11 d’agost 2010

¿Por qué La Vanguardia odia el turismo?

La Vanguardia publica hoy una noticia que afirma que el 35% de los turistas jóvenes se emborracha casi a diario. Una buena forma de abonar el modelo de turismo de borrachera, que ayuda a desprestigiar un poco más el turismo y sus efectos. No hay más que leer los comentarios para ver que todo el mundo recoge el mensaje: Turismo = Borrachera + vómitos + orín en las paredes. Y el periodista de turno (un tal Celeste) saca del cajón del despacho media docena de tópicos:
Bien lo saben los promotores turísticos que cada año organizan millares [han leído bien, miles, miles] de viajes a determinados puntos de la costa española, con el reclamo de largas noches de desenfreno aderezadas con alcohol. Todo ello, a un módico precio. El coste, sin embargo, es alto desde el punto de vista de la salud pública: borracheras, consumo de sustancias ilegales, peleas, acosos sexuales y relaciones sin preservativos.

Me gustaría plantear a La Vanguardia en general y a Celeste en particular algunas dudas:

1. La encuesta se realiza en aeropuertos

Eso quiere decir que un 25% de los turistas que entran a España por otros medios son ignorados en la muestra, esto es, uno de cada cuatro turistas. Lo cual vulnera el principio de equiprobabilidad.

2. La encuesta se realiza a alemanes e ingleses

Eso quiere decir que la muestra sólo se dirige a un 45% de los turistas, de manera que el 55% de los turistas potenciales (franceses, italianos, holandeses o japoneses) queda nuevamente excluída. Y aunque no me gusta caer en los tópicos, los ingleses no me parecen los turistas más abstemios del continente.

3. La encuesta se realiza durante el verano de 2009

Eso quiere decir que la muestra sólo se recoge un tercio de las entradas anuales de turistas y deja fuera de la muestra a dos tercios de turistas. Tampoco quiero caer en tópicos, pero es muy probable que el comportamiento de los turistas en octubre o en febrero no tenga nada que ver con el de los turistas en pleno agosto.

4. La encuesta se recabó en Palma y Eivissa

Eso quiere decir que la muestra recoge menos del 10% del total de turistas que acuden a diversos destinos de España, desde la cornisa cantábrica a las playas del sur de Tenerife. Nueve de diez turistas que visitan España no pueden ser recogidos por la muestra.

De manera que lo que en el titular es "un 35% de los jóvenes extranjeros..." tendría que ser "un 35% de los turistas jóvenes alemanes e ingleses que visitan Palma y Eivissa durante el verano y usan el avión...". Que no es lo mismo, digo yo. Pero no se vayan todavía que aún hay más.

5. Un tercio de los turistas se emborrachan casi a diario

En realidad, quiere decir que un tercio de estos turistas abusa del alcohol más de la mitad de los días. La noticia podría ser que dos tercios no lo hace, pero sigamos con el argumento de la noticia. Si consultamos el estudio sobre el comportamiento de los jóvenes europeos locales vemos que un tercio consume alcohol de forma habitual (varias veces por semana). Esto es, los jóvenes turistas europeos se comportan como los jóvenes europeos no turistas. En otras palabras, el factor "turismo" no explica su comportamiento.

6. Un 3,5% consume éxtasis

Nuevamente, el comportamiento de los turistas (recuerden, jóvenes alemanes e ingleses en Eivissa, en verano...) no difiere en exceso del comportamiento de los locales, en lo que se refiere al consumo de drogas.

7. La cuarta parte de los turistas jóvenes sin pareja tuvieron relaciones sexuales

Se ve que esto es una catástrofe nacional.

8. Y de ellos un tercio no utilizó preservativo

Eso nos da una proporción superior al % de jóvenes que utilizan preservativo en sus relaciones sexuales cuando no están de vacaciones.

9. Un 4% admitió haber participado en peleas

Contrariamente al sentido que le da el amigo Celeste, el estudio no pretende asimilar turismo con las hordas juveniles, sino que busca identificar los grupos de riesgo. De hecho, el estudio demuestra todo lo contrario: que incluso los jóvenes ingleses que llegan en verano atraídos por los cantos de sirena de Eivissa huyen de los problemas y se comportan de forma civilizada. Sólo una minoría (ese 4%) daña la imagen del 96% restante.

10. Un 13% ha conducido bebido

Dudo que un turista joven británico conduzca en Mallorca. En realidad, este 13% se refiere a los locales. De hecho, la noticia mezcla hasta cinco estudios diferentes, que discrepan en porcentajes, universos, métodos y resultados. Empieza hablando de turistas en Mallorca y acaba refiriéndose a jóvenes de Madrid. Y sin darse cuenta, el final invalida el inicio porque el comportamiento de los jóvenes no turistas no dista demasiado del de los turistas, con lo que el turismo no parece la causa de nada.

La Vanguardia lleva tiempo abonando la turismofobia. Hace un año, hizo un ridículo clamoroso con un artículo sobre las imágenes de la Costa Brava. Hoy nos obsequia con un monumento al periodismo basura, que denigra la imagen de nuestro turismo. Si quiere hablar del turismo, le sugiero que además de abonar el mito del turista de vómito y orín, nos hable de los nuevos hoteles, de las investigaciones sugerentes, de los productos creativos, de la alta gastronomía, de los festivales de música, del turismo interior, innovación cultural, el turismo industrial, y de tantas actividades turísticas creativas y vanguardistas, tan lejos de la imagen que se esfuerza en perpetuar absurdamente el diario del Grupo Godó.

7 comentaris:

antonio ha dit...

cantidad o calidad,no hemos sabido conservar el turismo de calidad y a obtado por la cantidad abajo precio, se trata de hacer negocio al precio que sea, el turismo de borrachera lo han creado los empresarios del sector hotelero en su afan ganar mas que el vecino, ellos con sus ansias de que el cliente gaste lo poco que trae lo deje en su establecimiento, son los que ofrecen todo incluido ,bebidas de garrafon a todas horas, como muestra un boton,en la zona del maresme hay hoteleros, ellos dicen que es para ofrecer un buen servicio al cliente,no solo vale el todo incluido en el hotel,tienen chiringuitos en la playa donde el cliente del hotel puede seguir el todo incluido,la verdad no es para dar un buen servicio si para que los demas no se beneficien de sus clientes,o para que puedan seguir la borrachera en la playa,el problemas es mas profundo de lo parece,que tenemos ,como lo ofrecemos, a que precio que beneficio,cuantas personas viven de la hosteleria ,en condiciones que este seria otro debate.

don-aire ha dit...

Éste era el discurso de los 80 y los 90, pero ahora hay que revisarlo. De entrada, lo de la cantidad / calidad hace tiempo que dejamos de debatirlo, entre otras cosas porque es una falsa dicotomía: hay cantidades de mucha calidad y hay zonas sin cantidad ni calidad.

Ahora en España hay muchos turismos: España es líder en turismo de cruceros, en turismo de negocios y está bien posicionado en turismo rural, por ejemplo. Barcelona, Santiago de Compostela o Aramón se estudian en las escuelas de negocios como modelos de éxito. En la costa, hay también muchos ejemplos de buen hacer. Y desde hace mucho tiempo la inversión hotelera ha crecido.

Una prueba: David Cameron, Clegg, Obama o Allen pasan sus vacaciones aquí.

Pero no se trata del debate "turismo caca" versus "turismo de cine". Hay buenos y malos ejemplos en todos los sitios. El debate nos debe llevar a mejorar, a innovar, a crear y a premiar el riesgo, la audacia y la creatividad.

Tu discurso, Antonio, la turismofobia de La Vanguardia, además de falso no nos lleva a ningún lado. Si todo el turismo es guano, entonces, la única solución sería matar el turismo. Y como eso no es viable, no serviría para nada.

antonio ha dit...

me alegra que seamos una potencia mundial en turismo,con mi comentario no le quiero dar la razon al articulo de la vanguardia,simplemente intento abrir los ojos a los responsables del turismo en cataluya,me gusta que cada vez seamos un destino turistico mas actrativo y estoy convencido que lo somos, pero te guste o no ademas del turismo,de negocios,cruceros y demas ,el turismo de borrachera lo tenemos y no en los 80-90 -hoy en 2010,los responsables enturismo tienen que cuidar este turismo el de los cruceros ,negociones ,casas rurales,es otra historia ,lo de innovar,crear,premiar la audacia,lacratividad ,son palablas que suenan muy bien,cuentale a un empresario que tiene que dar de comer y domir por 23 euros diarios.innovar ,crear.

don-aire ha dit...

Es que hay muchos, pero muchos, destinos de sol y playa que son referencia mundial. Se innova en destinos, en productos, en hoteles, en restaurantes, en publicidad... en muchas cosas.

¿Que también hay productos infectos?. Seguro. Pero sin abrumar de datos, la industria hotelera del litoral ha mejorado un mundo. Eso es algo objetivo. La situación de los destinos hoy no tiene nada que ver con la de hace 20 años.

Yo vivo en la Costa Brava Centre. Aquí tenemos hoteles idílicos, cámpings situados en el primer lugar del mundo, restaurantes fabulosos, hoteles con encanto, productos fantásticos (como el BTT o el senderismo), paisajes únicos, reservas naturales... ¿Que también hay chiringuitos horribles, hoteles de pena y tascas espantosas?. Seguro.

El debate de ser "¿Qué costa queremos?", "¿Qué modelo turístico?", "¿cómo nos situamos en nuestro mercado?" y no "Esto del turismo es todo él infecto", porque eso no nos lleva a ningún lado (además de que es falso).

SAlvador ha dit...

Els becaris de la Vang fan el discurs dels anys 80: el turista és lleig i brut, i el segon resident, una benedicció. Ara que som capdavanters en nous productes turístics, no hi ha ningú que sàpiga apareciar el que fan els municipis i el sector per tenir els millors càmpings del món o les platges més ben cuidades. Però de fet ningú no els hi ha explicat que a Catalunya tenim quasi bé el 3% del turisme mundial.Sóm tant importants en algun altre sector? Com és que ningú no gosa treure els draps bruts dels cotxes de la SEAT o dels productes GRífols de manera sistemàtica i se'n fot cada dos per tres del turisme? No els hi agrada la petita i mitjana empresa? En fi, gent del segle vint.

Enrock ha dit...

Hola J.A., sempre tan precís amb les estadístiques! D'aquesta manera, ho veiem més clar. No tot el que es diu pels diaris ens ho hem de creure.

He fet un link al teu comentari.

Jordi.

Jorge Galindo ha dit...

En resumen: a La Vanguardia le interesa conseguir titulares sensacionalistas sin tener en cuenta las implicaciones más profundas (ideológicas, económicas) de los mismos, utilizando encuestas de calidad más que dudosa, y de hecho mezclando datos de varias fuentes. Y yo que (desde fuera) le tenía un cierto aprecio y respeto a este periódico...

Buen artículo. Hacen falta más como este, que diseccionen los datos de manera crítica.