13 d’agost 2016

ParaJuegos Olímpicos



En un mundo en que los mercados son mundiales, el precio del petróleo depende de la cantidad de sustancias inyectadas en el subsuelo de Arizona, vemos las películas que deciden tres distribuidoras y nos vestimos con diseños plagiados y confeccionados por señoras explotadas en un país asiático, los países son una entelequia. Un unicornio. En un mundo en el que casi todo (del cambio climático a la inflación interanual) funciona a escala global, los países son hologramas, una realidad virtual.

Creo que los países ya solo sirven para dos cosas: Para votar en Eurovisión (o en la versión asiática de Eurovisión, que no sé si existe pero ahora no tengo ganas de buscarlo en wikipedia), y para poner banderitas a los deportistas de los Juegos Olímpicos. "Por la calle cuatro, el chino y por la tres nada el kazajo...". Yo no sé ustedes, pero yo tengo la sensación que siempre que miro la televisión y conecto con los juegos hay un kazajo. No ganan medallas, pero ahí están, con esos nombres de cinco consonantes seguidas. A lo que íbamos. 

Los Juegos Olímpicos sirven para que un señor con obesidad mórbida, que celebra los aniversarios de sus hijos en un Burger King, un señor que sale a buscar el correo en ese ridículo buzón y le entra flato, un señor que tiene agujetas cada vez que se cambia de calcetines, en fin, ese señor que se parece bastante a Peter Griffin, celebra un oro de Phelps como si hubiera ganado una ración extra de alitas de pollo. Y no se rían de él. Aquí es fácil oir aquello de 'Hemos ganado un oro en 200 mariposa'. Tipos que cuando están en la piscina del pueblo y enseñan a sus hijos a nadar mariposa parecen leones marinos. Fuera del agua.

Y ojo, que a mi me gustan mucho los Juegos. Pero más que ver los deportistas, mi pasatiempo preferido es ver a los que ven los deportistas. Me encanta ver a esos espectadores. Es la mayor concentración de cuñadismo del mundo. Recorro los bares, los chiringuitos de playa, los cámpings de la costa, buscando esos maldinis olímpicos. En tiro con arco: 'Se le va a la izquierda, porque no calibra con el viento'. En jabalina: 'Arquea demasiado el costado antes de lanzar'. En halterofilia, 'Le habría ido mejor si hubiera hecho un punch jerk'. Tipos que sacan un tres y medio cuando hacen los deberes de tecnología de sus hijos se transforman en ingenieros del deporte. 

Y esta es mi propuesta. Crear unos Parajuegos Olímpicos. No unos Juegos ParaOlímpicos, que ya existen, sino unos Parajuegos, unos Juegos metanarrativos, juegos de personas mirando juegos. Una competición de cuñados comentando los Juegos. En la calle cuatro, Eustaquio López de Quintanilla de Onésimo, con su célebre palillo mordisqueado, que aspira al oro en los comentarios sobre ciclismo en pista. Solo por escucharle decir el nombre del kazajo valdría la pena. 

11 de juliol 2016

¿Todos somos Leo Messi?



Es esa sensación cuando has visto la misma trama en otra película, pero no logras recordar cuál. El argumentario contra la sentencia de Messi me resultaba tan familiar como la ensaladilla rusa con tiras de pimiento rojo por encima. Y al final, caí en la cuenta. 

La corrupción vista por los militantes

Imaginen un militante de base, de ésos que pegan carteles, que van a los mítines, que se reúnen los viernes por la tarde a hablar de estrategias de segmentación, de ésos que son hijos de militantes y sobrinos de militantes. Imaginen el día que salta un caso de corrupción en su partido. De forma instintiva, estas personas empiezan a crear argumentos de exculpación, que acaban creando un corpus sólido de defensa colectiva. ¿Que cómo lo sé?. Porque lo he vivido desde dentro.

La defensa se sustenta en dos principios básicos: (a) No es un caso aislado, sino que es generalizado; (b) Hay un interés oculto en hacer aflorar este caso en particular, y no el resto. Aunque parece muy simple, esta defensa permite derivar el centro de atención del hecho objetivo a la conjetura. Ya no es necesario preguntarse ¿por qué ha defraudado?, sino que las preguntas se trasladan a dos nuevos interrogantes: ¿Por qué él y no otro?. Y ¿Qué interés tienen en sacar del armario esta noticia?. Al desplazar el foco, la discusión se pierde en un laberinto de supuestos. Y entonces ya deja de ser relevante el origen de la polémica. E, incluso, es posible hacer pasar al corrupto por víctima. 

Cuando la corrupción salió del armario

Ha costado mucho deshacer esta capa de cemento que cubre la corrupción generalizada de la política española. Hemos aprendido que lo nuclear es el acto corrupto. Podemos debatir por qué se ha señalado a ese político y no a otro. Por qué salió la noticia justo una semana antes de la campaña electoral. Podemos tejer teorías conspirativas y demostrar que el juez es el primo hermano del cuñado del jefe de prensa del partido. Podemos enseñar los casos de corrupción del otro partido, supuestos o reales. Ni siquiera es importante si alguno de estos hilos, o todos ellos, tienen un principio de veracidad. Por más que desviemos el río con meandros, al final el agua caba llegando al mar. Lo verdaderamente nuclear de un acto corrupto es el acto en sí mismo. Todo lo demás es el complemento circunstancial. 

También el día que la grúa se lleva nuestro coche, creamos un catálogo de reproches. Y vemos otros tantos coches mal aparcados como el nuestro. Y siempre nos preguntamos ¿Por qué mi coche y no el otro?. Y, claro, es el nuestro porque lleva tal adhesivo o porque el ayuntamiento tiene que recaudar dinero o porque el policía nos tiene ojeriza desde que entramos una instancia porque su perro ladraba demasiado. Al final, todo se reduce a un principio muy simple: Has aparcado donde no debías. 

Y Messi nos defraudó

Messi creó varias empresas sin estructura alguna con el único fin de defraudar a Hacienda. Esto es un hecho objetivo. Y, como he escuchado tantas veces antes, los militantes del Barça han tenido que crear un anticuerpo que mantenga intacto el aura del mito. Y el argumentario ha sido éste: (a) Hay muchos otros jugadores y equipos (especialmente del Real Madrid) que también defraudan y solo se han fijado en él y (b) Esta operación forma parte de un plan urdido desde Madrid para o bien desestabilizar al Barça o bien, fíjense bien, para desestabilizar a todo el país. Lo que hemos aprendido es que los argumentarios adicionales son irrelevantes, esto es, que no hay que perder ni un minuto de tiempo comprobando si son ciertos o falsos. Porque lo verdaderamente importante es que Messi nos ha defraudado. 

La historia del fútbol hablará de este argentino genial. El mito perdurará y no hay discusión posible sobre su leyenda. Pero eso es perfectamente compatible con esta afirmación: Messi ha creado varias empresas con el fin de no ingresar en Hacienda los impuestos de sus ganancias de imagen. Si somos capaces de pronunciar esta frase, sin ningún pero añadido, sin ninguna subordinada adversativa, añadiremos un peldaño más en la batalla cívica. Y vistos los tiempos que vienen, no hay batalla más urgente ni más hermosa que la supervivencia cívica. 

13 de juny 2016

La mecanización del turismo



Lo leí por primera vez en el libro de Rifkin El fin del trabajo. Era el 1995 y entonces me pareció una distopía futurista. Pero quien ha abierto la caja de Pandora es el ensayo de Allen Lane sobre post-capitalismo. Y hace años que lo oigo en boca de Marc Vidal (de quien recomiendo su fantástico programa Economía de bolsillo).  ¿Estamos a las puertas del fin del trabajo?. ¿Y cómo afectaría este proceso al turismo?. 

(Mucho) menos trabajo

Aún es posible ver hoy en algunas ciudades los lavaderos públicos. Hoy son museos pero hace poco más de un siglo eran los espacios donde se congregaban las mujeres para lavar la ropa. Era un proceso muy largo que requería recoger la ropa, trasladarla hasta el lavadero, lavar las piezas a mano, secarlas y devolverlas al hogar. Hoy ese proceso se liquida en apenas un minuto, el tiempo que se requiere para poner una lavadora que se encarga de todo el trabajo, excepto para algunos hombres  capaces de arreglar una motosierra pero incapaces de girar una ruedecilla hasta la posición correcta. El principal objetivo de los avances tecnológicos es reemplazar las actividades humanas por procesos mecánicos. El molino de viento liberó a bestias y personas del trabajo tedioso de moler y la tejedora de vapor sacó a miles de personas de las fábricas. 

Llevamos varios siglos de mecanización y eso no ha acabado con el trabajo. ¿Qué tiene este escenario de nuevo?. En primer lugar, la magnitud. Casi la mitad de los trabajos que ahora realizamos se pueden mecanizar; y eso los hace más precisos y también más económicos. Aunque la robotización lleva decenios instalada en nuestra sociedad, la progresiva reducción de costes la ha hecho rentable, incluso para operaciones muy complejas. Pongamos un ejemplo. La empresa Changying Precision, situada en Dongguan, ha automatizado por completo el proceso de construcción de complementos para móviles. Donde antes había 600 personas ahora hay 60 robots que trabajan día y noche, con mayor precisión y menores costes. Pongamos otro ejemplo. La empresa WinSun permite 'imprimir' literalmente edificios enteros, con enormes impresoras 3D que realizan el trabajo de decenas de operarios con extraordinaria precisión. Por cierto, no es casualidad que la mayor parte de los ejemplos sobre nuevos procesos provengan del país asiático. Casi todo será robotizable y, en muchos casos, robotizado.

No es solo un cambio de intensidad: Es también un cambio de modelo. La automatización se ha producido tradicionalmente en los sectores agrícola e industrial. Pero ahora de forma masiva, estos procesos han irrumpido en el resto de sectores económicos. Fijémosnos en la aparición de los coches sin conductor. Aunque los taxistas creen que su mayor amenaza es Uber, en realidad lo que les hará desaparecer es el uso generalizado de los vehículos autónomos. La mayor parte de la logística (el almacenamiento, el transporte y la distribución) podrán ser realizados sin que sea necesaria la intervención humana. Por eso Amazon se plantea la distribución con drones. Taxistas, gruístas, camioneros, repartidores o chóferes perderán poco a poco todo su sentido.

El sector de la sanidad está viviendo una verdadera transformación. La telemedicina, por ejemplo, permite asistir al paciente sin necesidad de estar físicamente en el mismo lugar. Los robots quirúrgicos empiezan a mostrar mucha mayor pericia que cirujanos con años de experiencia y las impresoras 3D crean riñones artificiales o prótesis perfectas. Los implantes y chips facilitarán miles de datos biomédicos y harán poco a poco innecesarios los controles, las revisiones y las analíticas. Y aunque mis compañeros no son del todo conscientes, creo, el sector de la educación vivirá una profunda revolución con la generalización de sistemas de aprendizaje más o menos automatizados. Hoy ya es posible aprender muchas más cosas fuera de las aulas que en ellas. 

Y aquí estamos. En un cambio de intensidad, pero también de ámbito. La progresiva instalación de sistemas automáticos desplazará de forma progresiva los trabajos rutinarios que ahora hacen trabajadores (en un polígono de Getafe, en una maquila de Honduras o en un suburbio de Bombay), orientados al sector industrial. Pero también acabará introduciéndose en los ámbitos del sector terciario, de la banca (¿existirán los bancos físicos?), la sanidad, la educación, la logística, los servicios a las empresas...

¿Y el turismo?

Si este proceso adquiere las dimensiones que preveen Lane o Rifkin, ¿cómo afectará al sector turístico?. Podríamos estar tentados de pensar que el turismo será la Línea Maginot de la defensa del trabajo, porque hemos estudiado, comprobado e interiorizado que el turismo se basa en el contacto personal y no hay robot que pueda sustituir el guiño de un conserje. Pero creo que ha llegado el momento de revisar este principio y anticipar un cambio estructural en el sector: la mecanización del turismo. 

Empecemos con algunos síntomas. Breathe permite alquilar una habitación en una ciudad, con solo un gesto en el smartphone que actúa como llave automática. Es un ejemplo de las posibilidades del Internet de las cosas, que permite acceder a las instalaciones (de un hotel, de un museo, de una iglesia) sin la interacción humana. Savioke es un robot que facilita el servicio de habitaciones robotizado. Tecnologías como BEAM facilitan la relación entre personas que están separadas por miles de kilómetros. Baidu ya ha iniciado los procesos de construcción de buses o vans, que harán de los tránsfers o los buses turísticos actividades automatizadas. Empiezan a asomar las primeras impresoras que 'imprimen' alimentos. Algunos restaurantes de comida rápida empiezan a incorporar robots, que acabarán desplazando a los trabajadores. Y poco a poco aparecen los primeros servicios de consergería prestados por robots. En esta presentación, les anticipo algunos de los cambios del sector. 

Sí, podemos reiterar que el servicio personal es mucho más 'humano' y adaptable que el más sofisticado de los robots. Pero tal vez debamos revisar algunos de nuestras intuiciones. Veamos por ejemplo esta mesa táctil en un restaurante. Podemos comprobar al instante los platos disponibles, hacer el pedido, incorporar variantes, pagar o acceder a la información detallada (¿de qué viñedo es este vino?) de forma automática. El gesto mecánico de ofrecer el menú o de cobrar con tarjeta no humaniza la experiencia. Y minimiza los errores, las esperas, los 'no me ha visto', los 'perdona', los 'se nos han acabado los percebes' y los 'le he pedido una ensalada sin queso'. Sí, es frío e impersonal. Pero también es barato y eficiente. 

La mecanización dejará sin trabajo a buena parte de los servicios que ahora ofrecen botones, conserjes, gobernantas, camareros, recepcionistas, chóferes, informadores o vigilantes de museos. Tiene que ver también con un cambio cultural, que se aproxima al concepto de mcdonalización propuesto por Ritzer. Por eso, nos hemos acostumbrado a llenar nosotros mismos el depósito de gasolina del coche, a comprar las entradas del teatro sin pasar por taquilla o adquirir el billete de avión sin usar una agencia de viajes. Por supuesto que es mucho más humanizada una gasolinera, en la que un individuo te suministra el combustible, especialmente si es el risueño gasolinero de mi ciudad, de sonrisa permanente. Pero admitamos que a veces nos violentamos cuando debemos esperar a que el gasolinero nos atienda y no podemos resistir la tentación de servirnos nosotros mismos. Aunque sepamos que ese gesto es una letra más de su carta de despido.

Adaptándonos al futuro

La mayor parte de los servicios que en el turismo ahora prestan las personas serán ofrecidos por mecanismos (pantallas, robots o apps) en un futuro inmediato. Las tareas monótonas y mecánicas serán mas económicas y eficientes si son desarolladas por sistemas y no por personas. Y eso va a crear la paradoja de mucho más turismo con muchos menos empleados turísticos. El turismo tampoco será el dique de contención de la multitudinaria pérdida de empleos a escala global.

No es un problema del turismo. Es un problema global que requiere una respuesta global. Y es muy probable que la primera solución plausible será la renta mínima universal. Si las máquinas están haciendo nuestro trabajo, ese trabajo liberado (que es también riqueza generada) debe ser compensado. Y deberemos decir adios a las jornadas de 35 horas: Mucho menos trabajo querrá decir mucho mayor reparto y, por tanto, una significativa reducción del tiempo como empleado. Pero éste es un debate que se escapa al post actual, porque me interesan especialmente los efectos sobre el turismo. Y diría que van a pasar al menos tres cosas. 

Primero, la cultura turística eclosionará y se hará estructural. Sea cual sea la respuesta del sistema a la mecanización global, hay una evidencia y es que va a liberar montañas de tiempo, millones de horas libres. Y eso es un riesgo social, pero también una excelente oportunidad para la creción personal, para hacer aquellas cosas que realmente nos apetecen hacer: aprender, escucharnos, compartir, desarrollarse y, naturalmente, viajar. El escenario del no trabajo (o para ser más precisos, del poco trabajo) puede crear un escenario de más ocio, y también de más turismo. Viajaremos más. Mucho más. Muchísimo más.

En segundo lugar, las máquinas arrinconarán buena parte de los procesos mecanizados. No necesitamos una persona para hacer el check-in de un hotel, ni para llevar a la habitación un té verde. Pero necesitamos personas para crear historias, para sugerir actividades, para mejorar la relación con el lugar, para crear complicidades, para reinventarse el destino, el local o el servicio. La mayor inversión turística en recursos humanos no se orientará hacia las rutinas de bajo valor añadido, sino hacia los ámbitos donde aún somos insustituibles: la creatividad, la innovación, la gestión de las emociones, las narraciones, los deseos... 

Y, es cierto, en muchos casos el servicio 'humanizado' puede aportar un valor añadido. Tal vez en ese restaurante valore especialmente el trato personal de sus camareros. Pero solo será competitivo si efectivamente existe una interacción efectiva que aporte más valor que un transportador de platos robotizado. Y eso es muy complicado. Ésta sera la paradoja del turismo que viene: la mecanización de los procesos turísticos, permitirá 'humanizar' los servicios en los que se opte aún por las personas como prestadores.

Ya conocen mi tendencia congénita al optimismo. El nuevo escenario nos puede proporcionar más turismo, más creatividad y más humanización en el turismo. Pero solo si nos preparamos para la mayor revolución del sector en toda su historia. Llega la mecanización del turismo. ¿Estamos preparados?

01 de juny 2016

La ciutat dels residents és un oximoron



Som en el planeta dels contes, o si ho voleu dir amb accent postmodern, en l'era de les narracions. Les grans batalles contemporànies són batalles entre històries. Podemos versus la casta, el procés contra Espanya, el yihadisme contra occident o el Madrid - Barça són essencialment guerres de paraules. Això no vol dir que siguin fum: Tenen un rerafons real, tan material com un mal de queixal. El que vull dir és que l'èxit o el fracàs depèn essencialment de la perícia dels narradors, de la capacitat dels bards per imposar la lletra.

D'entre les batalles d'històries, segueixo de ben a prop una: El pols entre la turismofília i la turismofòbia. És un duel fascinant entre dos construccions simbòliques, que combinen pedaços de realitat, tòpics i academicismes a parts iguals. Si durant molt de temps el filoturisme ha estat el discurs dominant, el joc de pèndul s'ha desplaçat cap a una turismofòbia estructural. Mai en la història del turisme hi ha hagut tants turistes com ara; i mai en la història del turisme, hi hagut tanta turismofòbia. Fem turisme i critiquem el turisme. Aquest és el curiós escenari contemporani. 

Com totes les narracions hegemòniques, la turismofòbia crea sentències que es repeteixen de forma automàtica, que generen consensos gairebé universals. I en els últims mesos, sento a cada tertúlia, a cada cantonada, a cada partida de dominó, a cada baralla de galls, el que ha esdevingut l'eslogan de la turismofòbia: 'Hem de construir una ciutat per als residents'. Deixeu-me defensar la tesi oposada: No existeix la ciutat dels residents. Totes les ciutats són en realitat una versió local de l'Eufèmia que narrà Italo Calvino, 'on els mercaders de les set nacions es troben a cada solstici i a cada equinocci'.

Una ciutat és una cruïlla. És un petit Aleph des d'on mirar el món. Les ciutats són els espais que recullen i també els espais que escampen. Aquest immens artefacte social és un joc de miralls, que permeten veure els camps propers, les vinyes més enllà de les muntanyes, però també els camps de blat de l'altre costat de l'oceà. Una ciutat és una porta, per on s'entra i surt. La ciutat és port, és camí, és mercat. I és hostal. No hi ha ciutat sense ciutadans, és cert. Però tampoc n'hi ha sense foranis.

No hi ha ciutat dels residents. Una ciutat sense no residents és una no ciutat. És un pou d'aigua estancada. És una presó, un setge, un camp de concentració, una illa del Pacífic, un miop sense lentilles, un casino de poble sense televisió de fons, un carter amb crosses, un mes sense wifi. Ja no queden pedres per aixecar més muralles: Les hem fet servir per a construir els murs dels Balcans, que no poden pujar els refugiats. No fem ciutats de residents, si el que volem de veres és una ciutat. I no: l'oposat a una ciutat dels residents no és una ciutat dels turistes. 

01 d’abril 2016

Els fracassos de Zaha Hadid

Ja ho sabem que vivim en el món que trenca les fronteres i que prepara un nou món. Molts es pensen que ens hem d'esperar al sofà a què arribi aquesta nova era, com una mena de nova pantalla obligada del Age of Empires. En realitat, el nou món serà allò que fem ara. Ara és el moment de repensar l'educació, la política, l'economia, l'ecologia i també, naturalment, l'arquitectura. Estem creant una nova era i hem de decidir què mantenim del vell món i també què volem canviar.

En aquesta nova batalla entre les resistències i les innovacions, entre la pervivència i la ruptura, la història de l'arquitectura contemporània ha creat una icona com a símbol de canvi, el Guggenheim de Gehry. Però abans que l'arquitecte canadenc trenqués els límits de la geometria i la lògica dels materials, una arquitecta dona i musulmana, havia dibuixat els plànols d'una nova forma d'entendre l'arquitectura. Zaha Hadid havia demostrat en els seus dissenys una enorme imaginació i una ferma voluntat de crear una nova arquitectura, inspirada en la lògica del deconstructivisme. Ella era dona en un món d´homes. I era musulmana. Per això, el seu nom sempre s'associava a l'etiqueta anglo-iraquí. Gehry, per exemple, va néixer a Canadà i amb 25 anys es traslladà als Estats Units, però no veureu mai l'epítet d'arquitecte nord-americà - canadenc. 

Un arquitecte és el que fa però també el que somia. Us proposo un viatge per l'arquitectura de Zaha Hadid a partir dels projectes que mai van veure la llum. Un viatge per la imaginació desbordant d'un geni a partir dels seus fracassos.



1982. The Peak (Hong Kong). Zaha Hadid té 32 anys. Ha treballat ja amb Koolhas i li han atorgat la Medalla d'Or del British Architecture per una proposta a Londres que sembla un quadre de Kandinsky. El seu projecte a Hong Kong guanya un concurs internacional i la situa en el mapa dels grans arquitectes contemporanis. La proposta refà el cim de la muntanya i crea un espai oníric d'una imaginació desbordant. Hadid demostra la seva habilitat amb la pintura. En realitat, ella se sent dissenyadora d'espais i d'atmosferes.



1985. Grand Buildings (Londres). Posats a canviar l'urbanisme, comencem per una de les places icòniques del món. Hadid redissenya Trafalgar Square i proposa un nou joc de volums en aquest espai de Londres, que esdevé un mirador de la resta de la ciutat. Els dibuixos que recolzen el projecte són, en ells mateixos, una veritable obra d'art. Londres és un com una superfície mòbil d'ombres i volums. 




1986. New Barcelona (Barcelona). Aquest és un dels diversos dissenys urbanístics que l'equip de Zaha Hadid realitzà durant aquest període, com a Berlin o Madrid. Hadid trenca la lògica de la ciutat reticular de Cerdà i proposa una nova organització basada en les grans diagonals. La seva geometria encara està impregnada de la influència dels supremacistes russos. La ciutat hauria d'adquirir aquest extraordinari dibuix. 



1995. Opera House (Cardiff). Hadid guanya el concurs internacional amb una proposta que vol renovar l'organització de la Badia de Cardiff. El projecte rep una ferotge crítica i és bloquejat per l'administració gal·lesa que el substitueix per una obra molt més conservadora. Hadid criticarà sempre la manca de recolzament dels seus companys de professió.



2006. Hoxton Square (Londres). Entre grans museus i dissenys futuristes, l'equip de Hadid té temps per a projectar un bloc de pisos a la ciutat de Londres, que arrisca en les formes i en la relació amb l'espai preexistent. És un preciós estudi de la llum i del joc d'ombres i obertures. 



2006. Szervita Square Tower (Budapest). Un dels meus edificis preferits. Una immensa torre transparent, amb formes orgàniques que desafia la lògica quadriculada del centre de la ciutat i crea una plaça, que és un perlloganció de l'estructura. Amb el Dancing Houses de Gehry hauria dinamitzat la rigidesa històrica del centre de la ciutat. 



2009. Spiralling Tower (Barcelona). Els meus estudiants coneixen la meva admiració per aquesta obra. Una pila de llibres crea una mena d'edifici en espiral que connecta dues realitats, en una geografia molt complicada, als límits de la ciutat compacta. La forma permet unir el món universitari i acadèmic amb la vida econòmica de la ciutat, en una mena de metàfora, però també en una lògica totalment funcional. La crisi s'emportà aquesta obra i avui assistim a la creació un parc universitari avorrit i gris.

Si voleu seguir la pista d'aquesta arquitecta inconformista, dissenyadora, dibuixant, artista, pensadora, urbanista i creadora de móns paral·lels, us proposo que visiteu aquestes mencions al pinterest. Espero que el seu equip recuperi la seva capacitat de dibuixar formes imaginàries. Necessitem, abans que res, dibuixants de futur. 

30 de març 2016

#5dones



Tot comença amb una piulada. Aquesta. De forma espontània, algú (la Mèius Ferrés) recomana cinc dones i convida a altres persones a que en recomanin cinc més. Si coneixeu la Mèius, ja sabreu que és el que sempre fa: Recomanar. Has parlat amb aquell?. Coneixes aquella noia?. I de vegades a la xarxa una espurna crea un incendi i el vol d'una papellona, un huracà. #5dones ha estat el hashtag de la setmana. I hem après vàries coses en aquests pocs dies.

La primera i més evident és que hi ha moltes més dones a twitter del que ens imaginàvem. Potser perquè els homes tenim més necessitat (antropològica, fisiològica no ho sé) de fer-nos veure i deixem poc espai lliure. O potser simplement perquè d'alguna manera reproduïm una certa sobreactuació, una tendència a fer-nos veure. No sé les causes però sí les conseqüències. Hi són però no es veuen. Ho diré més bé: Hi són però no es veuen tant.

Això ens porta a una segona lliçó. D'alguna manera la xarxa és la versió digital d'un model que encara és desigual. I ja no parlo de quotes ni de percentatges. Ara parlo de models de relació i de sistemes de creació de coneixement i d'intercanvi. Simplificant, els homes donem molta més importància als nodes (a nosaltres mateixos) i sospito que les dones treballen més en els àmbits dels arcs (les relacions entre nosaltres). I intueixo que la societat necessita un sistema en el que els mecanismes de col·laboració, d'intercanvi, de relació, de prescripció primin sobre l'afirmació del jo.

El que he après del #5dones més enllà de l'evidència que elles hi són, tot i que no les veiem (o no les veiem prou) és que no estem construint un món alternatiu, sinó que estem reproduint un món equivocat en el sistema digital. I no es tracta només de donar llum i veu a les dones. Es tracta de substituir el model clàssic d'una societat competitiva (i una xarxa competitiva) per un model més cooperatiu i col·laboratiu. El debat que hem d'obrir és com tornem a començar la societat en xarxa, de manera que sigui realment en xarxa.


27 de febrer 2016

Mis 10 logos turísticos preferidos

Lo sé. Debería decir mis 10 imagotipos preferidos. Pero el uso de logo está tan extendido que aceptemos pulpo y sigamos adelante. Hasta hace no mucho, las marcas turísticas eran el armario trastero del diseño, con sus palmeras descoloridas, sus soles sonrientes y sus montañas nevadas. Este tic kitsch aún está presente en algunos ámbitos turísticos como en las ferias, donde la acumulación de mal gusto campa a sus anchas. Pero es verdad que los destinos han empezado a incorporar un buen diseño de sus marcas, mucho más modernas, evocativas y funcionales. Para muestra, un botón. Éstos son mis 10 logotipos preferidos. 

10. Dubai

El principal reto era integrar dos alfabetos diferentes. Se puede leer Dubai y دبي . La propuesta, realizada por N/A transmite el mensaje de la integración entre dos culturas, la árabe y la occidental. Los colores evoquen los tonos del mar en el Golfo Pérsico. El juego de sombras proyecta volumen y dinamismo. 



9. Moldavia

Un árbol de la vida presenta los principales símbolos de la cultura moldava, como la rosa, la cruz ortodoxa, la albahaca o las orquídeas. Estos elementos se disponen en un juego de ramas, que representan también itinerarios o caminos. El diseño, realizado por Publicis, destaca por la combinación entre tradición y modernidad: Es una versión moderna de la artesanía téxtil del país, donde se representa a menudo el árbol de la vida. 


8. Victoria

El estado australiano de Victoria, donde se sitúa Melbourne, es uno de los polos turísticos del país. En contraste con la anterior, la nueva marca destaca por su simplicidad. Hace recaer toda la fuerza del mensaje en la V. Como se puede ver en su web, esta diagonal se impone en el diseño de todos los elementos gráficos de la marca. Curiosamente, ha sido diseñado por una agencia neozelandesa, Designworks.


7. Corea

Lo más rotundo del logo de Corea es la K, coloreada en un extremo con los tonos del saekdong, que es el traje popular del país. La tipografía del nombre del país es muy contundente, un buen handmade, que transmite la idea de conexión con la tradición. Han integrado el eslogan dentro del imagotipo. Aunque no es recomendable acumular tantos elementos, el resultado final es equilibrado. Y algo que precisan las marcas turísticas contemporáneas: Es radicalmente diferente.



6. Sao Paulo

Los logos de las ciudades han ganado en calidad. Philadelphia, Montréal o Dublin, por ejemplo, han presentado tres nuevos diseños que demuestran la potencia creativa del turismo urbano. Pero tal vez quien más destaca es la propuesta de la metrópolis brasileña. Ha sido diseñado por Romulo Castilho, que acaba de presentar el nuevo logo de Buthan. El logo muestra un movimiento de atracción hacia la  ciudad y simula las avenidas y los rascacielos, usando una paleta de colores muy vivos.



5. Bahamas

Las Bahamas son más 700 islas e islotes en el Caribe. El logo creado por Duffy permite integrar esa diversidad en un relato coherente de formas geométricas (las islas), que se unen como en un brazalete o una trenza. Este juego entre la diversidad y el conjunto se basa también en una gama cromática muy amplia y en una tipografía totalmente vinculada con el elemento gráfico. El resultado es muy vistoso y las aplicaciones funcionan especialmente bien.





4. Finlandia

Si han viajado a Finlandia, habrán detectado ese aprecio escandinavo por el diseño y por una innovación equilibrada. Su logo turístico, creado por Sek, rompe con la mayor parte de arquetipos del continente. No sugiere ni un sol, ni una montaña, ni una mariposa, ni una flor. Es como una ameba, una aurora boreal que se difumina entre la bruma. Esta evocación abstracta permite mucha más versatilidad. El juego cromático es también muy singular. En sus últimas aplicaciones, están eliminando el nombre del país y dejan el logo a la intemperie.


3. Singapur

¿Cómo representar el dinamismo, el movimiento, en un logo estático?. La propuesta de Singapur, creada en 2010 por BBH ha resistido muy bien el paso del tiempo y luce tan bien como hace seis años. Las figuras geométricas representan los barrios de la ciudad y, en su conjunto, el perfil urbano de Singapur. En sus aplicaciones gráficas, las figuras geométricas se mueven o se transforman en vegetación, en edificios o en dibujos manga. No solo incluye el eslogan en el logo, sino también la URL del portal de turismo. 



2. Rajashtan

Lo de Rajashtan es uno de esos espacios que bordean el kistch, que se mantienen en la cuerda floja entre la imaginación desbordante y el glamour de Bollywood. Creo que el resultado es muy sugerente. El logo funciona como un juego visual en el que dos camellos y dos aves crean un bigotudo casi hípster. Los bigotes son, casi, la seña de identidad de esta región india. Y no se pierdan la nueva campaña de publicidad de la región, aquí, aquí o aquí. Es... diferente.


1. Perú

Perú se ha situado entre los primeros lugares del dinamismo turístico, siguiendo el manual básico de marcas territoriales. Han centrado su mensaje en la época precolombina, con una letra creada a propósito, que conecta con la tradición. La tipografía es muy singular y la rotunda P que evoca las líneas de Nazca. Creado por FutureBrand, la marca Perú se ha consolidado como el mayor acierto en la estrategia de los destinos contemporáneos.



Dos apuntes finales. Uno. Las marcas europeas envejecen muy mal: Estáticas, previsibles, anodinas y vacías. Lo interesante es lo que pasa en América y Asia o Oceanía. Segundo. No sé si han seguido la pista de la nueva bandera de Nueva Zelanda, una propuesta abierta en la que han participado más de 10.000 diseños. Este año veremos, en una votación sin precedentes, cuál será el veredicto popular final. ¿Será éste el destino de las nuevas identidades de marca?. 

26 de febrer 2016

La mentida del futbol




Diu un diari esportiu que Messi contradiu Einstein i el periodista sopa sense cap sentiment de culpabilitat. El tal Lionel guanya en un any el mateix salari que mil metges. Recordeu aquesta dada el dia que feu cua a urgències. De fet, els jugadors del Barça guanyen només en salari directe 50 vegades més que el pressupost anual del Banc d'Aliments. El seu company accepta una condemna d'un any de presó per un delicte fiscal, és a dir, per quedar-se amb un diners que s'havien de gastar en hospitals i escoles. L'altre d'allà, pentinat com si hagués perdut una juguesca, ha defraudat uns 20 milions perquè creu que no cobra prou. Aquell alt usa el twitter per a insultar o escarnir els rivals, depèn del dia. És un club subvencionat per un país (o per la companyia estatal d'un país, si voleu) on pensen que 'drets humans' són un grup de música indy i on les dones tenen els mateixos drets que un dromedari. Hi participa també Nike, aquella empresa que fa treballar nens en condicions d'esclavitud. O Gillette, denunciada reiteradament per danys ambientals, com la deforestació a Indonèsia. O Mora Banc Andorra, reconeguda per la seva eficiència en el blanqueig de diners, normalment catalans. Un elenc d'empreses responsables, vaja. El club ha estat sancionat per saltar-se la legislació sobre formació de jugadors, quan el tràfic de nens ha esdevingut una forma moderna d'esclavitud

A l'altre costat del pont aeri, hi juga un club que basa una part de la seva fortuna en un 'pelotazo' urbanístic. El seu president rep una indemnització per deixar d'alterar el subsòl de la costa catalana, és a dir, cobra per no fer mal, com fan les màfies. Hi juga un portuguès que s'empipa quan un company fa el gol que volia fer ell, i que té uns ingressos directes que dupliquen la inversió catalana en R+D+i. De fet, si ajuntem el pressupost en salaris directes del Barça i el Madrid, obtindríem una quantitat superior a la que destinem a ajut i cooperació internacional a nivell estatal. És el mateix club que ha incomplert la normativa internacional sobre formació infantil, després d'assegurar durant anys que tot s'havia fet bé. En la llotja d'aquest club s'intercanvien negocis d'aquells que faran avergonyir els fills dels seus promotors. El club va ser finançat per una empresa d'apostes a internet, que basa una part de la seva estratègia en la dependència dels ludòpates. Ara és finançat per una companyia aèria d'un país d'aquells que surten en la part baixa del reconeixement dels drets humans més bàsics. I hi col·laboren mitja dotzena d'empreses que es pensen que RSC és una beguda isotònica. 

Què voleu que us digui?. El futbol és una immensa metàfora de la immensa injustícia que és el món contemporani. Jo em passo als escacs.

17 de febrer 2016

nousturismes

Hi ha assignatures on pots fer experiments docents. Pots imaginar classes d'una altra manera; potser perquè tens la intuïció que la forma convencional de fer les classes s'esgota. Crec que hem de reinventar la Universitat. De fet, crec que hem de reiventar l'educació. Suposo que no podem aspirar a canviar la societat de veres si no som capaços de canviar la forma com intercanviem la informació. I sí, hi ha assignatures on pots imaginar, com ara #nousturismes.

Un any el resultat fou un TED de turisme. Un altre, editàrem un blog col·lectiu sobre el futur del turisme. L'any passat vam dissenyar una exposició amb 10 idees per a un turisme diferent. Aquest curs intentarem resoldre deu interrogants. Us explico com.

Assignatura oberta

Crec que les universitats públiques haurien de ser (molt) més obertes. En un univers de TEDs, de MOOCs, de Khan Universities, les classes tancades no poden ser l'única forma de transmissió de la informació. Per això, tot el material de #nousturismes està 'en obert'. Es pot accedir a totes les presentacions des d'aquí. 


També es pot seguir el relat de la sessió a twitter que fan els estudiants (i els no estudiants) seguint el hashtag de #nousturismes. Per exemple, aquí podeu veure una selecció de les piulades de la sessió sobre turisme col·laboratiu a l'storify. I, finalment, és possible veure la classe en streaming amb el #periscope. 


Quins són els efectes d'una assignatura en obert?. Cada sessió hi ha més seguidors fora de l'aula que a dins. Quan comença la classe, prop de 100 persones han consultat ja els materials. I a les sessions d'streaming del periscope, el número d'estudiants 'fora de l'aula' supera els qui estan a dins. Això trenca les fronteres geogràfiques entre dins i fora. I, per això, hi participen en la conversa persones que no són estudiants o estudiants que no s'hi han pogut desplaçar fins a l'aula. 

Una assignatura en obert no només trenca les fronteres geogràfiques dins - fora i connecta la Universitat amb el 'món real'. També trenca les regles temporals i facilita la connexió i l'intercanvi d'idees en qualsevol moment. Hi ha una conversa diacrònica que connecta les observacions dels estudiants i dels 'observadors externs'.

Estimular - informar - crear

No es pot mantenir la tensió i l'atenció (que sonen igual) durant 90 minuts. Venen de dos sessions prèvies de 90 minuts i encara tenen per davant alguna sessió més. La capacitat de retenció no va més enllà dels 40 minuts, amb sort. Per això, a #nousturismes les sessions tenen tres parts. La primera, més breu, serveix per a centrar el tema. Normalment, un TED obre la classe amb la intenció d'emocionar-los, de connectar amb la part més afectiva del coneixement.


La segona part és la classe convencional. Ara tinc molt menys temps. He d'explicar en 40 minuts el que abans explicava en 90. Em costa. Però he descobert que es pot dir més o menys el mateix en la mateixa de temps. M'ha fet pensar. Intento, això sí, que les sessions siguin tancades. Obren un tema, el desenvolupen i es tanca. El material addicional permet estirar del fil a aquells estudiants que se senten interpel·lats.

I tot plegat s'acaba amb una sessió participada. Ara és el torn dels estudiants que dissenyen, crean, apliquen o inventen. Aquest curs disposem de 25 ipads amb recursos docents que permeten una interacció molt més dinàmica. Al final del curs, us en faré un balanç.

10 respostes

Els estudiants han seleccionat 10 interrogants d'un menú més ampli. Tenen com a objectiu atreure visitants adolescents al MNAC, crear iniciatives de bleisure a la Garrotxa, ampliar el temps d'estada a les esglésies de la Vall de Boí, proposar iniciatives de turisme solidari a Haití, idear mecanismes de mobilitat sostenible a Lloret de Mar, potenciar el turisme a Cuba sense consumir espai, reduir el consum d'aigua a l'Essaouira turística o reiventar 'Girona, temps de flors'. En uns mesos, us presentarem els resultats de la seva obra. 

Mentrestant, podeu seguir el fil d'aquest experiment docent al hashtag de #nousturismes o al #periscope del meu compte de twitter. Cada dimecres i cada divendres de 12 a 13,30. Hi sou molt benvinguts.

13 de febrer 2016

Cambios, hormigas y el sol de primavera



Hay personas que se dedican a colorear las hormigas de un hormiguero. Cada hormiga tiene un código de colores que la hacen única; es la única forma de seguir la actividad de cada uno de los miembros de una comunidad en la que todos se parecen a todos. Esto es lo que ha hecho un investigador de Arizona, que se llama Daniel Charbonneau (aquí su twitter), junto con Anna Dornhaus. Esta investigadora anestesió una por una a 1.200 hormigas y las pintó (una a una) con un código que permite identificar cada individuo. ¿Se la imaginan llegando a casa?. - Cariño, hoy he tenido un día terrible. He perdido dos hormigas en la reanimación y una se despertó antes de acabar. Hoy solo he pintado 200 abdómenes de hormigas.

Los resultados dicen que el hormiguero está dividido en tres grandes grupos de obreras. Hay unas pocas que son las inquietas, las que no paran de trabajar. Buscan comida, se aventuran, resuelven problemas y, en definitiva, se anticipan a los cambios con una gran actividad. La mayoría del hormiguero está integrado por obreras que hacen su trabajo y poco más. Se toman su tiempo para realizar las actividades, descansan a menudo y reaccionan mal ante los cambios y los problemas. Y finalmente, y éste es el principal hallazgo, la cuarta parte del hormiguero simplemente no hace nada. Nada de nada. Descansan permanentemente. Tú mirabas un hormiguero con hormigas sin colorear y pensabas que a veces descansan después de un esfuerzo, pero ahora sabemos que no: Que algunas no hacen nada, que descansan permanentemente.

Les cuento esto porque me parece que podríamos hacer una curiosa analogía con el mundo real. Con las sociedades humanas enfrentadas al cambio. Ante un mundo en transformación, unos pocos reaccionan positivamente; si tienen éxito, la mayor parte del colectivo reaccionará. Y siempre quedará un grupo amplio que nunca se adaptará.

Charbonneau defiende a las hormigas perezosas. Un hormiguero en el que a cada cambio externo hubiese una reacción histérica, consumiría demasiados recursos. Está bien que un grupo pequeño se aventure en el nuevo escenario, pero es sensato que la mayoría se queden en el estado previo. No sea que gastemos demasiada energía colectiva en algo que no merecía la pena. Pensaba esto saliendo de una sesión de Genís Roca en la que nos aventuraba cambios radicales. Y nos proponía una movilización colectiva. Y, a veces, pienso, basta con encontrar unas pocas hormigas coloreadas, con espíritu explorador, que reaccionen entusiastamente a los cambios. Si todo sale bien, serán los héroes que recordaremos en los anales de la historia. Y si fracasan, unos locos, unas hormigas histéricas que no supieron disfrutar del delicioso sol de primavera, cuando la hierba aún está humedecida.