31 de desembre 2015

10 predicciones turísticas para 2016




El turismo cambia tan deprisa que deberíamos inventar nuevos nombres para categorías que aún no han sido bautizadas. 2015 ha sido el año de Asia pero no tanto, de las app turísticas que se descargan pero no se usan, del récord de turistas en España, de airbnb, del enoturismo, de la supervivencia de las agencias de viajes y del conflicto del imserso. Puestos a hacer futurismo, el 2016 mantendrá este apasionante proceso de cambios estructurales. 

1. El BRIC será C. De momento 

Hace solo cuatro años, todos los manuales turísticos lo fiaban todo al acrónimo BRIC, Brasil, Rusia, India y China. Por eso, en los planes estratégicos de la mayor parte de destinos se pueden leer estrategias de atracción de estos gigantes. E incluso en las estadísticas de muchos de ellos (de Estados Unidos a Cataluña), el BRIC tiene su propio epígrafe. El año pasado preveíamos que la R se caía y que el BRIC se quedaba en BIC. Ahora sabemos que Brasil seguirá en un agujero y que los Juegos de Río no serán suficientes para despertar la economía carioca. 

El crecimiento del PIB de India es fulminante. Lleva un lustro con crecimientos anuales superiores al 5% y el 2014 se cerrará por encima del 7%. Eso ha consolidado una clase media enorme y creciente, que supera en número a la midle class norteamericana. Sin embargo, el hábito turístico es aún muy débil y centrado en los destinos continentales. 

Nos queda China. Este país ya es desde hace dos años el principal emisor del mundo en gasto. En 2015 el número de turistas internacionales superó de largo los 100 millones y en 2016 se podría superar el techo de los 120 millones. Ahora que proliferan los informes sobre las características del turista chino, déjenme que les explique un secreto: No existe el 'turista chino'. Ni el francés. Ni el eslovaco. En la era de la 'long tail', llegó el momento de trabajar con 'los turistas chinos'. Diversos y complejos.

2. Las P2P de servicios turísticos 

La llamada economía colaborativa se ha centrado en los elementos básicos de la cadena de producción turística, el transporte, el alojamiento y la restauración. Las directivas europeas, con la TTIP  en el horizonte, parecen dibujar un escenario de regulación del sector. A los destinos les quedará fijar las reglas del juego, forzar la tributación y medir el impacto, pero lo tendrán muy difícil para prohibir los sistemas de P2P en alojamiento y restauración. Chefly, EatWith, PopPlaces, Airbnb, Vrbo, TravelMob, HomeExchange van a continuar creciendo. Creo que el transporte también (Uber, BlaBlaCar...), pero los taxistas van a vender muy cara su piel. Y su licencia.

Consolidados los servicios básicos del turismo (moverse, comer y dormir), ahora llega el turno de los servicios turísticos con una estructura P2P. Guías, espectáculos, aprendizaje, actividades, aventuras, encuentros... La gran oportunidad del P2P turístico son el principal talón de Aquiles de la industria: la enorme dificultad en crear transiciones solventes de recursos a productos. El P2P aporta dos grandes ventajas: cero barreras de entrada y una enorme capacidad de adaptación. Lo de sherpandipity es solo el principio. La onda expansiva de los nuevos servicios turísticos P2P llegará a todas las rendijas de la cadena turística. 

3. Miedo

La amenaza terrorista ha golpeado tanto los países árabes como algunas metrópolis occidentales. El turismo no reacciona igual en escenarios distintos: Mientras que los atentados de Tunicia han condenado de forma inapelable al turismo de este país, en París las heridas de Charlie Hebdo y el Noviembre Negro no son tan dramáticas. El turismo es incompatible con el miedo. Y el estado de excepción que vive el mundo occidental puede afectar negativamente las expectativas de crecimiento para 2016. Cada atentado terrorista afecta negativamente a la salud turística del destino donde se produce, pero también altera la predisposición a viajar del conjunto de turistas del Planeta. 

2016 será sin duda el año de la seguridad visible. El miedo se combate con una exhibición de aparente control, de manera que las medidas de seguridad serán mucho más visibles y, en algunos casos, casi exhibicionistas. 

4, Tweets a 10.000 metros de altura

Las compañías aéreas han empezado a ofrecer el servicio de wifi durante el vuelo. Aún es un capricho bastante caro, ya que se mueve entre los 10 y 15 euros por hora en la mayor parte de aerolíneas. Pero la competencia y las ofertas de operadores están bajando los precios en los últimos meses. Además ya es posible volar 'en modo avión' en prácticamente todas las compañías. En poco tiempo asistiremos a la eclosión de imágenes de nubes, foursquares de mares y océanos, y millones de tweets I'mFlying (algunos de ellos, con tensión emocional incluída). 

5. El año del turismo VFR

Llamamos turismo a sucesos tan diferentes como desplazarse para operarse una cadera, un curso de inglés en Liverpool, un congreso de sexadores de pollos o una cata de vinos en el corazón del Priorat. Las estadísticas turísticas separan los viajes de ocio, los profesionales y los personales. Este último es un cajón de sastre donde cabe todo lo que no es ni ocio ni negocio. Como llevar maletines a Suiza, pongamos por caso.

En una sociedad nómada, donde tendemos a vivir lejor de donde nacimos y a proyectar nuestro futuro a escala mundial, viajaremos para volver a los orígenes. Los jóvenes universitarios que buscan futuro allá donde aún existe el futuro, los séniors que invierten sus ahorros en paraísos aburridos, los migrantes temporales (o eso creen), los profesionales en Dios sabe dónde, los erasmus (y sus versiones asiáticas y americanas), en definitiva, los neo-nómadas contemporáneos, se desplazarán para ver a los suyos. Viajar será, a menudo, volver al paisaje cotidiano más que buscar el destino extra-ordinario. El turismo VFR (visit familiar and relatives) cotiza a la alza en la bolsa turística. 

6. Turismo sin emisiones

Aunque la Cumbre del Clima se cerró con un acuerdo bastante tímido, el COP21 ha servido para fijar en el conjunto de la sociedad la urgencia de reducir las emisiones de CO2. En París, no solo se estableció un umbral máximo de crecimiento de la temperatura global. Se creó sobre todo una conciencia global, una preocupación colectiva por los efectos de un planeta más caliente. La Declaración de Davos del sector turístico se ha quedado obsoleta. Y la demanda exigirá un mayor compromiso de la industria en la reducción de emisiones. 

Un 21% de todas las emisiones que genera el turismo (responsable de un 5% del total mundial) se originan en la oferta de alojamieto. Por eso, las estrategias de reducción de emisiones en hoteles, apartamentos o cámpings serán recompensadas por la demanda y la misma intermediación. Cadenas como Fairmont, la iniciativa de compensación de Green Hotel World o CO2 Neutral Hotels o la respuesta de las cadenas de Nueva York son indicios de una nueva forma de gestión de alojamientos. De todas formas, el principal responsable de las emisiones son los desplazamientos en avión (40%) y en automóvil (32%), que caminan lentamente hacia escearios de baja emisión. 2016 será el año de las certificaciones, de los programas ambientales y de la movilidad sostenible. 

7. Mapping

La iglesia de Sant Climent de Taüll propone un relato excepcional que permite recrear la policromía (casi como un inmenso cómic) del románico. No se pierdan esta obra maestra del mápping. También la visita nocturna de la Pedrera ofrece un viaje por las iconografía de Gaudí en las chimeneas de la azotea. La Expo de Padova, la mansión filipina de Aguinaldo o la iglesia de la Madeleine en Aix en Provence son algunas de las obras de mapping que se han diseñado este año. Mientras que la realidad aumentada no acaba de responder a las expectativas, las gafas siguen en fase de diseño y las okulus son solo un divertimento, el mapping es la tecnología con mayores perspectivas para este 2016. El éxito, como casi siempre en turismo, no depende tanto de la apuesta tecnológica como de la tensión narrativa: Lo que realmente conmueve al visitante son las historias.

Por cierto, ahora que empiezan a proliferar los escáners en 3D que imprimen una copia de una persona a escala en unas horas, el mundo del souvenir puede conocer un nuevo boom. Nada de reproducciones de la Torre Eiffel a 1:50. El futuro serán los turistas mismos en la Torre Eiffel a escala 1:50. Al tiempo.

8. Turismo en femenino

El turismo es una industria creada por hombres, diseñada por hombres y dirigida a los hombres, que es practicada por hombres y mujeres. Si ya existe una industria LGTB (creada, diseñada y dirigida a LGTB), no es extraño que empiece a consolidarse una potente línea de turismo en femenino. Productos y servicios turísticos pensados por y para las mujeres. Focus on Woman es una de estas iniciativas, un ejemplo de hacia dónde irán virando las propuestas turísticas en los próximos años, una rendija abierta que nos permite ver el futuro inmediato. Es verdad que 2016 será la confirmación de los millennials, pero también del turismo en femenino, y especialmente de las PANK (professional aunts no kids). Un consejo: Pongan mujeres en sus equipos de trabajo.

9.  Sí, los millennials

Lo sé. No descubro nada. Aparecen en todos los manuales de ventas y en los libros que venden en los aeropuertos. También en informes carísimos. Pero es que en 2020, los millennials van a ocupar más de 300 millones de viajes internacionales. Conozco bien la inmensa brecha generacional de esta nueva cohorte, porque convivo con ellos cada día: Son mis estudiantes. Sus patrones, sus modelos, sus valores, sus expectativas, sus sistemas de comunicación y, en definitiva, su forma de entender el mundo es tan radicalmente nueva que lo cambiarán casi todo. Si les queda alguna duda sobre este salto generacional, estudien los resultados electorales de diciembre por cohortes. 

Hagan solo un ejericio: Miren en el apartado de 'About us' en las principales star-ups de turismo P2P. Descubrirán que ellos empiezan a diseñar formulas turísticas para ellos. Un consejo: Pongan millennials en sus equipos de trabajo. 

10. Small is beautiful

¿Qué tienen en común Islandia, Montenegro, Eslovenia, Croacia o Malta?. Primero, que han conocido un año turístico excepcional con crecimientos por encima del 10%. Ocurre también en pequeños países asiáticos y americanos. En segundo lugar, comparten un tamaño reducido y un aura relativamente exótica. Las expectativas de la mayor parte de estos pequeños países para 2016 son extraordinarias. Diríamos que en un contexto de competencia global y de millones de marcas, los destinos pequeños tienen mucha menos dificultades para diseñar su estrategia de posicionamiento y la imagen misma del destino. Además, su situación alejada de los grandes destinos internacionales les confiere un plus de exotismo que siempre queda bien en facebook. 

Lo contrario del 'small is beautiful' no es la crisis de los grandes destinos. Como nos ha enseñado 2015, las marcas consolidadas y envejecidas mantienen una salud envidiable. España cerrará el año con un registro estratosférico, aunque no ha llovido a gusto de todos. 

Como todos los años, 2016 será lo que queramos que sea. De momento, solo sabemos que la ONU lo ha declarado el Año Internacional de la Legumbre y que en febrero trabajaremos un día más. Que no es la mejor forma de empezar un año. Nos vemos en la predicción de 2017, Dios mediante.