09 de març 2007

Libertad Digital vs. don Royo

Será por temas. Podrían hablar de la explotación a los inmigrantes, de la corrupción urbanística desde Palos a Mahón, de los pisos patera, de la caspa catódica, de la violencia doméstica, de las letrinas en que se han convertido algunas residencias-para-la-tercera-edad, de la proliferación de sectas, de los paisajes a bajo coste o de los sueldos diferentes para tareas similares. Incluso, si me apuran, podrían hablar del cambio climático o la guerra que no cesa.

Pero no. Los editores del panfleto liberal, con la calidad literaria de las instrucciones coreanas de una radio de pilas y la estética del catálogo de una tienda de todo a un euro, han decidido que el problema que preocupa al país (editorial incluida) es el blog de don Royo. Su pecado capital fue escribir un post que si peca de algo peca de timorato. En un escrito comedido, dice verdades como catedrales que suscribiría hasta el mismo Arcángel Gabriel. Como el acoso virtual es insuficiente, los adalides de la libertad acosan en el Mundo Real a don Royo. El teléfono de su lugar de trabajo echa humo porque, aunque les cueste creerlo, hay personas que consideran que lo que dices en tu blog pesa en tu vida personal y profesional. Son los mismos que están convencidos que los virus informáticos te pueden matar.

Yo aspiro a una blogosfera libre, en la que todo el mundo dice lo que cree o lo que le viene en gana. Si el modelo de los liberales es una blogosfera escudada en anónimos y basada en discursos oficiales, que se creen un chat privado en cualquier canal gratuito. La ignorancia es atrevida. El problema real, la cuestión de fondo, es que el tal Royo-Villanova es una de las referencias obligadas de la blogosfera política. Podría haber dedicado su capacidad a fines más elevados, pero se conforma con escribir algunos post (lean esto, esto o esto) que figuran en el Top Ten del cíbertalento. Como dijo el poeta: el talento asusta. Esa cuadrilla de pistoleros, con el coeficiente intelectual de un lemur en estado vegetativo, se comportan como matones del hampa: temen la inteligencia. ¿Quiénes son los liberticidas?.

4 comentaris:

Anònim ha dit...

Como dijo una vez don Gúebos, eres el primo de Zumosol del Royo.

RicardoRVM ha dit...

Gracias, primo

Anònim ha dit...

He leido muchos escritos petulantes y engreidos desde la izquierda, pero tu pedantería y tu estupidez están a la altura del Gordo de Rivas. Hay que ser sectario para escribir así. Pepiño crea escuela

don-aire ha dit...

Lo que digo lo digo de veras. Un abrazo, camarada.