18 de març 2011

Tipografías turísticas

La competición entre las marcas turísticas ha adquirido ya la forma de un combate de sumo. Y, como es lógico, la forma gráfica de las marcas ha tomado una importancia inusitada. Los destinos buscan imágenes memorables, que puedan perdurar en la memoria, ya que el alud de estímulos turísticos es tan fuerte que sólo unas pocas marcas logran captar la atención.

Como saben, uno de los elementos gráficos más importantes de una marca es el logotipo, que con frecuencia se confunde con el isotipo. El logotipo es la representación tipográfica del nombre de la marca, mientras que el isotipo es el signo gráfico que representa la marca. Tal vez, el logotipo turístico más universal sea el de Nueva York, el mítico I Love NY, creado en 1977. Además de la capacidad de síntesis, la propuesta destaca por ese impactante corazón rojo tantas veces imitado. Sin embargo, la tipografía del logotipo es estándard, la American TypeWriter.



En la historia de las tipografías turísticas, tiene un papel muy destacado el diseño Miró de España, creado en 1983. Las letras capitales, escritas a mano, casi temblorosas y coloreadas de forma infantil lograron crear una referencia tipográfica única, que se integraba perfectamente con el sol también mironiano. Creo que la última campaña de la marca España (I need Spain) distorsiona la línea tipográfica original y crea dos modelos en conflicto.



En los últimos años, la batalla de las formas gráficas ha sido constante. Tal vez una de las apuestas más originales sea la gallega, que acompaña a la campaña "Guárdame el secreto". El trazado sinuoso de las letras de Galicia está inspirado en las Cántigas de Alfonso X y mantiene un equilibrio estable entre tradición y modernidad.



En los últimos días, ha aparecido una propuesta muy contudente de Perú, una verdadera obra maestra tipográfica. La propuesta ha sido diseñada por el equipo de futurebrand, los responsables del fantástico logotipo de Australia, y ha sido presentado en sociedad esta semana. El elemento más representativo es la rotunda P en espiral, aunque las letras casi manuales también le otorgan mucha personalidad. El logotipo no sólo será la puerta de la promoción turística, sino que ha sido concebido como una marca global: productos agrícolas, atracción de inversiones, manufacturas ("Hecho en Perú)...



El turismo que viene es turismo cooperativo y también en competencia. Competencia de mercados, de productos, de precios, de segmentos o de marcas. Y, en cierta manera también, competencia de logotipos y de tipografías.

Publicado en clan-destinos