14 de gener 2008

Immigració i delinqüència

No falla. Cada vegada que un immigrant apareix involucrat en un delicte, sorgeixen les veus xenòfobes (com si fossin l'Orfeó Donostiarra) que veuen confirmada la seva equació immigració = delinqüència. Si uns kosovars deixen la cara de José Luis Moreno com un híbrid entre en Macario i en Monchito, Pedro Ruiz culpa la política d'immigració de Zapatero. Si un immigrant assassina un jove a la sortida d'una discoteca de Girona, salten totes les alarmes: hi ha molts immigrants i per això creix la delinqüència. Si volen un termòmetre del nivell de xenofòbia del país, poden llegir els comentaris de la notícia en qualsevol mitjà com ara La Vanguardia.

Hi ha relació entre delinqüència i immigració?. Anem per un moment a les presons catalanes. El 2006, el cens de persones empresonades era de 8.970 interns dels quals 5.770 són catalans i 3.141 són estrangers. De manera que el 35,2% de la població empresonada és immigrant, mentre que el pes de la població immigrada sobre la població total és lleugerament superior al 10%. Es podria argumentar que només 9 de cada mil immigrants estan empresonats, de manera que 991 immigrants de cada mil no han estat condemnats per un delicte castigat amb presó.

Però un estudi recent d'Àngel Miret i Dori Rodríguez va una mica més enllà. La població immigrant de Catalunya presenta unes pautes demogràfiques molt singulars. D'entrada, el 55% són homes, mentre que en la població autòctona, les dones predominen sobre els homes. Només un 7% de la població interna és dona, de manera que si l'índex de feminitat fos el mateix entre els immigrants que entre la població autòctona, podríem estimar que el nombre d'interns es reduiria en 290. I encara és més evident el factor edat. La mitjana d'edat dels autòctons és de 40,5 anys i dels immigrants és de poc més de 30 anys. Novament, si igualéssim la piràmide d'edats d'immigrants i residents el nombre d'interns es reduiria en 1.322. En altres paraules, si la població immigrant mostrés un comportament demogràfic similar al de la població autòctona (per exemple, amb un procés de reagrupament familiar), la proporció d'interns entre els immigrants seria similar a la dels no immigrants.

No hi ha relació estadística entre immigració i delinqüència. Fins i tot si obviem la variable econòmica, els immigrants tenen el mateix patró delictiu que els autòctons. I aprofito per constatar que el nivell de delinqüència de Catalunya o de l'Estat espanyol és molt baix, en el context europeu. Espanya té una de les taxes de criminalitat, d'homicidis consumats o de violacions més baixes de la Unió Europea, que és l'espai amb una taxa de criminalitat més baixa del món.

12 comentaris:

Elisabeth ha dit...

Sin entrar a dar una opinión sobre el tema, puesto que no lo he estudiado en profundidad, ahí van unos cuantos apuntes:

- Respecto al censo de personas en las prisiones catalanas, no es válido su estudio ya que una de las normas de nuestro código penal, únicamente aplicable a los extranjeros no comunitarios es (art.89) la sustitución de las penas privativas de libertad inferiores a seis años por su expulsión del territorio nacional, siempre y cuando se hallen en nuestro país en situacion ilegal. En consecuencia, cabria hacer un estudio estadísticos de cuantos extranjeros son expulsados anualmente por sustitución de penas. Por cierto: en las cárceles catalanas también hay gente del resto de España, no solo catalanes y/o extranjeros.

- También cabe la sustitución de penas de aquellos cuya condena es inferior a dos años, por lo que habría que analizar cuanta gente está en la calle con la pena suspendida, y ver la proporción. La estadística de prisiones no lo contempla.

- Todo estudio estadístico es susceptible de ser dirigido según el objetivo que se pretende conseguir. Así, podríamos hacer una estadística del turno de oficio penal, y ver la nacionalidad de todos sus solicitantes. Claro que también podemos suponer que nuestros posibles delincuentes autóctonos tienen posibles y contratan abogados sin recurrir al oficio. Y ello por no entrar a debatir ahora sobre los temas de violencia de género. Le invito a acercarse algún día a los juzgados de violencia y observar las nacionalidades.

Con ello no quiero decir que Ud. no tenga seguramente razón..simplemente apunto unas notas a lo que Ud. manifiesta.

Por último, indicar que incluso el tipo de delito ha cambiado, siendo en algunos casos de una violencia inusual extrema.

La estadística no es la verdad absoluta...

Pedro ha dit...

Espanya és també una potència mundial en racisme i antisemitisme entre els seus ciutadans. I la culpa no és només dels mitjans.

Don Güevos ha dit...

Pues, fíjese, que yo en esto, y como es previsible en un liberalote, le voy a dar la razón.

Lo que pasa es que se ha explicado mal, porque nexualiza inmigración y delincuencia, cosa cierta, como dice la abogada, pero marginal con relación a los beneficios que aporta.

Lo que debería hacerse es explicar dos cosas. Una, que los movimientos migratorios son consustanciales a la naturaleza humana y, por ende, indisponibles para los gobernantes. Y, dos, que la migración siempre es beneficiosa, a corto, medio y largo plazo pues, vivifica enormemente la economía, crea lazos entre comunidades y personas, desnacionaliza comportamientos mutuos e inclina la balanza política alejándola de radicalismos estériles.

En lo que no le puedo dar la razón es en lo del perfume. No me joda. Es surrealista. Y encima a 1 euro, subvencionado.

José Carlos ha dit...

Tratar de unir inmigración y delincuencia es un arma muy utilizada por los que utilizan la inmigración como arma arrojadiza.

Nadie en su sano juicio puede establecer un nexo de unión entre ambos. Me explico, la inmigración está directamente ligada al trabajo, a la mejora en las condiciones personales por métodos lícitos. Cuando hablamos de delincuentes extranjeros hablamos de otra cosa, son persona que aprovechan la ausencia de controles fronterizos (los procedentes de la UE) o los mecanismos habilitados para la entrada en otros países para delinquir, sin tener mucho que ver con los inmigrantes e, incluso, sin relacionarse con ellos.

Allá por finales de los 60 y los 70, en Cataluña, por poner un ejemplo, había decenas de bandas de atracadores formadas por individuos originarios del sur de Francia. Entonces nadie ligaba a esos personajes con la inmigración y sí con la delincuencia. Hoy hay decenas de bandas del norte de Europa o de latinoamérica que se dedican al diferentes ramas de la delincuencia y, ahora sí, se les liga con la delincuencia, probablemente porque es políticamente rentable.

Una última reflexión ¿alguien ha escuchado que se una la palabra inmigrante y delincuente en los casos de súbditos británicos detenidos por delitos varios en la Costa del Sol? Bueno, esos son blancos y originarios de un país del primer mundo.

Saludos.

José Carlos ha dit...

Tratar de unir inmigración y delincuencia es un arma muy utilizada por los que utilizan la inmigración como arma arrojadiza.

Nadie en su sano juicio puede establecer un nexo de unión entre ambos. Me explico, la inmigración está directamente ligada al trabajo, a la mejora en las condiciones personales por métodos lícitos. Cuando hablamos de delincuentes extranjeros hablamos de otra cosa, son persona que aprovechan la ausencia de controles fronterizos (los procedentes de la UE) o los mecanismos habilitados para la entrada en otros países para delinquir, sin tener mucho que ver con los inmigrantes e, incluso, sin relacionarse con ellos.

Allá por finales de los 60 y los 70, en Cataluña, por poner un ejemplo, había decenas de bandas de atracadores formadas por individuos originarios del sur de Francia. Entonces nadie ligaba a esos personajes con la inmigración y sí con la delincuencia. Hoy hay decenas de bandas del norte de Europa o de latinoamérica que se dedican al diferentes ramas de la delincuencia y, ahora sí, se les liga con la delincuencia, probablemente porque es políticamente rentable.

Una última reflexión ¿alguien ha escuchado que se una la palabra inmigrante y delincuente en los casos de súbditos británicos detenidos por delitos varios en la Costa del Sol? Bueno, esos son blancos y originarios de un país del primer mundo.

Saludos.

don-aire ha dit...

Elisabeth

1. Debo decir que el estudio no es mío, sino de los autores que cito. Ha sido presentado en diversos foros.
2. La solución al art. 89 la da usted misma. El estudio habla de inmigración legal, no ilegal. Fíjese que el argumento gira en su contra. A ver si sé explicarme.
Para saber el % de la población encarcelada, necesitamos saber el total de la población. Eso es el censo, que nos dice cuántos inmigrantes (legales) hay en Cataluña. Ahora podemos poner en relación el número de encarcelados inmigrantes con el total de inmigrantes. Pero si en las cárceles no sólo hay inmigrantes legales, sino también ilegales (los que cumplen condena por más de seis años) entonces el % que he aplicado debe ser inferior.
3. Las personas con la nacionalidad española que viven en Cataluña son catalanas (art. 7.1 del Estatuto vigente). Todas ellas.
4. Sí. Se podría mirar. Pero eso es otro tema. ¿No le parece?. A priori no tenemos porqué considerar que tendrá un comportamiento diferente al de la población reclusa. Y, en todo caso, la alarma social se mide mejor a partir de los delitos que concluyen con una pena de privación de la libertad-
5. Todo estudio estadístico es susceptible de ser manipulado. Y toda manipulación es susceptible de ser detectada, comprobada y, por tanto, refutada. La estadística es una ciencia social que se rige por los principios del método científico.
6. No me gusta mucho basarme en la apreciación personal para juzgar un hecho global. Prefiero la estadística, sinceramente. Y ésta me dice que en el primer trimestre de 2006 hubo unas 7.500 condenas por violencia doméstica en España, de las que unas 2.000 fueron realizadas por inmigrantes.

don-aire ha dit...

Pedro

Totalment d'acord. Jo diria que el racisme dels mitjans de comunicació és molt inferior al racisme de la població.

don Güebos

Eso es casi imposible de explicar. Es un problema atávico.
¿La frivolidad del perfume?. Creo que le voy a tener que dar la razón.

José Carlos

Como es natural, coincido plenamente con usted caballero

**Clausewitz** ha dit...

en equiparar immigració i delinqüència no hi ha res més clar que el famós vídeo de Duran...

Anònim ha dit...

A quin país viviu vosaltres? Les estadístiques poden dir missa. Tan sols baixeu al carrer i pregunteu a la gent per les seves experiències. Feu estadística sobre això i veureu que els resultats són molt diferents.

Comparar el nombre d'immigrants amb el nombre d'immigrants que han comès un crim no té sentit. Compareu el nombre de crims amb el nombre de crims realitzats per immigrants.

don-aire ha dit...

FIxa't si som estranys que no ens refiem dels comentaris ni de les percepcions individuals, sinó de l'anàlisi estadística.

Anònim ha dit...

Les teves estadistiques son falses, a la presso de Girona hi han molts mes inmigrants, que sens dubte "catalans". El que has fet tu, es dir que X catalans han comes X delictes, pero ningu a dit que aquest catalans fossin catalans, mes aviat volies dir españols.

Algu que es diu: Pedro, Mario, Adolfo, amb els seus corresponets cognoms, no son catalans encara que visquin a Catalunya.

Per tant, com tant dit mes amunt, acostat a qualsevol jutjat i observa les "estadistiques" cap a on es decanten.

don-aire ha dit...

Així doncs, jo no soc català perquè el meu nom és José Antonio. Ves per on. TAnmateix, i a diferència de tu, soc capaç d'escriure un text en català sense faltes d'ortografia.