15 de desembre 2009

¿Qué votaría usted?

Casi he decidido el sentido de mi voto sobre la ILP de las corridas de toros. Y no está siendo fácil. He mirado con detalle los argumentos de los promotores de la ILP. Aquí puede consultar la proposición de ley y la exposición de motivos. El principal argumento es el respeto a la dignidad de la vida del toro, de un mamífero que posee un sistema nervioso similar al humano, y que fue excluido de la avanzada Ley de protección de animales 22/2003. Convertir el sufrimiento de un animal en espectáculo, se argumenta, es un gesto de incivilización. En la declaración de principios, se propone la ILP por los animales, por la educación de nuestros hijos y el medio ambiente, por la evolución social y el pensamiento, por nosotros mismos y nuestra dignidad.

Como es lógico, la ILP tiene también sus detractores. En este caso, los argumentos son diversos. En primer lugar, la Ley supondría la imposición de un criterio ético discutible al conjunto de la sociedad; ¿hasta qué punto se puede imponer una frontera ética tan difusa como el respeto a la vida animal al conjunto de la sociedad?. En segundo lugar, se pone el acento en que las corridas forman parte de la tradición cultural del país, que los toros están integrados en el ADN de la mediterraneidad y niegan que, como dice la ILP, "el descenso prominente en Catalunya de la afición a las corridas de toros, el continuado rechazo que produce en las personas extranjeras que visitan nuestro país las corridas de toros". Los detractores tampoco entienden porqué se mantienen los correbous y se cierran las puertas a las corridas. Por cierto, 133 políticos franceses -entre los que hay 22 senadores, 67 diputados, 43 alcaldes y el presidente del Consejo general de los Pirineos Orientales- han remitido una carta a los diputados catalanes pidiendo que no prohíban las corridas de toros y que ayuden a "preservar los valores de la libertad individual, de contraste de opiniones y de respeto a los gustos, aficiones y tradiciones culturales de cada uno".

No es una decisión fácil. Entiendo los argumentos de las dos partes. Y usted, ¿qué votaría?. Y sobre todo, ¿por qué?.

20 comentaris:

Goyo Tovar ha dit...

Que se siga llamando "Costa Brava" pero que con los toritos no se festeje cosa alguna.
Yo votaría no a las corridas de toros.

Goyo
15-dic-09

mcc61 ha dit...

Yo votaría que sí a la ILP, porque creo que la tradición no puede justificar el sufrimiento del animal. Quizás podría aplicarse un razonamiento similar a los correbous, pero no es lo mismo. En todo caso muchas de las grandes injusticias que hemos ido superando a lo largo del tiempo, también tenían un componente de tradición, que afortunadamente se ha superado.
No es por autopromocionarme, pero hoy he escrito en mi blog sobre el tema.

Carles Oriach i Font ha dit...

Jo votaria Sí a la ILP. Fer de la mort i el patiment un espectacle em sembla lamentable. I com et deia al twitter, la ILP proposada diu textualment:
"llevat de les festes amb bous a què es refereix la lletra b) del segon apartat de l’article 6."
O sigui, que els correbous no es prohibeixen ja que de l'esmentat text de la llei 22/2003 diu:
"b) Les festes amb bous sense mort de l'animal (correbous) en les dates i les localitats on tradicionalment se celebren. En aquests casos, és prohibit inferir danys als animals."

Carme Sànchez ha dit...

Les bones tradicions cal conservar-les i les dolentes eliminar-les... en nom de la cultura i la tradició no s'han d'acceptar conductes horribles i degradants tant per a les persones com per als animals.

Avui he llegit dos post interessants al respecte:

- Tradicions anacròniques http://wp.me/pFnvJ-4g

- Nuevo post en el blog 'Desde lejos', de Ángeles Caso: http://bit.ly/2EDcrl

Ismael Peña-López ha dit...

No a las corridas de toros.

Asistí una vez a una. Creo que es un espectáculo sobrecogedor en muchísimos sentidos. Una experiencia inolvidable, tanto en positivo como en negativo.

Pero los motivos para el NO pesan sobre los del sí.

Además de los que apuntan los promotores de su prohibición:

"¿hasta qué punto se puede imponer una frontera ética tan difusa como el respeto a la vida animal al conjunto de la sociedad?"

Creo que el hecho de ser un espectáculo (no una necesidad), que se trata de una matanza per se (y con sufrimiento) tiene una línea claramente definida y a años luz del "también sufren las vacas en las granjas de engorde" (por poner uno de los manidos tópicos que se esgrimen a menudo).

"Los detractores tampoco entienden porqué se mantienen los correbous y se cierran las puertas a las corridas."

Yo tampoco.

Dicho esto, la respuesta no es "pues no prohibamos nada" sino "prohibamos todo tipo de sufrimiento y tortura a los animales". Que el hecho de apedrear a una "adúltera" en determinados países sea legal no quiere decir que haya que legalizar también a quien mata a otro a tiros, sino que hay que aborrecer tanto al sicario como la lapidación.

Por cierto, estoy redactando una carta a los políticos franceses que permitan el burka en sus aulas y el burkini en sus piscinas públicas, para así "preservar los valores de la libertad individual, de contraste de opiniones y de respeto a los gustos, aficiones y tradiciones culturales de cada uno". Qué odioso el doble rasero.

alfons ha dit...

Jo votaria a favor de la ILP, és a dir, en contra de les "corridas". El perquè? doncs perquè no crec que uns festa justifiqui el patiment ni la tortura d'un animal indefens.

I, als diputats francesos els preguntaria per què torturar un gos és delicte i en canvi no ho és torturar un "toro". http://www.3cat24.cat/noticia/436905/societat/Condemnen-un-noi-a-dos-mesos-de-preso-per-cremar-un-gos-abandonat

Jordi Casals ha dit...

Jo votaria a favor de la ILP, crec que la qüestió tradicional no pot ser el que condicioni el manteniment d'un espectacle que es basa en la tortura pública d'un animal.
Si fos així encara tiraríem cabres i rucs des de campanars!
També faig una reflexió a la inversa: si no estiguessin legalitzats i es demanés de legalitzar-los, votaríem a favor de la legalització?

miquel ha dit...

Completamente en contra de la ILP. Me parece aceratado el argumento de la duda sobre los límites éticos, pero más clara me parece la excusa de que no es de recibo prohibirlo: Puede haber mucha gente que no le guste y que jamás pisará un ruedo en su vida, pero necesitarán muchos más argumentos para prohibir el espectáculo. Yo tampoco abortaré nunca pero no por ello quiero prohibirlo. ¡Viva la libertad!

Además, me parece lamentable que se escuden en el sufrimiento de los animales cuando el 90% de los antitaurinos en cataluña lo es por su (absurdo) creencia de que es una imposición española. Vive les taureaux! y viva las fiestas griegas de toros!

Santi Benítez ha dit...

Primero que nada, he de aclarar que soy protaurino. Lo soy porque he tenido la ventaja de mamarlo desde pequeño - cuando había corrida de toros en televisión mi abuelo me sentaba en sus rodillas y me decía "eso es una chicuelina, eso una manoletina, eso es entrar a bolapie, etc, etc"-. Pero que sea protaurino no significa que el total de la liturgia, porque un corrida de toros es una liturgia, sea lógico en los tiempos que corren.

Creo que fue durante el siglo XIX cuando la corona prohibió la suerte de la media luna y los perros al escape, aparte de convertirse en obligatorio el peto de protección para los caballos de picar. ¿Por qué ocurrió eso? Pues porque la fiesta tenía que adaptarse a los tiempos. Es evidente que a los monosabios no les gustó, pero también es evidente que, con el paso del tiempo, ni siquiera a los monosabios de hoy día se les ocurriría pedir que volvieran los tiempos de la suerte de la media luna, o que se retiraran los petos a los caballos de picar.

Lo que quiero decir es que la liturgia de la tauromaquia no debería perderse porque los políticos sean incapaces de encontrar la forma de adaptarla a los tiempos - no le corresponde a la fiesta cambiar la normativa, es a los políticos a los que corresponde hacerlo-. Tenemos el magnífico ejemplo de Portugal, y el de las normativas de varios municipios franceses. La cuestión es por qué los políticos son incapaces de imponer normativas que se sabe que funcionan, que se sabe que no atentan ni contra la liturgia, ni contra los animales que intervienen en ella.

Eso lo tiene que contestar usted, Don José Antonio, mi faena acaba con decirle que lo que se debería hacer es terciar en el cambio de la normativa, no en la desaparición de la fiesta.

¿Usted qué cree?

Ôo-~

Anònim ha dit...

OIga, no disimule. Le he pillado. Es usted un periodista, experto en toros. Lea, lea.

popota ha dit...

Benvolgut Donaire,

Les paraules d'Artur Mas sobre el tema són molt encertades. Rebutjar la tramitació de ILPs, com demanen les esmenes dels nacionalistes espanyols, representa una manera com qualsevol altra de corrompre la democràcia. Si la gent s'ha organitzat, ha posat temps, calers i esforços, és de justícia respectar la seva iniciativa, i això és més important que el contingut concret de la iniciativa. Més endavant, com també deia Mas, serà el moment de posicionar-se a favor o en contra.

Més enllà d'això, no crec que la Generalitat hagi de dir res sobre el tema, i si jo escalfés un escó del parlament miraria de traslladar la decisió sobre el tema als ajuntamente i, més concretament, als veïns dels municipis, aprofundint així les eines de democràcia participativa.

Apartat de consignes: Trini dimissió!

Salut,

Enric Llorens ha dit...

Estic en contra de qualsevol utilització d’animals pel gaudi de les persones. Això vol dir que no només estic en contra les curses de braus sinó també dels correbous, bous enllaçats o embolats. I això vol dir que discrepo dels que volen suprimir les curses -per espanyoles- i mantenir els correbous -per catalans-.
Text que forma part d'una entrada al meu bloc http://tinyurl.com/ydwvy9r

pau ha dit...

Jo no ho sabria José Antonio

Don Güapo ha dit...

Qué es lo que votará la mayoría? Qué sí? Pues yo votaría que no. Por joder.

Imagínese al día siguiente en LV. "Interrogado el diputado Donaire, cuyo voto negativo fue decisivo para tumbar la ILP, por las razones de su decisión dijo: voté no, por joder." 2000 comentarios.

Mònica ha dit...

Totalment d'acord amb Enric LLorens. Qualsevol tipus d'activitat festiva on un ser humà disfruti del patiment d'un animal (ni amagant l'argument sota el lema "cultura" - ancestral, primitiu i obsolet diria jo) em sembla d'allò més cruel...
No sóc partidària de prohibicions, però quan el que s'ha de defensar no pot fer-ho... llavors, si rotundament.

Alejandro ha dit...

Amigo Donaire - el viernes es uno de esos pocos días en que uno puede hacer una diferencia en la vida de nuestra sociedad y marcar una pauta para nuestro futuro. Es uno de esos días en que hay que ignorar los pequeños detalles, en favor de un bien mayor. Para capturar el momento, y ser participe del cambio en uno de esos días hay que saber diferenciar entre aquellos valores que queremos para nuestro futuro y aquellos que queremos cambiar. Hay valores y tradiciones culturales que son negativos, porque no sólo son directamente perjudiciales para aquellos que sufren inmediatamente sus consecuencias, sino que lo son para todos los demás, pues contagian al resto de nuestros principios. El viernes la pregunta no es sólo sí o no a al ILP, sino sobre todo ¿queremos vivir en una sociedad que tortura y mata por placer?¿queremos un futuro basado en la justificación fácil y hedonistica de la violencia? Un saludo - Alejandro

Santi Benítez ha dit...

Arriscant-me a quedar de pedant, Don José, li vaig a deixar un enllaç a un text que vaig escriure fa ja dos anys.

Encara que creo que li he exposat què és el que penso referent a això, no deixo d'entendre que per a algú que veu els toros des de fora del cuso, el que significa la festa pugui passar-li desapercebut. No té gens de dolent, jo no entenc que li veu la gent a caçar, però no deixo d'entendre que aixequi passions.

Espero que li ajudi a prendre la seva decisió, i que si té algun dubte, la qual sigui, doncs ja sap on estic, que gustosament li explicaré el que necessiti - normativa lusa, normatives municipals franceses, adaptació legal de les diferents normatives hispanes, associacions taures espanyoles en general i catalanes en particular, el que necessiti-.

Una salutació.

Ôo-~

Cartier ha dit...

Yo votaría que no a las corridas.
La cultura nunca puede ser compatible con el sufrimiento.

Ismael Peña-López ha dit...

A Santi Benítez:

Muy bien. Supongamos que la fiesta no desaparece, pero conseguimos adaptarla a "nuestros tiempos", como tú dices, terciar un cambio de normativa.

¿Qué propones?

Yo no sabría por dónde empezar:
¿quitamos las banderillas?
¿la suerte de varas?
¿las puyas sin pincho - solamente un bastón romo?
¿qué hacemos con la espada?
¿o hacemos como la pesca con suelta y devolvemos al toro a casa sin matarlo (previo paso por la UCI)?

Desconozco en qué consistía la media luna, pero intuyo que era sobre la forma de la plaza. De ser así, cambiar la media luna por un óvalo es una forma de dar más seguridad a la cuadrilla, ya que desaparecen los ángulos en los que arrinconar a un hombre.

La protección a los caballos es una forma de proteger la inversión en un animal que no queremos que destripen, así como la seguridad del jinete.

Y volvemos al tema ¿cómo "humanizamos" la corrida para adaptarla a nuestros tiempos?

ximo ha dit...

"Exhibicionisme de la bondat"
Sigmund Freud