11 de maig 2008

icities (X)

Nos dice Fumero que quien puso el título de "Los límites de la web 2.0" (la primera mesa del domingo) "es un cachondo". Hemos pasado de "e lo que sea" a "lo que sea 2.0". Nos dice que quizás la web 2.0 es otra burbuja, pero las burbujas son un peaje para el cambio. Lo que quede después de que explote la burbuja será la sociedad 2.0.

Ícaro Moyano detalla las tres fases de la comunicación. Primero, el modelo unidireccional; segundo, la creación explosiva de contenidos, vía blog; y la más reciente, es la creación de redes. Las redes dejan atrás los nicks anónimos y ahora se usa el nombre, los apellidos y la fotografía. Ícaro gestiona tuenti, que es una red dirigida a los más jóvenes. Demuestra, entre muchas cosas, que los jóvenes están interesados por la política, pero buscan otros canales. Aunque tuenti es una comunidad muy intensa, ha pasado casi inadvertida en los medios convencionales.

Marc Vidal defiende que la web 2.0 no es una revolución tecnológica, sino un cambio social. ¿Características?: un hara-kiri académico, una irresuelta violación al copyright, no tiene un modelo de negocio asociado e información amateur. Cita a César Caderón: "El 2.0 no son webs, ni aplicaciones, ni programas, es el uso que damos los ciudadanos a esas personas. El 2.0 son las personas". Finalmente, Marc plantea sus dudas sobre las posibilidades de las herramientas como Menéame. "La sociedad 2.0 no es poder acceder a la información es participar en su construcción".