19 d’agost 2010

Diez cosas que tal vez ignoras sobre Pakistán



1. Pakistán es el resultado de la escisión en dos de la India tras su independencia de Gran Bretaña: la actual India, esencialmente hindú, y Pakistán, de amplia mayoría musulmana.

2. En realidad, Pakistán es un acrónimo de Panyab, Afgania, Kashmir, Sindh y Beluchistán.

3. Actualmente, es el sexto país más poblado del mundo y todas las proyecciones demográficas lo sitúan en el cuarto lugar a partir de 2020 o 2030, tras India, China y Estados Unidos.

4. En Pakistán se halla el segundo pico más elevado del planeta, el K2 o Qoggir, con 8.611 metros y es, sin duda, el 8.000 más complicado.

5. Los jardines de Shalimar en Lahore son considerados el Taj Mahal de Pakistán y forma parte del Patrimonio de la Humanidad desde 1981.

6. Benazir Bhutto (asesinada en 2007) ha sido la primer mujer gobernante de un país musulmán.

7. La versión pakistaní de Bollywood es Lollywood

8. Con unos 15 millones de habitantes, la ciudad de Karachi es una de las más pobladas del mundo.

9. Pakistán posee la red de canales de irrigación más densa del planeta.

10. Las inundaciones de agosto han dejado más de 1.500 muertos y han dejado sin techo a casi cinco millones de personas. Ésta es una de las mayores catástrofes naturales de la década. El norte del país se ahoga entre el barro, el hambre y las enfermedades contagiosas. En períodos de crisis, la solidaridad cotiza a la baja y los equipos de ayuda no pueden contener el alud de necesidades. Un pedazo del mundo se hunde en Pakistán.

Piden ayuda urgente desde Médicos sin Fronteras y Unicef

Identidad y souvenir



En clandestinos nos ha interesado mucho el debate sobre los nodos. Si los turistas quieren conocer la identidad de un lugar, ¿cómo saber qué es identidad y qué es artificio?. En Turiscopia han reflexionado sobre identidad turística y la obsesión antiturística de los turistas. Y eso explica la necesidad que tienen los destinos de alejarse de los tópicos y construir un relato identitario para turistas. Y ésta es la propuesta de Cataluña: Catalogar los nodos susceptibles de representar la esencia de Cataluña. El Conseller responsable de turismo, Josep Huguet, ha encargado al Museu Nacional d'Art de Catalunya, al Institut d'Estudis Catalans y al Foment de les Arts Decoratives un catálogo de los 120 nodos que mejor sinteticen la identidad catalana. Gaudí y románico versus sombreros mexicanos. La guerra está servida.

Los souvenirs y la identidad

Con los sombreros mexicanos pasa los mismo que con las burkas: Hay más denuncias que denunciados. Es cierto que en Barcelona hay algunas tiendas de souvenirs que venden estos sombreros pero no es fácil encontrar turistas que los luzcan con orgullo. Pero lo que es más importante, los portadores de estos sombreros no están intentando capturar la esencia catalana (o española), no se han equivocado de cultura, sino que simplemente se han disfrazado. Como estudió en su momento Aramberri, el turismo tiene un componente liminal, carnavalesco, que explica la transgresión de las normas y la necesidad de transvestirse, no adoptando los trajes regionales locales, sino mediante disfraces que explicitan su condición de disfraces.

No es tan evidente que los souvenirs sean pedazos de identidad. Tal vez la mejor reflexión sobre los souvenirs tuvo lugar en la exposición Efecto souvenir, que ya recogimos en clandestinos. Aquí descubrimos que los souvenirs se guían por el efecto fetiche, la nostalgia, la extracción o la anticipación. En general, un souvenir no es un recuerdo del lugar, sino un recuerdo del turista en el lugar, que no es lo mismo. Los souvenirs son una captura del instante efímero en el que estuvimos en un lugar; no los asociamos a una geografía, sino a nuestra propia biografía.

Identidades locales o turísticas

Las identidades locales no son las identidades turísticas. Y esto es así, entre otras muchas razones, porque la miradas desde fuera dependen de la perspectiva del observador. Un japonés no entiende la identidad catalana de la misma forma que un valenciano. Cuando se pasea a un alemán por la Fageda d'en Jordà, un impresionante bosque de hayedos en el corazón de la Garrotxa, deberíamos saber que ése es su paisaje habitual y que donde nosotros vemos la magia de los cambios de colores de las hojas caducas, ellos ven el paisaje de casa al trabajo.

En segundo lugar, los nodos turísticos no son siempre los espacios con mayor capital cultural, artístico o histórico. Las estrellas de las guías no están correlacionadas con los BCIN. ¿Cuántas ciudades tienen sus candados de enamorados?: Pécs, el puente de Triana, Torino, Roma, París o Málaga se han creado espacios tapizados por candados que siguen la estela de la obra de Federico Moccia. El turismo crea sus propios rituales, que se escapan de las normas culturales al uso. En Girona, uno de los nodos más fotografiados es el Cul de Lleona, que se ha popularizado a partir de la visita guiada Leyendas de Girona.

Vender souvenirs

Me da la impresión que el problema de los souvenirs no es el significado (lo que representan), sino el significante (el objeto en sí). En un museo del kistch, podríamos llenar estanterías enteras con figuritas construidas con conchas, peluches, bolígrafos o camisetas estampadas. Por eso, además del catálogo de nodos la Conselleria ha estimulado la incorporación de artesanos a la producción de souvenirs, con el fin de incrementar la calidad de las piezas. La tienda Empremtes de Catalunya (Huellas de Cataluña) es un espacio promovido por el Gobierno catalán con la finalidad de mejorar la calidad del mercado de los recuerdos.

Lo importante no es si el románico, Gaudí o las chimeneas de las colonias del Llobregat representan mejor la esencia de Cataluña que la nueva arquitectura contemporánea, los grafittis del Raval o Leo Messi. Cada recorrido turístico es una selección de elementos, que necesariamente deja de lado la mayor parte de la identidad de un lugar. Tal vez lo más relevante es que las piezas que adquieran los turistas no sean "Made in China", como lo son ahora. Ésta es la paradoja más llamativa del mercado de souvenirs: Fabrican a miles de kilómetros los objetos que los turistas comprarán con el fin de adquirir un pedazo del lugar.

Publicado en clan-destinos

18 d’agost 2010

sociates.cat



Si teniu una proposta enginyosa, una reivindicació urgent, una sensibilitat especial per un problema, il·lusió pel futur, projectes, iniciatives o simplement si voleu aportar el vostre gra de sorra, l'espai sociates.cat us permetrà llegir, parlar, compartir o seguir el pols de la campanya del PSC.

sociates és un espai d'intercanvi d'idees, de projectes, d'il·lusions i de propostes. Una forma directa de seguir el pols del projecte dels socialistes catalans.


11 d’agost 2010

¿Por qué La Vanguardia odia el turismo?

La Vanguardia publica hoy una noticia que afirma que el 35% de los turistas jóvenes se emborracha casi a diario. Una buena forma de abonar el modelo de turismo de borrachera, que ayuda a desprestigiar un poco más el turismo y sus efectos. No hay más que leer los comentarios para ver que todo el mundo recoge el mensaje: Turismo = Borrachera + vómitos + orín en las paredes. Y el periodista de turno (un tal Celeste) saca del cajón del despacho media docena de tópicos:
Bien lo saben los promotores turísticos que cada año organizan millares [han leído bien, miles, miles] de viajes a determinados puntos de la costa española, con el reclamo de largas noches de desenfreno aderezadas con alcohol. Todo ello, a un módico precio. El coste, sin embargo, es alto desde el punto de vista de la salud pública: borracheras, consumo de sustancias ilegales, peleas, acosos sexuales y relaciones sin preservativos.

Me gustaría plantear a La Vanguardia en general y a Celeste en particular algunas dudas:

1. La encuesta se realiza en aeropuertos

Eso quiere decir que un 25% de los turistas que entran a España por otros medios son ignorados en la muestra, esto es, uno de cada cuatro turistas. Lo cual vulnera el principio de equiprobabilidad.

2. La encuesta se realiza a alemanes e ingleses

Eso quiere decir que la muestra sólo se dirige a un 45% de los turistas, de manera que el 55% de los turistas potenciales (franceses, italianos, holandeses o japoneses) queda nuevamente excluída. Y aunque no me gusta caer en los tópicos, los ingleses no me parecen los turistas más abstemios del continente.

3. La encuesta se realiza durante el verano de 2009

Eso quiere decir que la muestra sólo se recoge un tercio de las entradas anuales de turistas y deja fuera de la muestra a dos tercios de turistas. Tampoco quiero caer en tópicos, pero es muy probable que el comportamiento de los turistas en octubre o en febrero no tenga nada que ver con el de los turistas en pleno agosto.

4. La encuesta se recabó en Palma y Eivissa

Eso quiere decir que la muestra recoge menos del 10% del total de turistas que acuden a diversos destinos de España, desde la cornisa cantábrica a las playas del sur de Tenerife. Nueve de diez turistas que visitan España no pueden ser recogidos por la muestra.

De manera que lo que en el titular es "un 35% de los jóvenes extranjeros..." tendría que ser "un 35% de los turistas jóvenes alemanes e ingleses que visitan Palma y Eivissa durante el verano y usan el avión...". Que no es lo mismo, digo yo. Pero no se vayan todavía que aún hay más.

5. Un tercio de los turistas se emborrachan casi a diario

En realidad, quiere decir que un tercio de estos turistas abusa del alcohol más de la mitad de los días. La noticia podría ser que dos tercios no lo hace, pero sigamos con el argumento de la noticia. Si consultamos el estudio sobre el comportamiento de los jóvenes europeos locales vemos que un tercio consume alcohol de forma habitual (varias veces por semana). Esto es, los jóvenes turistas europeos se comportan como los jóvenes europeos no turistas. En otras palabras, el factor "turismo" no explica su comportamiento.

6. Un 3,5% consume éxtasis

Nuevamente, el comportamiento de los turistas (recuerden, jóvenes alemanes e ingleses en Eivissa, en verano...) no difiere en exceso del comportamiento de los locales, en lo que se refiere al consumo de drogas.

7. La cuarta parte de los turistas jóvenes sin pareja tuvieron relaciones sexuales

Se ve que esto es una catástrofe nacional.

8. Y de ellos un tercio no utilizó preservativo

Eso nos da una proporción superior al % de jóvenes que utilizan preservativo en sus relaciones sexuales cuando no están de vacaciones.

9. Un 4% admitió haber participado en peleas

Contrariamente al sentido que le da el amigo Celeste, el estudio no pretende asimilar turismo con las hordas juveniles, sino que busca identificar los grupos de riesgo. De hecho, el estudio demuestra todo lo contrario: que incluso los jóvenes ingleses que llegan en verano atraídos por los cantos de sirena de Eivissa huyen de los problemas y se comportan de forma civilizada. Sólo una minoría (ese 4%) daña la imagen del 96% restante.

10. Un 13% ha conducido bebido

Dudo que un turista joven británico conduzca en Mallorca. En realidad, este 13% se refiere a los locales. De hecho, la noticia mezcla hasta cinco estudios diferentes, que discrepan en porcentajes, universos, métodos y resultados. Empieza hablando de turistas en Mallorca y acaba refiriéndose a jóvenes de Madrid. Y sin darse cuenta, el final invalida el inicio porque el comportamiento de los jóvenes no turistas no dista demasiado del de los turistas, con lo que el turismo no parece la causa de nada.

La Vanguardia lleva tiempo abonando la turismofobia. Hace un año, hizo un ridículo clamoroso con un artículo sobre las imágenes de la Costa Brava. Hoy nos obsequia con un monumento al periodismo basura, que denigra la imagen de nuestro turismo. Si quiere hablar del turismo, le sugiero que además de abonar el mito del turista de vómito y orín, nos hable de los nuevos hoteles, de las investigaciones sugerentes, de los productos creativos, de la alta gastronomía, de los festivales de música, del turismo interior, innovación cultural, el turismo industrial, y de tantas actividades turísticas creativas y vanguardistas, tan lejos de la imagen que se esfuerza en perpetuar absurdamente el diario del Grupo Godó.

06 d’agost 2010

Literatura y turismo



El turismo ha seguido con frecuencia el rastro que dejaban las palabras. La literatura ha creado mundos mágicos, instantes inolvidables, escenarios épicos o rincones que abrigan pequeñas historias. Se podría editar una guía turística con los principales destinos literarios imaginarios, como el Macondo de García Márquez, la abadía de El nombre de la rosa, la Utopia de Tomas Moore o las ciudades invisibles de Italo Calvino. Pero lo cierto es que la mayoría de los espacios literarios son reales, hay una literatura que nace de los paisajes cotidianos. En algunos casos, los lugares son incluso un protagonista más de la narración, mucho más que el telón de fondo de una historia.

Una buena forma de conocer las relaciones entre turismo y literatura es el libro Literature and tourism de Mike Robinson y H.C. Andersen, el mejor ensayo sobre la relación entre destinos y escritos. Desde hace mucho tiempo, los destinos turísticos han aprovechado el tirón de las obras literarias como los fríos escenarios de la trilogía Millenium, la Barcelona de La Catedral del Mar de Falcones o la de La sombra del viento, la Praga de Kafka o, naturalmente, el Bloomsday de Joyce, que ha dado pie a uno de los "flashmobs" más universales.

La red ha facilitado el desarrollo del turismo literario. De hecho, desde los orígenes de Google Books ya se planteó la posibilidad de relacionarlo con Google Maps y hoy la mayor parte de obras de Google Books están georeferenciados. Uno de los ejemplos más notables es el Atlas literario de Girona, una excepcional recopilación de obras literarias relacionadas con los espacios que los inspiraron en la provincia catalana. En esta misma línea, espais escrits (espais escrits) es un esfuerzo de georeferenciación muy notable, que ha dado lugar a un buen mapa literario. En Londres, la aplicación London Reading App permite seguir en nuestro Iphone las referencias literarias de la ciudad; esta aplicación permite consultar las obras a partir de la realidad aumentada. Es solo el principio. Fijar las coordenadas de las novelas ambientadas en un destino será, en el futuro inmediato, una práctica habitual.

[Publicado en clan-destinos]