15 de juny 2009

Problemas sin fronteras



¿Qué tienen en común el virus N1H1 (la mal llamada gripe porcina) y la empresa SmithField Foods?. Después de seguir el rastro de los primeros infectados, como en una versión médica de CSI, el epicentro del terremoto se ha situado en el núcleo veracrucense de La Gloria, en México. En la Plaza Mayor de La Gloria se ubicará una estatua en recuerdo del primer caso de influenza.

A pocos kilómetros del núcleo, se hacinan más de mil cerdos en unas condiciones de salubridad lamentables. Es un excelente caldo de cultivo para la creación y propagación de virus mutantes, como el N1H1, una variedad relativamente benigna (con permiso de los fallecidos), y de nuevas versiones futuras.

Este concentrado tóxico se ha ubicado en La Gloria, porque la normativa sanitaria de los Estados Unidos no habría permitido su localización en Texas o Utah. Éste es uno de los efectos secundarios más evidentes del controvertido Tratado de Libre Comercio que propugna los Estados Unidos: la externalización de los costes ambientales, sociales o políticos de las empresas en países que acceden al chantaje, a cambio de puestos de trabajo. He podido vivir en directo otro episodio del TLC en el enfrentamiento entre los indígenas del Amazonas y el gobierno de Alan García, que ha acabado en un trágico balance.

Éste es el modelo liberal: gobiernos locales y mercados libres. Sin embargo, los problemas que generan los mercados no tienen fronteras, desde la propagación de enfermedades a la contaminación ambiental. Si los problemas no tienen fronteras, la gestión de los problemas debería ser también universal. Más regulación, más control, más normas. Mientras tanto, el único antídoto posible es la resistencia pasiva del consumidor. Mientras aplazamos la utopía de una gestión global, la revolución posible está en el carrito de la compra. Anoten, SmithField Foods, que suministra entre otros a McDonald's y Subway.

3 comentaris:

sloow food ha dit...

Un altre argument contra McDonald's és aquest

Mist ha dit...

És el principi NIMBY (not in my back yard). Els qui vivim en països amb totes les comoditats ens tornem tan capritxosos que no volem saber res de les deixalles. No estic segur que sigui conseqüència del model liberal "per se", sinò més aviat quelcom relacionat amb l'assumpció de responsabilitats.
Una abraçada.

HAMPTON INN AMARILLO ha dit...

INTERESANTE LA GENTE SOLO PAGA POR LA COMIDA SIN PREOCUPARSE DEL ENTORNO EN DONDE SE PREPARA.