06 d’agost 2010

Literatura y turismo



El turismo ha seguido con frecuencia el rastro que dejaban las palabras. La literatura ha creado mundos mágicos, instantes inolvidables, escenarios épicos o rincones que abrigan pequeñas historias. Se podría editar una guía turística con los principales destinos literarios imaginarios, como el Macondo de García Márquez, la abadía de El nombre de la rosa, la Utopia de Tomas Moore o las ciudades invisibles de Italo Calvino. Pero lo cierto es que la mayoría de los espacios literarios son reales, hay una literatura que nace de los paisajes cotidianos. En algunos casos, los lugares son incluso un protagonista más de la narración, mucho más que el telón de fondo de una historia.

Una buena forma de conocer las relaciones entre turismo y literatura es el libro Literature and tourism de Mike Robinson y H.C. Andersen, el mejor ensayo sobre la relación entre destinos y escritos. Desde hace mucho tiempo, los destinos turísticos han aprovechado el tirón de las obras literarias como los fríos escenarios de la trilogía Millenium, la Barcelona de La Catedral del Mar de Falcones o la de La sombra del viento, la Praga de Kafka o, naturalmente, el Bloomsday de Joyce, que ha dado pie a uno de los "flashmobs" más universales.

La red ha facilitado el desarrollo del turismo literario. De hecho, desde los orígenes de Google Books ya se planteó la posibilidad de relacionarlo con Google Maps y hoy la mayor parte de obras de Google Books están georeferenciados. Uno de los ejemplos más notables es el Atlas literario de Girona, una excepcional recopilación de obras literarias relacionadas con los espacios que los inspiraron en la provincia catalana. En esta misma línea, espais escrits (espais escrits) es un esfuerzo de georeferenciación muy notable, que ha dado lugar a un buen mapa literario. En Londres, la aplicación London Reading App permite seguir en nuestro Iphone las referencias literarias de la ciudad; esta aplicación permite consultar las obras a partir de la realidad aumentada. Es solo el principio. Fijar las coordenadas de las novelas ambientadas en un destino será, en el futuro inmediato, una práctica habitual.

[Publicado en clan-destinos]

1 comentari:

El veí de dalt ha dit...

Això de les rutes literàries fa temps que ha eclosionar, i amb les TIC, encara ho farà més. Ben cert