28 de setembre 2011

Una assignatura 2.0


Fa temps que li dono voltes. Sé que ja no puc fer una assignatura com l'he feta sempre, els power points, els pdf i una explicació detallada durant una hora i mitja. És el que sé fer millor, és l'hàbitat en el que trobo  més còmode, però ja no pot ser la forma de transmissió de la informació a la universitat contemporània. Tampoc tinc massa clar quin és el Pla B. No sé si és la B de Bolonya, la B de Blackberry o la B de Búsqueda al Google.

Beta permanent

Aquest curs inicio l'assignatura Tipologies i estratègies dels espais turístics. És una assignatura de segon curs del Grau en Turisme de la Universitat de Girona. Tipus d'espais turístics, models d'organització de l'activitat turística i, sobretot, formes de gestió d'aquests espais. 

Tinc una proposta d'organització de l'assignatura. Però no està basat en certeses, sinó en una equació d'intuïcions. Potser estic equivocat. Potser hi ha altres eines que ens ajudarien a millorar el procés. Per això, aquesta serà una assignatura beta permanent. I els estudiants (naturalment) o qualsevol altre participant extern d'aquesta iniciativa poden proposar millores d'un procés que neix amb la versió 1.0.

Twitter com a mètode de treball

Farem de twitter una eina central del procés. Cada estudiant disposarà d'un perfil a twitter, hi haurà un grup a twitter que agruparà tots els estudiants i, el més rellevant, totes les piulades relacionades amb l'assignatura estaran etiquetades amb el hashtag #teet01

El twitter permet en primer lloc situar en els estudiants una part del procés de creació de la informació. Cada tema generarà debats específics (cal una ecotaxa?, té futur la Costa Brava?, és sostenible el turisme sostenible?...) que tenen com a objectiu fomentar la recerca de la informacio i el contrast d'idees i perspectives. Però qualsevol punt de l'assignatura pot ser susceptible de ser ampliat, criticat o reforçat, amb un enllaç, amb una idea, amb un article o amb un nou concepte.

En segon lloc, twitter trenca les fronteres temporals de l'assignatura. L'ideal seria que tots els estudiants empresin el portàtil a l'aula (o en el seu defecte, l'smartphone). Piular durant la classe força els estudiants a tenir una actitud activa i ajuda a trencar el sistema de transmissió unidireccional. L'objectiu, però, és que l'assignatura continuï fora l'aula. Que una reflexió sentint la ràdio, una idea sobtada a la parada del bus o una troballa bibliogràfica sigui compartida amb la resta, malgrat que no hi hagi ningú a l'aula.

Una assignatura oberta

Twitter és un espai obert. Això vol dir que qualsevol espectador pot seguir l'evolució de l'assignatura "des de fora", tot seguint el rastre del hastag #teet01. Fins i tot, hi pot intervenir. Imaginem que parlem del turisme cultural i dels models de gestió de les ciutats monumentals. Potser el gestor de Besalú, de Girona, de Sitges o de Tarragona es pot interessar per les dades, els enllaços o els debats oberts. També aquests gestors poden intervenir directament i col·laborar amb una reflexió, amb un informe, amb una dada o simplement amb una crítica oberta. 

Storify com a resum

Gràcies a la curiositat i la capacitat d'actualització de janquim he trobat una eina que pot ser excel·lent per a la gestió de la informació generada a les xarxes socials. Storify permet construir un relat a partir de la combinació de la narració de l'autor i les aportacions de diversos autors a les xarxes socials (en aquest cas, a twitter). Els estudiants hauran de treballar en la confecció d'una estructura basada en la intel·ligència col·laborativa organitzada entorn el #teet01.

No sé on anirem a parar. No tinc clar gairebé res. I acumulo més dubtes que certeses. Però feia temps que no tenia tantes ganes de fer classe com aquest any. Ens acompanyes?. Ens veiem al #teet01.


26 de setembre 2011

Gestión pública del turismo. Nuevos tiempos, nuevos modelos


En los últimos años, la gestión pública del turismo está cambiando de forma muy acelerada. Y probablemente, los modelos de referencia que hasta hace muy poco eran considerados la pauta a seguir están evidenciando sus limitaciones. Aunque las nuevas formas también tienen algunos agujeros negros y plantean complejos debates de futuro. Hagamos un breve balance.

Los modelos clásicos

El modelo tradicional de gestión pública es una agencia o patronato, financiado en su totalidad con fondos públicos, en los que normalmente participa el sector privado. Como todos los recursos son aportados por la administración, de facto, la gestión de estas agencias es totalmente pública y se centra casi de forma exclusiva en la promoción turística. Los patronatos (la forma más usual en España) gestionan la asistencia a ferias, los viajes de familiarización, los press trip, los folletos y la gestión del portal turístico. Poco más.

Los modelos mixtos

Los modelos mixtos fueron gestados en los años 80 en los países anglosajones y fueron importados a España, sobre todo desde las administraciones locales. Abrió el fuego Turismo de Tenerife, quien en 1992 creó una Sociedad de Promoción Exterior de Tenerife, donde el capital público representaba el 60% y las instituciones privadas el 40%. Pero sin duda, la operación más relevante fue la de Turisme de Barcelona, creado en 1993, en la que el sector privado tenía la mayor parte del capital (y de la capacidad de decisión) de la nueva sociedad. Uno de los ejes del nuevo organismo fue la captación de recursos propios, a partir de la explotación de recursos, como el bus turístico. En 2008, el presupuesto era de 30,7 millones de euros, con un 92% de recursos propios.

Hubo diversas variantes del modelo, como Catatour, una iniciativa promovida por el Ayuntamiento de Reus, para la creación y comercialización de productos turísticos de la Tarragona interior. En este caso, el capital público solo representa el 30% de la operación. Al otro extremo, la ciudad de Santiago creó una sociedad anónima muy activa en la gestión de productos turísticos, INCOLSA, con un 100% de capital público.

Free rider

Muchos destinos han intentado seguir el modelo de Barcelona, desde Lloret de Mar a Valencia, Madrid o Cuenca. De hecho, la ley de la Agencia Catalunya Turisme es una adaptación del modelo de Barcelona. En la mayoría de casos, el ente de promoción turística ha asumido también las competencias en la gestión de congresos (con la participación en un Convention Bureau) y la gestión de películas (con una film commision).

Aunque las sociedades obtengan recursos extraordinarios por la gestión de determinados productos (merchandising, itinerarios, transporte, tarjetas, entradas a monumentos...) la promoción turística es una actividad deficitaria. Vender un destino en un país emergente, situar una marca a nivel internacional, crear material promocional o gestionar un portal turístico tiene beneficios para el conjunto de los agentes del destino, pero no para la sociedad o la empresa que los promueve. Y este el problema clásico de free rider. La situación de free rider se dan cuando un agente espera obtener los beneficios generales de una actividad, sin participar de sus gastos. Si la promoción turística se llevará a cabo tanto si participo de la agencia turística como si no, ¿qué incentivo tengo para formar parte?. Por eso, en la mayor parte de los casos, la participación de las empresas privadas se lleva a cabo por un ente que teóricamente las representa (como una Cámara de Comercio o una Federación de Hostelería).

Partner. ¿Hacia un nuevo modelo?

El modelo de partner se estaba llevando a cabo de forma no explícita en algunas acciones de promoción. Desde hace tiempo, las agencias públicas comparten los gastos de la asistencia a ferias permitiendo que las empresas privadas colaboradoras ocupen una parte del espacio ferial. También los clubs turísticos (como los que organizan desde Turisme de Catalunya) comparten la lógica del partner. Sin embargo, los casos de Francia y Londres han dado un paso más en este sistema de colaboración.

Seguramente Francia dispone del modelo de gestión pública más longevo del planeta. La Maison de la France fue creada en 1987, con un 40% de participación privada y un modelo de gestión muy funcional, ampliamente imitado. Tras la controvertida Ley de modernización turística, la Maison de la France pasó a ser A tout France, un nuevo modelo basado en el papel del partenariado. Una empresa puede adherirse a A tout France y obtiene no un bien general (como es la promoción turística de Francia), sino un beneficio particular. Los 1.500 adheridos pueden acceder a utensilios de gestión, formación personalizada, acceso a datos y estudios y la colaboración con una red de expertos situados por todo el país. Es interesante constatar que los principales beneficios están relacionados con el conocimiento: asesoramiento, bases de datos, estudios, formación...

Aún más evidente es la apuesta de la London & Partners, la apuesta de Visit London por la cooperación público - privada creada en abril de 2011. Nuevamente, el objetivo es la captación de colaboradores que obtienen una contraprestación a cambio de su participación en el proyecto de London & Partners (y cuando decimos participación queremos decir aportación económica). En este caso, el catálogo de servicios que obtiene una empresa por su colaboración tiene la extensión del catálogo de Ikea: descuentos en acciones promocionales, participación en fam trips (lo han leido bien, sí), reservas en línea, asesoramiento, acceso a datos y estudios turísticos... Nuevamente, el énfasis en el acceso al conocimiento es muy evidente.

Nos llama la atención que en el caso de Londres, la agencia no solo se preocupa por la captación de turistas. Lógicamente también se amplía a los congresos (London Convention Bureau), la atracción de eventos y la gestión de la ciudad como un plató (London Film Commision). Pero es solo el principio. London & Partners también se preocupa por la atracción de empresas, de organismos internacionales y de estudiantes universitarios. ¿Estamos a las puertas de una reorientación radical de las competencias públicas del turismo?.

Publicado en clan-destinos

12 de setembre 2011

Presoners del relat


A l'era de l'storytelling, qui no té una bona història no recull vots. Per això, els arquitectes del relat polític tenen més feina que mai en aquesta mena de campanya non stop en què vivim. Ara, mentre esmorzem i mirem la premsa esportiva, o llustrem les sabates, o xafardegem entre les fotografies del facebook, o decidim si ens afegim a la moda del paper de paret, una persona -probablement amb ulleres blanques de disseny- està tancat en un despatx -també de disseny- escrivint en el seu MacBook el nou relat. 

Jo només els voldria recordar que el bon relat no és aquell que permet guanyar unes eleccions, sinó el que encara és vigent un any després de guanyar les eleccions. Zapatero construí un relat basat en la negació de la crisi, poc prudent quan arriba una crisi de dimensions històriques. És com negar que t'has engreixat i insistir en vestir-te amb la camisa que portaves ara fa deu anys; uns minuts més tard els botonets sortiran disparats com armes de destrucció massiva. Obama proposà un relat que ens deia "Oblidem les dretes i les esquerres i treballem tots junts". El Yes, We Can és efectiu per a commoure, però el dia que portes una proposta socialdemòcrata a la Cambra, els liberals et recorden que la política és precisament admetre que hi ha formes diferents (i idees diferents) de gestionar un país.

El dilema del presoner

El mateix li passa al MHP Artur Mas i el govern dels millors. Mas fa una campanya amb un relat molt simple, però efectiu. Primer diu: "Estem en crisi per la incompetència de Govern tripartit". I després afegeix: "Jo tinc la solució per a sortir de la crisi". Per això, totes les cabines de telèfons s'ompliren de rialles i optimisme. Per això, dibuixaren la llum al final del túnel. Per això, prometeren fer més amb menys. I reduir l'atur a la meitat. Mas portava un timó que duia el país cap a la sortida de la crisi. 

El problema dels relats és que acabes essent presoner de les teves paraules. Aquests dies hem descobert allò que ja sabíem. Som a les portes d'una segona crisi, segurament més violenta que la primera. I no hi ha ni rastre de recuperació econòmica en els propers, com a mínim, tres anys. És a dir, continuarem dins el túnel uns quants anys més, sense llum al final, i les rialles optimistes no es veuen enlloc, a no ser que sigui el rigor mortis. I els aturats?. Em temo que el millor que ens pot passar és que no creixin més. Virgencita, virgencita...

El President ha intentat introduir, molt subtilment, una variació en el relat. "Ens en sortirem,... si ens ho permet la crisi global". Fixem-nos que aquesta afirmació nega el principi general de la campanya. Ja no és clar que ens sortirem, sinó que potser sí o potser no. Que és el primer pas per a concloure que no. Però una hi ha una segona negació del relat electoral, molt més rellevant. Admetre que la sortida de la crisi està lligada a l'escenari internacional ("no és a les nostres mans") és admetre que l'entrada a la crisi també ho està. Que Catalunya hauria patit una crisi econòmica governés qui governés. Mas té un dilema: O renega del seu relat electoral i admet que no se'n sortirà de la crisi i que no hi som per culpa del tripartit o persisteix en aquesta narració a l'espera del miracle de la recuperació internacional.

Tres milions i mig de llocs de treball

Em pensava que el PP havia arribat a la conclusió que el millor era no tenir relat. Esperar pacientment les eleccions i iniciar després les retallades sense cap problema de consciència. En els darrers dies, però, els escriptors de relats han caigut novament en el parany i reiteren el discurs convergent. Totes les dècimes d'atur, totes les caigudes del PIB, tots els sotracs de l'IBEX i, fins i tot, la creixent alopècia de don Mariano són responsabilitat directa del govern socialista. I el PP és la solució màgica que aconseguirà tres milions i mig de llocs de treball, un apartament a Torrevieja i un altre a la Manga del Mar Menor. Ja hi haurà temps, després, per a reescriure el relat. El problema és que els lectors toleren molt malament l'excés de tipp-ex.

09 de setembre 2011

Zona cero


A las puertas del decimo aniversario del 11S, rescato de la memoria este post escrito desde la Zona Cero.

Saludos desde la Costa Este de los Estados Unidos. Paso unos dias en Nueva York y Washington. Esa es la razon por la que este post no tiene acentos. Tampoco usare nuestra castiza letra. No se asusten. No les voy a explicar el viaje, porque hace tiempo que descubri que una de las tardes mas largas que existen es aquella en la que un conocido nos muestra sus estupendas fotografias, nos explica sus curiosas anecdotas y nos agrede con su simpatico video de dos horas y media.

Supongo que no es el mejor libro para viajar a los Estados Unidos. Durante el viaje, me he leido La Macdonalizacion de la sociedad, un ensayo de Ritzer sobre los efectos de la aplicacion de la logica de la organizacion de McDonald's al conjunto de la sociedad. Es como si hubiese leido una guia de viajes. Nueva York no es ya la Big Apple (Gran Manzana), sino la Big Mac. La aplicacion de los criterios de racionalidad, eficiencia, superficialidad y anticipacion hacen de la ciudad un gigantesco teatro de rutinas previsibles.

La quinta esencia de las contradicciones de este modelo se dan en la Zona Cero. Unas gruas inmensas, como en una pelicula de Fritz Lang, van restituyendo la enorme cicatriz. Es posible acceder a un mirador (previo pago), desde donde unos supervivientes con el rostro deformado por el fuego nos explican su experiencia. Es dificil explicar la atmosfera que se crea en este punto. El guia ha repetido miles de veces el mismo relato y sabe muy bien que resortes debe tocar para conseguir un efecto morboso. Cuando se desciende de nuevo, es posible ver una capilla siempre rodeada de velas y flores.

Pero mejor sera que me sigan al Memorial, un museo creado justo delante del gran socavon. Previo pago de diez dolares (casi una visita al MoMA o al Metropolitan), accedemos a una sala donde centenares de trabajadores explican que lo mejor que les ha pasado en la vida es trabajar en el World Trade Center. Mas que un lugar de trabajo parece una version moderna de Utopia. Son voces enlatadas, que nos explican el antes de, en una imagen que se refleja morbidamente sobre las dos Torres. Ahora nos paseamos por un estrecho pasillo, en los que se han colocado en vitrinas algunos restos del naufragio. Como los objetos sagrados de un museo, podemos contemplar un trozo de avion, zapatos, carnets o una ironica salida de emergencia. La gente empieza a llorar. Hemos entrado en la zona de despues de.

Detras de las columnas, el ejercicio de pornografia sentimental no duda en mostrar las reproducciones de las demandas de ayuda (una fotografia, una descripcion y un telefono) que repartieron los familiares de las victimas poco despues del suceso. Tambien han seleccionado aquellas narraciones que tienen mayor carga emotiva. Frank es un chico que miente a su madre para que no se preocupe, aunque sabe que esta a punto de morir. Me he dado cuenta ahora que durante toda la visita nos persigue una banda sonora triste. Me siento dentro de una pelicula de Mel Gibson. Al final, la ultima sala esta integrada por los retratos de las victimas y sus nombres. Los visitantes disponen de unos asientos para reseguir esas vidas perdidas. Por supuesto, la organizacion ha dejado unos cartones de Kleenex en cada asiento. No he visto a nadie que los use de momento, pero parecen casi vacios.

Antes de salir, la esperanza. Son las fotografias y los mensajes que llegan de todo el mundo y que muestran la solidaridad internacional. Puedes escribir un mensaje de duelo. Si es seleccionado, podra ser leido por los visitantes futuros. Casi todos dejan su nota. Salgo estupefacto. Mientras intento procesar la informacion, los turistas se fotografian junto a una reproduccion en cobre de las Torres presas de las llamas.

Nada resume mejor la MacDonalizacion de Nueva York que la Zona Cero. Por un lado, la catastrofe es hoy una mercancia. En una sociedad que lo mide todo por su valor en el mercado, hasta la desgracia tiene un precio. Diez dolares. Por otro lado, el Memorial no evita la tendencia al espectaculo de la interpretacion historica americana. The show must go. La narracion del Memorial es lineal. Tiene un solo objetivo, que es conmover. Y lo hace de forma casi infantil, como en una de esas peliculas que estudian las secuencias para crear un momento heroico. Eso reduce la capacidad de interpretacion. Todos deben sentir lo mismo. Y todos deben llorar al final de sala, donde se colocan estrategicamente los kleenex. No esperen encontrar el libro de Chomski en la tienda del Memorial. No hay ni preguntas ni respuestas. Nadie busca aqui algun indicio del porque.

Les dejo. Sinceramente, si este es el modelo liberal, si esta es la foto finish del proceso de transformacion social y economica que proponen los liberales, que paren el mundo que yo me apeo. Como dijo Marx, el Groucho.

04 de setembre 2011

¿Hay turistas que no orinen en las calles?

Me pregunto si habrá algún rincón en España donde los turistas no salten por los balcones, no orinen en las calles o no beban doce litros de cerveza diarios. Siempre he pensado que hacer categoría de la anécdota no es propio de inteligentes. Pero como Pérez-Reverte es muy inteligente y escribe esto, pues a lo mejor sí que todos los turistas que llegan a las costas españolas orinan en las calles y quien no lo hace es expulsado por cívico y pulido.

Vivimos en un país turístico y turismofóbico, que es como regentar una carnicería para vegetarianos. La turismofobia cotiza al alza en la bolsa de la opinión del país, y por eso la encontramos en La Vanguardia o en congresos internacionales. Y por eso cuando Pérez-Reverte dice "turismo caca", Meneame lo sitúa en el top ten de los comentarios relevantes. Me van a permitir que discrepe un poco de Pérez-Reverte, valga la redundancia.

La anécdota es categoría

España es el tercer destino turístico del mundo. En su espacio conviven formas turísticas más que criticables con ejercicios de innovación de referencia mundial. Hace unos días, escribíamos en estas páginas sobre el fenómeno El Bulli y su repercusión en la gastronomía internacional. Tal vez algunos de ustedes crean que una persona que se desplaza a Girona con el único fin de degustar el menú del Celler de Can Roca no es un turista. Les saco de dudas: lo es.

El sector económico del turismo tiene la misma dignidad que la alta costura o la industria aeronáutica. Es cierto que hay chiringuitos infectos, pero España posee 20 cadenas hoteleras entre las 100 primeras del mundo y es líder en MICE, márqueting turístico, restauración o en gestión de megaeventos. En el Mediterráneo español es posible encontrar hoteles extraordinarios, agencias de viajes excepcionalescasas rurales de ensueño, uno de los mayores complejos museísticos del Mediterráneo, ruinas míticas, agencias virtuales, modelos de innovación en la gestión de la información, agencias de referencia, acciones de referencia en enoturismo, congresos mundiales de repercusión internacional... Pero ahora que lo pienso, estoy cayendo en el mismo error que Pérez - Reverte. Hago categoría de la anécdota. Veamos, casi mejor, algunos datos estadísticos.

En el año 2010, llegaron al Aeropuerto de Girona casi cinco millones de pasajeros, la mayoría operados por la compañía de bajo coste RyanAir. Tomemos los meses de verano, entre julio y septiembre. ¿Qué porcentaje de los turistas que llegan a Girona en el verano de 2010 lo hacen atraídos por el sol y la playa?. Un 22%. Y solo un 7% tienen como motivación principal el ocio nocturno. La inmensa mayoría de los turistas que llegan a la Costa Brava en verano se interesan por la oferta cultural, por la naturaleza, por la oferta comercial, por las actividades deportivas... Ahora ya puedo decirlo empíricamente. El turismo que llega a la Costa Brava, motivado por el ocio nocturno es una anécdota y no una categoría.

Bajos recursos solo quiere decir bajos recursos

Hay docenas de estudios que demuestran que en turismo el nivel económico no es sinónimo de nada más que poca capacidad de gasto. Los que tienen menos no visitan menos museos, ni beben más cerveza. Y a la inversa, quien más tiene no es necesariamente ni más educado, ni más interesado. Es perfectamente compatible gastarse 150 euros en una botella de Gaja (que es según Pérez-Reverte el no va más del turista exquisito) y ser un perfecto imbécil.

Abusar del alcohol y de las drogas o perder el control no es patrimonio de ningún estrato social. Y me voy a ahorrar los ejemplos. Y al contrario, la sensibilidad cultural o el interés natural son tan interclasistas como el fútbol o el cine. O los libros de Pérez-Reverte, iba a decir. Repasen las estadísticas de visitas a museos este verano y verán incrementos de entre el 60% y el 300%. Pero por alguna especie de residuo calvinista, en nuestra sociedad asociamos pocos recursos con vándalos orinacalles y engullecervezas.

I'm a tourist, you're a traveler

La mayoría de la gente detesta a los turistas, pero no renuncia a ser un turista. Cuando visita un parque natural y se encuentra con varias docenas de visitantes se pregunta "Y qué hacen éstos aquí?", pero no es capaz de responder: "Pues lo mismo que tú". Los ingleses, siempre muy puestos a poner nombre a todo, llaman a este síndrome I am a traveler, you are a tourist. Los turistas siempre son ellos.

Lamento contradecirles. Si una persona se desplaza fuera de su entorno habitual más de 24 horas y menos de un año por un motivo que no sea el de una actividad remunerada, es un turista. Asúmalo y sea feliz. Todas las personas que se desplazan por motivos de ocio son turistas. Los viajeros, los exploradores, los trotamundos o los alternativos son tan turistas como la familia Ulises en Benidorm.
Muchos intentan evitar los rituales turísticos, que ellos consideran borreguiles. Incluso existen páginas turísticas para no turistas, como el portal Not for tourists. En realidad, hay una forma ritual de ser un no turista. En otras palabras, los antituristas son borreguilmente antituristas.

La solución a los orinacalles es el turismo de calidad, nos dicen, que es tan inocuo que ni siquiera puede ser considerada turismo. En realidad, ninguna forma turística es a priori menos nociva que otra. Hay formas de turismo rural, urbano, natural o etnológico que hacen más estragos que el turismo litoral bien gestionado. Las laderas del Everest están saturadas de desechos y las playas de la Melanesia reciben los despojos de los yates de lujo.

Paranoicos versus utilitaristas

Como en el dilema que propone Eco para la cultura, hablando de turismo siempre se adopta uno de los dos extremos: O el turismo es el maná o el turismo es una catástrofe nuclear. La realidad, como casi siempre, es bastante más complicada.

Tal vez no sea necesario que una persona que escriba sobre turismo se documente antes y se lea los artículos de Annals of Tourism Research o Tourism Management dedicados al tema que trata. Pero si no se lee un poco más, se corre el riesgo de caer en el tópico e inundar un artículo de frases a 0,99.