05 de setembre 2010

Retórica



Lo que más llama la atención del anuncio de ETA no es la estética. Todavía es peor la retórica hueca del comunicado: "No llevar a cabo acciones armadas ofensivas". No sé si esta gente habla siempre de esa forma. Si es así, la convivencia entre ellos debe ser, como mínimo complicada. Imaginemos por ejemplo una conversación hogareña entre el Señor Etarra y la Señora Etarra.

- Patxi, quiero hacer un llamamiento desde la responsabilidad, consciente de que nos hallamos ante una encrucijada. Han sido ya 16 minutos en los que he actuado siempre con determinación, dando lo mejor de mi misma. Pero se ha demostrado que la vía del diálogo es yerma y que no es posible una resolución pacífica del conflicto.

- Arantxa, quiero dar a conocer mi reflexión a partir de este comunicado. Hace ya unos minutos en los que inicié el trabajo que había previsto. Lo hice con la convicción que era lo mejor para mi, perserverando en la lucha y oponiéndome a todo ataque e intento de asimilación. He superado, una tras otra, todas las medidas encaminadas a neutralizar la lucha por la liberación.

- Tu ofensa fascista sólo busca que las condiciones del cambio se pudran en la desesperanza del bloqueo. Desviar el debate para evitar la resolución y ahogar el deseo popular en esta situación de excepción. Todos debemos actuar con apremio y determinación. La solución es posible, pero no hay atajos.

- Sólo me dejas la opción de luchar y hacer el esfuerzo al nivel objetivo que se persigue. Sin confrontación no se puede superar la negación y la cerrazón. Así se lo hago saber también a la comunidad internacional, para que tome parte en la resolución de una vía duradera, justa y democrática en este secular conflicto.

- Bueno, Patxi. Pero ¿sales del lavabo ya o no sales?

- Cada cual en su propio ámbito, ofrecido cada uno su nivel de compromiso, para que con la riada compuesta por las gotas de todos podamos derruir el muro de la negación y dar pasos irreversibles en el camino de la libertad.

1 comentari:

Anònim ha dit...

Bueno, lo mismo podríamos decir de los políticos cuando nos hablan de lo importante que resulta fastidiarnos la vida para la buena marcha de la economía, o de los banqueros con esas caras de terneros degollados pidiendo ayudas públicas, o de otros tantos papagayos de esos que salen a diario en los medios, ¿por qué iba a ser diferente en este caso?