14 de desembre 2009

La primera revolución 2.0




Entre las paredes Art Déco del Bacardi de La Habana circulan algunos turistas y muy pocos cubanos: Tanto edificio para tan pocas personas. Allá coincido con Yoani Sánchez y con Reynaldo Escobar, que me reciben con una sonrisa hospitalaria. Casi sin preámbulos, nos intercambiamos ideas, proyectos, ilusiones y algunos enlaces. Compartimos la necesidad de cambiar la forma de hacer política, aquí y allá, aunque es lógico que el camino que se debe recorrer en Cuba en mucho más largo. "Lo único bueno que tiene la situación actual, es que podemos partir de cero, construir un modelo que aprenda también de los errores de las democracias europeas".

Una revolución 2.0

El desencanto se huele en todas las esquinas de La Habana. Aunque Eusebio Leal, el eficiente responsable de la Oficina del Historiador, está embelleciendo La Habana Vieja, dentro de las casas maquilladas sólo se oyen quejidos. La sociedad cubana está cansada, exhausta. Cuba ya no es una sociedad castrista, sino una sociedad castrada.

Las voces del cambio surgen siempre al lado de la injusticia. Eso no es nuevo. Pero es la primera vez que compruebo que la red es el principal instrumento de la resistencia. Cuba es el primer laboratorio de una revolución 2.0. Por eso, Yoani Sánchez y Reynaldo están extendiendo la mancha de las redes sociales por toda la isla. Aunque Generación Y es el blog más conocido, el rostro de la revolución 2.0, en realidad es un nodo de una densa red. Siguen su estela el estelar blog de Ángel Santiesteban, la erudición sin mesura de Ancla insular, la polémica, la irreverencia divertida del Auditorio imbécil, la mirada inteligente de Dimas, el activismo cívico del Animal de alcantarilla y todos los blogs reunidos en las Voces Cubanas. Si se dan una vuelta por estas bitácolas, podrán tomar el pulso de la otra Cuba, la Cuba que será.

Revolución desde fuera

La red dota a la Cuba alternativa de nuevas armas, a pesar de la precaria red de Internet en la isla. Pueden conectarse, compartir, relacionarse, comentar y crecer. Pueden crear disidencias. Pueden conectar redes. Pueden difundir viralmente. Pero lo más importante es que pueden trazar puentes invisibles entre la isla y el mundo. Entre Cuba y nosotros. Pueden construir una revolución desde fuera.

Ésa es nuestra tarea. Difundir los blogs de Voces cubanas. Enlazar sus bitácolas. Entrar en sus facebooks. Conversar en sus twitters. Proporcionar enlaces. Subir sus pageranks. Conectar. Difundir. Comentar. Compartir. Es la hora del cambio. Del cambio 2.0.