10 de desembre 2006

Felonías

Me ha sobresaltado de repente el eco de unas palabras, encerradas hace más de 23 años en una caja de metal. Y el aleteo de esta mariposa de cobre y níquel resuena como un tic tac injusto. Como aquellos perdones que siempre aplazamos. Hasta que es demasiado tarde.


Seguramente Radio Magallanes será acallada y el metal tranquilo de mi voz no llegará a ustedes. No importa, lo seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes. Por lo menos, mi recuerdo será el de un hombre digno que fue leal a la lealtad de los trabajadores.

Tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo, donde la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que mucho más temprano que tarde, de nuevo, abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Vivan los trabajadores!
Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza, de que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza de que, por lo menos, habrá una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición.

8 comentaris:

ignasi ha dit...

y en una frìa plaza liberada, me detendré a llorar por los ausentes...

Viva Chile!

Daniel Vasquez ha dit...

Es un eco que vive colectivamente en nosotros.

Un abrazo desde Chile

Anònim ha dit...

Bien escrito, Donaire. Como siempre, me llegó al alma

Anònim ha dit...

Pues eso: Qué viva Allende y un recuerdo triste para todos aquellos jóvenes que desaparecieron a manos de ese grandísimo hijo de puta

Tanhäuser ha dit...

Ya que la justicia ordinaria no lo ha hecho, que al menos nosotros pregonemos que quien ha muerto no es un exjefe de Estado. Que ha muerto un traidor y un asesino.
Hagamoslo por decencia y por hacernos dignos del sacrificio de todos aquellos que fueron torturados, mutilados, separados, insultados, violados, traicionados, robados y asesinados.

Naya ha dit...

Meme al canto en mi blog, Donaire.

don-aire ha dit...

Ignasi

No oblidar. Aquest és l'últim homenatge als caiguts

Dani

Muy buena la crónica desde la Plaza de Italia. Un abrazo transoceánico.

Anónimo 1

Gracias. Me salió del alma a mi.

don-aire ha dit...

Anónimo 2

Triste. Un recuerdo triste desde el estadio del horror. Tantas pesadillas acalladas

Tan

Tu post fue una premonición. Pinochet es la Königin der Nacht de tantos chilenos...

Naya

Tomo nota