04 de juliol 2007

Dues campanyes

Avui els proposo dues campanyes.

Visitin un país àrab

El principal objectiu dels descerebrats d'Al Qaeda són els propis àrabs. El seu enemic declarat són els musulmans indulgents o els àrabs que no són musulmans. No només defensen una lectura ridícula dels textos sagrats (la usuliyya), sinó que a més volen imposar-la a tots els àrabs, creients o no. El seu objectiu és la creació d'una gran comunitat musulmana sense fronteres (Al Andalús inclòs), que viurà estrictament d'acord amb els cànons de la veu d'Alà, interpretada per aquestes ulemes ignorants.

Una pràctica molt comuna per assolir els objectius d'aquests terroristes és l'assassinat de turistes foranis. La Yamaa Islamiya va matar 64 turistes en el temple egipci de Hapshepsut el 1997, els radicals islamistes van atemptar contra una discoteca a Tuka (Bali) el 2002, uns membres de la facció Kelkal van disparar indiscriminadament contra uns turistes de Marraquesh i cinc explosions van matar 45 persones a Casablanca el 2003. Per això també, les destinacions del litoral mediterrani estan en el macabre recompte de l'ETA. Cada atemptat dóna lloc a varis anys sense turistes, el que representa la mort del sector i la crisi per les persones que hi treballen. I molts turistes occidentals són tan ignorants que cancel·len el seu viatge a Egipte o al Marroc per l'atemptat del Iemen. Aquest és l'objectiu essencial dels terroristes.


Jo proposo que combatem el terrorisme de forma activa. Cancel·lin els seus viatges a la Riviera Maya, a Cabo Verde, als fiords noruegs o a Canadà. Contractin un viatge a un país àrab. O a dos. La plaça Jemaa El-Fna de Marraquesh, les piràmides, el laberint del Caire, la bellíssima Sidi Bou Saïd, la mítica Petra, el vell fort d'Abu Dhabi, l'imponent Damasc, el souk de Tabrik, el perfil de l'Atles... Aquest és l'epicentre de la nostra civilització (entre el Tigris i l'Èufrates) i el pàlpit de 4.000 anys d'història. Si volen lluitar contra el terrorisme, visitin un país àrab.

Mirin aquest vídeo

Reconec que el vídeo no és gran cosa. És una forma molt poc imaginativa de promocionar el cinema europeu. Però aquest és el nou blanc de la versió polaca dels Dupont i Dupont, els pares de la moral catòlica europea, aquells que faran objecció de consciència contra l'assignatura Educació per a la Ciutadania, encara que superen els 50 anys i que siguin polacs. I jo crec que una pauta moral més efectiva que la síntesi kantiana, que la Declaracions dels Drets Humans o que els 10 manaments és fer tot allò que censurin els germans Kaczyński. Per tant, mirin aquest vídeo. Si som molts, amb una mica de sort, a un dels germans li donarà una crisi d'angoixa que transmetrà immediatament a l'altre bessó (es veu que entre els bessons passen aquestes coses). I els deixo, que em vull mirar un pack de 14 vídeos dels Teletubbies.

18 comentaris:

Cinna ha dit...

Visitin un pais àrab, estic d'acord i son molts els ilustrats que pensen igual, sinó mirin avui la Contra de La Vanguardia:
http://www.lavanguardia.es/lacontra/lacontra.html
un gran negociador com és el William Ury exposa una genial teoria sobre turisme i terrorisme, i a més, almenys a mi, m'ha aportat un bri d'esperança.
De nou gràcies Sr. Donaire pels seus pensaments.

certificado ha dit...

“Un turista és algú que sap quan acaba el seu viatge… en canvi, un viatger no sap si va a regressar…”“El cel protector” (Paul Bowls)…

Els “viatgers” que van contractar el viatge a Iemen sabien que anaven a desplaçar-se en "convoyes" protegits per una escorta armada yemení. Quina forma més pacífica de fer turisme!

Jo proposo visitar el nostre país, visitar Roma o Atenes (Epicentre de la nostra civilització), visitar el nostre entorn i els nostres veïns “amics” (França, Gran Bretanya, resta d'Europa, EEUU, Canadà, Austràlia, Amèrica, Índia,...).
El turista vol tenir bons records de les seves vivències, vol sentir-se protegit en cas d'un problema i d'un accident, un atac o una confrontació. Quina protecció els poden oferir països que odien l'occidental i als occidentals?.

Per sort els turistes (i no els viatgers o aventurers) no són suïcides i saben que el risc a visitar països àrabs i en conflicte amb Occident solament els implicarà problemes.

Londres ha tingut, té i tindrà problemes amb el terrorisme, però malgrat tot, els turistes, encara que amb prudència, segueixen contractant Londres perquè se'ls dóna una seguretat (dintre de la inseguretat) i una protecció. Després dels atemptats de Nova York, i passat la síndrome d'agafar un avió els turistes van tornar a aquesta ciutat. Simplement això no ocorre amb les destinacions en els Països Musulmans o àrabs.

Solament els “amics” d'aquests països o sigui els quals prefereixen ser un apèndix musulmà en lloc de ser una part d'Occident desitjaran viatjar a l'epicentre de l'odi a la nostra civilització. És clar que quan ja no hagi sortida, imploraran el favor d'Occident per a la seva salvació. Però a això ja ens tenen acostumats.

certificado ha dit...

Per qué els socialistes en el Govern persegueixen amb ferotgia la Filosofia?. Encara que, dit sigui de passada, van a per tots els sabers humanístics i tot el que soni a cultura. La Filosofia va quedar marginada amb la «simpàtica» LOGSE i ara aquests «progressistes» de saló pretenen que desaparegui en diverses modalitats del Batxillerat. A tal despropòsit hem arribat! Això sí, amb bona lluna deixen a la benevolència de les comunitats autònomes la seva permanència en alguna modalitat més. Com sempre, deleguen la seva incompetència responsabilitzant als altres.

No tenen bastant amb guillotinar el Batxillerat sinó que a més pretenen fulminar d'un cop de ploma l'assignatura d'Ètica de 4º d'ESO. Després ens queixem tots que els alumnes no tenen valors! Per a intentar ocupar el buit i escórrer l'embalum oferixen l'assignatura pintoresca i còmica d'Educació Per a la Ciutadania (EPC), que és una versió «progre» de la "vetusta" Formació de l'Esperit Nacional (FEN), però amb temes banals. Els seus continguts acadèmics ja es donaven en l'assignatura d'Ètica.
La irracionalitat de tals plantejaments, aquesta fòbia manifesta cap a la Filosofia, només pot explicar-se des de la psiquiatria. No serà que aquests senyors, que es diuen socialistes, arrosseguen des de la seva joventut un trauma inconfesable? Tal vegada van sofrir en les seves carns el fracàs escolar per no haver pogut assimilar a Marx? Jo els recomanaria un bon psicoanalista, perquè el seu menyspreu cap a la Filosofia arriba a ser fins i tot patològic.

Jaume P ha dit...

Jo ja vaig posar el meu granet de sorra el 1991, durant la guerra del golf, de Bush pare, visitant Egipte, no varem pas cancel.lar el viatge i va estar molt bè.
Aprofito per dir-te que m'agradaria que fessis algun article sobre les balances fiscals que, ja saps, son una dèria per mi, i em comentessis lo bé que ens va ZP per els catalans, que has oblidat que el teu blog n'explicava molta d'economia i de beneficis quan s'havia d'aprovar l'estatutet...

Al-quimista ha dit...

Al certificado ése

Mire yo respeto su odio visceral contra los socialistas y contra el Donaire, que es un socialista. Lo que me cuesta mucho entender es su odio a todo lo que venga del mundo árabe.

Yo vivo en pareja con una periodista, que nació en Trípoli. Soy ateo militante, pero eso no me ha impedido conocer un poco la cultura árabe y quiero hacerle algunas precisiones.

En primer lugar, el profesor Donaire tiene razón cuando se refiere a las influencias del mundo árabe en nuestra cultura. No es sólo Mesopotamia o Egipto que, ciertamente quedan muy lejos. Desde el siglo III hasta el XIII o XIV, la cultura árabe tuve una influencia absoluta en la cultura occidental. Los números, la filosofía, la transcripción de los clásicos, la cartografía, los avances agrícolas... En España, lo árabe está presente a cada paso. La toponimia, la gastronomía, el regadío, el uso del agua, la agricultura típica, el sistema urbano, las casas blancas, las fiestas... No somos árabes, por supuesto, pero negar la influencia árabe es tan absurdo como negar los referentes celtas de Galicia.

En la actualidad, hay muchas cosas del mundo árabe en general. Muchas más que las que podemos criticar del mundo occidental, que también tiene enormes defectos. Pero hay muchos matices que merecen ser entendidos.

1. Árabe no es musulmán. Hay musulmanes que no son árabes (Indonesia) y árabes que no son musulmanes (mi mujer).
2. La sociedad árabe y también la mayor parte de los musulmanes tienen una lacra común que son los fundamentalistas. Como explica muy bien el profesor, su objetivo básico es infundir el miedo en la población árabe y procurar que no prospere ninguna forma de democracia laica en el mundo árabe, ni ninguna forma de prosperidad económica no controlada por ellos. La mayoría de los árabes viven Al Qaeda con la misma resignación que
3. El mundo árabe es muy complejo. Mucho más que la simple diferencia entre sunníes y chiitas. Hay un componente étnico, existen los restos del conflicto entre comunismo y capitalismo, el debate entre tradición y modernidad, hay una cultura urbana muy diferente de la rural... Nada es sencillo y es tan absurdo hablar de los árabes como de los americanos para referirse a los habitantes desde Canadá a Tierra del Fuego.
4. Por mucho que Huntington proponga una lucha de civilizaciones, aquí no hay ningún combate entre buenos y malos, ni entre culturas superiores e inferiores.
Ni siquiera los fundamentalistas se plantean una cruzada pan-árabe, ya que no les interesa qué pasa en Escocia, México o Rusia.
En realidad, se trata del combate entre la palabra y la violencia. Y aquí hay un nexo en común entre un señor que vive en Trípoli y un habitante de Lizarra: los dos son objetivos potenciales de los que ponen por delante las bombas.

Coincido plenamente con la propuesta del profesor Donaire. El turismo es una vía de entrada de la modernidad y de la palabra, del contacto y de la tolerancia, que es lo que genera pánico entre los terroristas. Visitar un país como Libia, que es una verdadera maravilla, es además de un acto contra el terrorismo una de les decisiones más sabias que se pueden tomar.

Señor certificado, déjeme hacerle una pregunta. El profesor Donaire ha justificado muy bien la diferencia entre criticar una persona por su comportamiento y criticar a un grupo social o cultural. Cuando usted critica a los árabes, ¿critica también a mi mujer, que és árabe?. ¿Sabe que se pasó seis años en la cárcel por luchar contra un régimen que deplora?, ¿sabe que ha luchado a favor de los derechos de las mujeres en su país?... ¿Cuándo critica a los árabes, también la critica a ella?.

Si responde que no, iniciará el camino que le propone Donaire, la diferencia entre las personas y los grupos.

Al-quimista ha dit...

Al certificado ése

Mire yo respeto su odio visceral contra los socialistas y contra el Donaire, que es un socialista. Lo que me cuesta mucho entender es su odio a todo lo que venga del mundo árabe.

Yo vivo en pareja con una periodista, que nació en Trípoli. Soy ateo militante, pero eso no me ha impedido conocer un poco la cultura árabe y quiero hacerle algunas precisiones.

En primer lugar, el profesor Donaire tiene razón cuando se refiere a las influencias del mundo árabe en nuestra cultura. No es sólo Mesopotamia o Egipto que, ciertamente quedan muy lejos. Desde el siglo III hasta el XIII o XIV, la cultura árabe tuve una influencia absoluta en la cultura occidental. Los números, la filosofía, la transcripción de los clásicos, la cartografía, los avances agrícolas... En España, lo árabe está presente a cada paso. La toponimia, la gastronomía, el regadío, el uso del agua, la agricultura típica, el sistema urbano, las casas blancas, las fiestas... No somos árabes, por supuesto, pero negar la influencia árabe es tan absurdo como negar los referentes celtas de Galicia.

En la actualidad, hay muchas cosas del mundo árabe en general. Muchas más que las que podemos criticar del mundo occidental, que también tiene enormes defectos. Pero hay muchos matices que merecen ser entendidos.

1. Árabe no es musulmán. Hay musulmanes que no son árabes (Indonesia) y árabes que no son musulmanes (mi mujer).
2. La sociedad árabe y también la mayor parte de los musulmanes tienen una lacra común que son los fundamentalistas. Como explica muy bien el profesor, su objetivo básico es infundir el miedo en la población árabe y procurar que no prospere ninguna forma de democracia laica en el mundo árabe, ni ninguna forma de prosperidad económica no controlada por ellos. La mayoría de los árabes viven Al Qaeda con la misma resignación que
3. El mundo árabe es muy complejo. Mucho más que la simple diferencia entre sunníes y chiitas. Hay un componente étnico, existen los restos del conflicto entre comunismo y capitalismo, el debate entre tradición y modernidad, hay una cultura urbana muy diferente de la rural... Nada es sencillo y es tan absurdo hablar de los árabes como de los americanos para referirse a los habitantes desde Canadá a Tierra del Fuego.
4. Por mucho que Huntington proponga una lucha de civilizaciones, aquí no hay ningún combate entre buenos y malos, ni entre culturas superiores e inferiores.
Ni siquiera los fundamentalistas se plantean una cruzada pan-árabe, ya que no les interesa qué pasa en Escocia, México o Rusia.
En realidad, se trata del combate entre la palabra y la violencia. Y aquí hay un nexo en común entre un señor que vive en Trípoli y un habitante de Lizarra: los dos son objetivos potenciales de los que ponen por delante las bombas.

Coincido plenamente con la propuesta del profesor Donaire. El turismo es una vía de entrada de la modernidad y de la palabra, del contacto y de la tolerancia, que es lo que genera pánico entre los terroristas. Visitar un país como Libia, que es una verdadera maravilla, es además de un acto contra el terrorismo una de les decisiones más sabias que se pueden tomar.

Señor certificado, déjeme hacerle una pregunta. El profesor Donaire ha justificado muy bien la diferencia entre criticar una persona por su comportamiento y criticar a un grupo social o cultural. Cuando usted critica a los árabes, ¿critica también a mi mujer, que és árabe?. ¿Sabe que se pasó seis años en la cárcel por luchar contra un régimen que deplora?, ¿sabe que ha luchado a favor de los derechos de las mujeres en su país?... ¿Cuándo critica a los árabes, también la critica a ella?.

Si responde que no, iniciará el camino que le propone Donaire, la diferencia entre las personas y los grupos.

Anònim ha dit...

Típic comportament sociata: la rendició preventiva, la claudicació.
Que et maten en nom d'Alà, anem-hi més que ens matin més.
No, don-aire, no. Si ells volen resoldre aquest problema feixista que els enpobreix, que s'hi enfrontin, i sinó, i hi estan d'acord, ens hi haurem d'enfrontar nosaltres, i els Chamberlain com tu, us haureu de retirar.

don-aire ha dit...

La tendència a reduir la humanitat a un joc entre ells i nosaltres forma part de la mateixa història de la humanitat. Però poc a poc haurem d'aprendre que, com totes les altres, aquesta frontera és una ficció. No existim nosaltres ni tampoc existeixen ells.

Pensar que l'atemptat del Iemen, el trist atemptat, és un atac dels àrabs contra els occidentals és absurd. Tan difícil és veure que és un atac dels àrabs contra els àrabs?. Quan ETA assassinà un sud-americà a Barajas, pensa vostè que els equatorians van llegir que hi ha hagut un atac d'Europa contra Amèrica?. S'imagina els equatorians cancel·lat el seu viatge a Alemanya o a Irlanda?.

Quan ETA assassina, el millor antídot és la normalitat. El terrorisme persegueix l'estat d'excepció, la por, desconfiança i la destrucció més gran possible amb el menor possible de recursos. Per això, viatjar és un exercici de força i no de submissió.

No existeix el món àrab. És una ficció creada des d'occident i també des del fonamentalisme. Tots dos persegueixen la mateixa fi, que és la creació d'una rasa, una enorme fractura, que separi ells de nosaltres.

Jo, benvolgut anònim, no em vull pas separar del món. Potser (em perdonarà), com a molt, de gent com vostè.

certificado ha dit...

Al al-quimista ese.

Mire yo no respeto el odio visceral pues lo que conlleva es más odio visceral. Yo ni mucho menos odio a ese señor del que Ud. habla. Es más, fuera de este blog, conozco a una persona que se le parece, que además de ser uno de los mejores profesores, sabe una enormidad de turismo.

Que no comparto las ideas socialistas, es evidente y es un hecho. De ahí a llamarle odio visceral, es usar los términos suyos propios. Quizás es el odio suyo a todo lo que está en contra de sus ideas, cosa muy inherente al socialismo actual.

Por si además no se ha dado cuenta, aquí he tratando de un tema sobre el turismo en el que no estoy de acuerdo. Cómo me imagino que Ud. tendrá otra opinión, simplemente dejaremos al libre albedrío de cada persona, a dónde quiere ir de vacaciones o a hacer turismo. Lamento comunicarle, que la mayoría de turistas elegirán, por supuesto, una forma agradable y sin complicaciones en países no árabes, musulmanes, o cómo Ud. quiera llamarles.

Cómo Ud. está tan bien informado de la cultura árabe actual y de hecho lo corrobora con su argumentación, no es necesario, claro, que yo le instruya sobre la cultura occidental. Por cierto, Ud. me habla de ateísmo. ¿Sabe cuantos ateos hay en los países árabes y cuántos en los occidentales?.

Dado que Ud. ha nombrado el caso de su mujer, ¿sabe si le sería tan fácil ser atea en Libia como lo es en un país occidental?. La cultura árabe actual no creo que sea un ejemplo de igualdad de derechos y menos en los derechos de las mujeres. ¿O tampoco está Ud. de acuerdo en ese punto?.

En mi respuesta, decirle, que lo que he escrito es que no estoy de acuerdo en hacer ahora una apología de visitar tierras árabes, debido sobre todo al riesgo que ello conlleva. ¿Se sentiría Ud. responsable de una matanza en nombre de esa cultura por haber enviado turistas allí?.

Como veo que su concepción del terrorismo es bastante naiv, decirle que los terroristas no tienen pánico de la tolerancia, de la palabra, de la modernidad, del contacto, ni de nada de nada.
Por desgracia los terroristas fundamentalistas no tienen pánico ni de su propia vida.

Y ya que Ud. me hace una pregunta, primero hacerle una sugerencia, léase el texto otra vez y me dirá en dónde está la crítica a los árabes. Simplemente, y como la gran mayoría de las personas, no hago apología para ir a lugares de alto riesgo por el simple y mero hecho de ser occidental.

Me parece muy elogiable el que su mujer haya luchado contra un régimen que deplora, contra un régimen que es totalitario como en todos los países árabes a los que Ud. nos invita a visitar. Ahí creo que Ud. se dará cuenta de la diferencia. Y así ayudará a evitar víctimas innecesarias.

Don Güevos ha dit...

Coincido con Ud en que hay que viajar. Y a los paises árabes, también. Tiene cosas. Bonitas y feas, como en todas partes.

Pero yo creo que conviene viajar, además de para ver monumentos, perderse en un mercado, una medina o dormir en una jaima o en un riad (de lujo y con una señora de derechas, por supuesto), para fijarse. Sobre todo, para fijarse bien en lo que será, antes o después, el conflicto del futuro.

Lo que ocurre con el mundo musulman en la actualidad viene determinado por el encorsetamiento y la parálisis que la fé islámica impone a las sociedades y a los individuos que la practican. Ellos quedan atrás, y lo saben. Y quedan atrás sin posibilidad de realizar autocrítica constructiva, de tal forma que reflejan en las demás sociedades la fustración que representa ver cómo son adelantados por éstas.

En esta época histórica, el mundo musulman no se caracteriza por nada. No destacan en deporte, tecnología, innovaciones, descubrimientos, medicina. En el pasado, cuando Europa se encontraba sumida en la oscuridad, trajeron la civilización (en parte de oriente). Pero a partir del renacimiento, quedarón atrás. Su única arma actual es el aumento poblacional y desde el 11S, el miedo que puede representar el terrorismo.

Ante esa situación, cualquier individuo que proponga la panarabización territorial y religiosa de los otros (nosotros los occidentales) tendrá mucha aceptación. Quizá silenciosa, quizá no completa, pero aceptación al fin y al cabo. Y si es por la fuerza, más. Es una forma de venganza.

En los 90 fue Sadam Hussein. Ahora es Bin Laden. Antes fueron otros y en el futuro, ya verá, como vendrán nuevos.

Recuerdo bien el fin de año de 1990 en Marrakech. Se puede imaginar dónde me hospedaba. La situación, con Kuwait invadido, era de apoyo completo de la gran mayoría de los marroquíes a Sadam Hussein. La situación, dentro del hotel era "casablanquera", con un tipo negro de más de 2 metros tocando el piano y cantando New York New York, una clientela exquisita y unos empleados(camareros, limpiadores, cocineros, individuos estatuas en los pasillos, puertas y demás -que allí hay mucha mano de obra-) en los que podías averiguar mirándolos a los ojos cierta satisfacción por lo que, consideraban, se iba a producir: la madre de todas las batallas y el triunfo, esperaban, de Sadam. Se palpaba cierta tensión y uno tenía sensación de estar como rodeado. Muy interesante.

Y le termino el rollo éste con tres cosas:

1.- "El seu objectiu és la creació d'una gran comunitat musulmana sense fronteres (Al Andalús inclòs)" Parece que lo del 11M no fue sólo por la foto de las Azores. Dígaselo a los que todavía creen que con nosotros no va la cosa.

2.- Del video de la EU. Yo lo prohibiría, como los polacos, aunque no entero, y por otro motivo: por vulgar. Lo sustituiría por el video completo de la "gordita" en la oficina. Supongo que se habrá fijado bien. Si no, rebobine y vuelva a verlo.

3.- Conteste el meme de una vez, hombre. No se haga el despitado.

al-quimista ha dit...

A mi me da igual si se trata de odio o de desprecio, le dije que eso lo respeto. Entiendo que alguien pueda sentir desprecio / odio / antipatía por una idea o por una persona. Me dice que no es el caso con el profesor Donaire, a quien debo confesar que admiro, pues mucho mejor. Pero mi comentario empieza diciendo que veo lógico que ante una idea o una persona, alguien pueda manifestar rechazo.

A lo mejor le sorprende saber que no soy socialista. Creo que forma parte de su obsesión por clasificar a las personas entre buenos y malos.

Usted sí ha maltratado a los árabes verbalmente. Le recuerdo que no es el primer comentario que escribe al respecto y sus palabras no dejan ningún atisbo de duda. Forma parte de esa mayoría de ciudadanos para los que árabe, musulmán, yihaidista, Al Qaeda o burka es lo mismo. Continúa considerando los pueblos como unidades homogéneas y no como una suma de individuos, que casi nunca coinciden con el color del gobernante.

Es cierto que los estados árabes están sometidos a regímenes no democráticos. Podíamos plantearnos el grado de democracia de Occidente, porque yo creo que la democracia no es un estado sino un grado. Pero eso no es lo relevante. Argentina, Chile o España han sufrido el azote de la dictadura. Los argentinos eran las víctimas del sistema. ¿Se imagina que desde considerase fascista a la hija de Salvador Allende por ser chilena?. Los gobernados nunca son los gobernantes y mucho menos en una dictadura como la libia o como la tunecina.

Pero el fondo de la cuestión es que usted ve un peligro absoluto en la visita a un país árabe. Le da igual que Marruecos esté a la misma distancia del Yemen que de Uruguay. Le da igual la evidencia que Al Qaeda pueda atentar en cualquier país occidental. Le da igual que hasta las restrictivas recomendaciones de los EEUU no alerten de ningún peligro especial en países como Túnez o Dubai. Ahora usted desaconseja viajar a cualquier país árabe porque su vida corre peligro.

Y yo le pregunto. ¿Desaconseja usted viajar a Inglaterra, ahora que la amenaza de atentado es una evidencia?. ¿Y a los EEUU, que han desactivado no hace mucho una operación que iba a volar una decena de aviones con explosivos líquidos?. ¿Desaconseja usted visitar España por la amenaza de ETA?...

Me gustaría decirle al profesor Donaire que su iniciativa no es nueva. Con el brutal atentado del 11M, surgió un movimiento en Europa que alentaba a desplazarse a España para no dar la razón al terrorismo, para no ceder al chantaje.

Señor certificado, leo este blog desde hace tiempo y he seguido el debate sobre el terrorismo que usted ha entablado con el profesor Donaire. Me parece que su argumento central es que el Estado nunca debe ceder al chantaje de un grupo terrorista. Y usted, señor certificado, ¿usted sí cederá al chantaje?

don-aire ha dit...

Certificado + Al-quimista

Un bonito debate. Si me lo permiten, yo me quedo al marge, Si los buenos árbitros son los que no se notan, los bloggers eficaces son los que no estropean un mano a mano con una parrafada somnolienta.

certificado ha dit...

Sr. Al-quimista.
Iré a Inglaterra a perfeccionar mi inglés aunque haya bombas que intenten acabar con la civilización occidental. De hecho he estado durante varios meses viviendo en Londres y usando el metro en tiempo de atentados.
Visitaré los EEUU aunque por supuesto no creo que nos encontremos allí.

Los países occidentales alentaban a desplazarse a España, no solamente por no dar la razón al terrorismo, sino por la afinidad en nuestra civilización.

Por cierto, ¿para Ud. que razón tiene el terrorismo?. Me imagino que el resto de países árabes harán lo mismo en alentar a los de SU civilización a visitar Irán o Libia. ¿No es cierto?.
El Estado no debe ceder nunca al chantaje, eso es cierto.
Y yo ¿a qué chantaje cederé?, ¿piensa ponerme bombas debajo del coche o se lanzará sobre mí cargado de explosivos gritando "Alà es grande"?.

don-aire ha dit...

don Güebos

Coincido con usted en dos cosas, sin que sirva de precedente. Primero, en lo de la gordita, que ya lo había notado sin rebobinar. Segundo, viajar es sano. Incluso en su caso, que se mete en esos búnker para turistas con la sensación de que todos los lacayos que le sirven el Dry Martini y el pez espada, esperan el momento para saltar encima suyo, atarle, y llevarse a la dama de derechas a una jaima.

En lo demás, comme d'habitude, no estoy de acuerdo. No ponga en boca mía lo que dice el tal alquimista. Yo creo que eso del Al Andalús es una coña folkórica de cuatro iluminados, como un correo eletrónico que recibí el otro día y que decía que Cristobal Colón era catalán, partió de Pals y no Palos, y por lo tanto las riquezas americanas deberían ser repuestas al gobierno catalán. Se lo juro.

Tienen ustedes el miedo antropológico al moro, como diría el gran historiador García Cárcel. Se imaginan una especie de comunidad pan-musulmana conspirando para convertir al Islam todo el mundo conocido y convertir el Big Ben y el Pirulí en sendos minaretes. Mañana será la amenaza amarilla o la conspiración hindú. El caso es que la mayoría de los árabes sueñan con convertirse en europeos, con su Play y su Iphone. Al menos, esos son los apuntes al natural que tomé en mi estancia en Tunicia.

Y mientras en Europa nos consideramos el centro del mundo y miramos con asco de reojo a árabes y negros, bastante más lejos, dos continentes más allá, India y China se preparan para el siglo XXI. Aquí también toca viajar. Si quiere saber hacia dónde va el mundo, visite Singapur y Bangalore.

Don Güevos ha dit...

Oiga.

Dos cosas.

Lo del Al Andalús, lo dice Ud en el comienzo. Supongo que ha sido el inconsciente, pero sirve para demostrar que lo del 11M no fue solo por lo de las Azores.

Que no existe ningún miedo antropológico. Lo que pasa es que Uds los rojillos no quieren ver lo que se avecina. Reconocerlo a estas alturas de la milonga zapateril sería como abrirles la escotilla en pleno vuelo.

China e India también tendrán (bueno lo tienen y gordo) el mismo problema. Pero competiran con occidente al estilo japonés. Lo veremos.

Gracias por indicarme hacia donde va el mundo, aunque más que Singapur o Bangalore, debería decir, Mumbay o Shangai. Cuando les toque, que ahora la cosa está en NYC, LA y en Tokyo.

Por cierto, en Singapur prefiero el Oriental, view harbour. El Raffles, entre rascacielos, me da sensación de zoológico, lleno de turistas mirando por los pasillos y por los rincones tratando de descubrir no se qué. Y Ud? Dónde se aloja?

don-aire ha dit...

Claro que dije lo del Al Andalús, pero para mi es una anécdota. Que cuatro locos iluminados reclamen un territorio, por una milonga histórica de hace 600 años es para reir. Pero un árabe sensato, normal, de la calle, de ésos que ven el Barça en su televisión via satélite y que lloran con los culebrones de Bollywood, verían esa propuesta como una auténtica estupidez.

Ahora bien si usted quiere vincular la ofensiva de Iraq con la defensa preventiva de la frontera del Estrecho, apaga y vámonos. Si "lo que se avecina" es una invasión pan-árabe desde Ceuta hasta Poitiers, pues me va a perdonar, pero tiene la misma coherencia que el guión de Ocean's 13. Fíjese si soy ignorante, que pensaba que la invasión de Iraq tenía algo que ver con las reservas de petróleo de ese país. Eso me pasa por leer a Rifkin.

Cuando viajo más allá del Índico, no uso hoteles de cadenas occidentals, porque es como bailar un tango con chancletas o comer una lubina al hinojo en un plato de ésos que regala El País. A mi me va la hostelería local, más humilde, donde uno puede tomarle mejor el pulso a la ciudad. Por eso, en Dubai siempre acabo en el Burj el Arab.

don-aire ha dit...

Y se me ovidaba. Dice usted que los árabes no destacan en nada. Según me cuentan (aquí sólo hablo de oídas), eso tampoco es del todo cierto.

ignasi ha dit...

Quan entendrem que només som planetaris!!!!!

això sí ... molt manipulats!