03 de maig 2010

Turismo médico



La mejor receta contra los frecuentes males respiratorios en las ciudades del siglo XIX era "cambiar de aires". Durante mucho tiempo, las personas adineradas aquejadas de asma, neumonía o tuberculosis viajaban hacia los espacios saludables de las montañas alpinas o las costas mediterráneas. El primer turismo va de la mano de la salud. Los balnearios de las áreas de montaña o de los baños de mar atlánticos son a la vez centros de salud y de ocio. Con el tiempo, perderán la función médica y pasarán a ser estrictamente espacios recreativos, con sus casinos, sus paseos, sus elegantes hoteles y sus áreas residenciales.

El viejo turismo de salud ha adoptado una versión contemporánea, que es el turismo médico. El turismo médico es el desplazamiento hacia un destino, con la motivación de contratar servicios médicos del lugar de acogida. La relevancia de esta forma de turismo se evidencia en la vitalidad de la Asociación de Turismo Médico o ¿Por qué tomarse la molestia de viajar hacia otro país para recibir unas atenciones que ya tendríamos en nuestra residencia?. Existen tres motivaciones esenciales. En primer lugar, algunos destinos proponen unos precios que compensan, con creces, el coste de desplazamiento. Muchos norteamericanos viajan a otros países, frecuentemente americanos, con el fin de acceder a unos servicios que no podrían sufragar en los hospitales del país.  Monterrey, por ejemplo, se ha convertido en la capital del turismo médico de México, que se nutre de pacientes norteamericanos.  Brasil, Corea, Costa Rica, Cuba o Argentina son países que están apostando por este sector.

En segundo lugar, otros destinos son atractivos por la calidad de sus servicios. Ésta es la estrategia de BCM, Barcelona Centro Médico, una iniciativa empresarial en la que participan centros médicos, La Caixa e Iberia. La ventaja competitiva de la ciudad es la calidad de los centros y los facultativos, sobre todo en determinadas especialidades como oftalmología, cardiología o neurocirugía. BCM ofrece forfaits, es decir, paquetes cerrados que incluyen tanto los tratamientos como el desplazamiento y el alojamiento. Por cierto, ¿deberíamos incluir las camas de los hospitales privados en el catálogo de la oferta de alojamiento de una ciudad?. Singapur se ha especializado en la cirugía robótica y se ha convertido un referente en el continente asiático.

Finalmente, algunas ofertas de turismo médico combinan los servicios sanitarios con los servicios turísticos de la región. Esta práctica nos devuelve a los orígenes del turismo: Vamos a una ciudad para curarnos, pero disfrutar de la ciudad forma parte del tratamiento. De hecho, si somos rigurosos, sólo esta práctica podría ser considerada turismo. Algunos de los destinos consolidados en turismo médico (como India, Malasia o Sudáfrica) disponen de ofertas complementarias para visitar el país, un excelente post-operatorio.  En los últimos años, se han multiplicado  las ofertas de turismo de fecundación. Las parejas (a menudo, lesbianas) disponen de un servicio de fecundación y además de una luna de miel, que permite alejar la concepción de la imagen fría y mecánica de las clínicas de reproducción. Alicante y Buenos Aires han creado ofertas de turismo de reproducción.

Con el paso de los años, la imagen clásica del turista con camisa floreada y cámara fotográfica se está desdibujando.  De entre las muchas formas de representar un turista hoy en día, tendríamos que añadir una persona vestida con la incómoda bata de hospital y, quizás, una cicatriz. Las fronteras entre turismo y no turismo son cada vez más imprecisas. Tal vez el futuro se halle en los espacios de intersección.

Publicado en clan-destinos

1 comentari:

David ha dit...

Esta bueno publicar lo que se denomina turismo medico. Hay muchas veces que las personas no saben a dodne ir, y por eso es importante que se les suministre la informacion. En el alojamiento en madrid, en el que he estado recientemente, tenia muchas normas de bioseguridad