18 de juny 2006

efindex (5)

Libertad, ¿para qué?. Lo confieso. Siempre había pensado que eso del software libre era para consumados hackers. Ya pueden abrir códigos, que yo no seré capaz de descifrarlos. Sí. Seguro que el software libre es la solución, pero no para mi. El primer saltito ha sido el Firefox, un explorador gratuito y con grandes prestaciones. Más tarde, empecé con algunas aplicaciones libres, que eran muy versátiles. Pero para entender de verdad qué es eso del software libre hay que ir a Extremadura. El Linex ha situado a Extremadura en el mapa internacional. Me gustan mucho sus aplicaciones. Los programas están adaptados a la estética extremeña y la iconografía no puede ser más evidente: Guadalupe, cigüeñas, Espronceda...

Durante las ponencias, Juan Zamoro defendió la validez del software libre desde la empresa privada. Es gratificante ver cómo también las empresas apuestan por este modelo. Antonio Rodríguez es el director de Sinuh, una organización que defiende la libertad de códigos. Antonio ha razonado de forma impecable las ventajas del software libre: capacidad de propagación, versatilidad, adaptación al usuario, transparencia... Adela Duran explicó las características del Consorcio Identic. No se pierdan la intervención de Abraham Rubio, responsable de Fundehumano. Es uno de esos personajes todo terreno que abundan por Sudamérica: autodidactas, tenaces, inteligentes y eficaces. Demuestra también una de las principales ventajas del software libre: su capacidad de extensión. Linexcol es una aplicación que intenta evitar la brecha tecnológica en Colombia a partir de la iniciativa extremeña.

En las intervenciones del público, Juan Freire acierta de nuevo: la gran aventura es la apertura de las bases de datos. Estadísticas, científicas, cartográficas, gráficas... Ésa es seguramente la batalla del presente. Debemos conseguir que el modelo del Institut Cartogràfic de Catalunya (ICC), que facilita las bases cartográficas digitales de forma gratuita, sea norma y no excepción. Acabo la mesa más militante. Más convencido. Mañana me compro un manual de Linux. ¿Quién dijo miedo?.

4 comentaris:

Anònim ha dit...

Me alegra que hayas escrito este post sobre el S.L en Efindex.
Un beso extremeño

Ines
http://www.mamanovata.net

don-aire ha dit...

Me encanta tu blog
Un placer conocerte
Estuvo muy bien
Suerte en vuestra aventura empresarial

La Mama ha dit...

Idem
Yo tu blog lo vistaré a menudo igual me vale para aprender Catalan
;-)
Un beso

Juan ha dit...

José Antonio, más bien centré mi intervención en el impacto social del software libre como modelo. Para mí, el software, libre o no, no es más que un conjunto de herramientas.

El mayor impacto del software libre ha sido, a mi juicio, el propio modelo de desarrollo que ha engendrado: creación colaborativa, aportación de recursos y conocimientos a un esfuerzo colectivo. Y eso trasciende el software, desde luego.

Los contenidos, la manera de generarlos (wikipedia) y distribuirlos (redes p2p), ha cambiado radicalmente el panorama.

Lo mismo ocurre en la relación de los clientes con las empresas, pues aora éstos cuentan con más facilidades para agruparse y/o hacerse oir.

Muchas empresas han adoptado el modelo colaborativo de desarrollo, ofreciendo APIs y documentación para que terceros exploten las posibilidades de sus sistemas (google maps, api de amazon, de ebay, apis de yahoo... por poner algunos ejemplos). Si bien este software no es libre, sí está a disposición de quien quiera hacer uso de él.

Y, en cuanto a modelos de negocio, me basta un ejemplo: la comunidad de usuarios de ebay, que ha creado todo un ecosistema de compra/venta. 400.000 personas en el mundo viven de negociar ahí. Unas 4000 en España, si no recuerdo mal.

En resumen: quizás lo menos importante del soft libre sea el propio soft. La red, el hacer concebible una estructura tan desestructurada, si me permites la expresión, y tan eficiente al mismo tiempo, es su gran logro.