12 de setembre 2014

Siete argumentos para votar



El tic tac del proceso sigue su curso y nadie sabe cómo va a acabar esto. Les voy a decir cómo no va a acabar: No pasa nada, todo sigue igual y todo el mundo para su casa. Esto no va acabar en nada, aunque el Gobierno crea que las heridas se curan solas. Si en el dibujo estratégico de Moncloa creen que esto es una pirotecnia, bonita pero inútil, es que la miopía del Gobierno ha alcanzado ya el nivel Rompetechos. 

No apelo al Gobierno. Sé que no voy a convencer a Rajoy y lógicamente tampoco creo que este señor vaya a leer esto que escribo. Me dirijo a usted, Carlos de Cuenca, Andrea de Dos Hermanas, José Luis de Gijón. Les pido que nos ayuden a salir de esto de la única forma que se puede salir, que es votando. Sí, lo sé. Han escuchado mil razones por las que no es posible votar. Me gustaría rebatir algunas de las excusas más comunes. ¿Me acompañan?.

Es ilegal. La soberanía del pueblo español reside en el pueblo español

Pues es cierto. Solo los españoles pueden decidir qué hacer con España. La propuesta es la siguiente: Que los españoles decidan que los catalanes decidan. Eso no es renunciar a la soberanía, sino usarla de manera generosa y sensible. Se podría votar en el conjunto de España, es verdad, pero sería un tanto extraño. Por ejemplo, ¿se imaginan un referéndum por la independencia de Murcia, en el que los murcianos votasen que no y el resto de España votase que sí?. ¿Qué habría que hacer?. ¿Expulsarlos por la fuerza?. Lo lógico en el delicado tema de la escisiones es que primero sepamos si un territorio desea separarse y luego decidir. 

Alguien podría pensar que por mucho que los catalanes quieran irse, si el resto de España no está de acuerdo, no se pueden ir. Pero es una situación terrible: Retener por la fuerza, ignorando una opinión mayoritaria (si lo fuera). A mi me parece que un estado moderno, con un profundo sentido democrático, con una sociedad madura, no debería aceptar eso. Sería más lógico usar la soberanía de la siguiente manera: Si ellos deciden irse, nosotros decidiremos que pueden irse. Como ha hecho Gran Bretaña. Como hizo Quebec. 

Quiero insistir en este punto: No se trata de que los catalanes usurpen la soberanía a los españoles. Se trata de que los españoles usen su soberanía de una forma elegante, madura y sensible. Votad y acataremos el resultado.

Es una imprudencia: Es mayoritario el sí

Es bastante probable. Ya sé que hay una gran tradición en los gobiernos modernos de convocar referéndums que uno sabe que va a ganar. La Constitución Española, la OTAN, la Constitución Europea, el Estatut... Incluso diría que Cameron aceptó el referéndum porque estaba convencido que lo iba a ganar. Los gobiernos convocan consultas para ganarlas. Y si no, no los convocan.

Eso tiene toda la lógica desde la perspectiva de un gobierno. Por eso, no le apelo a él. Me dirijo a usted, un ciudadano cualquiera de una ciudad cualquiera de España. Si todo esto fuera cierto, si de verdad existiese hoy un sentimiento mayoritario a favor del sí, lo más lógico sería encontrar el mecanismo que permitiera dar respuesta a esa mayoría. ¿No le parece tramposo, incluso inmoral, que exista una mayoría invisible?. ¿Que si sospechamos que la mayoría apuesta por una vía, el único mecanismo que improvisemos sea el de negarles la voz y el voto?. ¿Qué país construímos si silenciamos mayorías?.

Quiero pensar que el principal argumento contra una votación no es que no gusta el resultado más probable. Quiero pensar que en esta regeneración democrática que el país está iniciando, asumimos que no evitamos los conflictos con mordazas.

Es táctico. Cataluña no se quiere ir, solo mejorar su situación

Creo que éste fue el diagnostico inicial del Gobierno y puede que aun lo sea. En realidad los catalanes no se quieren ir, sino que desean más concesiones y si aceptamos un referéndum vamos a tener poco margen de maniobra en el proceso de negociación. Hay quien cree que al final bastará con un par de competencias, un poco de dinero y un gesto simbólico para frenar el proceso. De manera que si éste va a ser el resultado final, mejor no abrir la caja de Pandora de la consulta y llegado el momento, haremos una oferta irrenunciable.

Tengo que decir que el Gobierno catalán es responsable de esta percepción. Después de 30 años de acuerdos tácticos, de negociaciones sotto voce,  puede que en el Gobierno piensen que esto es una gran comedia para forzar un acuerdo más favorable. Y, por lo tanto, hay que medir los tiempos y no demostrar debilidad. Pues bien, esto no va a pasar. No hay competencia, ni pacto fiscal, ni gesto simbólico, ni reforma del Senado que evite el referéndum. No hay faroles, ni tics de mus, ni cartas marcadas. Esto no es simulacro y quien lo crea, se va a hundir con el barco. El tiempo no juega a favor de la unión, sino de la independencia, porque cada gesto de indiferencia recluta un nuevo independentista.

Es falaz. Los catalanes están manipulados

La versión es la siguiente: El Gobierno ha creado una estrategia combinada escuela - periódicos - TV3, que ha hecho creer a los catalanes cosas que no son ciertas. Están manipulados, de manera que su voto estaría condicionado por esa acción sistemática del Gobierno, que lleva 30 años creando independentistas. Hoy leo en el ABC que el Gobierno está adiestrando a medio millón de musulmanes para que voten que sí, en una de las páginas más grotescas de la prensa española contemporánea. 

Este argumento tiene de entrada un problema casi ontológico. Si el Gobierno ha manipulado a los catalanes, ¿por qué los catalanes pre-manipulación votaron al Gobierno que los manipularía más tarde?. Es decir, ¿cómo consiguió el Gobierno llegar al poder antes de manipular a los votantes?. Tiene además un problema histórico: Si un Gobierno puede, con unas sesiones de televisión por aquí y unas dosis de escuela doctrinaria por allá, hacer creer a alguien lo que el Gobierno desee, ¿por qué el catalanismo aguantó 40 años de matraca franquista?.

Pero vayamos al fondo. He visto algún programa a TV3 donde faltó una visión más amplia. Y yo me ahorraría algún párrafo del libro de texto de Sociales de mi hijo. Y confieso que a mi esto del Tricentenario, ni fu ni fa. También tengo que decir que he visto fragmentos de Telemadrid, de Canal 9 o de la TVE de Urdaci (¿recuerdan?) de vergüenza ajena. Siempre que criticamos la manipulación, damos por sentado que desde nuestra orilla no hay bóttox ni retoques de la realidad. Pero sobre todo, negamos a la sociedad catalana sentido crítico, capacidad de análisis o pluralidad. Porque, ¿cómo explicamos que TV3, esa fábrica de separatistas, haya alcanzado este agosto su mínimo histórico con un share del 11,8%?. ¿Quién manipula al 88% que ha visto Antena3 o TVE?. 

Ni Cataluña ni España son Corea del Norte. En el país del 15M, de las redes sociales, del fin del bipartidismo, de una población universitaria por encima de la media europea, me cuesta imaginar ese mecanismo de los perros de Pavlov, en los que bastan dos programas de televisión para cambiar una sociedad. 

Es peligroso. Una consulta dividirá la sociedad

Pues es cierto. Ante una consulta binaria (sí o no), la sociedad se divide entre el sí y el no. Si hacemos un referéndum sobre las nucleares, nos dividiremos entre el sí y el no. Y si tenemos que decidir entre Beatles y Rollings, crearemos dos grupos. 

De hecho, hay muchos grupos binarios: Los que ante una imagen morbosa en la TV dicen "No puedo verlo, no puedo verlo" y los que dicen "Mira, mira, mira". Los que en museo de arte moderno ponen cara de entender algo y los que en un museo de arte moderno ponen cara de no entender nada. Los que explican un chiste que hace gracia y los que explican el mismo chiste y no hace gracia. Los que dejan propina y los que gritan airadamente "Pues a mi nadie me da propina por hacer mi trabajo". Las sociedades, por fortuna diría, se dividen y subdividen en grupos que conviven aunque discrepen.

Lo sé. He hecho trampa. Lo que quieren decir no es que divida en el sentido que agrupe a dos colectivos, sino que los enfrenta, los pone frente a frente. Pero cualquier observador en Cataluña puede constatar que esta división forma parte del día a día cotidiano. Que con consulta o sin ella, están los del sí y los del no. El referéndum no evitará esta dualidad, pero sí hará visible a los partidarios del no. Como ahora la consulta es una entelequia, los del no son invisibles. Abrir las urnas, permitirá eschuchar los unos y los otros, sacará de la clandestinidad los argumentos a favor de la permanencia en España.

Pues sí, el referéndum divide la sociedad, como todos los referéndums. Pero en realidad, la sociedad ya está dividida. Y que haya dos grandes grupos que defiendan dos grandes ideas me parece más bien un síntoma de normalidad.

Es absurdo. A Cataluña le iría peor fuera de España

Es una posibilidad. Tal vez este movimiento popular sea un suicidio colectivo y Cataluña pierda peso en Europa, comercio con España, relaciones con América y papel en el Mediterráneo. Puede que se resienta la industria, el turismo, el modelo energético o la proyección de Barcelona en el mundo. O puede que no. Tal y como está el panorama, yo no me arriesgaría mucho a hacer cálculos futuristas, no sea que un peak oil o un boom de África arruine todas las predicciones ceteris paribus. Y es verdad que el soberanismo vende la independencia como El Dorado. Tanto como que el unionismo lo vende como la apocalipsis. 

Pero la cuestión no es ésa. No se trata de un debate tecnocrático, Excel en mano, que calcule pros y contras de la escisión. La democracia no es la razón de la mayoría, porque la mayoría a veces se equivoca. La democracia es el derecho de la mayoría a equivocarse. No se trata de si el sí o el no tienen razón, tienen más argumentos. Se trata de algo mucho más nuclear: El derecho a decidir, incluso a decidir una solución equivocada. 

Los argumentos en contra de la secesión no pueden bastar para impedir un referéndum. Eso sería como admitir que unos pocos piensan por todos. Si existen argumentos sólidos a favor de quedarse (que los hay), lo más práctico es facilitar una consulta y convencer a una mayoría de los motivos para mantenernos unidos.

Es insolidario. A España le va a ir peor sin Cataluña

Pues es bastante probable. A ningún estado le apetece desprenderse de una parte de su territorio, de su capital humano, de su talento y de su capacidad empresarial o de su sistema logístico. Además, si Cataluña tiene una renta per cápita superior a la media, no es temerario pensar que el sistema económico y financiero del país se va a resentir. A diferencia de muchos catalanes, defiendo que el déficit fiscal no es lo que Cataluña va a ganar si se independiza. Pero probablemente sí será lo que pierda España, como ha recordado Monago.

Y éste es un argumento tenaz, muy sólido, que a mi me hace pensar mucho. ¿No será al final un gesto insolidario que evita la solidaridad territorial para ser, en definitiva, un poco más ricos?. Pero la sanidad universal que defendemos para todos los españoles, no incluye a los ruandeses o los haitianos. Nuestro modelo de educación pública no vale para Bolivia ni para Timor Oriental. España también limita la solidaridad a los españoles y excluye a los no españoles. Y los colombianos a los colombianos. Y los finlandeses a los finlandeses. En este modelo imperfecto que hemos heredado, los estados son eso: el ámbito geográfico en el que fijamos el límite de la solidaridad.

Y es cierto que muchos países tienen una política de solidaridad internacional, de igual forma que hay individuos que colaboran con ACNUR o con Médicos sin Fronteras. Hay cinco países que han llegado al umbral del 0,7% que propuso la ONU en 1980. Pero hay un principio básico que regula eso que llamamos solidaridad: Ha de ser voluntaria. No se puede forzar. Si Cataluña continúa en España, debe contribuir a la solidaridad interterritorial, porque eso quiere decir formar parte de un estado: Fijar los límites territoriales de la distribución de rentas. Pero eso es la consecuencia de estar en un Estado. No puede ser nunca la causa. Cataluña no se puede quedar en España simplemente porque si se va los españoles serán un poco más pobres. 

Un gesto 

Apoyar un referéndum, que es probable que favorezca el sí, y que dibuja un escenario que es probable que perjudique al resto de España. Nunca fue más difícil pedir comprensión. Pero si una mayoría de los catalanes quieren irse, por las razones que sean, lo más justo, lo más razonable, lo más lógico es que se vayan. 

Casi no quedan personas en Cataluña que no admitan que lo más sensato es votar. Muchos creen además que hay que votar sí. Pero es que hasta la fecha no se han oído los argumentos del no. Como no hay referéndum, no hay razones. Votar para aportar una visión desde el no. Votar para debatir. Para contrastar. Para hablar y escuchar.

La sociedad española es una sociedad muy madura. Tolerante. Pero sobre todo es justa. Es una sociedad cansada de los vicios de una vieja política, que se plantea el reto de una gigantesca regeneración. Que sabe que hay que empezar a hacer las cosas de forma diferente, combatiendo los discursos vacíos, los tics del pasado y sobre todo, las situaciones injustas. Me atrevo a decir que no será creíble este cambio si ante un grito de millones de personas se responde con un silencio.

Me atrevo a sugerirle que nos ayude a votar. Pidiendo al Gobierno que admita la vía del voto (#QueVoten). Que ajuste la ley a la realidad y no la realidad a la ley. Apoyando una causa que es justa. Y además, necesaria.

Y otro día les cuento qué votaría. 


71 comentaris:

Miguel Angel Garcia ha dit...

Estoy en España y en una contradicción casi surrealista: soy español y no me convence en absoluto lo que dicen los gobernantes españoles. Escucho a los políticos catalanes y no veo discurso coherente. Pero leo bastantes blogs como este y entiendo que la población y la sociedad civil está superando a la estructura política. En Catalunya, la manifestación del día 11 constituye una demostración de vigor y fuerza popular que probablemente solo es equiparable a la de Madrid, en apoyo a la democracia española después del golpe de 1981. En el resto de lo que es hoy el Estado español, el jaque al bipartidismo que se vislumbra ante las próximas citas electorales tiene, en mi opinión, elementos comunes con el clamor catalán por decidir. En cierto modo, nosotros también queremos decidir más allá de la rutinaria cita cuatrienal; sobre un nuevo marco constitucional en el que podamos decidir si queremos Rey.
Tal vez, si ambas olas convergen, el impulso de la regeneración y la democracia real en España y el tsunami catalán por definir vuestra identidad política, los cimientos del estancamiento actual tiemblen y podamos crear las bases para crear un nuevo -y quizá ilusionante- marco de relaciones.

José Antonio Donaire ha dit...

No te puedes ni imaginar cómo me ha gustado leer un comentario como el tuyo. Te agradezco mucho tu aportación y aplaudo tu perspectiva.

Miguel Angel Garcia ha dit...

Gracias, José Antonio. Solo pretendo poner un granito de arena en este diálogo que no es de sordos, es de unos que hablan y quieren dejarse oír y un sordo patológico llamado Rajoy. Me preocupa este callejón sin salida, me asustan quienes dicen que tirarían por la calle de enmedio, los que aplicarían el famoso artículo de la Constitución y los que proclamarían la República Catalana así, mañana mismo. Pero quiero que sepas que en 2014,aquí, en medio de la Mancha, los molinos son gigantes, es difícil luchar contra Marhuenda, Losantos, Pedrojota y hasta el grupo Prisa -quien te ha visto y quien te ve-. Pero al final seguro que Don Quijote se deshace de los que azuzan el espantajo anticatalán, porque, en definitiva, y como yo siempre que he estado en tu tierra, caballero y escudero fueron tratados en Barcelona como en ningún sitio. Y eso a un manchego no se le olvida.

gsprochnawick ha dit...

Realmente todo se reduce a un problema de incultura. Que nadie tiene el derecho de obligar a los demás a ser lo que no quieren ser es algo elemental. Casi que se aprende instintivamente de pequeño. Todo lo demás, legalismo incluido, sobre todo el hecho de apelar a ello, es una multiplicación de la propia incultura.

Una incultura que solo transparenta que España es tan ignorante, que si los catalanes no quieren ser españoles, no sabe ni quién es ella misma.

En el fondo ... solo es eso.

gsprochnawick ha dit...

Realmente todo se reduce a un problema de incultura. Que nadie tiene el derecho de obligar a los demás a no ser lo que no quieren ser, es algo elemental. Casi que se aprende instintivamente de pequeño. Todo lo demás, legalismo incluido, sobre todo el hecho de apelar a ello, es una multiplicación de la propia incultura.

Una incultura que solo transparenta que España es tan ignorante, que si los catalanes no quieren ser españoles no sabe ni quién es ella misma.

En el fondo ... solo es eso.

Anònim ha dit...

Otro elemento de reflexión: el 91% de catalanes aceptaría el resultado del referendum. Ésto lo interpreto yo como señal que los partidarios del no entienden las razones del si y viceversa. Por eso no hay crispación en la sociedad, a pesar que algunos líderes políticos y medios de información intentan generar esta sensación en Cataluña y transmitira al resto de España.

Zitron ha dit...

Aquí va una pequeña aportación de un vecino de Zaragoza, desde hace 3 años de Barcelona.

Empiezo explicando que en la distancia, siempre había sentido simpatía por Cataluña y por el catalanismo. Me parecía, y me sigue pareciendo, que la aportación de ambos a España ha sido admirable: la insistencia en la pluralidad, el respeto e incluso la apreciación por la diferencia, el amor por las distintas lenguas del país, el sentido común, la puerta hacia Europa. Era y soy de aquella izquierda que se escandalizó por lo que hizo el PP en contra del gobierno y del catalanismo (y además todavía le duele). Probablemente una de las personas a quien querrías convencer.

Lamento decir que vivir en Barcelona ha sido una terrible desilusión. Me he encontrado con una sociedad catalanohablante ensimismada y fuertemente egoísta. Una sociedad que todavía desprecia a la gente que vino del resto de España y que se expresa en castellano. Una sociedad cada día más alejada de la realidad y que está viviendo un momento de histeria sin ningún fundamento real. Lo más triste es que probablemente lo sabe por dentro (el seny siempre está por ahí, al fin y al cabo), por eso intenta expulsar a los disidentes. Que sabe que el emperador de la "consulta"/"proceso" está desnudo pero no se atreve a decirlo en público y por eso compite a ver quien grita más en coro.

Soy de aquellos que han hecho un esfuerzo en escuchar los "argumentos" que usáis, desde el Ara hasta TV3, desde el colectivo Wilson hasta blogs como el tuyo. Mi reacción oscila entre sentirme insultado en lo general (los 300 años de ocupación, los 30 años en que desde el resto de España se ha rechazado todo lo que venía de aquí, los robos y expolios fiscales a Cataluña, el subdesarrollo económico e intelectual del resto de España), en lo personal (cuántas veces me han llamado aquí facha, por tener opiniones que en el resto del mundo me ponen en la socialdemocracia) y en mi propia inteligencia (todos estos pseudo-argumentos de adolescentes sobre qué es realmente la democracia, y qué es votar, y qué es el derecho a decidir, y qué es un referéndum, y qué es una consulta no referendaria).

Es todo tan pueril que dentro de unos años volveréis a mirar el pasado y sentiréis vergüenza por lo que ha pasado estos años. Por tanto insulto, por tanta exageración, por tanto sinsentido y por tanto silencio cómplice. Por haber quemado el cariño de tanta gente que amaba y sigue amando el catalán y el catalanismo desde el resto de España e incluso dentro de Cataluña.

Lo que va a pasar es que nos van a dar un baño de realidad a quienes vivimos en Cataluña. Que veremos que por mucho que repitamos argumentos infantiles, no los hacen más serios ni más verdadedos. Que vamos a tener que pedir perdón al resto de España por tanto insulto y por tanta histeria y sentir vergüenza por no haber tenido el coraje de levantar la voz en público diciendo que el emperador del proceso estaba desnudo en su forma. Y los que somos de izquierdas, además tendréis que pedir disculpas por el fondo, por ser cómplices de tanto egoísmo, por tanta profusión de banderas que nos separan, y por haber intentado convertir en extranjeros a los que quieran seguir siendo españoles en Cataluña.

Y cuando todo pase, quizás podamos superar la desilusión y pensar en cómo hacer una ley de claridad (como en Canadá) en España. Una ley que permita que una parte del país pueda separarse tranquilamente si así lo decide una mayoría clara, respondiendo a una pregunta clara, y de una manera sostenida en el tiempo. Por eso, me permito sugerir practicar con el ejemplo y hacer que el Parlament apruebe su propia ley de claridad. Una ley que recogiera la pluralidad cultural de Cataluña y que estableciera mecanismos para que una parte (por ejemplo el área metropolitana de Barcelona o el Camp de Tarragona) se separara si así lo deseara. Ni que decir tiene, que ya me imagino que la unidad de destino de lo universal de Cataluña lo impediría. Lo cual hace todo aún más triste intelectualmente, si cabe.

Anònim ha dit...

Soy otro aragonés viviendo en Barcelona. Totalmente de acuerdo con el blog. Felicidades.
Al comentario anterior sólo tengo que decir que he tenido que enseñar mi DNI en Zaragoza para que dejaran de insultarme como catalán. Me he encontrado el coche matrícula de Barcelona(aparcado por la noche)con el retrovisor roto por el lado de la acera. Me han llegado a devolver de malas maneras unos folletos por tener escrito algo en catalán (que en realidad no era catalan sino que era italiano). Cuando les dije que era italiano entonces no les pareció mal y aceptaron los folletos. ¿No es eso anticatalanismo? En Cataluña nunca me he sentido extranjero. En Aragon si, solo por el hecho de creer que soy catalan.

Anònim ha dit...

No es que no quiera ser así, es que soy de otra manera.. Felicitats por su comentario, aunque lo veo demasiado pragmatico. Y la cultura? Y la dignidad? Està usted hablando de un pueblo que ha dicho basta.Que no se confunda nadie, esto ya no es cuestión de dinero. Salut a tots

Anònim ha dit...

A Zitron... cuál es la parte de Barcelona mayoritariamente catalanohablante? Nada, por conocer ámbitos en trance de desaparecer... pero hablen lo que hablen, seguro que buena parte de esa gente se ha hartado de que España sea una fábrica de cerrazón, corrupción y pobreza.

Joan Vila ha dit...

Para Zitron,
Gracias por hacerme ver que denunciar el no retorno de 16.000 millones anuales es un insulto, por ponerme luz en la protección que realiza el gobierno de Madrid a la lengua catalana. Muchas gracias. Ahora... nos da permiso para votar?

José Antonio Donaire ha dit...

gsp

Pues sí. Es bastante inconcebible.

Anónimo

A todos nos ayudaría mucho un referéndum. Creo que especialmente ayudaría a los portavoces del no a tener la oportunidad de explicarse. Y de debatir. Ahora no pueden.


José Antonio Donaire ha dit...

Zitron

Muchas gracias por tu aportación y lamento tus malas experiencias. No quiero minimizar ni tus sentimientos ni tus argumentos. Si percibes hostilidad, es que habrá hostilidad. Y lo siento. No soy portavoz de nadie ni de nada, pero lo siento.

Pero déjame matizar algunas de las cosas que comentas:

1. Dices que te has encontrado "con una sociedad catalana". En realidad, hay muchos catalanes en Cataluña (y murcianos en Murcia), de manera que no creo que se pueda resumir la pluralidad en una frase.
2. Como tampoco creo que tu experiencia cotidiana (ni la mía tampoco) sirva para calibrar qué piensan los catalanes. Hay barrios en Esplugues, pueblos en el Priorat o áreas del Pirineo a los que nos has accedido (probablemente) y por tanto, lo que llamas "sociedad catalana" quiere decir "los catalanes con los que he hablado".
3. En Cataluña, todo el mundo es castellanohablante y la mayoría son catalanohablantes. No se diferencian las personas por su habilidad lingüistica, porque de facto, todo el mundo es bilingüe.
4. Y eso tiene que ver también con tu idea de que los catalanes desprecian lo que viene de fuera. No digo que no haya personas que asocien español a idiota. Pero resulta que la inmensa mayoría de los catalanes tienen orígenes murcianos, extremeños o andaluces. Yo nací en Salamanca y me crié en Extremadura. No recuerdo el dato y por lo tanto no lo doy, pero el % de catalanes que tiene al menos un abuelo no catalán es enorme. Eso no es el conflicto entre Puig y Martínez.

José Antonio Donaire ha dit...

Zitron

Ahora bien, es verdad que circulan argumentos sonrojantes. Si sigues este blog, verás que no he dejado de denunciar las simplificaciones, los falsos mitos, las generalizaciones y sobre todo la manipulación de datos. He escrito negando la sobrepoblación de funcionarios extremeños o la pretendida diferencia entre la eficiencia de las infrastructuras catalanes y la debacle española. No lo niego: Existe una parte de la opinión pública que admite barbaridades.

Pero como le han comentado por aquí, eso no es patrimonio de Cataluña. Podría escribir una enciclopedia con los tópicos, argumentos falaces, insultos y descalificaciones que me llevo cada vez que salto al otro lado, aunque mis apellidos y mi acento sean castellanos. Y no le explico lo que oigo, leo, escucho sobre los catalanes en medios o directamente en una tribuna política.

No quiero excusar los desatinos de este lado. Le he dicho que los combato y discuto. Pero hay un punto de VillaArriba y VillaAbajo entre España y Cataluña, que a veces es inocuo y a veces hiriente. También (vamos a decirlo todo) llamamos barbaridades o incorrecciones o todo lo que no se ajusta a nuestra perspectiva. Con el tiempo he aprendido a escuchar más los argumentos de unos y otros y no prejuzgar que se equivocan los que dicen aquello que no me gusta oir.

Citoyen ha dit...

He pensado en darme una vuelta por su blog, que no sé si se acordará de mí, ya que creo que en aquella época, la del estatut -no me vaya a decir que el aumento del independentismo es fruto de la decisión del constitucional porque le puedo enseñar un gráfico dónde se ve la tendencia empieza antes- que lo iba a solucionar todo era usted una de las pocas personas razonables que reconocía en el campo optimista.

Le iba a decir que sigue usted escribiendo muy bien y se le nota demasiado lo buena persona que es, tanto que a ratos parece que hasta tiene razón, aunque obviamente no la tenga.

La problemática de fondo de esta historia es lo que nos ha llevado a este punto. Usted se toma muy en serio lo que quiere la gente; yo creo que la gente es la misma que en determinadas circunstancias se organiza para hacer y votar cosas horribles como expulsar inmigrantes, votar al PP (o a CiU), querer condenar a los pederastas a castración química y otras cosas peores - no voy a entrar ya en lo de los años 30 que hay una ley por ahí que no me deja citar este artículo http://journals.cambridge.org/action/displayAbstract?fromPage=online&aid=7620748&fileId=S0043887100007978

Que le decía que yo que soy marxista, como Pablo Iglesias, siempre he pensado que la conciencia de clase de la gente es algo que hay que entender de dónde viene y relativizarlo con las ciencias sociales en la mano de cara a ver si es algo que uno se puede permitir ignorar o no. Y entender sobre todo si está guiada por motivaciones legítimas o sentimientos aceptables antes de definir una actitud hacia ella.

Y hacia ambas cosas, usted parece que se toma el independentismo como algo con un origen comprensible y respetable y sobre todo permanente. Sobre lo segundo estoy medio de acuerdo con usted; sobre lo primero un poco menos.

Usted parece sugerir que las motivaciones del independentismo no son oportunistas, ni tacticistas. Esto, reconoce usted con mucho acierto, ha sido más un problema de las élites que han usado el nacionalismo como modelo de cambio, que de los ciudadanos que debían sentirlo de veras como algo bonito y pasional. Fair enough. Pero esto supone olvidarse de que esos mismos ciudadanos han refrendado con sus votos una y otra vez ese tipo de pactos.

Sobre todo, usted ha leído estos días la prensa, igual que yo, y ha visto el daño que le ha hecho en el discurso público las corruptelas de CiU. Y también se leería aquél artículo de Jordi Galí de hace unos años dónde decía que veía el independentismo como una oportunidad para construir un país mejor. En todo esto, lo que yo leo es que realmente existe cierta creencia en que las élites catalanas y la soberanía catalana son una garantía de buena gestión frente a los corruptos que habitan en Madrid y Andalucía, algo que está a la vista de todos que no es totalmente cierto. Mire por ejemplo el hilo del que vino este post http://politikon.es/2013/01/08/calidad-de-gobierno-y-asfixia-financiera/

José Antonio Donaire ha dit...

Zitron

Pues sí. A veces a Mas se le escapa un improperio y a Monago, qué le voy a contar de Monago. Pero eso es desenfocar lo esencial. También en unas elecciones generales escucho argumentos a un lado y a otro que son pueriles, que son falaces o que son hirientes. Debería decir que me parecen pueriles, que me parecen falaces y que me parecen hirientes.

Pero al final, la gente vota. Algunos con ideas muy básicas muy primarias. Otros con razonamientos muy elaborados. Unos más con la cabeza o el estómago. Y otros con el corazón. Pero votan. Y sale un resultado. Y todo el mundo acata lo que se vota. Y a mi Rajoy me parece una catástrofe en la forma y en el fondo, pero Dios me libre de cuestionar su legitimidad. Es lo que se ha decidido.

Estamos en este punto. Hay un conflicto, que está la calle, que es real y que es incómodo. Que genera argumentos pueriles (debería decir que nos parecen pueriles). Pero ahí están. Y esto se soluciona votando. No apelando al bloqueo de las leyes, no negando la evidencia, no descalificando los argumentos.

Ésta es la grandeza de nuestra sistema: Que hace que la gente defienda el derecho de los otros a decidir, incluso si esa decisión le parece un tremendo error.

Que es lo que respetuosamente, le pido. Que nos defienda.

Citoyen ha dit...

Y sigo con el comentario que era muy largo para publicarlo del tirón:

En general, sabe que muchas de las motivaciones del independentismo, tienen más que ver con creencias equivocadas y a veces con prejuicios abominables sobre la industriosidad o virtuosidad relativa de cada país. Y no me refiero solo a las del emprendedor político, como cuando Artur Mas descubrió que era independentista al día siguiente de tener que decir que se había quedado sin dinero, me refiero a las del independentistas medio.

Sobre todo, lo de la manipulación me gustaría que lo dejáramos claro. Manipulación da a entender que existe un consejo de sabios en algún lugar pensando lo que la gente debe pensar para el próximo mes. No, mire, lo que hay es gestión de la agenda política, movimiento herestético, hegemonía gramsciana y "framing" del debate. Usted sabe que el aumento del independentismo que ha habido en los últimos años tiene mucho que ver con la crisis y que igual que algunos hemos decidido irnos físicamente de un país que parecía irrespirable política, social y económicamente, otros piensan que se puede hacer lo mismo trazando una frontera de por medio.

Volviendo a todo esto, imagino que entiende que alguien como yo ve la idea de que todo este proyecto, el independentista, saliera adelante como algo abominable y que me gustaría que las cosas fueran por el cauce de arreglarse, muy por encima del respeto a las preferencias de la gente. Yo entiendo que usted pueda diferir porque le tiene cariño a la gente, a los concejales y al small is beautiful; tenemos prejuicios distintos "let's agree to disagree" y vamos a ver a dónde nos lleva.

Aquí las cosas son complicadas, porque yo coincido con usted en que es difícil ver como sería una vuelta atrás. Usted sabe igual que yo que lo que usted propone, un referendum, habría sido una estrategia ganadora para un gobierno del PSOE con mayoría absoluta en un contexto económico totalmente distinto. Pero ahora esto no es así, y el PP no va a convocar el referendum porque no puede aunque quisiese y ningún partido de izquierda parece que vaya a gobernar en España en los próximos 10 años o así, y si lo hace será de muchas formas pero no apostando por un proyecto federalista http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/Unidos-bienestar-separados-territorial_6_145295484.html . Pero entre tanto, parece que la estrategia de Rajoy ha ido mejor de lo que muchos, entre otros yo, pensábamos http://politikon.es/2013/09/11/cataluna-rajoy-va-ganando/ . En resumen, a mí me cuesta ver a ninguno de los dos bandos saliendo a agitar la bandera blanca, pero de momento el que parece que va más camino de hacerlo es Artur Mas.

¿Y después qué? Probablemente el resto de socios de España apoyarán a España y después tendremos seguramente un gobierno de ERC porque CiU habrá dejado de ser (está dejando de ser) un partido de gobierno en Cataluña. Y el gobierno de ERC seguramente será cooptado con menos facilidad que uno de CiU a colaborar con esto de España, pero lo será en alguna medida. Esto será algo más irrespirable que ahora, pero sobrellevable en alguna medida.

Un abrazo y un placer volver a leerle

Antonio Parra ha dit...

Cuando en Cataluña se haga un debate profundo y público en igualdad de condiciones para todas las partes, sin manipulación de los medios de comunicación públicos, sin que la consulta y la pregunta de la misma sea un trágala impuesto, cuando se expliquen los motivos para plantearla y el por qué de la independencia, con sus pros y sus contras, entonces aceptaré la consulta, pactada con Madrid. Mientras tanto seguiré diciendo que este proceso está manipulado y no se puede decidir libremente cuando no se tiene toda la información. Y solo está sirviendo para enconar a las partes, sin solución posible. Y de paso para ocultar la corrupción y los recortes a los más débiles en beneficio de los poderosos amigos del Govern de CiU.

Anònim ha dit...

Zitron, que lástima que te hayq tocado vivir on gente así. Mi experiencia en Cataluña es todo lo contrario. Y añado que el último párrafo no es para nada el carácter catalán. Lo del destino de lo universal es absurdo en una sociedad que me parece plural y abierta a las culturas de fuera. Seguramente por su aprendizaje padeciendo nuestro (español) desprecio e ignorancia. Ignoramos cultura y lengua gallega, de euskadi y de cataluña. Demasiada Castilla y caputalidad política y abstracta que se lo ha comido todo. Te recuerdo el trato que da Cataluña al Valle de Aran y a su lengua y cultura. Creo que la gente que estaba en la V nunca repetiría estas formas monolíticas que tienen nuestros gobiernos. Cuando sean independientes, y adiós a mi sueño iberista, veremos lo que a muchos nos hubiera gustado que fuera España o una utópica ya Iberia.

José Antonio Donaire ha dit...

Antonio Parra

Pues coincido con usted. Necesitamos una consulta pactada, que permitirá oir las razones de los unos y de los otros y decidir de forma democrática. Tenemos que explicar al Gobierno de España que votar es una buena solución.

Con dos salvedades. La primera es que es muy complicado arbitrar un debate sin manipulaciones. Cuando tal político promete más trabajo, menos paro o vaya usted a saber qué, a veces se lo cree, a veces lo dice porque le es rentable. Mejor facilitar los atriles, los debates y las pantallas, y confiar en el sentido común de los votantes, que en eso se basa la democracia.

La segunda es que desde fuera y con mi ignorancia, diría que el proceso no sirve para tapar las vergüenzas de CiU sino más bien que el proceso las ha aireado. Dicho desde fuera.

Anònim ha dit...

Hola
Antes de nada enhorabuena por las reflexiones que haces, están bien estruturadas. Pero quiero decir algunas pegas que le encuentro. Sé que te lo tomarás bien.
Cuando hablamos de proponer un referendum a Catalunya estamos dando por hecho que España es divisible, correcto? Bien, pues tenemos que pensar qué estructuras son divisibles y cuales no, si es que hay alguna. La respuesta es "lo que quieran sus ciudadanos". Aún así hemos de definir unos límites (o no?). Cartagena pidio su anexión a EEUU en el XIX, estaría Cartagena limitada o no en su demanda democrática? Hablamos también de comarcas, barrios...donde está el límite? O por el contrario suponemos a Cat como indivisible por gracia de Dios como dijo alguien antes?
Cuando hablas de la manipulación mediática creo que aún reconociéndola en parte pones 2 argumentos para suavizarla que te podías haber ahorrado. Lo justo es reconocerla sin más y ya está. Además haciendo hincapie en el crescendo manipulativo que venimos padeciendo: esto no es lo mismo ahora que hace 20 años. Los 2 ejemplos que pusiste fueron
1) que si telemadrid y canal 9. Hablamos de Catalunya, no desvíes el tema
2) que si el Cat resistió a la manipulación franquista. No te costaba nada poner toda España, los más radicales interpretarán que solo Catalunya resistió. Además como argumento no explica el porqué hoy en día rl hecho es que hay manipulación y esta consigue su efecto en cada vez más gente desinformada que cree sus mentiras
Lo de la sociedad binaria ademád de la trampa que dices que es un caso de confrontación haces otra trampa: comparas injustamente esto con chorradas para quitar transcendencia.
Y el argumento que me queda menos claro es:
Haces referencia continua a una mayoría del pueblo catalán. Pero qué es la mayoría del pueblo catalán?
1) el 50% más uno de sus habitantes. Sería lo más justo. Estamos hablando de más de 3.5 millones
2) el 50% de los que voten como piden los independentistas. Donde ponemos el límite de número mínimo de votantes? Estamos hablando de que p.e. si va a votar un 40% con un 80% a favor tendríamos un 32% que arrastra a una mayoría que no va a votar porque no le interesa el tema. Para mi, en este caso se trataría de un tema no intetesante para la mayoría.
Hablas de millones y por votos probablemente rondan los 2 millones de personas. Pero no te habrás creído lo del 2.8 millones? Fueron más o menos como el año pasado, menos de un millón, lo sé porqué el año pasado los conté y este lo demuestran las matemáticas básicas.
Es decir, una manifestación que reune al 12% de la población, como puede llamarse la voz del pueblo?
Sin más, gracias por expresar tu opinión y dejar a los demás que lo hagan

Miki ha dit...
L'autor ha eliminat aquest comentari.
Anònim ha dit...

Al último anónimo:
Si un 12% de la población española saliese a manifestarse contra el gobierno, por ejemplo, serían casi 5 millones de personas. ¿Te parecen pocos?
No caigas en el error de pensar que en la V estaban todos los que son. Sólo estaban los que tuvieron la moral de aguantar horas de apreturas, calor e incomodidad para reivindicar algo en lo que creían. También hubo gente que prefirió irse de puente, o a la playa y votaría que si, sin dudarlo.
Además, tu argumento es de ida y vuelta, pues, como sabrás, el mismo día hubo una concentración unionista (convocada por SCC, pero con el apoyo de PP y C's) en Tarragona y sólo acudieron 3000 personas. Eso implica, según tu argumentación, que menos de un 0,4% de los catalanes está a favor de seguir en España. Lo cual es falso. Esos son simplemente los unionistas que tuvieron la moral y la voluntad de ir a la concentración.
La realidad es que para saber el apoyo con el que cuenta cada opción, lo único que se puede hacer es votar. No hay otra forma.

Anònim ha dit...

Perdón, he contestado a un mensaje que ya no existe ¿?
Cosas del Blogger...

Don Güapo ha dit...

Joder Donaire, qué angustia de post.

Mire, yo propondría lo siguiente: como al resto de los españoles este asunto les motiva poco y nadie se tira de los pelos pues se les ve mucho el plumero (quieren irse, pero sin irse), exijan a Bruselas un informe previo y vinculante en relación a la permanencia de la región segregada en la UE (creo que ya va por 16 veces que han dicho lo que sucedería, pero bueno) y otro al BCE en relación a la utilización de la moneda común, inclúyanlo en la pregunta y que esta sea inequívoca en su semántica, totalmente vinculante (nada de ñoñerías) y bajo los parámetros de la ley de la Claridad canadiense. Que el gobierno central organice la consulta que podría titularse "referéndum por la independencia de Cataluña y su salida de la zona Euro". Y a votar.

O no?

Ahora en serio. No se da cuenta de que es un circo surrealista? Que para la construcción de un espacio Europeo la secesión sería perturbadora? Que existe La Padania, Bretaña, Flandes y Baviera (que tuvo independencia, moneda y encima es católica)? Que la nueva era no se basará en las regiones sino en las ciudades? Que Europa, salvo deuda y ciudadanos mayores no tiene más salida que unirse para no ser arrasada en el proceso de globalización? Que la efervescencia nacionalista es análoga a la populista porque tiene la misma raíz, y donde sólo cambian los malos de la película (allá el resto de España, acá, los ricos)? Qué la pócima propuesta en ambos casos es falsa? Que la visión a la norcoreana masas que hacen banderas por doquier, trajes regionales, torres y enseñas en los campanarios es colectivista, anticapitalista, lo más contrario a la modernidad, y que eso se ve en todo el mundo? Que opinaría alguien sensible de una masa de gente rural y menores de edad manifestándose día si y día también con banderas y disfrazados según les indiquen? Una jornada particular? Que los resultados de las europeas últimas reinciden en lo de siempre, que vota la mitad y que de esa mitad es la mitad? Que esa mitad es sólo mayoritaria en el goyerri grandote y deficitario que es la Cataluña no barcelonesa (La mestiza Montreal, recuerde)? Que España está a dos horas del sahel, que es imprescindible en la defensa OTAN y aliado esencial de los americanos? Que el vacío internacional es apabullante? Que está La Caixa y el BS con sus depósitos fuera de Cataluña pero que son las arterias por las que corre la economía catalana? Que la industria exportadora es deficitaria y sólo cubre su déficit con las ventas en el resto de España? Que una ruptura de la solidaridad a quien afectaría es a las empresas catalanas que venden más fuera de Cataluña que dentro, especialmente las familiares y de más renombre? Que una frontera generaría lo que siempre han generado las fronteras a lo largo de la historia? Que las farmacéuticas que venden a la seguridad social dejarían de vender, las grandes superficies, de comprar (cuanto compra Mercadona en Cataluña y cuanto vende allí)? Que más de la mitad de las representaciones comerciales para España están en Barcelona? Que el mercado español, es muy útil por pacífico y poco dado al consumo nacionalista (lo contrario que el catalán)?

No. No se da cuenta.

Ya lo dije. La mejor solución es a la suiza: matrimonio de conveniencia y vidas separadas.

Anònim ha dit...

El tal Zitron me parece un troll como la copa de un pino. Su discurso es el mismo pre-fabricado en la meseta por gente que en su mayoría no ha vivido en Catalunya.

Que empiece diciendo que, antes de ir a Catalunya, la admiraba de esa manera idílica es tronchante. Aunque, por un momento, casi consigue engañarnos.

Lo que viene a continuación está sacado del manual de la FAES.

Por cierto, vergüenza la que tendrías que tener vosotros por haber tenido que llamar al ejército más importante de la época, el francés, para derrotar la ciudad de Barcelona después de más de un año de asedio salvaje.

Anònim ha dit...

Por deferencia a los participantes escriboben castellano cuando mi lengua materna y familiar es el catalán. Por ello pido disculpas anticipadas si mis expresiones no son demasiado correctasm Tengan en cuenta además que estoy escribiendo desde el movil y ello es una dificultad añadida por el pequeño tamaño del teclado y de la tipografia.
Dicho esto pienso que es debido a la condición humana tener distintas opiniones sobre un mismo hecho. Es muy difícil elbejercicio crítico de ponerse en el punto de vista de otros. Esto atañe a todo ciudadano, incluidos los que se dedican a la política.
Por desgracia cada pueblo tiene a los gobernantes que se merece y a tenor de lo que estamos presenciando la categoria política tiene mucho que desear.
No creen que es por ello que los movimientos emergidos desde la base de la sociedad empiecen a tomar las riendas y a "empoderarse" frente a los que ha delegado su voto?
Referente al proceso de independencia que se está viviendo en Catalunya observo que hay quien quiere tener la percepción de sentirse extraño en su tierra por el mero hecho de no querer entender aquellos que no piensan como a uno le gusta además de no aceptar que haya quien no piense igual.
De acuerdo que de ambas partes hay personas que no se comportan con el debido decoro con las opiniones de los demás diversas a las propias.
No digamos de la demagogia usada por la práctica totalidad de los políticos que llegan hasta la falsificación de la realidad en beneficio de sus intereses partidistas cuando no lo hacen para conseguir la poltrona perdida o perpetuarse en la que han conseguido. Mal servicio nos hacen.
Han escalado posiciones para su provecho sacrificando el interés común.
No obstante los argumentos para independizarse de muchos catalanes parten básicamente de que perciben Catalunya (por motivos históricos y culturales) como una realidad diferente de España y no como una parte indistinta de esta.
Por otra parte muchos de los que vivimos en Catalunya los años del franquismo ya empezamos entonces a sentirnos extraños en la Una, Grande y Libre: quién no conoce la expresión de aquellos años "hábleme Vd. en cristiano" como si el ser y hablar catalán fuera un pecado cuando nos era connatural. Situo ya en estos tiempos el nacimiento independentista que entonces se llamaba separatista.
Lo que para muchos supuso de esperanza la transición a la democracia, con el paso del tiempo se ha desvanecido viendo como desde el Gobierno del Estado, de un color u otro, no solo se ha permitido aumentar en autonomia real sino que estamos en un proceso recentralizador que empieza a oler a totalitario. Recuerden la frase de que "todo está atado y bien atado".
Hemos estado mucho tiempo con el vaso lleno, coronado y últimamente con la excusa de la crisis -no tanto de su consecuencia- se han ido echando gotas, una tras otra, que se derrama el vaso. El buen lector sabrá reconocer cuáles son estas gotas.
Escuchar seria un sorbo que recuperaria el líquido del vaso. Pero quien deberia hacerlo no quiere beber porque teme que sea amargo. Para él su partido, claro está.
Soluciones hay. Voluntad para ponerlas quien debe ya son peras de otro peral.

Anònim ha dit...

Pues yo el comentario de Zitron sí que me lo creo, parece sincero. Además escribe bien. Pero es evidente que laa experiencia particular de uno no puede generalizarse y lamento que haya tenido esa percepción. Es cierto que hay un tipo de catalanets a los que podríamos definir como supremacistas, pero son una mínoria y además debemos entender por el subidón y crispación del momento. También comparto la preocupación por una posible fractura social; hay mucha gente que no se siente partícipe de esta historia del proceso y espero que el tacto y la amabilidad se inpongan y que acabe integrando a todo el mundo. Para mí, el proceso independentista es una forma de lucha por la democracia que ha tomado cuerpo con el argumentario nacional como antes lo habría tomado del movimiento obrero, pero es evidente que lo hace sobre un substrato sentimental y de pertenencia a una comunidad cultural que siempre ha estado ahí, quizá lo que ocurre es que antes no se veía como posible la independencia y ahora sí. Puede que el factor más independizante sea que España es un estado fracasado y en los últimos años, más aún, en Francia no ves estas cosas. Así que quiero decirle a Zitron que se quede con nosotros y que intente ver todo esto como una vía a una sociedad mejor, donde hay una posibilidad real de cambiarlo todo (ese es el miedo de las élites) ni que sea con la excusa de la nación, no veo yo en España -con la que está cayendo- visos de que cambie algo. Salud!

Guerrilla Verda ha dit...

Hola a todos he encontrado interesante e innovador este blog y me encantaría que alguien me puntualizara por los argumentos que voy a exponer y que ya avanzo No son de izquierdas, o si lo son, ustedes juzgarán.

Me gusta informarme y también hablar con amigos y conocidos y he detectado en el mundo del empleado público catallán un fuerte sentimiento de injusticia, me explicaré.

Después de estos durísimos años de crisis que todavía continúa, muchos han visto como se despedía a trabajadores eventuales, se jubilaban compañeras y tenían que absorver el trabajo de todos las vacantes. Aún más, todo eso se hacía con la presión de atender al ciudadano que estaba viviendo la misma crisis, tristes, enfadados, algunos desesperados.

Trabajar con esta presión y con el miedo de que en cualquier momento puede pasar algo y reducir personal, jornada laboral puede ser sofocante. Hace 8 meses un profesor de universidad me contó que en la nómina le habían quitado 400€ y todavía no sabía porqué, su mujer desesperada intentando averiguarlo y con 2 niñas en casa.

Internamente me decía que es imposible que se quiera reducir más los empleados publicos de Cataluña porque es bien sabido por el INE que esta comunidad tiene el menor número de ellos por población, absolutamente todas las comunidades tienen más empleados públicos comparativamente.

El sentimiento que he detectado es que después de todas estas penurias y de llevar 3 años sin cobrar una de las 2 pagas extras, se vé a otras comunidades que da la impresión que aprovechan mucho menos el dinero público, tienen muchos más funcionarios por cabeza, por tanto no deben absorver tanto trabajo, llevan poco tiempo de reducción salarial y algunos solo 1 año y además los jueces dictan la restitución de esta única paga, cuando aquí llevan 3 y sin atisbos de restitución ni devolución.

La pregunta es: esta injusticia que se hace a los trabajadores públicos catalanes, porqué no la sufren en Madrid? Es quizá para castigarlos? Porqué no se paga el dinero que estaba ya asignado en los Presupuestos Generales del Estado, ley de Dependencia, y Disposición adicional tercera? Porque los gobiernos son tan diligentes promulgando leyes que limitan a los trabajadores y en cambio tan inactivos para solucionar lis problemas catalanes? Porqué todavía no se ha cambiado la financiación que tocaba hacer en 2014 como estaba prometido?

Quizá yo sea de derechas, ustedes deben juzgarlo pero detrás de todo ese sufrimiento solo encuentro la voluntad represora del Estado contra la gente de cultura Catalana, Valenciana y Balear. Ya me dirán

José Antonio Donaire ha dit...

Anónimo

Es que el autor del comentario lo ha borrado. Pero creo que queda bastante claro lo que quería decir.

Anònim ha dit...

En respuesta a Zitrón:

Primero que todo, decirte que no pretendo negar tus afirmaciones, cada cual tiene sus experiencias y sobretodo, su enfoque personal para interpretar el entorno.

Pondré un ejemplo de una persona que como tú, se sintió ofendida por esta sociedad "ensimismada en su catalanismo"

Mi mujer trabaja en un comercio en el centro de Lleida. No hace mucho, una mañana cualquiera, entran un par de clientas por la puerta:
Mi mujer: - Bon dia!
Clienta: - Bon qué?? Ya estoy hasta las narices, es la quinta tienda en la que entro y se me dirigen en catalán. Mira, yo soy de Marbella, estoy de paso pero de verdad que aquí no vuelvo a parar.
Mi mujer: Perdona, yo no se de dónde es cada uno que entra por la puerta. Sólo he dicho "Bon dia".
Clienta: No, no, si me voy, no aguanto más faltas de respeto de que en mi país, no se me dirijan en la lengua de mi país.

Así fue, cogió la puerta y se marchó.

De verdad, no sé si serán estas algunas de las ofensas de los catalanes que habrás sufrido. No digo que "maleducados o idiotas" no haya en todas partes, y que no hayas tenido alguna mala experiencia, pero cuando uno escribe tiene que ser mínimamente prudente, y no lanzar mensajes globales.

Y ahora te pondré otro ejemplo:

Mi mujer y yo, fuimos el jueves a la V de la diada. Era nuestra primera participación en un acto de este tipo. Entre nosotros, aunque somos nacidos en Catalunya, hablamos castellano, sí, así nos conocimos en un entorno castellano-parlante y así hemos seguido. Utilizo ambas lenguas durante el día, siempre dependiendo de con quien hable, tengo amigos, familia, clientes...en ambas lenguas. Pero la verdad es que con mi mujer, después de tanto tiempo, se me hace raro hablar en catalán.

Bien pues, estuvimos allí, Tram 6 (Illa Diagonal), fila 6 (justo en el centro). Estuve allí clavado, justo en el centro de la Diagonal desde las 16h hastas las 18:30 h. En todo momento estuve hablando con mi mujer en castellano, sí, en castellano. Y qué pasó? Alguien me increpó? Alguien me dijo "parla en catalá?" Pues no, todo lo contrario. Hubo gente que se me dirigió en castellano y yo les corregí: No, no, parla català.

Con esto y cierro ya mi exposición, quiero decirte que es una lástima que te hayas tenido que encontrar tú y siempre tú, los 10 gilipollas que hay en cada barrio. Vente al mio y verás, aquí es más habitual escuchar una conversación en la que oigas "Estos putos catalufos se van a comer una mierda" que otra cosa.

José Antonio Donaire ha dit...

Citoyen

Me alegro mucho verle de nuevo por estos lares. Pues sí, lo del Estatut salió muy mal. Soy pésimo haciendo predicciones; creo que jamás he acertado, lo cual ya es un argumento más a su favor.

En el alegato que me hace, mezcla dos elementos que tendríamos que diferenciar. Por un lado, qué estaría bien hacer, que és lo correcto. Por otro, qué es lo más práctico, qué hacer en términos de Real Politik. Mi propuesta es que en este caso, ambas coinciden.

Por supuesto que esta oleada de nuevos soberanistas (y en la de los antiguos también) hay dosis de supremacismo, datos trileros, tópicos y un juego hábil en la dialéctica de casino, en el puerta a puerta, que es lo que tal vez hará ganar a Salmond. En la revista "la maleta de Portbou" hay un artículo fantástico de Víctor Lapuente, que habla sobre la gran política y la pequeña política. Y creo que tiene razón. Ha habido un cambio en el peso del barco, que se ha escorado en poco tiempo y admito que la sobredosis simbólica (¿quién no quiere ser patriota?) y retórica simplona ayuda.

Pero acabar aquí es un poco tramposo. Porque al otro lado del puente, de retóricas, juegos de trileros y birlibirloques no van mancos. Me cuesta pensar que esto es el combate entre la dignidad ilustrada y moderna de España frente a la simbología romántica y carpetovetónica de Cataluña. Si tenemos que enseñar las costuras del traje, hagámoslo con todos. Y he escuchado, oido, leido cosas que me cuesta encontrar al otro lado del espejo. Pensar que los catalanes están alienados y que los españoles (o si quiere, el resto de españoles) son lúcidos es una versión más de supremacismo.

Pero si somos capaces de rascar toda esta inmensa parafernalia, sí que es posible identificar (en lo poco que tienen de objetivo las ciencias sociales) el choque de placas tectónicas entre dos colectivos. Hay conflictos no resueltos porque probablemente
los dos colectivos (con sus diferencias internas) son finalmente diferentes y proponen modelos diferentes. Ni mejores ni peores. Más allá del conflicto de campanario entre los del pueblo de arriba y los del pueblo de abajo, a lo mejor sí hay un conflicto sobre economía, sociedad, modelo cultural y política que subyace. Y eso el núcleo de todo lo demás.

Por eso hay en el modelo político de Cataluña una gran tradición del "modernicemos España", que es algo así como "hagamos de España una Cataluña grande". ¿Pretencioso y prepotente?. Tal vez. Y al otro lado, hay un modelo de Estado que ha intentado (lógicamente) "españolizar Cataluña", es decir, hacer de Cataluña una comunidad más, y encajar la aparente singularidad catalana en el proyecto de España. Pues bien. Llegados a este punto, el balance es bastante evidente: Esto no encaja. Las piezas del puzle no coinciden.

El principal error de diagnóstico es imaginar que esto es un proceso desde los partidos hacia la sociedad. Y, en realidad, es un proceso desde (una parte) de la sociedad a (una parte) de los partidos. Y como yo aún soy un poco materialista histórico, me cuesta creer que una sociedad se invente un proceso que se basa solo en la leyenda de Sant Jordi y la defensa suicida de Barcelona. ¿No será que eso es la forma de la supraestructura que explica algo un poco más profundo?.

José Antonio Donaire ha dit...

Citoyen

Mi perspectiva es que más allá de las uves, las cadenas y los argumentarios de bolsillo, existe una sensación profunda y compartida que algo falla. Y hay bastante de espíritu constituyente: Cambiemos las cosas (que hay que cambiarlas) creando un estado desde cero.

Si todo es verdad, hay en primer lugar un problema moral. Negar el derecho al voto (un voto en un marco legal y bla, bla, bla, por supuesto) es algo que cuesta mucho de argumentar. Y las excusas caen por su peso una tras o otro, que de eso va el post. Y yo soy de los que piensa que cuando uno hace cálculos de política de Risk y llega a la conclusión que es más rentable hacer lo injusto, al final esa decisión explota en las manos. Que no vas a poder aguantar 25 años de excusas jurídicas, si (y solo si) niegan algo que es razonable.

Pero hablemos ahora en términos estratégicos, como hace usted en el post. Pongamos que soy Rajoy y que busco una salida a este atolladero. No hacer nada parece una opción. Efectivamente, el 9N no habrá urnas. Pero habrá un mosqueo universal, al que se sumarán cada vez más adeptos. Elecciones anticipadas, en las que Esquerra arrasará y la suma de ERC - CIU - CUP - ICV será de largo mayoritaria. En su programa, referéndum. El nuevo Presidente se va a Moncloa y éste le cierra la puerta en las narices. Ahora vienen las municipales, y ya ni le explico la castaña que se llevan los unionistas. Esto no va se a desinflar. Y cuando sea insostenible, y la presión internacional diga "Hombre, esto está muy feo" y en el 11S2015 monten la performance número 23, un día (tarde o temprano) va a haber que votar. Y entonces, el resultado será muy contundente.

Para mi, lo más razonable es empezar a pactar. Fijar un proceso legal (que sera largo) y unas condiciones. Y empezar a hablar del no. Hoy el no no existe. No hay nadie que contra-argumente la Arcadia independentista. No hay estrategia de choque. Y aún más: Hoy ser unionista en Cataluña no es "cool". Es feo. Es antiestético. No hay resistencia. No hay más que un grosero, injustificado y maleducado portazo.

Si yo fuera Rajoy, la única forma de ganar que se me ocurriría es cambiar la estrategia, el tono y los argumentos. Y además pensar que existe un transfondo real de desencuentro. Y formular una propuesta seria y de futuro que permita conciliar dos modelos. Yo diría que es tarde. Pero ya le dije al principio que siempre me equivoco en las predicciones.

Anònim ha dit...

Hola. Soy el autor del comentario que el blogger ha eliminado. Gracias por leerlo. No sé si recordarás pero no hice ningún comentario ofensivo ni nada por el estilo tan solo una crítica puntual a algunos de sus argumentos. Quiero pensar que son cosas de la red y que no me ha censurado.
Sobre tu comentario decir que especifiqué claramente que los posibles votantes de la independencia son muchos más que los asistentes a la V, de hecho son más del doble, lo que no quita mi observación sobre qué se supone que es una mayoría de catalanes. Esto es, una mayoría real de personas o una mayoría de votantes?
Gracias por responder y espero no volver a tener esta experiencia que hasta ahora solo me había pasado intentando hacer comentarios en Ara, Avui o medios manipuladores por el estilo

José Antonio Donaire ha dit...

Don Guapo

Tenemos dos debates. El primero es si hay que votar o no. Y el segundo es si hay que votar sí o hay que votar no. Sobre el segundo aún no me he pronunciado. Sobre el primero, creo que lo más sensato es votar.

Si no se vota, el sí será hegemónico y el no clandestino. Y si no se vota, los contras del no serán invisibles. Pero si no se vota, la presión no bajará, sino todo lo contrario. Por eso, y porque es bastante feo negar una respuesta democrática a una demanda, hay que votar.

Sí. Yo no creo mucho en los estados nación. Ni el español ni el catalán. Sí, también creo que el futuro está en las ciudades. Y sí, no veo muchas ganas en la comunidad internacional de apoyar el proceso. Pero no sobreestimemos la visión que tienen de España / Cataluña el resto del mundo. Somos una entrada en la wikipedia en un mundo que gravita sobre el Pacífico. Somos la periferia de la periferia. Una mosca en la lista de problemas de Obama. Una nota a pie de página. No está el mundo en vela esperando una respuesta. Y ahora no apoyan y mañana no bloquearán. ¿Alguien sabe la capital de Timor Oriental?.

El mundo es lo que pasa lejos de aquí mientras nos pensamos que somos el mundo. A mis estudiantes les preparo para que se vayan lejos y para que sean mejores. Y Europa es ya un inmenso museo a la deriva, sin futuro. Casi lo único que nos queda es la decencia y hacer lo correcto. Votar me parece uno de los últimos gestos posibles. En otro post, le explico qué votaría yo, aunque creo que lo intuye.

Anònim ha dit...

Me quito el sombrero ;)

Anònim ha dit...

Buenas.

Como madrileño residente en Barcelona durante 6 años y actual morador de Lisboa me gustaria compartir que me parece sorprendente que el mayor problema de algunos ciudadanos, aquel que les hace sacar su vena politica (que siempre es bueno que salga) sea la de decidir si los Perros que nos gobiernan se llama gobierno español o Catalan.
Absolutamente irrelevante. Cortina de humo colocada y aceptada con satisfaccion sobre los problemas reales de la sociedad. Los cuales para ser combatidos necesitan muchas mas entereza, paciencia y seriedad. Muchos mas huevos, vaya.
En fin. siempre a avor de la autodeterminacion de los pueblos. Solo me pregunto porque los pueblos no autodeterminan su liberacion real del sistema. Democracia y conciencia politica en serio. Porque piensan que sustituyendo Felipes por Puyoles la cosa va a mejorar. Me da igual a quien pregunten pero si me preguntan a mi, dire SI, solo para que dejen ya de aburrirme.
Gracias

Antonio Parra ha dit...

Se han escrito mucho desde mi última – única – intervención y rebatir a todos sería un trabajo arduo y excesivamente largo. Me centraré en lo que considero manipulación, desde un inicio, de todo el proceso:

Entre el 13/12/2009 y el 10/06/11 se llevaron a cabo varias oleadas de consultas sobre la independencia que afectaron a un censo de 3.941.852 potenciales electores. Fueron a votar en total 804.273, de los cuales a favor de la independencia 737.840, incluyendo a mayores de 16 años. Un 18,72% favorable al SI sobre el censo afectado.

Los inscritos a la V de la Diada de ayer fueron algo más de 550.000. La senyera estaba formada por 36 personas por línea (4 por cada color, en 9 columnas). Teniendo en cuenta que, como se aprecia bien en las fotos y en la retransmisión en directo por TV3, no están totalmente pegados unos a otros, si no que hay una distancia necesaria para evolucionar, pongamos que de medio metro de uno a otro, más el espacio que ocupa cada uno digamos que sea un total de 75 cm. La longitud total es de unos 11.000 m (aunque habría que descontar los espacios de las 10 grandes lonas con las fotos de líderes mundiales, pero lo obviaremos), lo que haría 11.000/0,75 = 14.666 filas x 36 = 527.976 asistentes. En los laterales de ambas avenidas circulaban muy dispersas un número indeterminado de personas, entre las que estarían los servicios de seguridad, de asistencia, prensa, etc... Si contamos que eso suponga un 10% más estaríamos en 580.773. Redondeando por arriba: 600.000 personas.

Cuando se va a votar se está mucho más motivado que cuando se va a una manifestación festiva. La trascendencia del voto es mayor, y más cuando se hace de manera semi clandestina e ilegal. Además un porcentaje de los que votan tienen familia, que aportarían a la manifestación (en la V había bastantes menores) con lo cual el número de posibles asistentes sería bastante mayor del resultado de la votación. El que va a la manifestación puede estar motivado por múltiples razones, que en un porcentaje no desdeñable puede significar pasar la tarde en Barcelona, aprovechando que los llevan gratis en autobús.

En resumen, más de 130.000 votantes muy concienciados y motivados – como alguien ha comentado más arriba - se quedaron en sus casas o se fueron a la playa y no asistieron a la “trascendental” V, que supondría el golpe definitivo al gobierno de Madrid.

Otra cosa es que la presión mediática diaria y constante haga creer que una gran mayoría está por la independencia. Los publicistas de cualquier producto lo saben bien: repite hasta la saciedad sus bondades y todo el mundo acabará creyendo que todos sus vecinos lo compran menos él. En esa dirección van las distintas valoraciones que se han hecho a continuación de las sucesivas manifestaciones de la Diada. En esta ocasión los organizadores una hora después del acto ya decían que la asistencia había sido de 1.800.000 personas, cuando a duras penas se llegó a los 550.000 inscritos a última hora. Así fue también tras la Diada del 2013. De entrada se dijo que había sido un millón de personas. Al día siguiente, en el Parlament, en sesión solemne, el mismo President Mas dijo que habían sido dos millones. Y 20 minutos después, en esa misma sesión, Junqueras le añadió un millón más. La cuestión es hacer creer que casi toda Cataluña estaba en la manifestación. Y eso mismo es lo que se busca con la aparición, varias veces cada día en los medios afines, del tema de la consulta, con intervenciones a cuentagotas - para maquillar el despotismo y su utilización descaradamente partidista - y siempre desde el peor ángulo de los que directamente están en contra o los que no apoyan la línea oficial y presentan una alternativa, cada vez más aceptada, como el PSC.

Dejo para otro momento la cuestión de la supuesta necesidad y urgencia de hacer esa consulta, de los agravios a Cataluña, en general, y a los catalanes en lo personal - que bastante se ha dicho aquí sobre eso – y sobre la independencia.

Saludos.

Antonio Parra ha dit...

Perdón si hay alguna incongruencia en parte del texto. Lo tenía escrito de antes y entre copiar y pegar y las prisas se me ha escapado corregir alguna cosa.

Anònim ha dit...

Hola Antonio Parra:

Primero que todo decirte que no quisiera ser excesivamente agrio en mi respuesta, pero estoy un poquito cansado de gente como tú, haciendo números y más números intentando desmerecer la convocatoria. Voy por partes:

- La primera, por muchos cálculos de m2, de gente por m2 etc. etc., no se me ocurre mejor manera de saber cuanta gente está por el Si/Si que....estoy seguro que hasta tu lo sabes.

- La segunda, yo fui a la concentración, con mi mujer, pero por mucha tabarra que habéis dado con la mayoría silenciosa, no a todo el mundo habéis sacado de sus rutinas. Te doy ejemplos:
1. Mi cuñada y cuatro amigas más, todas por el Si/Si, se fueron a Zaragoza "Puerto Venecia" a comprar ropa
2. Mis suegros justificaron, no tenemos ninguna gana de ir a bcn, para que luego den la tabarra igual con la mayoría silenciosa. Que pongan urnas!!
3. Mis padres; Dicen que no seran sus votos los que saquen cataluña de España, pero que tampoco serán sus votos los que lo impidan. Son el votante harto de todos que piensa votar en blanco y que sea lo que Dios quiera.
4. Mi amigo Oscar. Que Oscar en que tramo estás? Pues al final no iré, del grupo de 5 que ibamos al final 2 no pueden así que lo veré por la tele.
5. Mi amigo Ángel. No iré, sabes que aún me falta la última puntilla para ser del Si/Si, quien sabe, quizá El ABC me la de mañana.
6. Ferran, un cliente. Irás? No puc cony! hem d'acabar una cosa de feina i no podré anar ni jo, ni la dona, ni els fills, todos mayores de edad. Te lo pongo tal cual me lo dijo, creo que no necesita traducción.

Sigo??

No subestimes las opciones, por mucho que creas que todo el independentismo estaba allí, estás equivocado. Aunque no lo creas hay mucha gente a la que no le gustan las concentraciones, o tener que desplazarse hasta Barcelona un día de fiesta, encima en pleno puente vacacional.

Perdón si he sido un poco agrio, pero igual que creo que los 3000-7000 reunidos en Tarragona no representan a todo el "unionismo" (más que nada porqué 4 que conozco que fueron, andaban con la bandera del pollo el día de la final de la Eurocopa España 4 - Italia 0, con mis ojos los vi) la gente que fue a Bcn no es todo el potencial votante del independentismo.

Urnas por Dios, URNAS!!!

Antonio Parra ha dit...

Al anónimo que me respondió, solo decirle - con una sonrisa, por supuesto - que no ha entendido mi oost. No hablo de números, aunque la mayor parte del texto esté lleno de ellos. Me baso en esos números para denunciar la manipulación tan descarada que se hace en los medios y hasta en las instituciones.

Antonio Parra ha dit...

Es muy probable que esas personas que nombras hayan votado en esas consultas y se cuenten entre esas mas de 130.000 de diferencia. Es mucha gente. Tampoco creo que el 100% de los que asistieron a la V sean acérrimos partidarios de la independencia. La casuística puede ser muy variada. Desde quien va a una fiesta, quien va por acompañar al amigo o la novia, y también muchos del PSC que quieren - queremos - la consulta, pero legal y acordada, y no la independencia.

Anònim ha dit...

Hola Antonio Parra

Gracias por su respuesta con una sonrisa amable, mi comentario también pretendía ser así.

En relación a los asistentes a manifestaciones, este país es un cachondeo, no me cabe duda. Baste decir que hubo uno que vio negocio en el hecho que nunca se ponían de acuerdo en dar la cifra de asistentes y creó un sistema informático con cámaras que contaban los asistentes, Ojo de Lince o algo así se llamaba el producto creo. Tubo que cerrar al poco, por qué? Porque fue por todas las administraciones y a ninguna le interesaban las cifras reales, mejor aumentarlas o reducirlas según los intereses.

Si había 1,8 millones, no lo sé, parece mucha gente la verdad. Yo puedo hablar por mi tramo que era uno de esos que más costo llenar con lo que creo que era de los menos saturados y puedo decir lo siguiente:

Lo de contar filas de 36 personas a X separación por fila, no fue así. Allí la gente empezó a llegar, y cada vez había más gente, y más y más. No había filas definidas, sólo voluntarios en cada punta de tramo con un cartel del color. La sensación era de Fiesta de Fin de Año, con local a rebosar (seguro que muchos saben de que hablo).

El otro día La Vanguardia publicó un estudio de la UB creo en el que habían contabilizado tramos concretos y en base a las medias extraídas valoraban la asistencia entre 800.000 y 1.000.000. Creo que pueden ser unas buenas cifras.

A mi personalmente me parece una burrada, sacar 1 millón de 7,5. En un país en el que montas una reunión de escalera para temas fundamentales y de 100 te bajan 15, o que en cualquiera de las últimas elecciones, el número de votantes no ha pasado del 60%.

Don Güapo ha dit...

Intuyo su posicionamiento. Ya discutiremos también sobre su inviabilidad, pues los catalanes, como el resto de europeos, no tienen margen de mejora dentro del proceso de reequilibrio que implica ese mercado cuasi perfecto de asignación de recursos que es la globalización, aunque se modifiquen los criterios administrativos de repartos fiscales intra o supra estatales. Recuerde: las empresas del PV.

Y aunque la creo inútil y perjudicial para los intereses de todos los catalanes, no le discuto que, superado un umbral que ahora no se da, deba acometerse un referéndum vinculante, pero enfrentado a la realidad, y no como el paripé que plantean. Reglas claras, pregunta inequívoca y ruptura completa (que, repito, no lo digo yo, lo dice la comisión) aunque no veo absolutamente a nadie que sea capaz de rebatir esto con argumentos.

Fíjese que cuando se discute con los favorables a la independencia, como los argumentos en realidad no existen y no son más que formulaciones de deseos, utilizan constantemente la palabra "seguro" (seguro que no nos echaban de la UE, seguro que el FCB jugaría la LPF, seguro que tal, seguro que cual)

Están perjudicando y perjudicándose, en un laberinto cuya única salida es el abismo, por una rabieta política, por asumir soluciones populistas (qué español) en su faceta nacionalista y por una orfandad en la dirigencia de las que se estudiarán en los libros de historia.

José Antonio Donaire ha dit...

Al madrileño lisboeta. Tiene usted toda la razón. El mundo camina hacia la mezcla, la movilidad, el intercambio y el viaje de ideas, de cosmologías y de culturas.

Y sí. A mi también me parece que hay causas mucho más urgentes y me gustaría que los jóvenes se ilusionasen con otros proyectos personales y colectivos. Le doy la razón.

Por eso casi le diría que hay que liquidar este debate y otros cuantos debates más que nos apartan de grandes cuestiones como: ¿Hacia dónde vamos?, ¿qué modelo de bienestar y cómo lo pagamos?, ¿qué hacemos con África?, ¿cuál es nuestro modelo energético? y mil preguntas más que me ahorro para no cansar.

Déjeme decirle que puestos a cambiar las cosas., empecemos por hacer lo que es más correcto. Y negar el voto con artimañas es una mala forma de empezar a abandonar la vieja política.

José Antonio Donaire ha dit...

Antonio Parra - Anónimo

A pesar de las diferencias entre uno y otro, creo que existe un punto en común. Y es que se puede votar si se respetan unas garantías. Me ha parecido leer esto en casi todos los comentarios y creo que poco a poco se está creando la sensación de que al final, seguramente, habrá que votar. Y lógicamente, preparar el voto con obstinada pulcritud.

No tengo ni idea de cuánta gente estuvo en la V. Sabemos que en la cadena hubo más de 700.000 (los contaron uno a uno), lo que no es poca cosa. En un juicio sobre el número de asistentes, se absolvería al acusado por falta de pruebas. Y ambos tienen razón: Muchos se quedaron en casa y habrían ido; y muchos ni fueron, ni irían. ¿Cuántos?. El argumento de que esto se sabe votando me parece bastante irrefutable. Como no nos vamos a poner de acuerdo en quién es más numeroso, votar garantiza un recuento bastante ajustado a la realidad.

Diría que a Antonio Parra le parece bien que se vote (con unas garantías) y al anónimo le parece bien que existan garantías y que Antonio Parra vote que no. O sea, que al final, están más de acuerdo de lo que creen.

José Antonio Donaire ha dit...

Don Guapo

1. Frío, frío.

2. En un mundo en el que existen países como Nauru, Tuvalu o Palaos, que no llegan a 20.000 habitantes o más de 30 países con un PIB 100 veces inferior a Cataluña, que Cataluña sería un país viable me parece una obviedad.

3. Efectivamente, es probable que Cataluña quede fuera de la UE y el choque a corto plazo sería monumental. Le sorprendería saber que hay mucha gente dispuesta a pagar ese peaje, pensando en un horizonte de 20 o 50 años. ¿Cómo?. ¿Que entonces ya no quedarán estados nación?. Es lo que yo creo, pero ellos no lo saben.

4. Pues claro que después de una ley como la de la Claridad o un acuerdo como el inglés, existirá la oportunidad de explicar las mil plagas de Egipto que caerán sobre Cataluña si se van. Si me pide opinión, ni me creo el Edén de la independencia ni la apocalipsis de los unionistas.

5. Y de aquí no vamos a salir si esto se ve como una rabieta adolescente, por una infancia de nio consentido. Mire. Cataluña y el resto de España se parecen en muchas cosas, pro hay dos o tros elementos nucleares que los separan. Y eso tiene que ver como el modelo económico, con el proyecto de estado, con la idea de colectivo, con el papel de la cultura... El más freak de los abanderados que consumen mitología nacionalista intuye que hay cosas centrales que nos separan.

6. En definitiva. Hay que pensar si vale la pena continuar juntos. No hablo de abrazos y catalán en la intimidad. HAy que contrastar si el proyecto de futuro de unos y otros puede converger en un punto. Si existe ese punto, España puede valorar si le conviene o no y lo mismo Cataluña. De forma civilizada, hay que hacer lo que se hace siempre en una crisis de pareja: Constatar si están pensando en el mismo mañana.

Don Güapo ha dit...

1. Intuyo que es partidario de algún tipo de acuerdo, pero quizá me equivoque.

2. Viable es todo. Otra cosa es el precio de la transición. Por ejemplo, los pensionistas cobrarían menor importe y en moneda devaluada posiblemente hasta su fallecimiento.

3. Si asume que el choque sería monumental, entonces la postura secesionista no ganaría nunca. Y me gusta que lo acepte porque si esto mismo lo dijese alguien de ERC, la ANC o CiU el problema desaparecía ipso facto, y me quedo corto. Por esta razón el discurso nacionalista, similar al populista, bordea el asunto. Vamos a esperar a Escocia donde ahora esta faceta se plantea en toda su crudeza.

4. Seguro, pero sin embargo sólo leo que la consulta no sería vinculante, que es para saber qué opina la gente, que habría que negociar. Excusas.

5. Es una rabieta, en su origen. Ni siquiera acudir al historicismo vale. Pero olvida una cosa: las diferencias que observa no son tales porque Cataluña y el resto de España constituyen una denominada zona óptima integrada. El modelo económico, el modelo de estado y las ideas de colectivo, en un mundo global son residuales y en Europa más, porque se oponen al natural desarrollo del capitalismo y no condicionan como hace veinte años. Pero sorprende que se apoye en eso cuando la unidad europea lo que trata de superar es precisamente eso. Ese aspecto, el no poder elegir ya, es lo que la gente en general, no comprende, pero entiendo que quien viaja con los ojos abiertos y se mimetiza con el entorno, esto sí lo asume.

6. No puede haber ruptura porque los condicionantes generales de la construcción europea, lo impiden, aunque el trampantojo sea la constitución. Si se insiste, como ocurre ahora mismo en Escocia, el propio sistema se defiende. Un informe definitivo del BCE sobre la imposibilidad de utilizar el euro, sería demoledor. Como eso es así pero la convivencia no parece amigable, la solución suiza es la más práctica porque salva las estructuras (el territorio por una parte y la economía por otra) pero permite vivir separados a los efectos políticos.

7. El futuro no está escrito. Nadie sabe qué pasará, pero intuyo que los tiros irán como le digo. Es su blog y usted tiene la última palabra, pero tenemos buen hándicap...

Anònim ha dit...

Buenos días, interesante blog que acabo de descubrir, a mi modesto entender el problema de la consulta radica en el carácter de jurisprudencia que comporta, puesto que si el gobierno del PP (el PSOE se ha convertido ya en un partido casi títere) autorizase la consulta estaría reconociendo el carácter jurídico de Catalunya como nación, y este hecho y unido a que las encuestas secretas, las de verdad las que no se publican en los medios pero que los gobernantes conocen, dan mayoría franca al Si, hacen que se cierre en banda. Esto crea un círculo vicioso, para los unionistas claro, que se retroalimenta cada día, el no alimenta al sí. Uno de los exitos del soberanismo es unir la consulta con la capacidad de votar, más que el votar sí en ella, con lo que posiciona al soberanismo dentro de los conceptos de democracia y libertad, mientras que el no se posiciona con el obstruccionismo, negacionismo, imposición, obligación, ordeno y mando, características típicas y tópicas de la España eterna.

abocadecano ha dit...

M'acaben de descobrir el teu blog. M'ha agradat molt. Tot un plaer trobar tant de seny per la xarxa. I tan ben escrit.
Comparteixo els arguments per rebatre les excuses, especialment la quarta: perquè ens considera curts de gambals, i la cinquena: perquè s'estima més ignorar la realitat que afrontar-la.

(Per cert, el meu primer viatge professional va ser al Kirguizistan; casualitats de la vida.)

Citoyen ha dit...

Buenos días otra vez,

Me gustaría subrayar que yo no quería dar a entender que exista un españolismo ilustrado. Muy al contrario, me parece que es algo que no existe, ni existirá nunca, y afortunadamente para todos tal vez. En esto del patriotismo, los dos discursos, el Españolista y el catalanista tienen como usted indica esos tintes abominables. Pero para mí hay una diferencia que es importante. La diferencia tiene que ver con lo que usted dice de que no hay un contradiscurso. Y efectivamente, no lo hay. Es en Cataluña dónde uno tiene una industria intelectual dedicada a citar a Buchanan y a la secesión por causa justa, a profesores de prestigio internacional dedicados a argumentar la supuesta belleza de un proyecto, incluso desde perspectivas progresistas etc http://www.elperiodico.com/es/noticias/opinion/batalla-por-hegemonia-epistemica-por-pau-mari-klose-2894915 que cuando uno lo mira de cerca es fundamentalmente eso, algo horrible. Y por ahí iba mi comentario, que estamos viviendo, al menos a nivel discursivo, al menos en lo que uno puede leer en el país o escuchar discutiendo con gente con estudios, en esto de la dialéctica del pueblo del pueblo oprimido contra el imperio fallido.

Yo entiendo lo que usted dice del espíritu constituyente; es lo que me refería que igual que algunos nos vamos del país, otros responden a ellos empezando de cero en un Estado nuevo. Pero me parece que lo que está debajo de ese discurso es un conjunto de ideas equivocadas y planteamientos de moralidad dudosa que entre todos deberíamos criticar y no facilitar para que aumente.

Hasta aquí la parte normativa. Ahora la "positiva". En retrospectiva, a mí me parece argumentable que a Zapatero se le fue mucho la mano creando expectativas y que en el PSC nadie (no me refiero a usted, que no es culpa suya) tuvo el coraje de frenar aquello a tiempo cuando, me consta, era algo que se sabía que iba a estallar en algún punto en Madrid. No creo que se haya creado de la nada, claro que hay una demanda social, pero el discurso político puede amplificarla o no. Con el Estatut y la entrada de ERC en el juego, creo, hubo un cambio de régimen en el que el juego del pasado basado en el intercambio entre CiU y los partidos de Madrid se rompió. Usted cree que era inevitable, yo no estoy tan convencido, nunca lo sabremos y al fin y al cabo no importa demasiado.

Citoyen ha dit...

La pregunta de a dónde vamos es otra historia. Yo creo que el efecto contagio de esto de los referenda es algo que los estados europeos saben que es peligroso y que no van a poner sobre la mesa alegremente. Y aunque el escenario que usted pinta me parece probable, también me lo parece que alguien de una hostia encima de la mesa y les diga a los candidatos a la independencia en los distintos estados que fuera de la UE hace bastante frío y que volver a entrar no es cosas de un día. Y entonces la gente piense que ya no es tan buena idea y cambie un poco de opinión. Y en ese escenario, me parece más probable que alguien en Madrid diga "Vaya, parece que lo de la independencia no les tira tanto ya, y es una pena porque estamos dispuestos a dialogar" y entonces igual hay un margen para arreglarlo.

Lo que, creo, tiene poco o ningún sentido es discutir de la independencia cuando en realidad lo que la gente parece querer es un nuevo arreglo sobre competencias y reparto de recursos http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/mayoria-independentista-Cataluna-parece_6_191140888.html . Lo que a mí me ha parecido siempre irritante en este debate es esa doble motivación, que es inevitable, entre lo sentimental y lo material, dónde de lo que se discute en parte o en buena medida es reducir el perímetro de solidaridad, pero cada vez que uno contraargumenta en esos términos, se termina hablando de respeto a la identidad, a la soberanía democrática y a las emociones.

Lo que usted dice de ponerse a pactar ahora supone darle cancha a ese tipo de debate, que yo creo que no se puede ganar nunca. Yo creo que se puede ganar en el discurso sobre la solidaridad, pero en el emocional obviamente no. En UPyD han hecho un esfuerzo cómico por esto de vender España como proyecto, pero es algo con muy poco recorrido.

Pero como ve, yo le compro su escenario pesimista. Yo no creo que esto vaya a arreglarse a medio plazo. Lo que no le compro es el optimismo respecto a su solución. Sí me parece posible que la ventana de oportunidad del independentismo se cierre. Si hay un frente común internacional en el que todo el mundo se comprometa a no reconocer ninguna secesión unilateral y hacerle la vida imposible a los que se arriesguen a ello, algo que yo veo como factible, todo es posible que todo quede ahí, en un mosqueo creciente, en una sociedad recientemente dividida y en un realineamiento de como se forman gobiernos en España, pero en una situación dónde la gente no ve como factible plantear la independencia.

MIKELET ha dit...

Bastante de acuerdo con este artículo, excepto en el momento en que se indica que " es que hasta la fecha no se han oído los argumentos del no. Como no hay referéndum, no hay razones", ya que hay, con mayor o menor rigor, decenas de tertulias radiofónicas y televisivas , webs economicos y artículos sobre argumentos tanto del si como del no que hace mas de dos años que martillean nuestros ojos y oídos.

José Antonio Donaire ha dit...

Anónimo

Tiene usted razón: Admitir la consulta sería ya una victoria fuera cual fuera la respuesta. Pero mi planteamiento es que sin admitir que Cataluña ha de tener un tratamiento de estado dentro del estado (al menos, al nivel federal) no habrá fácil salida al embrollo.

Yo también creo que el sí tendría muchas opciones.

José Antonio Donaire ha dit...

1. Intuyo que es partidario de algún tipo de acuerdo, pero quizá me equivoque.

Vamos bien

2. Viable es todo. Otra cosa es el precio de la transición. Por ejemplo, los pensionistas cobrarían menor importe y en moneda devaluada posiblemente hasta su fallecimiento.

Creo que todo es más complicado que el fin del mundo o que el Dorado. Nos ponemos en el medio: No iría ni tan mal ni tan bien.

3. Si asume que el choque sería monumental, entonces la postura secesionista no ganaría nunca.

Se equivoca por dos motivos. El primero es que da por hecho que la gente coincide con nosotros. Usted me dirá: ¿Lo ve?, no hay que votar porque están equivocados. Y lo replico: Hay que votar incluso si están errados, porque no podemos montar una democracia seria decidiendo a priori en qué están calificados los individuos para votar y en qué no. Pueden votar, incluso si se equivocan.

El segundo problema (y no es menor) es que aquí hay gente tan hasta las narices que se iría aunque les costase un riñón. Físicamente, un riñón.

4. Seguro, pero sin embargo sólo leo que la consulta no sería vinculante, que es para saber qué opina la gente, que habría que negociar. Excusas.

Está viendo la primera parte de un proceso. Como en Escocia o Quebec, se tensa para llegar a un acuerdo de referéndum. A mi tampoco me parece razonable fijar una fecha unilateralmente y decidir la pregunta, el modo, el cómo y el porqué. Pero eso puro teatro. Como el otro.

5. Es una rabieta, en su origen. Ni siquiera acudir al historicismo vale.

Ésta la llave del error. Olvide las banderas, los himnos y los cantos. En su origen, el problema es un conflicto de intereses. Son diferentes y, lo más importante, aspiran a cosas diferentes. Si no se ve eso, no se entiende nada. Y así nos va.

Pero sorprende que se apoye en eso cuando la unidad europea lo que trata de superar es precisamente eso.

Europa es un gran proyecto, casi el único que nos queda. Y es un fracaso, de momento. No soy optimista. Pero no veo incompatible el proyecto europeo con siete estados más o menos. En Europa hay maltas y chipres, que no son macroestados precisamente y hay gibraltares y estonias. Europa es una unión de estados. Y su viabilidad no depende del número o el tamaño de los estados, sino de la efectiva delegación de poder que hagan éstos.

6. No puede haber ruptura porque los condicionantes generales de la construcción europea, lo impiden, aunque el trampantojo sea la constitución. Si se insiste, como ocurre ahora mismo en Escocia, el propio sistema se defiende.

Se defienden para no enfadar a UK que es un socio temible. Conozco el caso de Canadá (allí estuve después del segundo no) y me explicaban que al mundo, Canadá le importaba un pimiento. Y a Europa, España le importa más bien poco.

Un informe definitivo del BCE sobre la imposibilidad de utilizar el euro, sería demoledor.

Cierto. Pero no sería más que un farol. Y puede que los catalanes no se lo crean.

Como eso es así pero la convivencia no parece amigable, la solución suiza es la más práctica porque salva las estructuras (el territorio por una parte y la economía por otra) pero permite vivir separados a los efectos políticos.

De entrada, no veo portavoces de la vía suiza más allá de eso que llaman propuesta federal. En segundo lugar, me está diciendo que no se puede votar porque usted ya ha llegado a la conclusión que sería una calamidad. Tener a Rajoy es otra calamidad sin sentido, y aquí está gobernando tranquilamente.

7. El futuro no está escrito. Nadie sabe qué pasará, pero intuyo que los tiros irán como le digo. Es su blog y usted tiene la última palabra, pero tenemos buen hándicap...

Le dejo a usted cerrar el ciclo

Don Güapo ha dit...

Gracias Donaire.

Esperemos al próximo viernes, al resultado escocés.

Si gana el NO, y más si es por un margen mayor del esperado, el proceso disminuirá radicalmente en intensidad. La lectura será que los intereses económicos habrán vencido al sentimiento identitario. El capitalismo de la era global habrá superado la barrera nacionalista, la primera de las populistas a la que se tendrá que enfrentar en Europa.

Si gana el SI y más si gana por amplio margen, la situación se tornará perturbadora, porque no sólo, por simpatía, será España la afectada.

Nos hemos puesto largos en libras, caixabank y sabadell. Espero darme un homenaje, no un tortazo.

Ramon Arias ha dit...

PARA ZITRON:
No, Zitron. Tu no vives en Cataluña, perdona pero no me lo creo. Y precisamente me dices que vives en Barcelona, donde la mayoría de gente habla castellano y perfectamente, por cierto. Y tu dices que están ensimismados hablando en catalán.

Mira, yo vivo en Lleida, aunque soy y me siento español, nací en un pueblecito en León. Vine a esta tierra hace ya muchos años y sigo sintiéndome español, pero entiendo perfectamente a los catalanes. Todo lo que dices de que te has encontrado una sociedad "que desprecia a la gente que vino del resto de España y que se expresa en castellano" no sólo es mentira, es que es todo lo contrario. Y más en barcelona.

Yo que vivo en Lleida, donde hay mucho más porcentaje de población que habla en catalán que el que pueda haber en Barcelona (yo mismo lo hablo a diario en mi trabajo), nunca he tenido ni un solo problema por hablar en castellano. Y te digo más, aunque hable normalmente en catalán, si he conocido a una persona hablando en castellano, aunque esa persona sea catalana y hable normalmente en catalán, cuando hablamos entre nosotros SIEMPRE HABLAMOS EN CASTELLANO, por el simple hecho de habernos conocido en ese idioma. Y no te hablo de una sola persona, cuando digo "una persona" me refiero en general, a TODAS LAS PERSONAS.

Con esto te quiero decír que aquí lo que hay es una sociedad bilingüe, libre, madura, pero sobre todo inteligente. Muy inteligente. Una sociedad en que la mayoría de gente cuando salen de sus trabajos van directos a su casa con su familia, no al bar... como suele pasar en la mayoría del resto de España.

Y te diré por cierto, que he vivido en varias provincias de España incluida la capital, y en todas ellas he sentido vergüenza ajena al oír hablar de los catalanes. En algunos casos he tenido enfrentamientos dialécticos por que realmente lo que se decía ya pasaba de castaño oscuro. Pero como te decía antes, NUNCA, y repito NUNCA, he tenido que defender a España aquí en Cataluña por que todavía no me he encontrado a nadie que la insulte de la manera que sí he oído insultar a Cataluña y los catalanes.

Ahora hablando seriamente, como te decía entiendo perfectamente a los catalanes. Se viene tratando a Cataluña como si fuera una colonia del imperio, así de claro te lo digo. Si no.. ¿Cómo es que se han hecho un montón de AVES deficitarios que van a ninguna parte antes de unir las 2 pricipales capitales del país? ¿Por qué Madrid exige a Europa que el famoso Corredor Mediterráneo pase SÍ o SÍ por la capital del reino? (cosa que Europa ya ha dicho que no va a aceptar, a ver si en Madrid se creen que son tontos)..
Y como estas, tengo mil... pero me canso de escribir... me canso de contestar comentarios, me canso... y al igual que yo me canso, la gente también se cansa... y es lo que pasa, que la gente ya está muy harta. Y quiere un cambio ya.

Ah, y por cierto, si se quisiera acabar con el independentismo se podría hacer fácilmente: Barcelona, capital de España.

Saludos de un español viviendo en el corazón del infierno catalán, donde casi no se puede salir a la calle del clima de terror que hay....

Anònim ha dit...

Ni un solo argumento. Sólo descalificaciones. En poco tiempo de estar aquí, ya lo sabes todo de todo.
Estamos todos engañados, histéricos, tendremos que pedir perdón...
Cuanta soberbia, cuanto autobombo, que sobrado...
Supongo que debes ser un gran estudioso del tema. ¿Podrías citar tus títulos académicos, y una mínima parte de la bibliografía que has consultado?

Anònim ha dit...

Zitron no me creo que hayas vivido en Barcelona ni por asomo , describes una realidad inexistente mas cercana a un escenario totalitario ( España hace cuatro décadas sin ir mas lejos ) . No has entendido nada de este proceso donde los políticos han ido siempre por detrás del clamor popular y al pueblo , amigo , no lo va a parar nadie y menos todavía con la fuerza y la coacción.

Santi ha dit...

Tengo 51 años, de padre catalanohablante y madre castellanohablante. No me considero nacionalista pero si partidario de la independencia... aunque no siempre lo he sido.
Os explicaré mi conversión particular. Lo que me ha convertido en independentista, a groso modo:
1) Cuando Gas Natural intentó comprar Endesa, se dijo "antes alemana que catalana". Este fue mi primer momento de duda. ¿Como catalán soy un ciudadano de segunda?
2) El Parlament de Catalunya aprueba un nuevo estatuto con el 90% (creo) de los votos de los parlamentarios. Este estatuto pasa a las Cortes españolas que lo reducen considerablemente, con lo que el estatuto que tenemos que votar ya no es el que nuestros representantes redactaron.
3) El Tribunal constitucional recusa a alguno de sus miembros más proclives a defender los intereses "catalanes" (lo pongo entre comillas porqué soy consciente de la simplificación que supone) mientras que no recusa a otros miembros cuando los motivos de la recusación parecen similares.
4) El Tribunal constitucional recorta todavía más el estatuto que ya había estado votado por los ciudadanos.
5) Sin embargo en estatuos de otras autonomías se mantienen redactados idénticos a los que no se permiten a Catalunya.
6) La constante lucha de los gobiernos españoles en desmontar la inmersión lingüística. Si en Catalunya hay dos lenguas oficiales todos sus ciudadanos deben entender las dos lenguas. Una educación sólo en castellano no es buena para ningún alumno. La gran mayoría de personas que conozco son catalanohablantes y todas saben hablar correctamente en castellano. Sin embargo conozco más de un castellanohablante que no sabe hablar catalán.
7) También me molestan las mentiras sobre la prohibición del catalán durante el franquismo. Que se lo pregunten a mi abuela.

Es mi caso y en modo alguno pretendo que sea el de otros, pero mi madre, votante y militante socialista de toda la vida, los comparte y también es partidaria de la independencia.

Mucho se ha hablado que desde Catalunya vemos este proceso como un divorcio pero que en España lo ven como una amputación. Creo que si fuese una amputación significaría que Catalunya no podría sobrevivir sin España (si te amputan una pierna, la pierna por sí sola no sobrevive) y estoy convencido que Catalunya sobreviviría. Bien o mal pero sobreviviría. Por lo que creo que el divorcio se ajusta más a la realidad: Si dos no quieren vivir juntos, tarde o temprano se separarán.

Por este motivo creo que el gobierno español debería autorizar un referendum con una pregunta clara y con suficientemente tiempo para que los argumentos sobre la independencia o la continuación se puedan poner sobre la mesa para que todos los catalanes decidamos libremente. Mientras esto no sea posible apoyo la consulta propuesta para el próximo 9 de noviembre.

Y una última reflexión, creo que el referéndum lo gana quien obtiene la mayoría de los votos. Es la única manera que los ciudadanos se tomen en serio su propio voto. En Escocia han tenido tiempo de debatir y se han registrado para votar el 97% de los posibles electores.

Exigir mayorías cualificadas me parece una falta de respeto a las reglas del juego. ¿Por qué debe partir con ventaja una de las dos posibles respuestas?

Anònim ha dit...

Cada uno mira para donde quiere o le interesa pero ni tan normal es que gobierne un insecto como Rajoy con un partido lleno de corrupción como cuando gobernó zapatero que no sabia ni ingles, como no es normal lo de ciu que durante 23 años se ha estado mirando para otro lado todos los patriotaindependentistas y ahora nos gobierna aquí su mano derecha, yo creo que lo que hace falta o lo que necesitamos es j u s t i c i a de verdad

Miguel Angel Garcia ha dit...

También se está jugando el partido de la independencia en el escaparate internacional. Mientras Rajoy da un discurso soso -como él- via plasma y Pedro Sánchez se entretiene entre Sálvame, Trancas y Barrancas mientras tira unos triples, Artur Mas se faja en una rueda de prensa de una hora respondiendo a todas las preguntas ¡¡¡ en cuatro idiomas !!! Pero ¿cómo es esto?, si me han dicho a mí -de buena tinta- que allí no se habla ni palabra de castellano.
Queridos amigos, por estas tierras andamos hoy contentísimos: hasta ayer el común de los mortales de Escocía conocíamos a Johnnie Walker -bueno, los del PP a 12-year Macallan también; hoy nos rompemos las manos aplaudiendo a los súbditos de Her Gracious Majesty; sin ir más lejos, no se canta otra cosa que "God Save the Queen", ya os imagináis.
Mariano ha dicho que os fijéis en Escocia, que para qué os vais a molestar en organizar consulta, para que salga que no, siempre como buen padre que sabe lo que quiere su nutrida prole con algún díscolo que otro.
Nos quedamos estos días ligeramente ojipláticos cuando vimos figuras señeras enarbolar la senyera. Nuestro Gerard Piqué, nuestro Xavi, nuestros Gasol diciendo que estaban a favor DE LA CONSULTA!!!! Si solo falta mi paisano Andrés Iniesta con su gramática parda diciendo "pijo, déjenles votar, visca el Barça y visca Fuentealbilla!!!".Menos mal que no tardaron los oráculos, el mítico Marhuenda -que lo sabe por catalán y por sabio-, Inda y el resto de la troupe en aclararnos que cuando se cruza el Ebro en dirección Barcelona le hacen a todo Dios una oferta que no podrán rechazar, o se manifiestan a favor del referendum o les encasquetan la cabeza de caballo en la cama. Otra cosa es en Madrid, cuna de la libertad donde gobiernan las tres gracias (Cifuentes, Botella y Doña Espe)y todos los citados matan por su respectiva Roja.
Otro día sigo con más noticias.
Dejando aparte esta reflexión -que no puede tener otra cosa que amargo sarcasmo-, en Catalunya estáis jugando la Champions democrática mientras aquí solo vemos caspa tardofranquista.
Y en otro post hablaré de argumentos más serios. Pero alguien por aquí reivindicó la capitalidad de España para Barcelona. Y tal vez nunca una boutade tal fuera tan descarnadamente razonable.

Anònim ha dit...

Zitron oí ? Has tenido una mala experiencia, la excepción que confirma la regla, tampoco sabemos como eres personalmente...

Zitron ha dit...


Estimado José Antonio, muchas gracias por tomarte el tiempo de responder a mi comentario.

No seré yo quien niegue la existencia de un sentimiento anti-catalán en el resto de España. También oigo comentarios despectivos y también me duelen y también me molestan y también me irritan y también me indignan. Precisamente porque pertenezco al grupo de españoles y europeos que intentamos hacer un esfuerzo por difuminar la idea de nación, por reducir la glorificación de un pasado mítico, por tener discusiones razonables y equilibradas, por respetar al adversario, por intentar construir un marco europeo en que decidamos juntos y en el que sigamos aprendiendo que cediendo con frecuencia se gana, por esos motivos me duele y molesta lo que está pasando aquí y ahora en Cataluña.

Me duele la histeria desenfrenada que se respira en la gente y en las instituciones, me duele que, como dijo hace poco un escritor que usted conoce bien, "la televisión y la escuela sí han participado en este proceso. Ambas están alineadas desde hace tiempo en esta dirección" [de la secesión]. Me duele que no sean de todos y que propaguen la idea de catalanes buenos y malos, o de catalanes buenos y españoles malos. Me duele que no pueda asistir a ningún acto público porque me irrita el partidismo de los organizadores. Me duele sentir que TV3 es comparable a Intereconomía. Pero para qué seguir.

Usted termina pidiéndome que les defienda. Una ajustada elección de palabras, porque de eso se trata. Les querría pedir a usted y a sus lectores que nos defiendan a aquellos que queremos tener una Cataluña, una España, una Europa y un planeta plurales, donde la gente conviva en paz y comparta con justicia lo que tiene.

Porque este "proceso" es como un tren que acelera sin cesar. Pero dentro del tren hay pasajeros que solo quieren viajar, no suicidarse. Y no se trata de votar por mayoría si el tren sigue acelerando hasta descarrilar, por mucho que otro grupo de viajeros insista que si seguimos acabaremos superando la velocidad de la luz. No se trata de votar por mayoría si el tren sigue acelerando aunque se lleve por delante la gente que está cruzando la vía o choque con ese tren parado en la estación. Se trata, en mi opinión, de que se paren ustedes, de que todos nos paremos un momento. Se trata de ver si no será que estamos en un tren que va a descarrilar, o en un tren que va a chocar con otro tren, o en un tren que va a atropellar a unos inocentes.

Por eso les pido que se paren a reflexionar un momento, como yo también intento hacer, y piensen si no merece más bien la pena defender a aquellos viajeros o a aquellos peatones inocentes. Les pido que les defiendan. Les pido que nos defiendan porque yo soy uno de ellos.

Ramon Arias ha dit...

Estimado Zitron,

Yo también te voy a hablar de. Una vez había un tren que iba por una vía... un tren con muchos vagones, hasta 17 en total. En uno de los vagones había un grupo de gente, trabajadora, que con mucho esfuerzo y sacrificio había conseguido ahorrar para poder pagar billetes de primera clase, porque pensaban que ya que era un viaje tan largo querían ir cómodos y valía la pena el esfuerzo. Pero el vagón donde entraron estaba desvencijado, roto... Los asientos hechos polvo, sucios... enfin.. que parecía más de 3ª clase que de primera. De todas formas la gente durante el viaje se sentó en sus viejos asientos, calladitos. Con un comportamiento ejemplar. No entendían por qué a pesar de haber pagado un billete de primera que les había costado tanto esfuerzo, tuviesen que ir de aquella manera. Pero enfin, el maquinista decía que todo era por el bien común, que así el conjunto del tren funcionaba mejor.

En en el vagón de cola en cambio, pese a haber pagado billetes de 3ª, el vagón parecía de primera clase... con unos pasillos amplios, por los que se llegaba a todos los asientos perfectamente, y donde además les llevaban refrescos y cátering cada vez que lo pedían....

Un día, el maquinista, que por supuesto se creía “dueño” del tren, ya que era quien decidía donde iba el mismo, dijo que algunos de los vagones había que forrarlos de oro, por que así tendría menos resistencia al aire.. o eso decía él. Los del vagón de primera, empezaron a mosquearse, y más cuando se enteraron que el taller donde chapaban en oro era del hermano del maquinista. Y que por supuesto el suyo no era de los vagones que se iban a forrar de oro. Así que un buen día dijeron que querían votar entre todos, para decidir si se iban a otro tren o se quedaban en ese. El maquinista se alteró, y les dijo que no podían votar eso, por que en el billete que estaba impreso, había escrita una cláusula que decía que los trenes van donde quiere el maquinista, y que para poder tener ese derecho a decidir, antes había que cambiarlo en el billete, y por supuesto eso llevaba una votación de todos los viajeros, ya que los billetes eran para todos igual.

¿Cómo? Dijeron los viajeros del vagón de primera.. Pero eso es imposible!! ¿Quién va a querer hacer ese cambio en los billetes? Si ellos van en vagones bien cómodos. Nunca podremos ganar una votación de ese tipo, eso es imposible. El maquinista les dijo: pues es lo que hay.

¿Cómo crees que terminó la historia? ¿Crees que los del vagón de primera siguieron trabajando para pagarse ese billete de primera? ¿Que saltaron del tren en marcha?
Pues no, nada de eso. Lo que hicieron es votar, ya que pensaron que haciendo esa votación no molestaban absolutamente a nadie, y que lo único que querían es saber si la mayoría quería ir a otro tren o quedarse en ese.

NADIE PUEDE SER DUEÑO DEL DESTINO DE LOS DEMÁS.

Antonio Parra ha dit...

Yo no sé muchas cosas, es verdad.
Digo tan sólo lo que he visto.
Y he visto:
Que la cuna del hombre la mecen con cuentos,
que los gritos de angustia del hombre los ahogan
con cuentos,
que el llanto del hombre lo taponan con cuentos,
que los huesos del hombre los entierran con cuentos,
y que el miedo del hombre…
ha inventado todos los cuentos.
Yo no sé muchas cosas, es verdad,
pero me han dormido con todos los cuentos…
y sé todos los cuentos.

LEÓN FELIPE

Mikel ha dit...

Para mí, el asunto clave es que los catalanes no tienen derecho a quitarme derechos en el territorio de Cataluña por no ser de esa región. No se trata de que "se vayan", se trata del usurpe del derecho del resto de españoles.

Anònim ha dit...

Vivo en un 5º piso de una comunidad de vecinos (en una región al noreste de España). El vecino del 2º C tiene una situación precaria, cobra un salario muy bajo porque sus padres no se preocuparon de hacerle estudiar y no tiene capital, su piso es muy sombrío porque da al norte y hace mucho frío en invierno. Como no tiene para pagar la calefacción en la comunidad han decidido ponerle una cuota más baja que al resto. El del 1º A va en silla de ruedas y la comunidad ha tenido que pagar el coste de una rampa para acceder al portal. No estoy de acuerdo en ser solidario con esos vecinos, así que en mi casa hemos ejercido el derecho a decidir y hemos votado que pasamos de la comunidad. Usaremos el ascensor y la luz o limpieza de escalera (o la red eléctrica, la de teléfonos, las autopistas, los ferrocarriles, el Meteosat, el ejército y un largísimo etcétera de servicios conseguidos con el esfuerzo de todos), pero no los pagaremos. Seremos independientes y viviremos algo mejor que el resto de vecinos. ¡Que se fastidien, por no tratarnos mejor! Que somos unas pobres víctimas.

Anònim ha dit...

Además no me gusta la música que ponen los vecinos de al lado.

Anònim ha dit...

Sigo siendo el vecino del 5º. Le he estado dando vueltas a la cosa y tengo una estrategia. Mis vecinos se creen que soy tonto, pero les demostraré que soy muy astuto y estoy preparado. Si se ponen bordes y no me dejan usar el ascensor he pensado en hablar con los del bloque de al lado para que me dejen usar el suyo, haciendo los cambios necesarios para acceder a mi casa. Aún no he hablado con ellos, alguno se ha pronunciado en contra, dicen que no puedo pertenecer a su bloque, pero seguro que los convenzo. Ellos son ricos, como yo, soy de su clase y no me lo negarán. Usaré mis dotes de seductor. Seguro que con ellos funciona mejor que con los charnegos de mi bloque.

john siphas ha dit...

¿Quieres comprar un riñón o si desea vender su
¿riñón? Eres tú
en busca de una oportunidad de vender su riñón por dinero
debido a la ruptura financiera abajo y usted no sabe lo que debe
no, póngase en contacto con nosotros hoy y le ofreceremos buena
cantidad de dinero para su riñón. Mi nombre es doctor Greg,
soy una
Nefrólogo en PREMIER MEDICAID INTERNACIONAL. Nuestra clínica es
especializados en cirugía renal y también nos ocupamos de
compra
y el trasplante de riñones con una vivir una
donante correspondiente.
Estamos ubicados en la India, Turquía, Nigeria, EE.UU., Malasia.
Si usted está interesado en vender o comprar riñones favor no lo hagas
dude en ponerse en contacto con nosotros a través de correo electrónico.
Email: premiermedicaidinternacional@yandex.com
Atentamente
Dr Greg