05 març 2015

Turisme 1S



El turisme sempre és un fet social; fins i tot quan viatgem sols ens relacionem amb nosaltres mateixos. 

La indústria turística està organitzada per a resoldre la connexió entre objectes i subjectes. Els subjectes (turistes) es relacionen amb els objectes del lloc (monuments, empreses, productes...). I tota la lògica de l'enginyeria turística intenta resoldre la relació entre subjectes i objectes. De les oficines de turisme a la senyalització, de les apps als prescriptors o les guies, el turisme ha estat un intent d'apropar aquests elements locals a la mirada curiosa dels visitants.

El turisme que ve serà sobretot una connexió entre subjectes. La nova enginyeria turística s'ha d'ocupar de relacionar primer els turistes amb els residents, segon els turistes entre ells i tercer els turistes amb els ciutadans mòbils. Connectar persones, afavorir interaccions, crear entorns que facilitin l'intercanvi d'experiències, de mirades, de relats. Reconvertir el turisme en un fet social, en el que es creen aquells instants màgics de contacte entre dos universos personals allunyats. 

La gran aventura del turisme que ve és re-construir el Turisme 1S, el turisme social. 

02 març 2015

Com sobreviure al World Mobile Congress



Durant una setmana, Barcelona és la capital del mòbil, el centre de l'univers dels smartphones. I per un moment, al país ja no es parla de processos, de futbol, de pujols o de messis. Durant una setmana, als vermuts, als sopars d'empresa, als esmorzars en família i fins i tot a les discussions del WhatsApp es parla de mòbils. Podria passar que vostè tingui problemes per a programar la televisió i per a desactivar les invitacions al Candy Crash i senti que durant una setmana no té absolutament res a dir. No pateixi, es pot sobreviure al WMC amb només 20 frases. El 89% dels articles de diari, de les anàlisis professionals i de les converses experts es limiten a aquestes sentències. Digui-les amb seguretat i amb mirada intel·ligent i passarà per un Zuckerberg qualsevol. 


29 gener 2015

Sistema dual



Uno de los efectos indirectos más nocivos de la crisis es la creación de un sistema dual. En este sistema, existe un grupo (que llamaremos arriba) que se caracteriza por una escasa capacidad de innovación, por la ausencia de estímulos y por unas condiciones económicas y profesionales muy estables. Por contra, un segundo grupo (que llamaremos abajo) tiene un enorme potencial creativo y capacidad de transformación, pero unas condiciones económicas y profesionales muy negativas. En este sistema, los de arriba apenas generan los cambios radicales que precisa el contexto y los de abajo no tienen la oportunidad de saltar al estadio superior. Veamos con un poco más detalle esta situación en un ámbito que conozco: La Universidad. Presiento, de todas formas, que es extrapolable a muchos otros contextos.

Arriba

El sistema universitario fue creado con unas barreras de entrada relativamente altas y unas barreras de salida enormes. Entrar en la Universidad era muy difícil, aunque una vez que lo conseguías, era casi imposible salir. Esta seguridad es un estímulo para el proceso de entrada, que se dota de barreras altas (notas, tesis, artículos, proyectos...) que permiten atraer el talento. Es verdad que en la Universidad española existe además un componente muy negativo de proximidad, es decir, que con frecuencia las plazas eran conseguidas no exactamente por los mejores sino por los más conocidos por los que convocan las plazas. Pero éste no es el gran problema. 

El problema llega una vez que los universitarios superan las barreras y alcanzan el estatus de 'arriba'. A partir de ese momento, sus condiciones se hacen estables. El sistema no expulsa las malas prácticas y apenas premia el esfuerzo. Los arriba no tienen más incentivos que su propia ilusión o las motivaciones personales. Y aunque unos innovan, muchos otros no lo hacen, porque no existen estímulos y, mucho más importante, no hay mecanismos que corrijan los errores. Las malas prácticas docentes o la ausencia de investigación generan cero respuesta. 

Hay un segundo problema: El sistema envejece porque envejecen sus miembros. Y este proceso históricamente se superaba con la introducción de nuevos elementos. Los nuevos, a los que se les había exigido unas barreras de entrada mucho más duras que los anteriores, entraban 'arriba' e introducían mecanismos de innovación y de mejora. En esencia, la Universidad se ha movido por la motivación personal de unos cuantos y por la capacidad de mejora de las entradas nuevas.

Abajo

Un día, el sistema decidió que ya no había más entradas. La Universidad no contrata y apenas lo hará en los próximos años. Probablemente, durante la próxima década, las entradas serán muy puntuales y en unas condiciones que no tienen nada que ver con las de arriba. Este bloqueo ha creado un colectivo creciente, que es abajo. Los de abajo dedican muchas horas, aportan innovación y ofrecen una visión del mundo renovada, como ha ocurrido siempre con los nuevas cohortes generacionales. Pero esta vez hay una enorme diferencia.

La Universidad no puede contratar y empieza a generar mecanismos de precariedad crecientes. Becarios, contratos de servicio, altas de autonómo, participación en proyectos... Remuneraciones ínfimas, condiciones muy duras, inestabilidad absoluta. Se empieza a crear un colectivo que a veces supera con creces los 30, que lleva muchos años intentando superar los obstáculos, con pocas esperanzas de alcanzar una estabilidad. Su objetivo es superar los próximos tres meses. Esperar a que llegue aquel ingreso que tarda tanto en llegar. Rezar para que aquella convocatoria sea aprobada y pueda participar en el proyecto que él mismo ha presentado. Abajo se ha creado un proceso de precariedad que permite una cierta innovación en el sistema. Mucha menos y mucho más frágil.

Contexto

Pongamos que este sistema dual tiene lugar al mismo tiempo en que el contexto cambia. Una nueva etapa social, económica y política que exige reiventar las ciudades, la familia, los taxis, la política y, claro, la Universidad. Ya no podemos enseñar como antes. Hay que introducir reformas radicales en la práctica docente, casi una revolución a lo Copérnico. Tampoco podemos investigar como lo hemos hecho. Y debemos introducir el trabajo en red, aplicar el open data, conectar con la realidad económica que nos rodea y aprender a ser mucho más útiles. Hay que crear una nova versión de la Universidad.

Volvamos al sistema dual. Los de arriba están (estamos) entrenados para una práctica que ha envejecido. No existen estímulos para realizar grandes cambios: No hay voces alarma internas. Los de arriba deciden (decidimos) quién gobierna la Universidad y qué medidas se toman. Los cambios no llegan desde arriba. En cierta manera, es lógico: Los profesores saben hacer muy bien aquello para lo que fueron contratados, que es dar las clases de una determinada manera e investigar también de un modo concreto. Fueron los mejores (o dejémoslo en muy buenos) para aquello que en su momento se consideró nuclear. Pero la Universidad no se cambiará por los de arriba. 

Los de abajo son mucho más sensibles al cambio. Primero porque provienen de un contexto generacional que da valor a algunos de los cambios radicales que precisa la Universidad. Y segundo, porque la precariedad les ha dado paradójicamente mucha más capacidad de adaptación, un oído más agudo y una conexión mucho más directa con la realidad. Pero los de abajo no van a subir arriba. Y es probable que los mejores se vayan pronto. Algunos a universidades de países nuevos que captarán el talento que perdemos. Muchos otros a ámbitos profesionales que nada tienen que ver con la Universidad. En el momento en que la Universidad precisa de un mayor proceso de transformación, apenas existirán ideas de cambio. Ni personas que lo hagan posible.

Propuesta

No es solo la Universidad. Presiento que el sistema público y también muchas grandes empresas funcionan con sistemas duales. Solo veo una forma de corregir este problema, que es cambiar las reglas del juego. Los de arriba tienen (tenemos) que bajar peldaños para que los de abajo puedan subir al menos un poco. Hay que introducir criterios de estímulos al cambio, criterios radicales que induzcan a la mejora constante porque existe una determinada recompensa. Pero mucho más importante que eso: Hay que introducir criterios de control que penalicen las malas prácticas. El sistema debe rebajar las barreras de salida. Debe ser posible que haya salidas. Lógicamente, hay que desfuncionarizar el sistema.

Y debemos crear un sistema mucho más justo con los de abajo. Hay que denunciar la precariedad indecente de una generación que malvive con las migajas que caen desde arriba. No hay salida sino ejercemos sistemas de corrección que permitan que el talento nuevo se incorpore masivamente en el sistema y lo empuje hacia el cambio urgente que precisa. Hay que cambiar los indicadores, la gobernanza, los estímulos, el reparto de recursos (tanto como incrementar los recursos). Hay que romper el tapón que impide conectar arriba y abajo. 

Epílogo

Soy universitario, soy funcionario y vivo arriba. Describo una realidad de la que soy cómplice. Pero como todas las descripciones, es un boceto sin apenas matices. No todas las universidades son iguales, no todos los espacios de las universidades son iguales, ni todos los universitarios tienen el mismo comportamiento. Cada día, hay universidades que mejoran e innovan, hay centros que se acercan a la excelencia y hay profesores o administrativos que se dejan la vida. Y hay buenas ideas que intentan forzar un cambio. El sistema dual es una descripción genérica, un punto abstracta, una media aritmética con una desviación alta. No se trata de esta o esa universidad. Ni siquiera se trata de la Universidad. El sistema dual es la descripción de una sociedad diseñada para no responder al cambio que ya es urgente. 

21 gener 2015

Infelices índices

Un estudio universitario sugiere que el índice que mide la felicidad ideado por Cliff Ardall podría ser el índice más inútil de todos los índices. El índice de felicidad de Ardall permite estimar que el tercer lunes de enero de cada año es el día más triste del año o blue monday. La formulación de Ardall, de la Universidad de Cardiff, es la siguiente.

Un estudio podría poner en cuestión este índice. Podría incluso darse el caso que el blue monday no fuese triste, aunque sí sería lunes. El estudio permite medir el grado de inutilidad de un índice, a partir del III, índice de inutilidad de un índice, o Triple I. Los criterios que tiene en cuenta este indicador diseñado en un centro universitario son los siguientes.

La aplicación del índice III al índice de felicidad de Ardall arroja resultados negativos, lo que según el autor no debe ser interpretado como una inutilidad negativa (que sería, por tanto utilidad), sino como una inutilidad extrema. El valor se aproxima al cero absoluto, que también se denomina solemne tontería. El autor del estudio aspira a que su propio índice acabe desplazando al índice de felicidad en el valor más bajo, esto es que el III fuese el valor mínimo del III. 

20 gener 2015

¿Cómo aprovechar tu presencia en FITUR?


30 desembre 2014

Diez tendencias turísticas para el 2015

  
Si la vida es lo que pasa mientras piensas qué es la vida, el turismo es lo que ocurre mientras haces predicciones sobre el futuro del turismo. Pero ya conocen mi debilidad por el futurismo y no puedo evitar la tentación de proponer algunas tendencias para el año que viene.

1. Del BRIC al BIC 

Los cuatro grandes tractores de la nueva economía (Brasil, Rusia, India y China) han aparecido en los últimos años en la lista de los mercados de origen més cotizados. Brasil se tambalea, pero empuja el crecimiento de los turistas desde Sudamérica; India solo tiene influencia en los mercados más cercanos. De momento, el valor más sólido de los cuatro es China, que ya lidera el gasto turístico mundial. Sin embargo, 2014 ha sido el año del desplome del mercado ruso, castigado por la caída del rublo. Con la reactivación de la Guerra Fría, Rusia se cae del grupo y la apuesta de futuro se queda en los dos gigantes asiáticos y en Brasil. 

2. Asia

Asia ha sido el motor del turismo en los últimos años: en 2013 creció un 7% y en 2014 se esperan números muy similares. Un síntoma: Según Google, el país turístico más buscado ha sido Thailandia. El crecimiento del mercado continental y la creciente hegemonía de las compañías asiáticas explica que poco a poco aumente su cuota de mercado. Uno de los principales motores de este proceso son las grandes metrópolis asiáticas, como Singapur, Kuala Lumpur, Macao, Hong Kong o Bangkok. Dubai, Doha y Abu Dhabi sufren por la inestabilidad de la región. El Country Brand Index de Bloom sitúa a nueve asiáticos entre los 20 primeros.

3. Apartamentos

2015 será el año de la consolidación de la oferta no hotelera en los destinos urbanos y el inicio de la conquista en los destinos litorales no europeos. Sin duda, uno de los factores de cambio es el crecimiento exponencial de los sistemas P2P, liderados por airbnb. No es el único: Roomorama, 9flats, Windu, HouseTrip y varias decenas más han revolucionado el universo del alojamiento. Como en la música o en la prensa, no creo que el proceso se frene con normas. No es solo una cuestión de precio: Los apartamentos permiten una nueva forma de vivir la experiencia turística, más cercana a la vida local. La alianza entre RoomMate y los apartamentos de su entorno abre una vía de colaboración a explorar.

4.  Destinos saludables

El turismo hospitalario matendrá su progresivo crecimiento (más lento de lo que algunos intuían). Pero la gran revolución en la salud se ha producido en los hábitos: Más que hospitales o curas, los nuevos turistas adoptan patrones saludables. Iphone ha llenado su espacio de apps de salud y propone la monitorización de registros sobre el corazón, la dieta o los pasos diarios. La salud se situará en el centro de la demanda de los turistas y eso afectará los productos, los menús, los programas o los medios de transporte. No pierdan la pista al proyecto de bosques terapéuticos de la Costa Brava, uno de los más innovadores que he conocido en los últimos años.

5. "Wearables"

Mientras esperamos los efectos del Internet de las cosas y la irrupción de las NFC para más adelante, 2015 será el año de las "wearables", las pulseras, los relojes y los gadgets diversos que cuestionan la hegemonía del móvil. Además de las aplicaciones que permitirán abrir la puerta de la habitación del hotel o la entrada del museo, este registro constante de información será un filón para el big data y la huella digital de los turistas. Veremos dispositivos para las maletas, nuevas experiencias en los museos, aplicaciones en la ropa y la irrupción definitiva de las gafas de RA en el sector.

6. Responsablemente

Control de las emisiones, reducción de la contaminación, reparto de la riqueza, kilómetro cero... El turismo responsable se ha hecho un hueco en los criterios de decisión. Un tercio de los turistas británicos tienen en cuenta la RSC de las empresas cuando realizan su reserva. En el último WTM, el 60% de las empresas consideraron que el turismo responsable crecerá en los próximos tres años. Ante la escasa reputación de los label de calidad (McDonald's luce la Q de calidad turística), las redes sociales pueden ejercer de eficientes auditores.

7. Más que imágenes que nunca

Instagram ya ha desbancado a twitter en número de usuarios. Flickr y Pinterest continúan ahí y Vine empieza a asomar. Éste será el año de la GoPro y, para bolsillos más pudientes, de los drones. Selfies, vídeos bajo el agua, imágenes aéreas y cientos de miles de horas de bosques a vista de cráneo. Será la mayor producción de imágenes turísticas de la historia. 

8.  Bicicleta

2015 será el año de la revolución de las dos ruedas. En primer lugar, porque este medio se ha aposentado en la estrategia de movilidad de muchas ciudades, de Sydney a a Copenhage, de Bogotá a Seatle. Segundo, porque las ciclovías se han multiplicado por todas las geografías. Europa se ha tomado en serio el proyecto de EuroVelo, una densa red de vías cicistas continentales. Pero sobre todo porque correr e ir en bicicleta son los nuevos hábitos de las clases medias, las clases turísticas. Los nuevos modelos de bicicletas eléctricas abren un escenario casi inédito.

9. P2P

Airbnb es solo el principio. El P2P (economía colaborativa lo llaman algunos) penetra en todas las rendijas de la cadena de producción turística. Del transporte (Uber, ya saben) al intercambio de casas (HomeExchange), del couchsurfing a los restaurantes pop-up (EatWith), de guías (Vayable) a nuevas experiencias (Trip4Real). El P2P es un juego de luces y sombras, de problemas y soluciones. Acercan prestadores y turistas, pero facilitan la creación de grandes oligopolios. Mejoran la difusión de los beneficios turísticos, pero crean grandes holdings que cotizan en paraísos fiscales. 2015 será el boom definitivo del P2P y eso lo cambiará (casi) todo. 

10. Comer (y beber)
 
En año sin Juegos ni Mundial, el evento del año es la Expo de Milán... dedicada a la alimentación. No hay plan de destino que no sitúe a la gastronomía en el centro de su estrategia, de Perú a Sudáfrica, de Dinamarca a Vietnam. Se estima que en los últimos tres años viajaron unos 27 millones de americanos por motivos gastronómicos. Aunque el TastingSpain no acaba de funcionar, España es percibida como el destino líder europeo en turismo gastronómico. El enoturismo también crecerá, aunque no hay enoturistas para tantos enoturismos. Al menos, de momento.

En resumen, la alianza entre el crecimiento (leve) de la economía, el precio del petróleo y el auge de nuevos mercados dibujan un 2015 de récord. Pero será también el año de la eclosión de nuevos destinos. El resultado de la ecuación es que precisamos de más creatividad, más formación y más innovación. Y sí, el turismo cubano vivirá un buen año.

28 desembre 2014

2014 en 25 tweets

12 desembre 2014

Mis 10 webs turísticos locales preferidos

Las oficinas de turismo mejoran día a día. Más funcionales, más arriesgadas, más tecnológicas, más amables, más cálidas. Viajar por España es constatar que la gestión pública del turismo va a mejor. Al mismo tiempo, cambian los portales locales. Los webs turísticos empiezan a tener sentido, orden, propuestas, funcionalidad y, lo más importante, transmiten las ganas de visitar las ciudades. 

Éstos son mis 10 webs locales preferidos de España. Otro día os muestro los que me gustan del mundo mundial y los mejores webs provinciales. Y si tuviera valor, haría la anti-lista, los peores webs locales del país, pero me ahorro el sofoco. Os dejo con mi propuesta. ¿Cuáles son vuestros preferidos?.

San Sebastián



Una página agradable, muy dinámica. Ofrece productos turísticos muy atractivos, y es terriblemente sencillo contratarlos. Además, una simpática operadora virtual nos ayuda si nos perdemos. El catálogo de actividades es también muy estimulante. Oficinas que no solo ofrecen información, sino también experiencias y productos. Y han conseguido lo que parecía imposible: Una agenda actualizada y interesante. La página de alojamientos y comida es práctica, aunque siguen la línea equivocada de la neutralidad. ¿Qué tal un enlace a los comentarios de los turistas sobre estos alojamientos?. Puestos a buscar pegas, solo tienen cuatro idiomas y el azul cielo es cansino.

Gijón



Gijón lleva mucho tiempo haciendo las cosas francamente bien. Su portal es limpio y organizado, como la propia ciudad. De hecho, lo que más me gusta del web es su simplicidad y su esfuerzo por explicar solo lo que es relevante. Cada página ahorra las palabras para presentar la información justa, sin excesos. Vende servicios, tarjetas (hasta tres cards) y permite el alquiler de habitaciones vía booking. Me encanta el catálogo de apps. Permite acceder en seis idiomas (incluso en asturianu), aunque no todos están disponibles. Una divertida trampa.

Tarragona



En Tarragona hacen las fotografías turísticas más bonitas del país. Y en su portal las enseñan como si fuera un cinemascope, además llena de romanos, como un peplum turístico. Se dirigen no solo a los turistas de ocio, sino también al turismo profesional, con un buen Convention Bureau. Permiten además el acceso a profesionales y prensa (eso sí, previa contraseña). La información está bien organizada y piensa en usuarios diversos, desde familias a amantes de la cultura. Ofrece seis idiomas, incluso ruso con acento de San Petesburgo. La gestión de las redes sociales (ojo, once) es probablemente la mejor del país.


Toledo



Una página bonita, elegante y simplificada, que permite acceder de manera muy ordenada a la información. Fantásticas imágenes, los textos deberían revisarse y evitar esa hipérbole permanente. Claro, que con un eslogan "Toledo es impresionante", tampoco podemos esperar modestia. La orientación al turista está organizada en fichas diversas y accesibles; por contra, la parte de turismo profesional es deprimente. Creo que destacan poco el excelente Time Capsule. Buena gestión del vídeo, tienen uno de los mejores facebook del país.

Salamanca



Empiezo diciendo que el web de Salamanca es terriblemente feo. La arquitectura de la página es antigua y el diseño es bastante malo. Por suerte, los textos y la propuesta narrativa del web compensa el desaguisado estético. Qué buena idea ese "Fondo de armario" y qué bonitas son las claves de la ciudad. La página también es práctica. Es una buena idea organizar la información en la oficina virtual. Presenta productos adaptados para segmentos diferentes. O sea, la página gana en lo que pierden la mayoría, que es en la parte textual; y eso es lógico en una ciudad como Salamanca. La página está en varios idiomas, como el chino, aunque fallan muchos enlaces. Las redes sociales necesitan mejorar: El twitter tiene 92 seguidores y la imagen del huevo.

Bilbao



Es una de las pocas páginas que organizan la información con el blogroll arriba y abajo, con un portal que te permite subir y bajar entre contenidos. Todo ello aderezado con una buena selección de imágenes. Por contra, los menús superiores son extremadamente feos. De la página, destaco la opción de "Mi Bilbao", un cuaderno de viaje que te permite acumular la información personalizada sobre la ciudad, aunque debería mejorar la navegabilidad. Bien las rutas interactivas. El apartado de prensa es genial. En contraste, el Convention Bureau es un desastre, como la mayoría del país debo decir.


Olot



En Olot hay una interesante concentración de diseño y buen gusto. La página principal es muy limpia, con imágenes impactantes que lo ocupan casi todo, aunque deberían reducir la velocidad del carrusel. Usan una tipografía potente. El eslogan es convencional: ¿Cuántos 100% debe haber en el país?. Pero funciona como organizador de la información: 100% cultural, 100% deportiva... Olot ha entendido que las oficinas no solo venden destinos turísticos, sino también productos gastronómicos u oferta comercial. La estrategia MICE en torno al programa "Reuniones entre volcanes" es simplemente genial.

Granada



El web de Granada tiene buenas imágenes, que ocupan creo que poco espacio y demasiada información en la página principal. Más yahoo que google, para que nos entendamos. De Granada, destaco su buen planificador de viaje, que permte crear una ruta fácilmente. Como se lo creen, es lo primero que vemos. El catálogo de propuestas turísticas incluye desde LGTB a erasmus. Te venden la tarjeta hasta en la página de WC y avisan al incauto turista que no es llegar y besar la Alhambra. Muchos idiomas y un twitter con 22.000 seguidores. ¿Cuántos turistas se van a leer el plan de turismo que enlazan por todas partes?. ¿Antes de comprar un coche nos leemos el plan estratégico de la empresa?.

Las Palmas



Llenan la página de imágenes muy bonitas, que se mueven demasiado rápido. Una página simple, elegante y bien organizada. Me gusta mucho la cronocultura, una forma de agenda muy inteligente. Lo mejor es el apartado de alojamientos, donde se atreven con los apartamentos, aunque los disfrazan de "casas singulares". Ninguna otra ciudad ha entrado en este jardín, pero haberlos haylos. A partir de aquí, empiezan los problemas: Solo dos idiomas, apartados en pdf y listados sin una imagen ni un triste enlace. 




Barcelona es una ciudad con tantas cosas que ofrecer que no caben en un web. Su propuesta de "100 razones para visitar BCN" es una buena fórmula para resolver el sudoku. Lo que mejor hacer el web es vender cosas, desde excursiones a tarjetas o souvenirs. Lo que peor hace es ampliar la información, porque saltas de una página amplia y diáfana a espacios aburridos con manguitos y manchas de café con leche. El Convention Bureau, por ejemplo, no está a la altura de una de las ciudades líderes del mundo en MICE. Tienen un buscador en el que es imposible encontrar nada. Sería más útil un "encontrador". Muchos idiomas, algunos curiosos como el checo.

10 desembre 2014

Rafel



Ja ho sé, Rafel. Viure és morir a poc a poc. I morir-se forma part de l'enigma de la vida. Però em costa assumir la teva absència, tan sobtada, tan cruel. 

Et recordo com un geògraf que s'estima la geografia. Que mira les ciutats, les places, els boscos, els arbres, amb aquells ulls murris que veuen els mecanismes invisibles que lliguen les coses. Et recordo geògraf militant. Que reivindica la necessitat de l'espai, del lloc, del paisatge en la ciència moderna. Que gaudeix de la beta del model gravetat, però també de la simplicitat de la filera d'arbres que acompanya el riu. 

Et recordo com un defensor de la cosa pública. Que treballa a l'administració, perquè sap que aquest és l'espai de les causes comunes, de l'interès col·lectiu. Et recordo polític compromès. Que fa la política petita, la que es preocupa dels problemes petits, aquella nanopolítica dels detalls, del matís, dels fets que canvien els fets. Et recordo preocupat pels altres. Que sap llegir els efectes secundaris de la indiferència.

Et recordo com un gestor eficient. Que assisteix a les reunions, que es llegeix els documents, que transita per la formalitat delicada del saber fer. Que fa allò que jo no sé fer. Et recordo degà il·lusionat. Que sap que les humanitats són el vèrtex d'aquest enginy desgastat que és la Universitat. Que vol canviar les coses. Però vol mantenir allò que és essencial. Que és prudent, en el sentit més amable de la prudència.

Et recordo com un home bo. Amb aquell somriure a mig camí entre la felicitat i la melanconia. Amb aquell uniforme vintage. Amb aquelles celles sempre aixecades, cap amunt com si haguessin passat una mala nit i s'acabessin de llevar. Et recordo amb aquella llum serena dels qui troben sentit a l'absurd de l'existència. Que ha après les veritats que no s'ensenyen. Un home bo, un punt callat, un xic discret, que escolta, que mira. 

Et recordo ara, Rafel. Tu ja m'entens.  

26 novembre 2014

¿Estudiar turismo es una buena opción?

La noticia de El País no puede ser más explícita: Turismo y Forestales son las carreras con peores salidas. La noticia se basa en el mapa de empleabilidad que realiza desde hace tiempo el Ministerio de Educación y complementa el estudio anual que lleva a cabo la Fundación Conocimiento y Desarrollo. Intentaré demostrar que, a pesar del titular de El País, estudiar turismo es una buena oportunidad profesional.

Universitarios camareros

La conclusión básica del estudio es que un tercio de los universitarios trabaja en actividades laborales que no se corresponden con su titulación. Rápidamente nos viene a la cabeza el libro de Benja Serra, Sobradamente preparado para limpiar váteres en Londres. La situación de Benja ha cambiado mucho y eso anticipa un tema al que me referiré más adelante: Las condiciones cambiantes del mercado laboral.

España es un país sobrecualificado porque tiene un número muy elevado de titulados universitarios, muy por encima de la media europea. Y tiene un nivel de paro juvenil altísimo. Los dos factores están conectados: Como hay mucho paro juvenil, es decir, como a los jóvenes les cuesta mucho encontrar una salida profesional, optan por continuar sus estudios para utilizar el tiempo de no trabajo en tiempo de formación. Lo cual no solo es lógico, sino que además es una buena noticia.

El resultado de esta dinámica es que el mercado laboral no puede engullir (de momento) este capital humano. Hay más personas altamente cualificadas que demandas de trabajos cualificados y, por lo tanto, una parte de los licenciados (e incluso doctorados) se ocupan en trabajos que están por debajo de su nivel de formación. Y aquí hay una constatación: El paro decrece con la formación. Estar muy formado garantiza trabajar, aunque no garantiza trabajar en un nivel profesional adecuado a tu formación.

¿Estudias o trabajas?

El informe del Ministerio de Educación y Ciencia analiza las afiliaciones a la Seguridad Social y el grado de cualificación profesional de casi 200.000 estudiantes matriculados en el curso 2009 - 2010. El 2009 no se había aplicado el EEES y estaba vigente el diplomado en turismo, cuando actualmente se ofrece el Grado. Este problema es recurrente: Cuando los licenciados salen al mercado, los estudios que han recibido ya han cambiado, de manera que los nuevos estudiantes solo pueden utilizar parcialmente la información sobre empleabilidad. Saben cómo les ha ido a los que se formaron con unos estudios que ahora no son.

En el caso del turismo, eso es especialmente relevante. Apartados históricamente del sistema universitario, los estudios de turismo ingresan en el mapa de las Universidades muy tarde. Los primeros estudios plenamente universitarios son los de Diplomado en Turismo, un primer ciclo de tres años. Actualmente, los estudiantes en turismo se forman en un Grado, de cuatro años y con una renovación significativa del modelo formativo. Ahora empiezan a salir al mercado los primeros graduados en turismo de la historia del país y en unos años podremos saber qué respuesta ha dado el mercado laboral a estos estudiantes.

Por eso, de las 10 carreras con sobrecualificación, 8 son diplomaturas o ingenierías técnicas, muchas de ellas extinguidas. Se refieren a una realidad universitaria que ya no es. Y obvian el salto trascendental del paso de una diplomatura a un grado. Sabemos qué les ha pasado a los que se han formado en una diplomatura que ya no existe. 

La noticia de El País no se refiere a la posibilidad de encontrar empleo, sino al porcentaje de personas de entre las que han encontrado trabajo que están ocupadas en un trabajo infracualificado. Tomemos dos carreras, la A y la B, ambas con 100 estudiantes. 20 licenciados de A tienen trabajo mientras que 80 licenciados de B trabajan. De los 20, tres cuartas partes (el 75%) tienen un trabajo adaptado a la calificación, mientras que de los 80, ocurre en la mitad de los casos. El resultado es que en A tienen trabajo adecuado a su nivel 15 estudiantes, pero es el 75% de los que trabajan, mientras que en B es de 40, pero solo es el 50%. El dato del peso de la infraocupación no tiene valor si no está acompañado con el % de ocupación efectivo.

El dato verdaderamente relevante es que los estudiantes en turismo encuentran trabajo. Que es lo contrario de lo que afirma El País, que dice literalmente que "La diplomatura en Turismo y la Ingeniería Técnica Forestal son las dos carreras universitarias con menos opciones en el mercado de trabajo español". Que no tienes opciones en el mercado laboral quiere decir que no tienes trabajo, no que una parte de los que tienen trabajo están sobrecualificados. 

Y eso nos lleva un segundo problema metodológico, que no podemos resolver hasta que el Ministerio y el INE no presenten el informe definitivo y podamos ver qué entienden por trabajo infracualificado. ¿Cómo se fija el nivel de preparación que se precisa para ejercer una profesión?. ¿Cómo sabemos que la titulación no ha sido un factor clave en el proceso de selección?. ¿Qué criterios fijamos?. A mi me parece mucho más lógico utilizar un criterio objetivo, que es el nivel salarial. ¿Qué promedio de salario recibe cada licenciado según su formación?.

Las medias son medias verdades

Una media es un resumen de un conjunto de información compleja. Y si queremos estudiar la complejidad, deberemos superar esta media. Por lo tanto, para analizar los resultados en turismo debemos tener en consideración otros aspectos. 

El primer factor a tener en cuenta es el volumen de titulados respecto de los matriculados inicialmente. Imaginemos un estudio A y uno B en el que entran 100 estudiantes; el primero consigue 20 licenciados y el segundo, 80. De los 20, 15 encuentran trabajo (un 75%), mientras que de los 80 lo encuentran 40 (un 50%). Podemos decir que el 75% de los licenciados en A encuentran trabajo o que lo hacen el 15% de los que empezaron la carrera, mientras que en B sería del 40%. Hay carreras que realizan una selección muy dura durante los estudios, que lógicamente permite que los supervivientes tengan una mayor tasa de empleo. 

El segundo factor a tener en cuenta son los percentiles, especialmente con carreras de elevado volumen, como es turismo. Es muy importante saber qué nivel de ocupación tienen en el percentil 75, por ejemplo. Porque nos indica la capacidad de encontrar buenas salidas profesionales para aquellos que tienen una mejor formación o una mejor adaptación al mercado laboral. ¿Cuántos graduados en las diferentes carreras ocupan lugares de responsabilidad?. ¿Cuál es el salario medio del percenil 75, por ejemplo?. 

Yo añadiría un elemento más: ¿Qué porcentaje de graduados han conseguido ocupaciones laborales en otros países?. Por mi experiencia en la Universidad de Girona, sé que los estudiantes formados en el Grado de turismo tienen un ámbito potencial de carácter mundial. Y algunos de ellos ya trabajan en empresas de los cinco continentes. Aunque la encuesta no los recoja (porque solo estudia los trabajadores nacionales), el peso de la internacionalización me parece casi el más relevante en un momento en el que el mercado laboral nacional está estancado. De hecho, en mi Universidad un peso creciente de los estudiantes son originarios de otros países. En el EMTM cada estudiante es de una nacionalidad diferente y la mayoría trabajarán en sus países, de manera que el futuro estudio sobre el máster solo detectará la ocupación del único estudiante español. 

Finalmente, cada Universidad es un mundo. Vamos hacia un sistema de especialización universitario en el que algunas carreras son mejores en unas universidades que en otras. De manera que más allá de la media, necesitamos saber el comportamiento efectivo de cada estudio de cada Universidad. Como en los modelos universitarios que deberíamos imitar, los campus tienden a especializarse y eso hace que las diferencias entre universidad y universidad para un mismo estudio tiendan a ser cada vez más relevantes. Y las medias que resumen esas diferencias en un número, totalmente irrelevantes.

Estudia turismo

El turismo no dejará de crecer en los próximos años. Ni aquí ni en el conjunto del mundo. La transformación del turismo no solo es cuantitativa, sino cualitativa. Se precisan de nuevos profesionales, bien formados, con una visión amplia y preparados para un sector competitivo y cambiante. A nivel internacional, la marca turística de España tiene reputación y los profesionales formados en este país están muy bien valorados en los países emergentes en turismo.

Los estudios de turismo han aportado habilidades a la Universidad. Los graduados hablan varios idiomas, usan más el Erasmus que ninguna otra carrera, conviven con estudiantes de todo el mundo, tienen una visión transversal de la realidad, han realizado prácticas de forma habitual y llevan decenios realizando trabajos final de máster, que ahora empiezan a generalizarse. Forman graduados flexibles, adaptables, de mirada amplia y con una predisposición al viaje innata. No es una mala opción. Eso sí: Empezar una carrera no es garantía de nada. Ni siquiera acabarla. Un título es una herramienta, pero no un aval. Afortunadamente.