02 d’agost 2007

Dilema

El dilema. Li poso all o no li poso all a l'amanida?. És més transcendent del que sembla. L'hedonisme egoista o la renúncia altruista?. Em sembla que optaré, com sempre, per una opció intermèdia. Unes cebes fresques, rebaixades en vinagre de Mòdena.
I per això, sense saber-ho, no he fet una amanida, sinó un homenatge simbòlic al contracte social.

3 comentaris:

certificado ha dit...

El problema es si la ensalada aliñada con ajo le gusta al 90 % de los comensales, que odian por supuesto las cebollas.

don-aire ha dit...

En este caso, la ensalada es para mi solo, de manera que el dilema se fija en el ámbito halitósico. Unas cebollitas rebajadas también "suenan", pero mucho menos que el ajo.
De todas formas, la cuestión no es banal. ¿Y si el contrato social se basa en el camino del medio, y resulta que los extremos son falsos?. ¿Y si resulta que la mayoría de la gente agradece un aroma vano de ajo?.

certificado ha dit...

Desde pequeño siempre he oído: en el centro está la virtud...
El problema es lo que entendemos cada uno por centro y por extremos. Ahí está el quiz de la cuestion, ¿no?