y penetre en el territorio enemigo.

6. Limpie el lenguaje

A pesar de las imágenes y de su expresión corporal, el principal medio de relación entre usted y el auditorio es su voz. Sea muy consciente de que lo relevante no es lo que piensa, sino lo que dice. A veces las ideas van más deprisa que su voz y otras veces la mente se encalla. En el primer caso, empezará a cortar palabras y a farfullar como si estuviera comiendo polvorones; en el segundo, su discurso se llenará de interminables "eehhh" mientras que el público pensará: "Trata de arrancarlo, Carlos, trata de arrancarlo".

Ejercite la purga de todos estos ruidos. Hablar claro quiere decir cortar por lo sano con las dudas, las muletillas, las palabras amontonadas como un tres de nou, las introducciones interminables y las enumeraciones que (como ésta) no se acaban nunca.

7. Pregunte. Pregunte siempre

¿Cuál es la mejor forma de implicar a un auditorio?. ¿Cómo podemos conseguir que un oyente pase de una posición pasiva a una actitud activa?. ¿Cómo llamar la atención cuando ésta tiende a decaer?. ¿Por qué las preguntas siempre estimulan?. ¿Por qué preguntamos si no queremos que no respondan?. ¿Hay vida más allá de la muerte?. ¿Por qué cuesta tanto abrir un abrefácil?. ¿Por qué llevan cascos los pilotos kamikazes?.

8. Haga pensar

La cosa es más o menos así. Estás en la fila siete, más bien hacia el pasillo. Estás tomando notas con un cierto interés, un poco cansado después de tres horas de bla bla bla. De repente, el conferenciante dibuja una matriz. Y entonces, pasa. La sala se oscurece y aparece una especie de foco desde el techo que ilumina la matriz como si fuera la ganadora del Óscar a la actriz secundaria. Esa matriz. Y sientes en ese momento que esa matriz, modificada, adaptada, es la respuesta a esa pregunta que rondaba desde hacía meses. Las buenas conferencias son como las ventanillas de los trenes: Permiten descorchar el tapón de las ideas.

9. Diseñe un buen final

Prepare el final. Hay muchas formas de acabar bien. Todo depende de su imaginación y su talento. Pero permítame que le detalle cómo no debe acabar: "Y esto es todo lo que les quería decir" (excusatio non petita); "tenía más cosas que decirles pero ya no tenemos tiempo" (pues otro día, prepare mejor la intervención); "gracias" (¿por ?); "y ahora si tienen alguna pregunta" (aparte de ser un pésimo final, quedará como un tonto si nadie le pregunta nada); "no sé si es lo que esperaban que les explicase" (excusatio...); [silencio] (¿y ahora qué?).

10. Conéctese

Cuando finalice, piense que esto es sólo el principio. Deje su correo electrónico, su dirección de twitter, su blog o su facebook. Permita que los asistentes estiren del hilo de lo que sabe y no ha tenido tiempo de explicar. Pero sobre todo, no pierda la oportunidad de ser juzgado. Abra las compuertas del intercambio de ideas. Descubra lo que no ha tenido tiempo de conocer mientras hablaba: el talento colectivo.