23 de juliol 2007

Turismofobia

Estos días caniculares de censuras varias, el CCCB ha organizado el Simposio Internacional de Turismo Turismo XXL, con más patrocinadores que el Tour de Francia. Pongan en una coctelera a una docena de arquitectos, cuarto y mitad de adalides de la ecología integrista y un par de sociólogos/geógrafos, de ésos que vienen a España cada mes (como Edward Soja) y adornen con un escritor que pasaba por allí. El resultado es la enésima epifanía antiturística hoteleros, arrepentíos, la temporada se acaba, que sigue la estela de la nueva moda snob del momento: la turismofobia, Ignoro las cantidades que han aportado los múltiples patrocinadores del circo (Parlamento Europeo, Gobierno Español, Generalitat de Cataluña, Greenpeace, Colegio de Arquitectos...), pero intuyo que podían haber dedicado esas cantidades a menesteres más procelosos, como por ejemplo propiciar una revista científica sobre turismo en español.

Hay un centenar de nombres que podrían aportar datos, comentarios y algunas luces sobre el presente y el futuro del turismo (Urry, Cohen, Page, Vera, Anton, Eco o Llorenç Prats, por decir unos pocos). Pero la organización estimó que una de las pocas voces turísticas del simposio debía ser el exalcalde de Santa Susanna, Joan Campolier, condenado a ocho años de inhabilitación especial para cargo público por un delito de prevaricación administrativa. Sin comentarios. Y claro, con estos mimbres, la noticia de la que se hace eco la prensa son las declaraciones de Houellebecq, que seguramente es un excelente escritor, pero su capacidad analítica sobre el turismo es la misma que la puedan tener el Koala o Aramís Fuster. El escritor vaticinó la muerte del turismo español, la supervivencia de Ibiza como capital del sexo y las drogas y el éxito sin paliativos de Croacia, por cierto, uno de los principales organizadores del evento. Llámenme mal pensado. A todo esto, el señor Houellebecq no vive en Dubrovnik, Cazma o Trogir, sino en el Cabo de Gata.



Ante la ofensiva turismofóbica, me gustaría plantear mi particular decálogo:

1. El turismo ni es bueno ni es malo. Depende.

2. La gestión pública del turismo puede corregir los errores o los puede amplificar. En todo caso, si bien es cierto que la gestión pública no garantiza un "buen turismo", la no gestión pública asegura un "mal turismo".

3. El derecho al turismo debe ser un derecho universal. No una obligación, por supuesto.

4. Todas las personas que se desplazan por motivos de ocio son turistas. Los viajeros, los exploradores, los trotamundos o los alternativos son tan turistas como la familia Ulises en Benidorm.

5. Ninguna forma turística es a priori menos nociva que otra. Hay formas de turismo rural, urbano, natural o etnológico que hacen más estragos que el turismo litoral bien gestionado. Las laderas del Everest están saturadas de desechos y las playas de la Melanesia reciben los despojos de los yates de lujo.

6. El sector económico del turismo tiene la misma dignidad que la alta costura o la industria aeronáutica. Es cierto que hay chiringuitos infectos, pero España posee 20 cadenas hoteleras entre las 100 primeras del mundo y es líder en MICE, márqueting turístico, restauración o en gestión de megaeventos.

7. La mayoría de la gente detesta a los turistas, pero no renuncia a ser un turista. Cuando visita un parque natural y se encuentra con varias docenas de visitantes se pregunta "Y qué hacen éstos aquí?", pero no es capaz de responder: "Pues lo mismo que tú".

8. Es cierto que los espacios turísticos pueden ser burbujas aisladas de la identidad del lugar. Pero ha llegado el momento de debatir sobre qué es identidad, como se relaciona esa identidad con el turismo y por qué no se considera que el turismo también es identidad.

9. El turismo no es construcción. El 94% de la oferta de la Comunidad Valenciana no son ni hoteles ni cámpings. Si cartografiamos la incidencia espacial de los hoteles en la costa mediterránea, con la excepción de las Baleares, el impacto es ínfimo.

10. No hay plan de pueblo, comarca o región (incluso de un continente), que no apueste por la vía turística como la estrategia preferente de futuro. Aunque en el contexto contemporáneo, es cierto cualquier lugar puede ser turístico, eso no quiere decir que todos los lugares serán turísticos. La vía turística no es obligatoria y, en muchos casos, es rotundamente desaconsejable.

32 comentaris:

Anònim ha dit...

En el listado de estudiosos aplicados sobre el turismo he echado en falta su nombre. ¿Cómo va el libro?. Me alegro de que haya vuelto a la blogosfera, con tanto ímpetu.

Don Güevos ha dit...

"Croacia matará el turismo en España. Es mucho más bonito, tiene casi mil islas y no se conocen. Se convertirá en el primer destino del Mediterráneo y con una clientela de alta gama. La gente rica y pija busca lo exclusivo, lugares ignotos, donde nadie va".

"El abogado Rodrigo Uría Meruéndano, socio presidente del bufete Uría y Menéndez, ha fallecido a los 66 años al sufrir un infarto a bordo de un barco en Croacia, donde se encontraba de vacaciones"

Houellebecq, hágale caso.

certificado ha dit...

Antes de nada, darle la bienvenida de nuevo a la blogosfera, después de su largo paréntesis... Largo, se entiende para nosotros sin su presencia.
Referente a su post “Turismofobia”.- Creo que realmente la sociedad mal llamada “progre” está creando una turismofobia en cuanto a que los vulgares mortales que acudimos a Lloret, Salou o Santo Domingo somos considerados ciudadanos de segunda, sin muchas luces y carentes de esa “progresía” innata de los anti-todo.
Estoy de acuerdo con Ud. en que por desgracia y a pesar de todo lo que se está construyendo en el Mediterráneo no es por culpa del turismo, si no por otros motivos.
Sin ir más lejos: Roses tiene un 95 % de inmobiliaria residencial y tan sólo un 5% de hoteles y campings. La pregunta del millón es: ¿son las segundas residencias parte del turismo que conocemos como tal?. “Beneficios sin obligaciones” para la generación del ladrillo.
Por cierto, estoy de acuerdo con el anónimo anterior en que falta su nombre entre esos estudiosos del turismo.
Y España será, como yo vaticiné ya hace muchos años, la California Europea.
Un saludo

Anònim ha dit...

Quina obsessió amb la Comunitat Valenciana. Serà que Lloret o Salou són oasis de verd i de blau.

don-aire ha dit...

Anónimo

Gracias
El libro ya asoma la cabeza. Es niña
Lo del ímpetu, dejémoslo en suspenso

don Güebos

A lo mejor acierta, sí. Y yo tb puedo sacar un pleno al quince.
Pero la diferencia entre la predicción astral y las ciencas sociales es que ninguno de los dos saben nada sobre el futuro, pero los segundos como mínimo aportan pruebas.
Y si el fulano ése, que hasta reniega de su nombre, considera que Croacia es el Edén, ¿por qué se ha comprado una casa en el Cabo de Gata, reserva natural por otra parte?.
Que una persona sepa escribir no es garantía de nada más.

certificado

Muchas gracias. Aún no he acabado el trabajo que me tiene recluido, pero me dolía el abandono del blog.
Gracias por los comentarios.
Me va a permitir que discrepe en un punto. La turismofobia es transversal. Fue Sánchez Dragó quien dijo que es un asco que el Prado esté lleno de turistas con chancletas. Y no le niego que existe una gauche divine que critica Lloret, pero destroza las calas más recónditas de la costa a base de chalets exclusivos. En este tema, me temo, estamos solos.

Narcís Sastre i Fulcarà ha dit...

Ahir quan sentia les bajanades d'en Houellebecq pensava en tu. Poca confiaça amb les capacitats d'atracció turística de casa nostra més enllà del sol i la platja! Coincideixo amb tu que el turisme destaca per la seva absència dins dels plans estratègics d'aquí. En altres latituds ho tenen molt més clar, com per exemple a Londres, on el "London Plan", que he estudiat en els darrers temps, considera el turisme de vital importància.

Per cert, la xocolata que vaig comprar es va desfer...grrr ;-)

Una última cosa: et passo l'enllaç d'un document en PDF que et pot interessar: http://www.savetibet.org/documents/pdfs/ParadoxLost.pdf

Si el trobes interessant, a veure si en fas un post: m'agradaria conèixer la teva opinió sobre aquest cas de "relació entre la identitat i el turisme".

Salutacions!

don-aire ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Aprenent de turista ha dit...

Bones,

esperava llegir el teu post sobre l'escriptor... costa poc que et deixin un micròfon per dir bajanades... ara bé, entenc que hi va haver d'altres aportacions al Simposi com per a que el resum mediàtic fos el que va ser... sinó malament... em nego a creure que aquesta va ser l'aportació més destacada...

certificado ha dit...

Referente a Sánchez Dragó que dijo que es un asco que el Prado esté lleno de turistas con chancletas y cómo Ud. bien dice en alguna de sus líneas.-“ Que una persona sepa escribir no es garantía de nada más”. No sé hasta que punto entenderá el Sr. Sánchez Dragó de turismo...
Lo dicho, mucha progresía en contra de Lloret y destinaciones similares....¿No será porque la “gauche divine” no liga ni allí y lo hacen mejor en una tierra inexplorada en la que apenas tienen competencia?...Frustración en contra de los corrientes mortales...No saben lo que se pierden...

Anònim ha dit...

Estic d'acord amb el punt 10. Ara resulta que tots hem de ser turístics per decret. Jo crec que una bona manera de guanyar prestigi és declarar una ciutat o un poble espai lliure de turistes.

Lucien de Peiro ha dit...

Houellebecq es un excelente escritor. A mí me gusta, aunque desde mi punto de vista ha ido un poco a menos en los últimos años. Recomiendo "Las partículas elementales".

Dicho esto, estoy con usted. A Houellebecq le falta perspectiva. Me ha interesado muchísimo este post, su contrapunto para poder hacerse una nueva opinión respecto a un asunto para el que sólo ha trascendido lo dicho por el esritor francés. Como siempre, los medios desinforman, sea por puro interés o por mero sensacionalismo.

Lo de que Croacia es uno de los patrocinadores ha sido para mí lo mejor, lo que más me ha interesado, porque cambia completamente el sentido de la noticia aparecida en la prensa. O Houellebecq está "a sueldo de Croacia" o la puso como ejemplo porque la tenía a mano. Pero cuesta creer que fuese algo espontáneo mencionar aquel país (que deseo visitar), algo ajeno al patrocinio que usted ha mencionado.

Un saludo.

Anònim ha dit...

Estimados bloggers,
Ésta, la del señor Don-aire es, como los artículos señalados, una aportación parcial. Viene, como es de suponer, de su lectura de los periódicos. No se entendería de otra manera, ya que en casi un 60% de sus comentarios no acierta a descifrar lo que en el Simposio se ha debatido. Por otro lado creo que sufre de una esquizofrenia galopante o de un desconocimiento inquietante del fenómeno allí tratado. O si no, perdónenme pero no he terminado de entender su postura. Aunque sinceramente es una pena, porque la segunda parte de su texto no deja de ser interesante. Si se hubiese pasado por el CCCB, probablemente su texto habría tenido un carácter menos populista y más alejado de la visión que le asigna a Michel Houellebecq. La cual, les adelanto, no ha entendido en absoluto.
Permitan explicarme, porque yo sí que he asistido.


El hecho de que una persona esté procesada no le exime de aportar sus concretos y valiosos conocimientos sobre la economía turística. De hecho, la negación continuada por parte de la intelectualidad más apoltronada, ha permitido, por dejación de sus deberes ciudadanos que personas como Campolier sean las únicas referencias en la organización de, en el caso del turismo de masas, una de las primeras industrias de este país.
Hasta me parecía entender en su texto que el propio Campolier le podría ayudar a sostener sus argumentos. Le guste su modelo o no.

El hecho de que haya muchos patrocinadores no exime que el contenido allí desarrollado haya sido de un muy valioso interés documental. Les remito a la trascripción de la mesa redonda del viernes, la cual espero sea transcrita por los organizadores en algún tipo de soporte, y muy especialmente la intervención de José Miguel Iribas, durante 25 años asesor de Benidorm. Seguramente si el señor Don-Aire hubiese escuchado esta mesa, habría recogido datos muy interesante que ni el propio (Salvador) Antón, con su muy buena aportación al fenómeno de los parques temáticos, ha sido capaz de sintetizar a lo largo de su corta pero enriquecedora experiencia desde la universidad de Tarragona.

El hecho de que Houellebecq profesita sin criterio no lo convierte ni a el ni al evento en un parque de atracciones. Que espontáneamente Houellebecq cogiera Croacia como comentario no le supone ser un ‘pesebrista’ institucional. Más bien entiendo los comentarios del escritor como una defensa a la idea de desarrollar los potenciales de nuestra economía, y como un aviso de qué modelo o múltiples modelos debemos potenciar. Rem Koolhaas lo aclaraba con una afirmación sencilla en respuesta al moderador: ‘No creo que Houellebecq esté ironizando’. Estoy con usted que los periodistas buscan ‘la forma’, espectacular, y la noticia en vez del fondo de la reflexión. Pero yo lo entendí más como una crítica a la obsesión reinante estos años en España y Catalunya de cambiar el modelo de sol y playa por uno de 'calidad', cuando lo que queremos decir es de alto nivel adquisitivo. Aún así, creo que España, como segunda potencia mundial en este sector, está preparada para todos los perfiles posibles.

Me permitirá apuntarle que su elenco de referencias es un poco desviado de la realidad cotidiana, incluso en un plano, si se quiere, más ontológico. El epistemológico, entiendo, o lo desconoce o, como buen intelectual, lo obvia. Mala elección, nuevamente, centrar el debate de un fenómeno tan transversal en un mero debate de identidades. Muy señor mío, creo que desvaría en el discurso, o quizá lo varía en exceso. No lo dude. Esto no es un debate identitario y, seguro, no es el debate que mejor vaya a catalizar la complejidad de este fenómeno. Me atrevería a apuntar que etimológicamente es en sí una negación considerar el turismo un fenómeno donde la identidad se requiera como factor determinante. Más bien diría que lo contrario. Otra cosa sería que el turismo se alimente, en muchas de sus variables, de las distintas identidades que ‘resisten’ en el planeta. Éstas son aprovechadas por el turismo en su, casi, única clave comercial: la explotación del deseo.

Me gustaría recomendarle ‘Plataforma’ del propio Houellebecq, donde encontrará unos espléndidos pasajes en los que descubrirá para su asombro cómo el señor Houellebecq tiene un ojo clínico cuanto menos mucho más afinado que la ‘moral’ visión del, pongamos por ejemplo, John Urry en su ‘Tourist gaze’. Por otro lado, apuntarle que el propio Urry ha escrito varios artículos con Scott Lash referentes al tema que nos ocupa. El señor Lash, para su tranquilidad, sí acudió al Simposio. Por otro lado, exquisita aportación.

Por último y para no aburrir a los bloggers que aquí escriben, le diré para su satisfacción que el tema más desarrollado y criticado en el Simposio fue la construcción de baja densidad y la confusión, por ende, entre turismo y construcción. Craso error auspiciado, entre otras cosas, por la conocida ley de 1998. A la del suelo me refiero, claro.

Y concluyo con un apoyo sincero. Es imprescindible el compromiso ‘interesado’ de cualquiera que pueda aportar financiación, ideas y reflexiones sobre la forma de entender el turismo y su repercusión en nuestros medios sociales, urbanos y paisajísticos. ¡Es necesario, si no urgente, una publicación científica en español!

don-aire ha dit...

Apreciado anónimo, muchas gracias por la aportación

1. La mía es una crítica al programa. Los programas nunca son neutros. Implican una postura previa y, sobre todo, predisponen el resultado. Tiene usted razón, aunque yo yoy un consumidor compulsivo de los excelentes programas del CCCB ésta vez no fui (casi como un acto de rebeldía) y toco de oídas.
Pero la mía es una crítica a algo tangible como es el programa.

2. De entrada, muy pocos expertos en turismo. Soja es uno de mis autores preferidos, pero la única aportación al turismo que le recuerdo es un simposio en Tenerife. Lash fue el alter ego de Urry en una docena de artículos sobre postmodernismo, es verdad. Pero mientras Urry "saltó" al turismo y se convirtió en una referencia mundial, Lash ha tomado otros caminos. Iribas, ciertamente, es una referencia relevante.

3. El resto, arquitectos. No tiene nada malo, por supuesto. Koolhas es una referencia mundial y el Delirious New York ha creado escuela. No he leido toda su obra y por eso no sé si ha reflexionado sobre el turismo, pero en todo caso sus reflexiones no han trascendido a la literatura científica. El año pasado Gustavo Gili publicó un libro excelente Arquitectura y turismo, que es una reflexión preciosa. Allí hay una docena de textos que aportan mucho.

4. Y el extraño caso de Santa Susanna. No quiero desmerecer al señor Campolier, pero ¿qué tiene de excepcional el caso de Santa Susanna para que ocupe una hora del evento?. Y en todo caso, ¿por qué invitar a los autores materiales del asunto?. Siempre es mejor una mirada desde fuera, que pueda criticar y alabar. Sinceramente, es una cuña muy extraña.

5. Seguramente como en ningún otro momento de la historia, las teorías sobre el turismo son hoy rigurosas, sistemáticas y sobre todo contrastadas. Mentiría si dijese que he leído la obra de Houe. Y no dudo de sus dotes oraculares. Pero, con todos los respetos, la ciencia hace tiempo que se basa en otros métodos, que en ciencias sociales son imprecisos, borrosos y cambiantes.

En resumen. Hay un centenar de personas que crean intelligence turística. Ignorarlas es un riesgo. Tampoco hay que ir muy lejos: Anton (que es mucho más que el autor reflexivo sobre parques temáticos), Llorenç Prats, Jaume Guia, Delgado, Fernando Vera, Paolo Russo, Núria Galí y tantos otros.

don-aire ha dit...

Y ahora entrando en el fondo del asunto.

Yo no he dicho en ningún caso que el turismo sea un problema de identidades. Es sólo uno de los puntos que aportaba y, precisamente, en el sentido contrario.

El decálogo que planteo cuestiona la turismofobia. Que es otra cosa. Y que se desprende de los comentarios de Houellebecq e incluso de Koolhaas sobre Dubai. Entre la defensa del modelo de Benidorm de Iribas y las Hordas Doradas de Turner y Ash tiene que haber un punto medio. Y no se trata sólo de "juzgar" el turismo, sino de entenderlo.

Hay muchas formas de mirar un espacio turítisco. incluso un espacio tan vacío como algunas de las costas mediterráneas. podemos afrontar el horror vacui con la mirada indolente de Martin Parr o de Xavier Misserachs. Y ésta es una mirada válida y necesaria. Pero existe otra mirada mucho más semiológica, que intenta descifrar el código de interpretación de estos espacios (o estos no espacios).

El turismo necesita también estas lecturas. Además del juicio estético (¿por qué no?) y de las previsiones oraculares que nunca se cumplen (y si lo hacen es por puro azar), necesitamos intérpretes de lo turístico. Si quiere, necesitamos estudios similares a los que hace Koolhaas del Muro de Berlín, cuando lo despoja de su valor simbólico primario y reflexiona sobre la creación del vacío. A mi me impresionó mucho esa capacidad de superar la lectura primaria del Muro que hizo Koolhaas.

Ya sé que no es el caso, pero he asistido a muchas conferencias en las que el analista de turno nos obsequiaba con varias decenas de diapositivas de los desastres del litoral. Sus urbanizaciones, sus hoteles desmesurados, sus reposiciones clónicas... Y yo siempre he pensado. "Muy bien ¿y ahora qué?". La exhibición pornográfica de los horrores del turismo no sólo es un poco masoquista, sino que no aporta ningun análisis más allá de la descripción visual y la apreciación estética (que, como todas, es una construcción social).

Ese "y qué más?" es el que reclama el análisis del turismo. Entrar en el ADN de la realidad cultural, simbólica y territorial del turismo. Leer el turismo no con los ojos del no turismo (que sólo lleva a resultados en vía muerta), sino también con los ojos del turismo. Entender. Interpretar. Cuestionar. Y, en definitiva, superar el debate de los 80 sobre la "costa colmatada".

Anònim ha dit...

Un debate interesante. No tengo los conocimientos suficientes para opinar, pero me da la impresión de que el anónimo en cuestión es uno de los organizadores del Curso polémico. Lo cual me parece legítimo, pero sería mejor que se identificase y así todo el mundo puede situar a los actores del debate en su lugar correcto.

Por otro lado, entiendo lo que dice señor Donaire, pero cuando paseo por mi municipio o voy a otras znas de la provincia de Castellón o incluso cuando he estado en algunas playas de la provincia de Tarragona, me ha asaltado siempre esa pena inmensa de la que usted habla. Me cuesta mucho ser objetivo. Simplemente, me produce una rabia infinita.

certificado ha dit...

Lo más curioso del caso es que el anónimo 2 pide que se identifique el anónimo 1. Lo qué da de sí un blog.
Creo que ahora sí es un duelo de titanes. Espero que continúe la lucha en este tema, pues es de un gran interés para mí.
Ah, y cómo yo estoy identificado, si que puedo sugerir a anónimo 1 que también lo haga. Sería un gran placer el poder conocerle.

Anònim ha dit...

señor certificado, yo no me puedo identificar por una cuestión que no puedo desvelar (porque es la causa por la que no puedo decir quién soy). Pero al menos yo no digo que soy alguien que no soy.

En la crítica a Donaire, el anónimo 1 como dice usted habla como si fuera un asistente a las jornadas ("yo pasaba por allí"). Cuando en realidad tanto por lo que dice como por cómo lo dice es evidente que forma parte de la organización de esos cursos y yo lo único que le pedía es que lo dijese. Que dijese "Oye Donaire, el curso lo he montado yo y me sienta fatal tus críticas". Y de esta forma la discusión es más sincera.

certificado ha dit...

Sr. anónimo 2. Ud. no se puede identificar, pero sin embargo pide a anónimo 1 que se identifique. Ese es simplemente mi comentario. Quizás anónimo 1 tampoco se pueda o quiera como Ud. identificar. No sé en dóde está el problema. ¿Tantos secretos tiene esa conferencia?. Menos mal que se trata de turismo y no de conversaciones con la banda terrorista. Creo que las alegaciones al escrito del Sr. don-aire son de interés para comprender ambas posturas y sacar un partido a su lectura. Es como un juez antes de dictar sentencia: por lógica debería oír todas las partes, ¿no cree?.
Bueno. Es igual, cómo de anónimos va la cosa, dejaremos así el asunto. Creo que además el blog es de ese tal Sr. don-aire, y el es el que debe rebatir o no los argumentos. Cosa que por supuesto ya ha hecho.

don-aire ha dit...

Yo ya me he perdido. Cuánto misterio. Tiene razón certificado, más que una conferencia de turismo parece una convención de espías en plena Guerra Fría. Venga. No sean tímidos, y salgan del armario.

Anònim ha dit...

Estimado "Don-aire,
El curso lo he montado yo(...)",
Me presento si tanto interés suscita. Mi nombre es Luis Falcón Martínez de Marañón y soy el Co-Director de Simposio.
No era mi intención esconder mi identidad, sino que el accidente de encontrar este foro en Internet de forma fortuita me animó a escribir. Y no ha habido misterio sino falta de tiempo para volver a entrar en este foro.
Dicho queda. Espero que ahora podamos hablar con tranquilidad y Libertad pues.
Como el motivo de mi respuesta al texto de Don-aire no tenía mayor intención que el de debatir y buscar reacciones a nuestro evento, de forma explícita (ya he empezado a tenerlas por parte suya), me permitirán un día más para leerme sus reacciones y así seguir con esta grata tertulia-blogg,
Un saludo,
Luis Falcón (Anónimo 1, por convención)

Luis Falcón ha dit...

Estimado José Antonio, Don-aire,

Cada vez estoy más apesadumbrado que haya decidido no ir al Simposio. Precisamente este Simposio trataba de eso que usted echa tanto en falta. A diferencia de ‘tour-ismes, la derrota de la dissensió’ (el cual si presentaba una incuestionable actitud ‘turismofóbica’, y que por otro lado contaba con autores que usted recomienda tales como Delgado o Urry) este Simposio ahondaba en la siguiente fase, la del ‘y ahora qué’.

Créame, el texto introducción al Simposio podría perfectamente haber dicho:
‘Ese "y qué más?" es el que reclama el análisis del turismo. Entrar en el ADN de la realidad cultural, simbólica y territorial del turismo. Leer el turismo no con los ojos del no turismo (que sólo lleva a resultados en vía muerta), sino también con los ojos del turismo. Entender. Interpretar. Cuestionar. Y, en definitiva, superar el debate de los 80 sobre la "costa colmatada"’

Aún así, creo que este debate se puede enriquecer, por tanto le respondo a sus cuestiones:
1. CCCB:
No alcanzo a entender su desacuerdo con el CCCB en esta materia, pero realmente no nos interesa en lo que nos atañe aquí. Y lo digo fundamentalmente porque el CCCB NO ha tenido que ver lo más mínimo en la confección de la idea ni en el programa de este evento. El espacio ha sido alquilado. No les eximo de responsabilidad, pero es de recibo exponerlo aquí.
2. PROGRAMA:
Sinceramente me parecen muy interesantes sus aportaciones, de las cuales, le aseguro, he tomado nota. De hecho más adelante le muestro nuestra relación con varios de los autores mencionados.
Ahora me remito en este punto al programa que, como dicen más arriba, defiendo por razones ahora más obvias. Por otro lado le aseguro que escribo aquí no para acallarle, zafia intención sería la mía, y más bien para argumentar públicamente y recoger réplicas para el año que viene.
Convengo con usted, sin dudarlo, que un programa no es neutro, que implica una postura previa y que, sin lugar a dudas, predispone. Así lo hemos hecho conscientemente. Ahora bien, un programa además de lo anterior debe ser coherente y consecuente con esa ‘intención de predisponer’. Aquí me remito a su último comentario y que, espero que no le haya molestado, he utilizado para re-conceptuar nuestro Simposio de cara a este Blogg. Es por ello que el Simposio se dividía en tres días: Uno, las Dinámicas (tanto locales, como globales, genéricas como específicas), un segundo día, los Agentes (que iban más allá que el propio capital), y por tercero los Proyectos, que ahondaban en el territorio, el consumo de los recursos y la producción del imaginario tanto físico como psicológico.
El objetivo era generar un debate sobre los criterios para intervenir en nuestra costa como si estuviésemos en el año cero, y asumiendo el legado actual. Nuestra intención era sentar, por primera vez, no sólo a los que toman las decisiones en su estadio último, el capital, sino a todos los que tenemos, o deberíamos tener un mínimo de autoestima territorial.
Es por ello que las conclusiones de este Simposio no serán una síntesis del mismo, sino una relación literal de las aportaciones más representativas de todos los agentes. Prometo enviarle una copia del documento que realicemos (probablemente en formato libro) tan pronto como se produzca.
Por último precisar que este Simposio trataba por un lado de la relación del Turismo como fenómeno y la utilización de los territorios de calidad, las costas. Y por otro lado del inminente fenómeno de concentración que se está produciendo en la línea de costa (que va más allá que la línea litoral) de todo el mediterráneo, y la Española como la más madura. Esta visión del todo como una unidad tras analizar muchos indicadores (construcción, flujos de turistas o bienes, generación de PIB, inmigración…) nos hacen sostener la hipótesis de que la costa española para lo bueno o para lo malo se comporta como una megalópolis.

3. y 4. LOS EXPERTOS:
Siendo consecuentes con el objetivo del Simposio convendrá conmigo que no era la idea acertada traer sólo a una sumatoria de intelectuales que debatieran sobre la materia, sino más bien a varios agentes implicados directamente o indirectamente con el sector. Era nuestra intención hacer hablar a todos. Poner todas las cartas sobre la mesa, y además hacerlo en el espacio de debate sobre cultura urbana, el CCCB. Seguro que muchos más podrían haber participado. Pero le aseguro que desde ni uno sólo de los asistentes hemos recibido crítica alguna sobre los contenidos y su consistencia, lo cual, le aseguro, me inquieta.

Uno por uno:

DINÁMICAS:
EDWARD SOJA:
Conociendo su intervención en ‘Reinventar el Destino’, nuestra intención era traerlo por su idea de que las megalópolis no son productivas en su concentración máxima, sino en su estructura de ciudades-regiones ‘megalopolitanas’. Lo cual es bastante interesante y apropiado para el tema que nos ocupa en su vertiente territorial española.
GEORGE RITZER:
Entre otros muchos textos ha escrito la MacDonalización de la Sociedad. Me consta también que el propio Ritzer es un autor de referencia para el propio Salvador Antón en su trabajo sobre Port Aventura el cual creo acaba de salir a la luz. Más aún el último texto de Ritzer trata sobre la ‘Grobalización’, y ahonda en la crítica sobre el crecimiento desmesurado y desprovisto de identidad. De hecho, para mi gusto, aunque muy interesante, fue la intervención menos arriesgada del Simposio.
JOAN BUSQUETS:
Catedrático de Urbanismo, conocido columnista del País, y profesor en Hardvard. Su aportación al pasado y futuro de la construcción del litoral sinceramente fue exquisita. Le aseguro que una vez más la visión del fenómeno y su relación con el territorio fue enmarcada perfectamente desde el inicio.

AGENTES:
ORIOL NEL•LO:
Secretario General de Política Territorial de la Generalitata de Catalunya. Director del plan director del litoral de Catalunya. No sé que decir, sino que es ahora mismo un texto de referencia no sólo en España sino en todo el litoral mediterráneo. Costa y Turismo son, desde mi punto de vista uña y carne.
FAUSTINO GARCÍA MARQUÉZ:
Director de la redacción del PIOT de la isla de Gran Canaria. Por primera vez el equipo redactor de un PIOT es el mismo que el equipo redactor de las directrices turísticas de una isla. Por primera vez se considera una isla como producto turístico y por tanto se pueden regular sus usos de forma estratégica. Puede leer un excelente resumen de su trabajo en el Número 28 de la revista del Colegio de Arquitectos de Canarias BASA: Canarias Turismo y Ficción.
JUAN LÓPEZ DE URALDE:
Director de Greenpeace. Todas las voces deben ser oídas, creemos. Y el trabajo que hace Greenpeace cada año, ‘Destrucción a toda costa’ no es desdeñable. La síntesis o la interpretación del mismo no deben ser pasadas por alto.
ARNALDO MUÑÓZ:
Director General de EasyJet para el sur de Europa. El papel de las compañías de bajo coste en la reorganización de los flujos turísticos y la comercialización de los paquetes gracias a Internet eran clave en el análisis del fenómeno.
EUGENIO YUNIS:
Director de la oficina de desarrollo sostenible de la Organización Mundial del Turismo. No me extenderé.
JOSÉ FERNÁNDEZ PÉREZ:
Director General de Costas del Ministerio de Medioambiente. No me extenderé.
JOAN CAMPOLIER:
El caso de Santa Susana es un modelo extremo de referencia respecto al fenómeno turístico. Es la única concentración de camas turísticas en donde sólo hay cabida a hoteles, tres, cuatro y no sé si cinco estrellas. Esto, a pesar de tener tintes sospechosos es lo que podríamos llamar el extremo del modelo eficiente. Primero, desde un punto de vista del negocio-local, no se vende el territorio, como en el tan mal llamado ‘turismo residencial’, sino se alquila. Segundo, apuesta por la concentración, en vez de la dispersión, con el consiguiente ahorro de territorio que tanto nos ocupa y preocupa. Y tercero, es la primera de estas iniciativas en donde, además de no ser una ‘gated-community’ o un ‘Resort’, la colaboración público-privado es ejemplar. Sigo manteniendo que no nos interesó tanto la situación judicial en la que se encuentra esta persona. Nosotros valoramos su capacidad de gestión de un modelo desde un consistorio. Y le aseguro es ejemplar en el mundo empresarial. Repito, le guste el modelo o no.
GLORIA BARBA:
Directora general de calidad e innovación turística del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. No me extenderé.
FRANCESC MUÑÓZ:
Dr. en Geografía con su tesis ‘Urbanalización’ sobre la dispersión urbanística que tanto territorio consume. Probablemente conocido suyo porque también es un asiduo del CCCB.
JOSÉ FERNÁNDEZ PÉREZ:
Ya mencionado.
RAIMÓN MARTÍNEZ FRAILE:
Ex -Secretario General de Turismo del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Ahora asesor de hoteles AC. (Me permito una licencia al decir que esta persona fue invitada cuando aún sustentaba su anterior cargo, y que incluso fue invitado por su conocimiento del fenómeno más que por su cargo)
JOSÉ MIGUEL IRIBAS:
Bueno, ya hemos convenido que es una persona de referencia. Por cierto que, aunque sin texto, fue asesor también en el proyecto de la Fundación Tapies.


PROYECTOS:
(Aquí convengo que no son todos los que están ni están todos los que son, aún así…)
MANUEL GAUSA:
Por otro lado Co-director de Simposio. Director de la revista Quaderns durante diez años, publicada por el colegio de arquitectos de Catalunya, publicó tres números de referencia sobre arquitectura y turismo que también le emplazo a consultar.
JUAN PALOP:
Urbanista canario y director del Instituto 20º que trata sobre los desarrollos turísticos de la franja climática 20º. Por otro lado es director de los ‘Foros de Ciudades’, uno de los pocos foros de referencia y, desde luego una de las pocas voces ‘pro-positivas’ en Canarias sobre el debate que usted y yo perseguimos.
ANDRÉS CÁNOVAS:
Arquitecto con una interesante trayectoria sobre propuestas alternativas a los ‘resorts’ al uso. Desde luego no es referencia internacional. No lo niego.
MIGUEL RUANO:
Una voz desde el negocio. Vicepresidente de Marriott Vacational Club Internacional.
SALVADOR RUEDA:
Ecólogo urbano. Creo que persona más que conocida en Barcelona por sus propuestas alternativas en el replanteo de la organización sostenible, en su visión más integral, del espacio urbano.
JUAN ANTONIO SÁCHEZ:
Urbanista murciano, asesor sobre las directrices de costa de Murcia. Autor de numerosos proyectos en aquella comunidad tan de actualidad. Probablemente uno de los urbanistas en activo más comprometidos con el debate de ocupación extensiva del territorio costero.
FEDERICO SORIANO:
Arquitecto profesor de la Escuela de Arquitectura de Madrid, autor entre otros de proyectos públicos en Bilbao (en el área de intervención urbana donde se sitúa el Gueggenhein) y en el propio Benidorm.
ANDREU ULIED:
Ingeniero de caminos. Director de M-crit. Empresa con más de 21 proyectos europeos que se encarga de construir SIG (Sistemas de información geográfica) en toda Europa. Y en particular ha construido el de Catalunya (SIMCAT). Asimismo desarrolla junto con los equipos del área el plan estratégico del Maresme, aprobado este mismo Julio. Especialista en movilidad.

Apuntar aquí que fue invitado aquí al arquitecto Carlos Ferrater, autor entre otros proyectos del frente marítimo de Benidorm. Finalmente un problema de agenda impidió su presencia.

SCOTT LASH:
Estoy de acuerdo en su apreciación sobre Urry y Lash. Apunto aquí que el señor John Urry fue invitado muy a mi pesar. Precisamente estoy en desacuerdo con su postura ‘turismofóbica’ y ochentera sobre el turismo. Lo digo con conocimiento de causa. He coincidido con el personalmente en más de una ocasión. En cambio la postura de Lash, aunque más aséptica en lo referente al turismo, es, si me lo permite, mucho más amplia respecto a los fenómenos globales y la teorización de los mismos.
REM KOOLHAAS:
Es probablemente el urbanista contemporaneo más ‘contemporáneo’. Es el primer teórico que reflexiona sobre las Magalópolis, sobre el ’Shopping’, y el primero en entender los desarrollos territoriales y urbanos desde la fenomenología en vez desde la morfología o topografía. Textos suyos como ‘The generic city’ o ‘Junk space’ son de referencia, y le aseguro, con todo el respeto que le profeso usted, que no sólo la literatura científica lo referencia sino que el número de tesis doctorales sobre su obra a día de hoy, son cuantiosas.

5. MICHEL HOUELLEBECQ:
Ciertamente lo que menos nos interesa del Houellebecq son sus supuestas dotes oraculares. Más bien nos interesó su mirada a-moral del turismo. Mirada imprescindible para desprejuiciarnos de una realidad que mueve 800.000 personas por el mundo a día de hoy. El doble en el 2020.
Le vuelvo a remitir a Plataforma porque creo que se sorprendería de la precisión documental de las novelas del autor. Aun así tiene textos que vienen a colación, tales como ‘el mundo como supermercado’ o ‘lanzarote’.

Vuelvo a estar en desacuerdo con usted respecto a Houllebecq. Éste no tiene ninguna fobia al turismo, sino a la falta de sentido del modelo: Dubai. Son criterios diferentes. Sobre Dubai han hecho una crítica al vacío que apuntaba Juan Antonio Sánchez cuando mostraba los desangelados no-espacios generados por los resorts de Polaris World. Nótese que no empleo el término no-lugar de Auge. Cuyo término se ha aplicado con tanto desvío en las ciudades-turísticas. Sigo diferenciándome. Dubai es un vacío y un no-lugar, incluso un no-espacio como usted lo define. El turismo puede generar lugares con identidad global o no-lugares, pero de lo que estamos convencidos es que no ha de generar de ninguna forma vacíos o no-espacios. Los espacios turísticos son o deben ser espacios, aunque sean con claves semióticas diferentes al espacio urbano. Y ese, creo, era el punto de vista de Houellebecq y Koolhaas. Es diferente.

Sea como fuere nuestra intención era poner dos pensadores contemporáneos juntos con la misma visión que seguro usted acordaría: ambos tienen la mirada a-moral del mundo que previamente he asociado a Houellebecq. Y en turismo, me repito, ésta es necesaria para tener una diagnosis clínica del fenómeno.


SUS REFERNECIAS:
Por otro lado le aseguro que no ignoramos a esas personas que usted comenta. Este Simposio se enmarca en los trabajos que realizamos dentro del Master ‘Intelligent Coast’ impartido en la Fundació Politécnica de Catañunya’. Le invito a que revise el programa que está colgado en la misma página web que usted ‘hiper-linka’ en su artículo: www.intelligentcoast.es
En el se encontrará que Salvador Antón ha dado clase en el mismo. También encontrará a Manuel Delgado dando una conferencia en nuestro ciclo de debates, en el propio CCCB, allá por el mes de Febrero si no recuerdo mal. Curiosamente con Paolo Russo también hemos contactado. Pero en esta ocasión la densidad del programa nos llevó a retrasar este contacto. De hecho, si el está leyendo este blogg, ya le emplazo para vernos. Tengo entendido que fue al Simposio. Me gustaría oír su opinión, sinceramente. Como he comentado con anterioridad John Urry fue invitado pero, en esta ocasión, declinó la invitación. Del resto de referencias cojo nota, no lo dude. Sólo conocía a Llorenç Prats además de los anteriores, por su trabajo sobre patrimonio, pero ciertamente no he ahondado en su obra. Le reconozco las referencias, pero mi objeción está en su propuesta del este vs. ese.
UN APUNTE FINAL SOBRE FOTOGRAFÍA:
Martin Parr creo que tiene una mirada más bien ‘turismofóbica’ e irónica sobre el fenómeno, además de referir su trabajo a la clase proletaria, principalmente inglesa. Desde mi punto de vista la ironía es una herramienta que la podemos situar en el pasado en su crítica al turismo. Y ahí estoy con usted. En ese saco meto al fotógrafo local Jordi Bernadó, y uno de sus últimos libros ‘Mallorca BooM’. Lo que necesitamos son pensadores del ahora, y comprometidos. Me atrevo a recomendarle a otro buen fotógrafo local: Txema Salvans.
Xavier Miserachs. Creo que es una mirada totalmente opuesta a la de Parr. Ciertamente no conozco todo su trabajo pero en Memorias de la Coasta Brava veo un trabajo más descriptivo, como el de Salvans.
Bueno, siento lo extenso del texto. Espero que útil para el debate.
Por otro lado creo que es de recibo proponerle a usted y a todos aquellos que quieran apuntarse de este foro a un café tertulia en donde usted quiera.
Le aseguro que me encantaría debatir personalmente estos temas con usted.

Estamos preparando el Simposio del año que viene y estamos en periodo de documentación. Esta reflexión cara a cara estoy seguro puede ser muy productiva. ¿Le parece bien esta semana que viene, pongamos el miércoles?
Si le parece bien, espero su respuesta pública en este foro.
En cualquier caso también le dejo mis datos:

Luis Falcón.
luis@load.as
móvil: 629 676295

Luis Falcón ha dit...

Una nota:
Quería decir 800millones de turistas...

Apolini ha dit...

He de reconèixer que la resposta del senyor Falcon és elegant i detallada. Què continuï l'espectacle... Vaig a comprar-me unes crispetes.

certificado ha dit...

La película promete...
Agradezco la salida del anonimato de uno de los "contertulios".
Creo que iremos viendo en los comentarios un debate muy interesante.
Por mi parte decir que veo de mejor grado el alquiler de plazas turísticas que la venta sin control de segundas residencias.
La costa española y en general la mediterránea se esta desarrollando vertiginosamente. El problema quizás radica sobre todo en la especulación del suelo, por ser la fuente de financiación de los ayuntamientos y en las grandes "amistades" políticas que eso conlleva.
Por supuesto veo aquí más una cuestión urbanística y de construcción como bien indica el Sr. don-aire en el punto 9 y en la que estoy de acuerdo "el turismo no es construcción". Por eso no sé hasta que punto son calificables las segundas residencias como turismo, ya que aparecen después de la implantación y de darse a conocer la destinación para poder desarrollarse. Además aprovechando al auge de una zona turística se utiliza un anexo para explotarla con el ladrillo y cemento a chorros ("a dojo").
Para terminar creo que el tema de Santa Susanna habría que relacionarlo en la masificación y demanda hotelera a bajos precios de la época en que se creó y que actualmente atrae un tipo de turistas de un nivel adquisitivo muy bajo y en su mayoría de los antiguos países de la Europa del Este. Santa Susanna, de todas formas, sí que es turismo, dado que los visitantes alquilan el territorio en un gran porcentaje en lugar de comprarlo.

don-aire ha dit...

Señor Falcón, le agradezco mucho sus comentarios. Los valoro especialmente, no sólo por su contenido si también por su esfuerzo en
Llegado a este punto, debo confesar que me siento un poco incómodo. Primero, porque no hay muchas conferencias internacionales de turismo y ante la propuesta del señor Falcón y su equipo hubiera sido más lógico aplaudir una propuesta de debate que criticarla, lo sé. Y en segundo lugar, porque el debate puede degenerar en juicio sobre la calidad académica de los ponentes y, llevado a su extremo, puede parecer un tribunal en el que evidentemente no me veo con autoridad suficiente para participar. He estado tentado de cerrar por tanto el grifo y admitir simplemente que el tono del post era excesivo. De hecho, lo admito abiertamente.
Pero me gustaría intentar destacar dos elementos de la discusión con otro ánimo, no tanto para juzgar o criticar el evento, sino para seguir el hilo del debate abierto: la turismofobia y el análisis del turismo desde dentro.
El post es una reacción a unas declaraciones. Ya sé que es peligroso porque los periódicos pueden distraer el contenido real del seminario. Pero lo cierto es que tanto El Periódico como El País coincidieron y en el caso de este último con una transcripción supongo que bastante literal de la discusión entre Houllebecq y Koulhas. Debo reconocer que las declaraciones del escritor no me gustaron nada; y no porque crea que no tiene razón (que lo creo), sino porque en ningún momento intuí algún grado de profundidad. Era una opinión sin elaboración previa, sin documentación, sin contraste, sin análisis empírico, sin reflexión teórica. Era un pour parler. Y, sin embargo, la repercusión de sus palabras ha sido muy alta. Coincidió que ese mismo día por dos canales diferentes me llegaron escritos preocupantes por el vaticinio de Houellebecq. “Dicen que el barco se hunde” leí. Yo no sé si hunde o no, pero en todo caso el diagnóstico debería ser más sólido. En una conferencia al día siguiente en Madrid, en un curso de verano sobre turismo, las fotocopias del artículo iban de mano en mano de diversos responsables turísticos.
Y yo leí la enésima valoración basada en un criterio muy discutible que se podría enunciar de la siguiente manera: “Como España está muy turistificada, ya no puede ser turística”. Y sería muy largo explicar que eso es sólo parcialmente cierto. Que los espacios turísticos son la suma de los símbolos nodales, de los símbolos etnológicos, pero también de los propios símbolos turísticos y que la combinación de los tres es inestable: cambia con los grupos sociales, cambia con el modelo de viaje o cambia con el destino (Barcelona, Salou, Cuenca y las Tablas de Daimiel están todos ellos en España y no tienen la misma lectura simbólica, aunque todos están parcialmente atrapados por la imagen genérica de España). Quiero decir que el exceso de símbolos turísticos, la pesada carga de una costa que enseña de forma hiperbólica su condición de turística, es un problema y no lo es. Despachar este problema (que es “el problema”) con un “no se puede haber sido y ser al mismo tiempo” es simplificar absolutamente una tensión mucho más compleja.
Yo creo que muchos de estos enunciados lo que hacen es traspasar los prejuicios personales antiturísticos a las previsiones sobre las dinámicas sociales. Y los demás no tienen porqué asumir nuestros prejuicios. Como dije en el decálogo, a menudo, no los asumimos ni nosotros mismos. Está pendiente un estudio de cómo viajan los teóricos turismofóbicos, aunque intuyo el resultado: más o menos, como todo el mundo.
Y eso conecta un poco con el segundo ámbito de la discusión. El turismo necesita análisis desde dentro. Viendo el programa, yo me permito sugerir que la primera parte sea mucho más amplia. Soja es un gran geógrafo y yo he utilizado su concepto de exópolis para definir las estructuras espaciales del turismo, pero no es un geógrafo del turismo. Ya le comenté que Lash es un gran sociólogo, pero no un experto en turismo. Y he comentado en este blog alguna vez lo útil que es la idea de la mcdonalización de Ritzer para explicar el turismo, pero aunque hizo una pequeña incursión en el turismo (un capítulo interesante en el libro de Rojek y Urry), no es un sociólogo del turismo.
¿Quiénes?. Aquí caeríamos en un sesgo personal. Yo no veo en Urry un moralizador; de hecho, el análisis inicial del turismo de The tourist gaze es una de las mejores síntesis sobre el turismo que se han escrito. Le podría listar los trabajos que a mi me gustan, como el trabajo de Annabel Black, las “vías de escape” de Rojek, casi todos los autores del Arquitectura y turismo de Medina Lasansky y McLaren, el concepto de código turístico de Núria Galí, la idea de redes de Jaume Guia, el círculo vicioso de Paolo Russo, la teoría sobre la construcción social del espacio turístico de Anton o incluso (aunque aquí reconozco que es una mirada desde fuera) las ideas de Eco o García Canclini sobre cultura de masas. ¿Éstos y no otros?. No, claro. Pero hay un elemento común en estos autores (y en otros muchos), que es la aproximación al turismo desde dentro, el estudio de los resortes internos que explican el fenómeno turístico sin necesidad de escoger (como propone el célebre tratado de Eco) entre apocalípticos e integrados. Yo creo que Parr y Misserachs proyectan la misma mirada melancólica sobre el turismo, una mirada que yo creo necesaria. Pero la contemplación superficial no se contradice con el estudio de la maquinaria.
Y los análisis desde el turismo no quieren decir desde las administraciones o el sector. Debo reconocer que la información que normalmente aporta el sector no es muy relevante. A veces, porque lo verdaderamente relevante es ocultado. A veces, porque el tono propagandístico prevalece sobre el analítico. Y a veces, porque al sector le cuesta mucho hablar sobre sí mismo, como al pez le cuesta mucho explicar qué es el agua. Estos defectos se multiplican con la administración. Yo creo que Santa Susanna no aporta mucho al modelo convencional, excepto alguna idea que ha logrado inocular la eficiencia y visión estratégica de Josep Capellà. Lo que sí creo es que el ex alcalde y el alcalde no son los mejores analistas de su propia realidad. Incluso un alcalde tan lúcido, brillante y turísticamente vanguardista como el alcalde Sitges cuando habla del turismo en su ciudad no puede perder de vista su condición de alcalde. O como determinados organismos, como la OMT, que algún día tendríamos que empezar a preguntarnos qué papel ejerce realmente.
Pero esta segunda parte es la más discutible de mi posición. Al final, creo que es mejor debatir sobre el turismo que el silencio y, por tanto, debería aplaudir más que criticar su Congreso. Por lo tanto, le agradezco señor Falcón no sólo sus palabras en este blog, sino también las aportaciones que realiza su equipo de trabajo. Espero que la segunda conferencia sea un éxito y me comprometo formalmente a asistir, y además con un espíritu constructivo.
Un saludo cordial

certificado ha dit...

"De humanos es equivocarse y de sabios rectificar". Yo debo de ser una eminencia pues estoy rectificando a menudo.

No dejemos que las personas (me incluyo) arruinemos al turismo.

Es un honor haber podido leer este tag. Sr. Falcón, si tiene un blog, no deje de comunicármelo. Se aprende mucho tanto con Ud. como con el Sr. don-aire

Luis Falc�n ha dit...

Estimados Bloggers, Estimado se�or Don-aire,
Disculpadme por esta larga ausencia, la cual se debe al pos-simposio. Prometo volver este fin de semana, porque creo que el giro del Se�or Don-aire me parece interesant�simo y digno de r�plica. Gracias de antemano por su 'beneficio a la duda'. Le agradezco su elegante comentario en el tag. anterior. Le aseguro que me anima a�n m�s su predisposici�n al debate. Queda desde aqu� confirmada mi invitaci�n expresa al a�o Simposio del a�o que viene, el cual le aseguro ir� m�s all� que el de este a�o.
Por otro lado les agradecer�a que compraran el 'ABC' de hoy 4 de Agosto. En su suplemento 'Las Artes y las letras' hay un art�culo sobre el Simposio de Fredy Massad mucho m�s de acorde con la realidad del Simposio. A�n as� cr�tico con el mismo. Asimismo los emplazo a leer la serie de art�culos que est�n saliendo en el Babelia (empezaron la semana pasada) dirigidos por el escritor Mariano de Santa Ana, donde se reflexiona sobre el turismo desde una vertiente cultural. Se extender� durante todo el verano y en el aparecer� un art�culo de uno de los co-directores del Simposio, el Dr. Manuel Gausa, que espero lean y nos sirva igualmente como punto de debate. Apunto aqu� que Mariano de santa Ana tambi�n ha dado clases en nuestro Master este a�o, y que es editor de un libro que recomiendo, publicado por la Fundaci�n Cesar Manrique: PAISAJES DEL PLACER, PAISAJES DE LA CRISIS : EL ESPACIO TUR�STICO CANARIO Y SUS REPRESENTACIONES.
Para acabar en este mi primer tag. del fin de semana, y aunque no tenga que ver de forma directa con este debate, querr�a exponer aqu� mi desasosiego y desesperaci�n por los hechos acontecidos en la tierra que me vio nacer, Las Islas Canarias. Estoy destrozado ante este hecho que como comprender�n, afecta directamente a uno de nuestros m�s relevantes valores para el devenir de la econom�a de las islas: El turismo. �ste, en canarias, produce el 35% del PIB de forma directa, y casi el 85% de forma indirecta. Recuerden el por qu� de la venida de Faustino Garc�a Marquez al Simposio, y entender�n mi pesar.
Un placer,
Luis Falc�n

Luis Falcón ha dit...

Estimado Don-Aire, estimados todos,
Espero contestar aquí también algunas incursiones de terceros.
GRACIAS
Gracias por esperar unos días. Me gustaría introducir una segunda réplica a los comentarios del señor Don-aire.
Ya he expresado mi agradecimiento por su tag. anterior, y le adelanto que estoy siguiendo sus comentarios y referencias. Le agradecería que me comentara si el texto “vías de escape” de Chris Rojek es el título de un libro, un capítulo de un libro o un artículo. No lo encuentro. Le aseguro que estoy buscando las referencias que me hace.

DOS DATOS SOBRE NUESTRO INTERÉS EN EL TURISMO, Y CONTRA LA TURISMOFOBIA.
Uno, que el turismo siempre ha sido tratado con rechazo intelectual y desidia institucional. Ha sido siempre el patito feo y objeto de todas las críticas de la cultura. Turismo es la última consejería que cualquiera querría coger en un ayuntamiento, incluso de costa. Incluso, produciendo directamente el 12% del PIB nacional, tiene que compartir Ministerio con Industria y Comercio. En Catalunya ni comento en esta legislatura. Es la producción comercial, nos comentan compañeros de profesión que han huido sistemáticamente del desarrollo de la actividad profesional en esos territorios. Le comentaré (prometo no entrar mucho en mi biografía) que he trabajado, además de Barcelona, en Canarias, Londres, Rótterdam, Zagreb y Zurich, tanto sea en entornos profesionales como académicos. Sólo en un país el turismo genera tal fobia intelectual, y no tanto social diría, que mencionamos aquí: en el nuestro. Estará conmigo que la lista de teóricos o técnicos españoles especializados en dicho sector no son los más destacados a nivel mundial, por su aportación intelectual o técnica, en sus correspondientes disciplinas. Ya hemos comentado que España es el segundo país del mundo en número de turistas y ganancias por turismo. La diferencia es que nuestro turismo es (era) principalmente, sólo de masas, pero de sol y playa. Digámoslo con más precisión: sol, playa, alcohol y sexo. Y desde luego no sólo en Ibiza. Bueno, sigue siéndolo en un porcentaje cercano al 70%. ¿No es hora que una economía tan importante en nuestro país pase a tener una verdadera dedicación presupuestaria de I+D+I, y que ésta no esté sólo financiada por la empresa? He aquí mi apoyo a su propuesta de una revista científica al respecto. EDITUR, que es creo una revista de referencia para analizar lo que podríamos llamar la ‘tecnología turística’. No se ocupa de la reflexión social y cultural que completaría una diagnosis amplia e integral del fenómeno: Territorio-paisaje y turismo (añada aquí cuanto quiera: medioambiente, recursos, litoral, logística, infraestructura, ocio, cultura, urbanidad, identidad, historia, memoria…)
Dos, que el turismo tiene un hermano que desdibuja su función: la construcción. Y ésta, desde mucho antes que el mencionado año 1998, está tergiversando el papel que el turismo juega en España. De la misma manera que la prensa ha desdibujado, en un primer momento, el contenido de nuestro evento, la construcción y la corrupción urbanística desdibuja el valor de los modelos turísticos españoles. ¿Se ha fijado usted que en la prensa general, aunque no se la mencione en el artículo de turno, cuando habla de corrupción urbanística, sacan la foto de Benidorm? Eso si es peligroso para el imaginario colectivo. Los medios tergiversan y confunden.
LOS MEDIOS
Sobre las declaraciones de Houellebecq le diré que a mi, sinceramente, me dejaron indiferente. Simplemente porque tampoco creo que tenga razón. De hecho creo que en ese aspecto no aporta nada nuevo y se escora en la valoración simplista.
Obviemos el hecho de que los medios es un cuarto poder. Convendrá conmigo que no es posible ni deseable controlarlos. Yo estoy de nuevo de acuerdo con usted en rechazar el fondo y la forma de lo expuesto por ambos periódicos (le agrego que también salió en La Razón, con similar trato de la noticia)
Obviemos que yo he sido parte integrante del Simposio en cuestión. Lo que me interesa ahora es el fono de los temas que usted plantea. Me gustaría que usted leyera, además del ADN o Catalonia Today, el ABC, por nombrar un medio de más tirada. Su análisis es crítico, aún más que el de usted, pero lo analiza desde otra perspectiva. Y aquí creo que empezamos a ver que hay otros medios que pueden ayudar a dar a conocer el interés de todos por cambiar la tendencia ‘turismofóbica’ de nuestro entorno. En este sentido es también interesante la aportación en el mismo suplemento de Félix Romero donde, sólo a modo de ejemplo, mencionaré una pequeña reflexión que hace de entrada: ‘Preámbulo: soy un turista. Me caen instantáneamente mal quienes presumen de ser viajeros y maldicen a los turistas’. ¿No le parece curioso que no haya expertos en turismo en un periódico tan importante a nivel nacional como El País? y que el suplemento que más se le acerca se llama precisamente ‘El viajero’. Para mí es un detalle importante, y mucho.
Creo que es interesante porque el potencial de España, y no el problema, es que el turismo es una de sus economías medulares. Evito decir industria aquí, porque no creo que todo turismo sea una industria. Para mí sólo el de masas. Lo decía Gómez Navarro hace dos años en un artículo suyo en El País, también ex-secretario del Ministerio de Turismo: ‘el turismo no es una industria, sino una ‘economía transversal’ que engloba a muchos sectores’.
Y por último un apunte dentro de toda la amalgama mediática. Estoy de acuerdo con usted en que Houellebecq puede no haber estado acertado, pero creo que sus palabras son inocuas –para el turista o comprador de segunda residencia seguro- comparadas con las de un entrenador de fútbol que promueve con su imagen la más apabullante expoliación patrimonial de nuestra historia (al paisaje me refiero) Porque la repercusión mediática, estará conmigo, es 500 veces, por decir un número, más alta que la que pueda tener el señor Houellebecq. Pocos, de los que compran nuestra costa, conocen o han leído a Michel Houellebecq. En cambio, aunque nos pese, el señor Camacho, tiene muchos más seguidores, incluso más allá de nuestras fronteras. ¿Quien hace una contra-propaganda para decir que no EXISTE EL TURISMO RESIDENCIAL? ¡Eso se llama venta literal de patrimonio! Y además, a precio de coste. Triste.
ARQUITETCURA Y TURISMO
Me gustaría remitirme aquí a su referencia al libro ‘Arquitectura y Turismo’. Lo he comprado y me lo estoy leyendo. Le prometo leerlo entero en lo que resta de verano.
Déjeme ser un poco perverso, porque le estoy leyendo fuera de este ‘blog’ y cada vez más creo que debería permitirme invitarle a pasar por nuestro Master o a compartir con nosotros alguna acción dentro del mismo. He encontrado un texto suyo en la web que me permito reproducir en parte. El texto es de un post que introdujo en un ‘blog’ bajo el título de ‘El turismo es geografía’. Me gustaría que me comentase si, leído este extracto, y en referencia al libro en cuestión, ¿no le parece que la visión de ese libro sobre el turismo o incluso sobre la arquitectura del turismo es sesgada y alejada del problema de fondo? Sólo encontré historiadores del arte o arquitectura y un antropólogo:
‘Los estudios científicos sobre el desequilibrio de la oferta motivado por los apartamentos se han multìplicado en los últimos años. La evidencia empírica es ahora abrumadora. He seleccionado la Tesis Doctoral de Salvador Calabuig sobre las estrategias turísticas en el litoral catalán, la Tesis sobre las viviendas en la provincia de Girona de Albert Saló o el diagnóstico sobre el sistema litoral catalán, previo al Plan Director del Sistema Costero que prohibe la construcción en cualquier espacio situado a menos de 500 metros de la costa. Pero hasta le fecha, la mayor parte de los estudios circulaban por los estrechos pasillos del mundo académico y a veces, como en el laberinto de Minotauro, nunca salían de allí.

Hoy he recordado una feliz excepción. En 2005, Exceltur presentó un estudio sobre el impacto de las formas turísticas parahoteleras, que ellos bautizan como VPUT (viviendas de potencial uso turístico). Los resultados del estudio son demoledores, tanto que superan cualquier prevención de sesgo partidista. Éste es uno de los debates pendientes del modelo turístico español: el papel de las formas no hoteleras de alojamiento. Yo me mojo: el epicentro de la transformación del turismo está situado en la planta hotelera. Llegó el momento de escoger.’

ANÁLISIS DESDE DENTRO, UN 0.003% DEL MISMO
1. Y saltando desde el párrafo anterior. Sólo pondría un pero al informe de Exceltur que, como usted sabe, es un ‘lobby’ de hoteleros, principalmente de las islas Baleares. El informe y las conclusiones son precisas, y diría que hasta valientes. Mi único pero es que el 80% de ese ‘lobby’ ha invertido y cada vez más invierte sus ganancias no en la planta obsoleta española, sino en la construcción de nuevos hoteles en Méjico y el Caribe. Es de recibo saber que la inversión española (diríamos en su gran mayoría balear) es la mayor en el caribe, por encima incluso que la inversión americana. La reflexión es sencilla. ¿Es ahora cuando se requiere del plan RENOVE que demanda EXCELTUR, con financiación del estado, cuando la gallina de los huevos de oro se ‘tambalea’, según ellos? La respuesta es sí, pero estos que aquí lo reclaman, son en gran medida culpables de que la oferta hotelera española ahora reclame la ayuda del estado (papa-estado). Por dos motivos. Porque no han renovado esa planta, y porque se han aprovechado de eso que reclaman. Los porcentajes de sesión de suelo para espacio público y para dotaciones que son obligatorios en un área urbana, no lo eran, ni lo son, en un área turística. Ahora, se han dado cuenta que esas dotaciones y espacios públicos son necesarios. Y sin haberlo pagado lo reclaman con un plan RENOVE. Esto forma parte del complejo entramado de la economía turística-economía de la construcción.
2. Y aprovechando el ‘sesudo’ análisis de Houellebecq. Aporto un dato importante. En 2005 las ganancias por turismo en España se situaban alrededor de los 40.000mill de euros. En ese mismo año los gastos de la sanidad pública en asistencia a extranjeros, no reembolsados por países terceros, era de nada menos que 7.000mill de euros. Haga usted las cuentas. Esto, evidentemente es una carencia de gestión del estado. Porque los convenios con terceros países están desarrollados y cerrados. ¿Que financiación necesita el estado para gestionar la devolución de este gasto-agujero negro? ¿Quién no quiere gestionarlo y por qué?
3. ¡El barco no se hunde! El barco va viento en popa a toda vela. No hay alarma. La alarma la tuvimos hace dos años precisamente porque EXCELTUR estaba moviendo su lobby para promover el plan RENOVE. El resto de medidas ellos y nosotros sabemos que requieren de un calado más profundo en el modelo de desarrollo del turismo. Y esto pasa por un cambio radical de mentalidad. En ello estamos.
¿Por qué no se hunde el barco?
- Porque somos el país que más crece en número de turistas, por detrás de China. ¿Quién puede competir con China?
- Porque además de crecer mucho (que no es el ideal, lo admito), mantenemos las ganancias. Ciertamente no crecen como el número de turistas. Pero es que no se suman los millones de turistas que están comprando segunda residencia. El problema real que tiene España es de estadísticas. El problema real es no entender que si sumáramos el número de turistas a los de segunda residencia (si estuviesen regladas) el número nos asustaría. Que los turistas gastan menos es lógico, porque las compañías de bajo coste aumentan el número de turistas que vienen a nuestro país. Cierto que los turistas de bajo coste gastan menos. Pero lo que tampoco recoge las estadísticas es que vienen más a menudo. No nos olvidemos que España es uno de los países con mayor número de turistas que repiten. Y este indicador es crucial en el turismo. El turista debe estar satisfecho y volver. Los de bajo coste gastan menos porque viajan mucho más a menudo. Y su gasto lo reparten más. Por eso el número de turistas aumenta en un 4% (¡En un 4%, cuando tenemos 60mill de turistas. Eso son 2.4mill de turistas en un año!) En Croacia hay 10mill de turistas. O sea, que en sólo un año nosotros hemos crecido una cuarta parte de toda la demanda turística de Croacia. Y además, Croacia a día de hoy ya ha agotado su oferta de alojamiento reglado. Simplemente, para el bien de Croacia, espero que Houellebecq este tremendamente equivocado, porque significaría el atentado ecológico más importante de nuestra era contemporánea en Europa. Bueno, para que hablar. Ya lo está siendo.
- Porque somos el país de oferta de sol y playa, más seguro y mejor preparado tecnológicamente.
- Porque el turismo de masas, el de masas de verdad, requiere de una tecnología turística (infraestructura, logística, diversidad de oferta, organización de la misma, trato al cliente, seguridad ciudadana) que ni en sueños se puede construir en 10 años en cualquiera de los países teóricamente competidores. Pongamos Croacia, Turquía o quienes ustedes quieran. Veremos que pasa en cinco años, por decir algo.
- Porque una vez construida la base tecnológica el problema que tiene España no es de oferta, es de comercialización. Internet ha cambiado el mundo del turismo y estamos en periodo de adaptación, pero el turismo en España no se ha acabado. Sólo ha acabado de empezar.
- Porque, como bien comenta no es ni parcialmente cierto que “Como España está muy turistificada, ya no puede ser turística”. Dios mío, y admito que soy agnóstico. ¿Realmente han leído a este señor en clave científica? Lo ciento por los señores que cogían el artículo de Houellebecq como una Biblia, pero usted no lo podría expresar mejor: … es simplificar absolutamente una tensión mucho más compleja.
- n…
Y termino con la sensación de que me he vuelto a extender.
Señor Don-Aire,
1. La primera parte del Simposio del año que viene será más amplia, por convicción y porque estoy de acuerdo con usted.
2. Me permitirá que le invite en el primer trimestre del Master, allá por Febrero de 2008. Mariano de Santa Ana (me corrijo, es periodista y no escritor) organizará unos seminarios donde creo usted podría aportar temas de mucho interés. Me gustaría que nos dejara invitarle auque sea una tarde. Me interesa sus referencias ‘subjetivas’ ¿Cuales no lo son?
Le ruego me deje usted unos datos de contacto.
Un saludo cordial,
Luis Falcón

Anònim ha dit...

Apreciado Mr Don-Aire, estudiosos y bloggers varios

Aunque por trabajo no he podido leer al 100% todas las aportaciones coma por coma, llego siempre a la misma conclusión al leer a ideologos del turismo y catedraticos diversos...
Parecen vivir en un universo paralelo y en este caso, a eones del nuestro; ajenos, alejados, alienados, distanciados, dispersos, extraviados, lejanos....
En definitiva, sus conclusiones me parecen tan útiles como los inventos del Doctor Bacterio.
Y para muestra, un botón:
Me pueden contestar a alguna de las siguientes preguntas?
1: Que tarifas de contrato tienen TTOO extrangeros en destinaciones como Lloret?
2: Quien negocia estas tarifas?
3: Que remota influencia tienen uds en los precios negociados?
4: Cuantos hoteles tienen realmente su licencia al dia?
5: Cuantas agencias receptivas y emisoras trabajan fuera del marco legal?
6: Conocen el papel de una agencia receptiva y lo que representa?
7: Se evalúa de algún modo el papel de estas agencias y su interés/capacidad profesional/mercado/volumen de negocio?
8: Saben uds lo que son las garantias, los cupos, el cash flow y el early booking?
9: Tienen uds claro esto es un negocio?


Siento no poder alargarme más pero tengo facturas pendientes de facturar, y si, a estas horas...

Manu Fernández ha dit...

Hola Jose Antonio:

Entiendo que discrepes del post ese en el que hemos comentado. Y me he venido aquí a leer el tuyo y te cuento cómo lo veo.

Entiendo la parte de 100% en desacuerdo respecto al tono o, mejor, respecto al estado de opinión que se está creando en torno al turismo. Ahí comprendo que las personas que estáis más comprometidas precisamente en promoverlo con criterio, estéis casi hartos de que otros vean/veamos el lado más negativo (sí, yo soy de esos, soy intrusista en casi todo y en esto también me he permitido ver más sus efectos más negativos).

Supongo que es cansado ese estado de opinión y más en Barcelona y su entorno, donde ese estado de opinión se ha establecido de forma muy relevante y esté ayudando a crear un tono general sobre el estado global de la ciudad también un poco desenfocado.

Dicho esto, creo que nadie va a negar las consecuencias tan positivas del turismo como contribución al bienstar general. Y que en el turismo cabe de todo -desde el turismo de calidad en sus múltiples facetas como el modelo más agotado (sí, estoy de acuerdo, ninguna forma turística es más nociva que otra). También es un derecho, y también hace falta la intervención pública para ordenarlo y, sobre todo, para observar sus efectos.

En fin, que creo que es bueno ser críticos y no siempre va a ser eso turismofobia, aunque esta exista.

Un saludo,

Anònim ha dit...

Houellebec...

interesante que lo citen como si fuese un ideólogo-gurú...
Este señor es un técnico agrónomo.
Pero no sorprende estos sean los referentes...
Solo veo gente que habla de turismo y que no ha trabajado en su vida en turismo, o como mucho, si me apuran, han hecho unas tristes prácticas en la recepción de un cámping.
Desde "consellers" de turismo, hasta profesores universitarios, o el mno-va-más, estos supuestos gurús.

Tinmartin ha dit...

En mi pasado viaje a Suramérica, me encontré con grandes sorpresas, hay mucho por ver allí, sitios paradisíacos. En Colombia la variedad de paisaje es en verdad impresionante. Recomiendo en especial una región llamada Santágueda en el departamento de Caldas. En una región conocida como eje cafetero. Podría considerarse a Colombia como un antídoto contra la Turismofobia.